viernes, 20 de febrero de 2009

Ostia Antica

Para los amantes de las piedras y de las antiguas civilizaciones, recomiendo una visita a las ruinas de la ciudad de Ostia donde se puede acceder fácilmente en tren desde Roma que se encuentra a tan sólo 25 km de distancia.
Ubicada en la desembocadura del río Tíber, fue el puerto de Roma y quizás su primera colonia. Según la leyenda, fue fundada por Ancus Martius, uno de los reyes de Roma en el siglo VII adC, pero los hallazgos arqueológicos descubiertos hasta hoy en día, indican que su pasado remonta hasta el siglo IV adC y la mayoría de los edificios que se pueden apreciar datan del siglo III adC.

Ostia (del latín Puerta) se fundó como defensa militar, ya que los invasores podían entrar por la boca del Tíber y llegar fácilmente hasta Roma, pero con el paso del tiempo se fue convirtiendo en un puerto comercial y muchas de las mercancías que Roma recibía de sus colonias y provincias pasaban por Ostia.
A lo largo de su historia, la ciudad fue arrasada, saqueada y reconstruida de nuevo por Cicerón quien hizo construir una muralla. Durante el siglo I y bajo el mandato de Tiberio, la ciudad creció y se construyó entonces el primer foro.
Se vio enriquecida también por la construcción de un puerto en la desembocadura superior del río Tíber.


miércoles, 11 de febrero de 2009

Tarde de sábado en Arashiyama

Arashiyama es un barrio que se encuentra situado en las afueras de la ciudad japonesa de Kyoto, en la zona oeste. A pesar de que hay muchas cosas por ver y por hacer en Arashiyama, prácticamente no encontramos turistas extranjeros. La ciudad de Kyoto ofrece tanto, que uno lo tiene muy difícil a la hora de seleccionar sus objetivos cuando la estancia se reduce a una semana. De todas formas, había que escoger. Decidimos que los macacos japoneses merecían una oportunidad y además descansaríamos de tanto templo.