viernes, 28 de marzo de 2008

Périgord Negro, un placer para los sentidos


Como ya he comentado en otras ocasiones, Francia es un país al que nos gusta viajar con frecuencia. También es cierto que geográficamente hablando, la distancia que nos separa del país vecino no es mucha, lo que facilita poder hacer cortas escapadas.

A pesar de las bajas temperaturas que nos han acompañado y de algún que otro chaparrón hemos pasado unos días estupendos. Nos hemos movido básicamente por los Departamentos del Lot y de la Dordoña, concretamente por la región del Périgord negro.
El Lot y el Dordoña, ríos caudalosos que riegan estas maravillosas tierras ricas en castillos, en cuevas prehistóricas, en pueblos medievales y en exquisiteces gastronómicas.
Y un poco de todos y cada uno de estos placeres que nos ofrece la región es lo que hemos intentado saborear.
Caminamos por el puente Valentré una mañana fría y gris. Este puente, declarado Patrimonio por la UNESCO es el símbolo de la ciudad de Cahors y es uno de los más bellos y mejores conservados de los puentes medievales europeos. Con sus 6 arcos góticos y sus 3 torres, se levanta desde 1378 sobre las aguas del Lot. Respiramos paz en el claustro de la Catedral de St-Étienne. Tengo una especial fascinación por los claustros; me transmiten una sensación de tranquilidad como pocas cosas lo consiguen.





jueves, 13 de marzo de 2008

Mount Kenia Safari Club


En octubre de 1992 – y parece que fue ayer – realizamos nuestro primer viaje a África subsahariana y Kenia fue el destino escogido. Visitamos Amboseli, Lago Nakuru, Masai Mara, Aberdares, Monte Kenya, Samburu y acabamos el recorrido en la ciudad costera de Mombasa.

Nos alojamos una noche en el exclusivo Mount Kenya Safari Club, situado a los pies del Monte Kenia y que con sus 5199 metros es la montaña más alta del país y la segunda del continente africano, tras el Kilimanjaro. De las siete cumbres de la mítica montaña, Batian (5199m) es la más alta. La siguen Nelson (5188m) y Lenana (4985m). Se trata de un volcán inactivo y los kikuyu – etnia mayoritaria de la zona – la consideran una montaña sagrada pues creen que el ser supremo Ngai, creador del primer hombre, tiene allí su morada.
El misionero Johann Ludwig Krapf fue el primer europeo que, en 1849, afirmó haber visto el Monte Kenia.
El resort Mount Kenya Safari Club se encuentra en este lugar privilegiado. Un cartel de madera donde se puede leer que nos encontramos a 0º de latitud, nos recuerda que estamos en el ecuador a pesar de poder intuir los picos nevados en medio de la bruma que impide ver la montaña con claridad.
Sin embargo, el prestigio del lugar no se debe a su emplazamiento sino a su historia y a lo que representa.
Fue hacia los años 20 cuando se pusieron de moda los safaris y comenzaron a llegar a Kenia millonarios aristócratas blancos atraídos por la naturaleza salvaje y abundancia de caza y ávidos de pieles, marfil y otras exóticas piezas.



viernes, 7 de marzo de 2008

Buscando a Harry Potter ... en Londres y Oxford


No me avergüenza reconocer que a mis años soy una admiradora de Harry Potter. En 1997 salió a la venta el primer libro de la saga, "Harry Potter y la Piedra Filosofal". Es por todos conocido que muchos adolescentes se animaron a coger por primera vez un libro de lectura y el éxito obtenido fue tan enorme que superó con creces todas las expectativas a la vez que se empezaron a llenar las arcas de su autora, J.K.Rowling.

No recuerdo exactamente en que fecha llegó el libro traducido a España pero fue en 1999 que entró por primera vez Harry Potter en casa, cuando nuestra hija Patrícia tenía 6 años. La gran campaña de marketing que acompañó el lanzamiento del libro hizo que no pasara desapercibido para nadie y menos para los niños: muñecos, libretas, mochilas, lápices, juegos de ordenador.... Había llegado la "pottermanía".

Aunque Patrícia ya tenía bastante consolidado el hábito de la lectura, yo tenía mis dudas de si una niña de tan corta edad sería capaz de terminar aquel volumen. Hicimos un trato: Emprenderíamos juntas la aventura. Antes de ir a dormir, nos recostábamos en la cama y cada una leía un capítulo en voz alta. El libro nos atrapó de tal manera que en muy pocos días y, página tras página, nos fuimos sumergiendo en el mundo de aquellos niños aprendices de mago. En 2001 llegó la película que se convirtió en otro fenómeno de masas, y después... más libros y más películas.

En 2003, cuando Patrícia cumplió los 10 años, ya se había estrenado la segunda película: "Harry Potter y la Cámara Secreta" y como regalo de cumpleaños recibió algo muy especial. Viajaríamos a Londres y a Oxford para visitar algunos de los lugares que habían servido como escenario de las dos primeras películas de la saga.
En Londres, fuimos a King's Cross Station, lugar que conecta el mundo muggle con el mundo mágico, puesto que se trata de la estación desde donde sale el tren Hogwarts Express hacia la escuela de magia.
La pared que atraviesan los protagonistas para entrar al andén 9 y 3/4 es, en realidad, la que separa los andenes 4 y 5.

Andén 9 y 3/4


lunes, 3 de marzo de 2008

Pashupatinah, el templo más sagrado de Nepal


Pashupatinah se trata del principal templo hindú del país. Está dedicado a Shiva, dios de la creación y la destrucción y uno de los más sagrados para los hinduistas.

No pudimos visitar el templo principal ya que está reservado sólo para los hindúes, pero desde el otro lado del río se puede contemplar una bonita panorámica del templo, río y alrededores. Complejas puertas de plata y muros rodean el nivel inferior del templo de dos plantas, rematado por techos dorados.
El conjunto se halla a orillas del sagrado río Bagmati, afluente del Ganges y en él se realizan abluciones y numerosas cremaciones como en Benarés. Las cenizas se diseminan en sus aguas para que puedan unirse finalmente al Ganges, asegurando así a su alma una feliz partida hacia un nuevo ciclo vital.
Se pueden ver seis ghats crematorios, donde las familias de los difuntos colocan las maderas para encender la pira.