jueves, 17 de enero de 2008

Ni son osos ni son perezosos


Después de pasar unos magníficos días en el Caribe Costaricense nuestros planes nos llevaban a conocer otra parte del país. En las Cabinas Iguana de Cahuita, regentadas por una pareja suizo-tica, habíamos estado muy a gusto. El entorno es precioso y cada amanecer después de las fuertes lluvias nocturnas y mientras mi familia seguía pegada a las sábanas, me sentaba en el porche del bungalow a leer, escribir mi diario o simplemente a contemplar y escuchar. El agradable olor a tierra mojada también invitaba a convertir aquellos momentos del día en inolvidables. El silencio sólo se rompía por los gritos escandalosos de los monos aulladores y por el croar de las ranas. Había muchísimas ranitas venenosas de punta de flecha.








La rana punta de flecha (de la familia Dendrobatidae) es el anfibio más venenoso que existe en la Tierra. Parece muy inofensiva pero cuando se siente amenazada segrega una sustancia tóxica en las glándulas situadas en su espalda. Este veneno puede matar a 1500 personas. Se conoce con este curioso nombre porque las tribus del Amazonas untaban con su veneno las puntas de las flechas para cazar. Para conseguir la toxina tenían que quemar a la rana. El veneno se mantenía activo en la flecha durante todo un año

Cada día nos obsequiaban con ristras de deliciosos plátanos que colgaban en un árbol delante del bungalow, lo que atraía a algunos golosos animalillos.
Pude observar ardillas, pájaros de bonitos plumajes, agutís (Mamífero roedor de Centroamérica y América del Sur que mide aproximadamente 50cm, de patas largas, cola corta y orejas muy pequeñas) pero no había manera de que se acercaran los perezosos.
El día que llegamos a Cahuita, la dueña de las Cabinas nos mostró un perezoso que estaba durmiendo en la rama de un árbol. No lo vimos demasiado bien porque el animal estaba hecho una bola y el árbol era muy alto, pero nos dijo que en los tres días que estaríamos por allí, seguro que podríamos ver más de cerca a alguno de los dos perezosos que viven en los árboles de la finca.
  
Nada de nada. Nos fuimos de allí un poco desilusionados por la oportunidad perdida de ver de cerca un perezoso.
Habían caído en nuestras manos unos folletos donde se anunciaba el centro "Aviarios del Caribe", un lugar de refugio, protección y estudio de los perezosos. Como nos venía de paso hacia Limón decidimos visitarlo.

¿Lográis verlo?


Aviarios del Caribe (ahora Sloth Sanctuary) se fundó en 1972 cuando Judy, originaria de Alaska y su marido, el tico Luís Arroyo compraron la propiedad con el propósito de proteger 96 hectáreas de bosque tropical lluvioso y estudiar la gran cantidad de aves que se encuentran en aquella zona, unas 342 especies. En 1992 rescataron al primer perezoso, un bebé huérfano y a partir de entonces el centro se ha especializado en el rescate y cuidado de las dos especies de perezoso propias de Costa Rica, el Bradypus variegatus y Choloepus hoffmani. Actualmente tienen 90 ejemplares y están logrando grandes avances en el conocimiento de estos animales. El centro de rescate se empieza a conocer como Aviarios Sloth Sanctuary ( Aviarios, Santuario de Perezosos).
Cuando llegamos estaba lloviendo y no se veía a nadie por allí. Al cabo de un rato apareció un chico joven, rubio y larguirucho que con un acento español muy gringo nos preguntó si queríamos realizar alguna actividad de las que ofrece el centro. Le dijimos que nos hacía mucha ilusión poder ver perezosos y aprender un poco sobre estos animales.
Estábamos únicamente nosotros, con lo que el chico (nieto de Judy y Luís) pudo satisfacer totalmente nuestras curiosidades y continuas preguntas. Gracias a su abuela Judy, el joven se está convirtiendo en un gran conocedor de los perezosos. Primero de todo, nos dejo claro que aunque les llamemos "osos perezosos", ni son osos, ni perezosos. Pertenecen a la familia de los armadillos y hormigueros y por su exagerada lentitud de movimientos y la cantidad de horas que duermen debido a un eficiente consumo energético, se han ganado el nombre de perezosos.

