viernes, 16 de mayo de 2008

Hotel Plaza La Habana


Dedicar una parte de mi tiempo libre, que no es mucho, a mantener el blog no me supone demasiado sacrificio ya que me compensa con creces el hecho de revivir los viajes y recordar situaciones y lugares que ya tenía medio olvidados. Con la perspectiva del tiempo, muchas cosas se recuerdan diferentes a como sucedieron en realidad pero tenemos la sabia habilidad de ir diluyendo los malos recuerdos y magnificando los buenos que, afortunadamente, son la gran mayoría. Hace algunos días escribí en este blog sobre el viaje que realizamos a Cuba en el año 1999 y me vino a la memoria el Hotel Plaza de La Habana.







Decidimos hospedarnos en algún hotel de La Habana vieja, el centro histórico de la capital y donde se respiran los aires de la época colonial. Precisamente esa zona fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 y es donde están situados gran parte de los edificios construidos durante los siglos XVIII y XIX.
Entre estos edificios históricos se encuentran varios hoteles. Algunos construidos para tal fin y otros, antiguos palacios o propiedades coloniales carismáticas que se han reconvertido. A pesar del grave deterioro de la ciudad con muchos de sus edificios en mal estado, estos hoteles lucen espléndidos, como en sus mejores tiempos.
Para descubrir el encanto decadente de La Habana, una buena opción es alojarse en uno de estos edificios históricos, olvidarse de prejuicios, perderse entre sus calles y dejarse llevar sin rumbo fijo por uno de los más bellos conjuntos coloniales de América Latina.
Algunos de estos míticos hoteles son: el Hotel Plaza (inaugurado en 1909), el Hotel Sevilla (1908), el magnífico Hotel Santa Isabel (antigua mansión del conde de Santovenia, 1867), el Hotel Florida (casa de 1836 que en 1885 empezó a trabajar como hotel), el Hotel Inglaterra (con su magnífica fachada neoclásica,1875) o el Hotel Ambos Mundos construido a finales de los años 20 y el que fuera el primer hogar de Ernest Hemingway en Cuba.






El Hotel Plaza está situado frente al Parque Central y es un claro ejemplo de la arquitectura colonial de la ciudad. En 1895 se ubicaba en ese lugar la mansión de los condes de Casa Pedroso y posteriormente el edificio fue la sede del “ Diario de la Marina” tan activo durante la guerra de Cuba. En 1901 el americano Fletcher Smith, compró la propiedad para construir un hotel, pero en 1906 pasó a manos de Leopoldo Carvajal, marqués de Pinar del Río. Fue en enero de 1909 cuando tuvo lugar la inauguración oficial.
Durante años fue una plaza fuerte de la hotelería cubana, y en sus estancias se alojaron algunas personalidades. Las creencias populares aseguran la presencia en sus corredores de Isadora Duncan, una de las figuras cumbres de la danza mundial que vivió en el Plaza. La bailarina rusa Ana Pavlova también se alojó en el hotel (en 1915 y 1917) y Albert Einstein se alojó allí durante un invierno, cuando fue homenajeado por la Academia de Ciencias Físicas y Naturales y la Sociedad Geográfica de Cuba.
Desde 1985 a 1991 el hotel estuvo cerrado por reformas y actualmente pertenece a la cadena hotelera Gran Caribe.




Su fachada neoclásica llama la atención y al atravesar la puerta principal te encuentras unos altos techos y un suelo de pequeños mosaicos franceses trabajados de forma manual. Un bonito patio colonial con una fuente en el centro, plantas, esculturas y unas vidrieras de vivos colores que dejan pasar la luz natural.
Dispone de 188 habitaciones acondicionadas y climatizadas, con muebles de estilo colonial. Correctas, amplias, pero sin ningún lujo y bastante austeras, con un mantenimiento regular.

Puntos fuertes:

. Sin duda, la situación. En sus alrededores se localiza el Capitolio, el Palacio Presidencial, el Gran Teatro de La Habana, la calle Obispo, museos
· La amabilidad del personal, aunque no creo que sea exclusividad de este hotel.
· El espléndido bar Fausto situado en la terraza, para poder contemplar unas magníficas vistas de la ciudad mientras se toma el desayuno.

Puntos débiles:

· Aunque no fue nuestro caso, he leído en algunas críticas que el ruido por las noches les impidió descansar.
· Los que agradecen un baño en la piscina después de un caluroso día, no lo podrán hacer en el Plaza.

Hay que decir que si alguien espera encontrar un hotel lujoso tal como se entiende normalmente para un 4 estrellas, que no vaya al Plaza porque le decepcionará.
Si por el contrario, el concepto de lujo se entiende como el privilegio de poder alojarse en un edificio histórico y situado en el centro colonial de La Habana, el Hotel Plaza es una de las muchas opciones interesantes que se pueden encontrar en la ciudad.

2 comentarios:

  1. Ohhh, me cautivo el hotel:

    Espero que os guste esto: http://www.chumpingstones.com/category/viajes/

    Todo sobre viajes, espero que os sirva, saludossss

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el enlace, especialmente los hoteles Easyhotels, una alternativa idónea para los que nos encanta escaparnos a Londres.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.