miércoles, 10 de septiembre de 2008

Treetops. Kenia


Treetops es uno de esos lugares que por una simple casualidad han pasado a formar parte de la Historia. El hecho es que durante la noche del 5 al 6 de febrero de 1952, se alojaron en ese lugar la entonces joven princesa Isabel de Inglaterra y su marido, el príncipe Felipe. Nada excepcional si no hubiera sido porque aquella misma noche y a muchos kilómetros de Kenia, moría el padre de Isabel, el rey Jorge VI de Inglaterra. Aunque no fue informada de la noticia hasta su siguiente escala en Sagana, el hecho es que entró en Treetops como princesa y descendió convertida en reina. Varios recortes de periódico enmarcados relatando los hechos, decoran las paredes del rústico establecimiento.







Treetops se encuentra en el Parque Nacional de Aberdares, situado en la cordillera del mismo nombre. En sus húmedos bosques se ocultaron los guerrilleros Mau-Mau durante la guerra de la independencia, entre 1947 y 1956. El parque fue creado en 1950 con una extensión de 584 km2, ampliándose después hasta los 770km2. Es el parque más elevado de África, ya que el altiplano se sitúa sobre los 3000 metros. Está atravesado por multitud de caminos, muchos de los cuales fueron trazados por las tropas británicas durante la rebelión.
El Parque Aberdares no está tan frecuentado como otros parques de Kenia, como pueden ser Amboseli o Masai Mara y la mayoría de visitantes lo hace para hospedarse en sus famosos lodges.
El más famoso es, sin duda, Treetops aunque hay otros más modernos que ofrecen mejores servicios y más comodidades para el turista exigente.
El hotel se construyó en 1932 junto a un pozo de agua en la zona conocida ahora como el Saliente. Consistía en una cabaña de dos habitaciones que, tal como indica su nombre, estaba construida sobre un árbol, una enorme higuera. En aquella época, unas lámparas de aceite ofrecían la única iluminación que acompañaba a aquellos valientes aventureros que se disponían a observar la fauna salvaje.





Precisamente con motivo de la visita de la princesa Isabel, el Treetops fue ampliado con una tercera habitación y una cabina para el cazador que permanecía de guardia.
En 1954, la guerrilla Mau-Mau destruyó aquella pequeña cabaña y en 1957 se reconstruyó de nuevo. El edificio actual es una construcción de madera sobre pilares que rodean las ramas de un castaño.
El acceso a Treetops se realiza en grupos desde el hotel base Outspan Golf&Country Club, en Nyeri, donde se debe dejar el grueso del equipaje, ya que debido al minúsculo tamaño de las cabinas, únicamente se permite subir con una bolsa de mano por persona, lo justo para pasar la noche. Algunas cabinas tienen baño, pero la mayoría disponen de aseos y duchas compartidos. No hay que olvidar la chaqueta, pues las noches son muy, muy frescas. De todas formas, tienen mantas a disposición de la clientela.






A pesar de las pequeñas dimensiones de las habitaciones y las limitadas comodidades, la experiencia es única. Lo habitual es observar la fauna desde la gran terraza o desde el subterráneo a ras de suelo, a partir del atardecer cuando los animales acuden a beber a la charca. Nosotros estuvimos prácticamente la noche en vela a la espera de ver alguno de “los grandes”. En la terraza y desafiando el frío, pasamos las horas contando chistes y riendo sin parar. De todas formas, cuando el sueño vence, se puede ir a dormir y los cazadores de guardia que vigilan los alrededores avisan con un código de timbres según el animal que se acerca.
Aunque la fauna de Aberdares es muy rica, fueron pocos los animales que pudimos observar aquella noche: algunos herbívoros y gran variedad de pájaros, pero no se acercaron por allí ni los rinocerontes, ni los elefantes, ni ningún carnívoro.
Para observar animales no es el lugar más apropiado, pero merece la pena dormir en un lugar de estas características.

Puntos fuertes: El encanto y la originalidad de este singular establecimiento.
Puntos débiles: El precio.


4 comentarios:

  1. Siempre me ha atraido este hotel, sobre el que he leido muchas cosas y todas muy buenas. Aunque nunca he estado en Aberdares, espero poder ir algun dia.

    Te felicito por la experiencia. Aunque vierais pocos animales, creo que ese es un lugar en el que merece la pena pasar la noche.

    ResponderEliminar
  2. Yo pase una noche en este lodge hace 17 años y fue una experiencia maravillosa a pesar de que no me hacia mucha ilusion el no tener baño en la habitacion .Tuve la suerte de ver un rinoceronte blanco .Y prometi que volveria.Merece la pena.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por el blog. Me ha gustado mucho. Estuve en Kenia hace unos meses y me fascinó. Gracias por compartir también tu experiencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio,
    Muchas gracias por tu comentario. Para cualquier amante de la Naturaleza, Kenia es un paraíso. He entrado en tu blog y me he quedado maravillada con tus fotos, una auténtica maravilla. Te he enlazado desde mi blog, espero que no te importe. Para los aficionados a la fotografía, este viaje es un placer.

    Un abrazo

    M.Teresa

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.