Aprendimos las diferencias entre las dos especies: Los Bradypus variegatus - de rostro más achinado - son un poco más dóciles. Tienen 3 dedos en sus manos y son herbívoros (solamente hojas específicas) y se cree que son más diurnos que nocturnos. Les caracteriza la mancha negra alrededor de los ojos, pesan entre 2.3 a 5.5 Kg y el período de gestación está sobre los 6 meses (se está investigando ya que es muy difícil que se reproduzcan en cautividad). Los Choloepus hoffmani, tienen 2 dedos en las manos y son omnívoros oportunistas (comen hojas, capullos, frutas, huevos y pichones de sus nidos). Pesan entre 4.5 a 9.5 Kg y tienen un pelo ondulado, largo y tosco, con una cabeza redonda de hocico sobresaliente. La gestación dura 11 meses y una semana y se reproducen más fácilmente en cautividad.

También pudimos apreciar las diferencias observando los esqueletos de ambas especies y un didáctico vídeo.
Después de la "clase" teórica, ya estábamos ansiosos por ver a los animales. Pudimos ver y acariciar - con mucho cuidado - perezosos de las dos especies y contemplar boquiabiertos la delicadeza de sus lentos movimientos.





El momento más divertido fue cuando nos mostraron a los bebés. ¡Qué increíbles!. Algunos han nacido en el centro y Judy los cuida y alimenta con leche de cabra. Tiene dos incubadoras cerca de sus cama y les presta las máximas atenciones.
A través de los años han recopilado cantidad de información acerca de su hábitat, comportamiento, nutrición, anatomía, fisiología, patologías y reproducción.






Al final de la visita nos presentaron a Buttercup, la "culpable" de todo. Casi siempre duerme enrollada dentro de un canasto gigante (tipo hamaca) que cuelga del techo. Esta perezosa de 3 dedos, de la especie Bradypus, llegó a casa de los Arroyo en septiembre de 1992 después de que un coche atropellara a su madre. No tenía ni los 2 meses de edad y les inspiró tanta ternura que decidieron adoptarla. No tenían ni idea de como cuidarla ya que no existía apenas información sobre estos animales. Judy se internó en el bosque para analizar el comportamiento de otros perezosos en libertad. El hecho es que sobrevivió y se ha convertido en la reina de la casa
En Limón la noticia corrió rápidamente y los lugareños les empezaron a traer otros inquilinos. La mayoría de animales que llegan al centro están heridos por atropellos de coches, atacados por perros, depredadores o incluso humanos; otros se electrocutan con cables eléctricos al intentar atravesar el bosque, quedando muchos perezosos huérfanos a los pocos meses de nacer.






La visita al Centro Aviarios del Caribe fue una experiencia muy enriquecedora que aumentó más aun nuestra admiración por estos simpáticos y a la vez desconocidos animales.

3 comentarios:

  1. Hola, somos Yohana y Felipe, escribiendo desde Chile, acabamos de ver un reportaje en nuestro país sobre este santuario.. donde se indica que puedes colaborar con él, estamos interesados y para eso necesitamos ponernos en contacto, en internet encontramos que el mail del santuario es aviarios@costarica.net escribimos, pero el mail "reboto", quizás ya no ocupen ese mail... Agradeceríamos mucho si pudieses decirnos cómo comunicarnos con el santuario... Desde ya muchas gracias.... Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Os pido disculpas porqué no me había dado cuenta antes de vuestro comentario. Yo encontré otro correo:
    SlothSanctuary@gmail.com
    A ver si estáis de suerte y lográis contactar con ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo soy Amos desde, Costa Rica Ciudad Puerto Limón y desde aquí quiero felicitar a la familia Arroyo, por el trabajo y esmero y dedicación en el rescate y protección de la kukula que es como se le llama popularmente en el Caribe Tico al perezoso que recientemente fue nombrado oficial mente como la imagen de la Ciudad de Limón. Pronto tendremos muchas activadas alrededor de este tema estén pendientes atreves de este dirección dscalidadtour@gmail.com www.dscalidadtour.blogspot.com
    muchas gracias y ue esten pura vida...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.