domingo, 15 de junio de 2008

Rainforest Cafe® London


Si viajáis a Londres con niños y les queréis dar una sorpresa después de una agotadora mañana de museos, metro y asfalto, un buen sitio para ir a comer es el Rainforest Cafe®. Este simpático local, parte aventura, parte restaurante es un entretenimiento para toda la familia. Se encuentra en pleno centro de Londres, concretamente en el número 20 de la Shaftesbury Av., a dos pasos de Picadilly Circus. Voy a hablar del de Londres que es el único que conozco, pero en realidad se trata de una cadena americana con base en Minnesota que, con más de 5000 empleados está establecida en diferentes ciudades y puntos turísticos del planeta, especialmente en Estados Unidos, Canadá y Méjico, pero que también se encuentra en París (Disney Village de Eurodisney), Tokyo, El Cairo y Estambul.



Me imagino que visto uno, vistos todos y aunque no soy demasiado amiga de este tipo de business, hay que reconocer que su creador, Steven Schussler, tuvo una original idea que, apoyada en una buena campaña de marketing y disfrazada con actuaciones de protección al mediombiente, ha ido creciendo como la espuma.



Volviendo a Londres… para entrar al restaurante, situado en el sótano del local, se debe pasar primero por la tienda, donde los peluches de diferentes tipos, tamaños y colores son los protagonistas. Primero se encuentra a Nile dentro de una charca, un cocodrilo que parece tener vida propia. Destaca en el centro una "montaña" de ranitas verdes de ojos rojos (Agalychnis callidryas), una especie común de los bosques lluviosos de Centroamérica y que en el Rainforest café la han bautizado con el nombre de Cha! Cha!. Antes de bajar las escaleras que acceden al restaurante se pasa por un mostrador donde piden el nombre si se ha hecho reserva previa o dan número para guardar turno en el caso de que el local esté lleno.
La primera vez que entré me impresionó por lo bien lograda que está la decoración. Recrea una selva tropical con cascadas, una vegetación exuberante y muchos animales, entre ellos grandes mariposas, elefantes, serpientes y gorilas. Hay poca luz, como si la espesa vegetación impidiera penetrar los rayos de sol en el corazón de este bosque lluvioso. Lo más divertido son los efectos especiales; de pronto empiezan los relámpagos y los truenos anunciando una intensa lluvia que cesa al cabo de pocos minutos.



Al final de las escaleras está el mushroom bar, con una inmensa serpiente en la barra y unos divertidos taburetes de traseros de animales. Las mesas se hallan repartidas por todo el local, con un acuario en el centro.
Los platos tienen nombres como: Rainforest plant sandwich, Turtle Beach Salad, Hot Jungle Wrap, Sparkling volcano…que ya nos dicen el tipo de comida que podremos encontrar: ensaladas, pastas, sandwiches, platos combinados…menús pensados básicamente para los más pequeños.

Puntos fuertes: Sin duda, la original decoración. Una bien lograda página web. Se puede reservar por e-mail y también se pueden hacer compras on-line. Como no podía ser de otra manera, disponen de menús infantiles.

Puntos débiles: Acostumbra a estar muy lleno y si no se tiene reserva, posiblemente habrá que esperar un buen rato. Es un lugar donde se celebran muchas fiestas infantiles, por lo que si no queréis acabar con dolor de cabeza, mejor ir al mediodía que no hay tantas probabilidades de encontrarse con algún evento de este tipo.

2 comentarios:

  1. Ja me l'apunto a la llista per anar a dinar. Potser a la Maria ja li ha passat l'edat, però com que dius que és bonic tan per grans com per a petits, crec que ens pot agradar a tots i la Patrícia potser no se'n recordarà gaire, o si no que es faci de guia!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Està (o estava) tocant a Picadilly, molt fácil de trobar. De totes formes, potser a la Maria ja li ha passat l'edat.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.