sábado, 26 de diciembre de 2009

Hong Kong - Los Nuevos Territorios

El nombre de Nuevos Territorios es debido a que se arrendaron a Gran Bretaña en 1898, prácticamente 50 años más tarde que la Isla de Hong Kong y 40 años después de la cesión de Kowloon. Con sus 747km2 supone el 68 % del territorio de Hong Kong. Debido al espectacular crecimiento de la ciudad, lo que era en un 80% campos de cultivo se fue transformando en área urbana.
Durante la mayor parte del siglo XX, los Nuevos Territorios, muy montañosos, permanecieron muy poco habitados, en parte debido a la incertidumbre sobre su futuro. Una vez que se supo que el Reino Unido iba a devolver a China todo el territorio de Hong Kong, y no sólo la parte arrendada a la que estaba obligado, comenzó a crecer la población en los Nuevos Territorios.

Este cambio se acusó todavía más con la llegada de la nueva línea de ferrocarril del KCR (Kowloon-Canton Railway) ya que anteriormente era complicado acceder hasta allí.
Actualmente un poco más del 50% de la población total de Hong Kong reside en los rascacielos de Nuevos Territorios.Los Nuevos Territorios se dividen en las siguientes zonas: Sha Tin, Fanling, Sai Kung, Tsuen Wan, Yuen Long y Tuen Mun. A las zonas del este (Fanling o Sha Tin) se llega con la línea East KCR, mientras que la West KCR lleva a los territorios del oeste. Nuestro destino en Nuevos Territorios era Sha Tin, donde se encuentra el Monasterio de los 10.000 Budas. A poca distancia de la estación empieza el sendero que conduce al monasterio, situado en la cima de la colina Po Fook Hill. Iniciamos el camino que tiene una pendiente considerable y después de 400 escalones se llega a la explanada donde se encuentra el Templo principal. Grandes estatuas doradas de budas a ambos lados del camino nos acompañarían a lo largo de todo el recorrido. No hay ninguna igual: Los hay gordos, otros flacos, unos viejos y otros jóvenes … En 1982 todas las estatuas se cubrieron con pan de oro pero quince años más tarde un gran temporal destruyó muchas de ellas.







Nos sorprendió un escandaloso aullido y apareció un macaco que saltando entre ramas y cabezas de budas desapareció entre la espesa vegetación.




Este monasterio de 8 Hectáreas es relativamente nuevo, puesto que se construyó en la década de 1950.


Su fundador, Yuet Kai, nació en una familia adinerada y a los 19 años decidió dedicar su vida al budismo. Llegó a Hong Kong en 1933 y predicó en un monasterio local hasta que decidió construir el monasterio en los terrenos donados por un devoto. Hizo algunos gestos un poco peculiares como quemarse dos dedos de su mano izquierda o cortar un trozo de carne de su pecho para encender cuarenta y ocho lámparas de aceite.
En 1949 se empezaron las obras del monasterio y a pesar de su avanzada edad, Yuet Kai transportó personalmente los materiales de construcción hasta la cima de la colina con la ayuda de sus seguidores. Se tardaron aproximadamente ocho años en acabar las obras y otros 10 años para completar las 10.000 estatuillas de buda, cada una de ellas con posturas y expresiones distintas. Después de su muerte, sus seguidores continuaron la labor hasta las casi 13.000 estatuas actuales.



El monasterio está distribuido en dos niveles. En el nivel inferior se encuentra el Templo principal donde las estatuas de los pequeños budas cubren las paredes del edificio. En el centro y delante del altar, se halla el cuerpo embalsamado de su fundador. Yuet Kai murió en 1965 con los 87 años de edad y era tan reverenciado que tras su muerte se le envolvió en pan de oro. En la misma explanada hay una bonita pagoda de 9 pisos y se puede acceder a su interior. Nos preguntamos que habría en el último piso. Fácil de adivinar, como no habíamos caído antes ¡un buda!.















Seguimos el decorado camino que conduce al segundo nivel donde están los demás templos: el Templo del Dios del Cielo, el Templo de Buda de Candi, el Templo Kwun Yam y el Templo del Nei Tor. En su interior se alinean pequeños armarios, simples y dobles, donde se guardan las cenizas de los fieles difuntos. Según la posición respecto a Buda y el tamaño, tienen un precio u otro. Una vigilante de la zona tenía mucho interés en mostrarnos el interior de los pequeños armarios (los vacíos) y muy amablemente nos explicó varios detalles del lugar.









Abandonamos el monasterio y la bajada se hizo sin darnos cuenta. Entramos en el gran centro comercial que se levanta donde se encuentra la misma estación de tren y comimos de maravilla en uno de los muchos restaurantes. Buscamos una salida al exterior y casualmente nos tropezamos con el Snoopy’s World, un divertido parque infantil dedicado a Snoopy y a todos los personajes de Peanuts. Un rincón dedicado a los niños pero donde los mayores se divierten recordando a sus héroes de infancia.















Seguimos hasta el Sha Tin Park, a orillas del río Shing Mun. Con una extensión de 8 Ha este parque abierto desde 1988 está diseñado con una mezcla de estilo chino y occidental. Es un agradable lugar para caminar, ir en bicicleta, pescar en el río o incluso sacar a pasear al pájaro.



En Nuevos Territorios se pueden hacer otras muchas actividades, como visitar el Hong Kong Heritage Museum o el Hong Kong Wetland Park, un parque de 61 Ha centrado en la biodiversidad y ecosistemas de las zonas pantanosas del noroeste de Nuevos Territorios, pero para ello necesitaríamos dedicar por lo menos otro día entero. Otra vez será.

3 comentarios:

  1. Qué fotazos y qué ganas me han entrado de ir para allá!! Hay que ver lo que me tira Asia.

    Espero que inicies el año de la mejor manera. Te deseo un Feliz 2010 con muchos viajes. Eso será una buena señal.

    Recuerdos a J.M y a tu hija,

    Sele

    ResponderEliminar
  2. Hola Sele!
    Me parece que a ti no sólo te tira Asia, te tira todito T-O-D-O ! :)
    Te deseamos también una buena entrada de año y muchos viajes para 2010.
    Ah! y pasadlo muy bien en Túnez.
    Un abrazo (y también para Rebeca, Alicia y Víctor de mi parte)

    ResponderEliminar
  3. Hola María Teresa:

    Coincido con Sele, qué fotos tan buenas. 13.000 estatuas ¡qué pasada! nunca acabé de entender esta costumbre de los budas a mogollón.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.