miércoles, 6 de agosto de 2008

L'Artésienne - Le Roc / Souillac


Las posibilidades de un buen alojamiento en Francia son tantas, que se hace difícil escoger. El país se consolida año tras año como el primer destino turístico mundial y seguro que también contribuye a ello la excelente oferta de alojamiento. La mayoría de establecimientos ofrecen un servicio impecable con una gran profesionalidad y además, a unos precios razonables. El pasado mes de marzo, decidimos visitar una parte del Périgord y valle del Dordoña, que como ya comenté en su día es un verdadero placer para los sentidos.






Queríamos un alojamiento que estuviera más o menos céntrico respecto a la zona que pretendíamos recorrer y a poder ser, un lugar con encanto y personalidad propia. Buscando un poco por internet "descubrí" L’Artésienne.
Esta casa pertenece a las llamadas Gîtes de France, lo que aquí conocemos como casa de turismo rural. Está situada en Le Roc, muy cerca de Souillac y tanto la situación como el precio nos interesaron. Las diferentes Gîtes de France están catalogadas en 1, 2, 3, 4 y 5 espigas y se clasifican en función de su entorno y su grado de confort y servicios. L’Artésienne, dispone de 3 espigas lo que nos garantizaba una estancia mínimamente cómoda.El alojamiento consta de un edificio principal construido en piedra del Lot y de un anexo que es una antigua granja reformada. Los propietarios, Bernard y Corinne, son dos personas encantadoras y sumamente hospitalarias que con su gran simpatía y profesionalidad consiguen que la estancia en su casa no se olvide fácilmente. Antiguos restauradores ubicados en Londres, decidieron un día volver a su país. Compraron una granja en ruinas en Le Roc, un pequeño pueblo de unos 200 habitantes del Departamento del Lot, a cuatro pasos de Souillac. Con mucha ilusión, se pusieron manos a la obra y ellos mismos fueron limpiando y rehabilitando todos los edificios, incluso la gran chimenea que tienen en el salón – comedor y que hacía años que no funcionaba. Nos mostraron unas fotos en las que se puede observar el estado en que se encontraban los edificios y todo el proceso de restauración; es increíble todo lo que han hecho.






Las habitaciones están decoradas con gusto, con bonitos detalles. Adjunto algunas fotos de la habitación donde nos alojamos nosotros.
Hay un gran jardín con piscina, aunque cuando nosotros fuimos hacía mucho frío y no la pudimos disfrutar.
La zona es muy tranquila y el descanso está asegurado después de un ajetreado día.
Es un placer compartir mesa y conversación con ellos. Restauradores de profesión y amantes de la buena cocina, preparan unos deliciosos platos basados principalmente en ingredientes de la zona. La hora de la cena se convierte en una pequeña aventura en la cual Bernard sorprende diariamente.





Corinne es una perfecta anfitriona a la que le encanta conversar. Grandes aventureros que han recorrido medio mundo con la mochila a sus espaldas. Con ellos se puede hablar de cualquier tema y es un placer escuchar sus experiencias y su forma de entender la vida.
Son correctos y saben estar en su lugar, incluso Max, el pastor alemán de la familia.
Puntos fuertes: La excelente cocina, la amabilidad y profesionalidad de los propietarios.
Puntos débiles: Costaba mucho caldear la habitación. Fueron unos días muy fríos y el radiador eléctrico no era suficiente.

2 comentarios:

  1. Estoy buscando información ya que éste verano me voy de vacaciones a Francia y he encontrado unas buenas ideas!! ;-)
    sugerencias son bienvenidas!!

    graciaaaaaasss!!!!

    ResponderEliminar
  2. Espero que lo pases muy bien por Francia.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.