viernes, 30 de octubre de 2009

Por tierras bávaras. Munich y alrededores

Tras más de hora y media haciendo cola delante del mostrador de Hertz en el aeropuerto de Memmingen, al fin teníamos las llaves del Ford Focus familiar que nos acompañaría a lo largo de los próximos cuatro días por tierras bávaras y tirolesas. Todos los planes para la primera tarde se habían esfumado pero a pesar de ello y a pesar también de que Alemania nos había recibido con un tiempo horribilis y una niebla que dejaba escapar un frío chirimiri, teníamos por delante unos días que pensábamos aprovechar al máximo.
En este viaje nos acompañaban también mis padres y quería llevarlos a un sitio especial. Nos alojamos en un acogedor apartamento para cinco personas con vistas al Lago Weissensee, a cinco minutos de Füssen y por tanto de los Castillos reales de Neuschwanstein y Hohenschwangau. El lugar prometía pero cuando llegamos ya había oscurecido. Lo primero que hice a la mañana siguiente fue dirigirme hacia la terraza y apartar las cortinas para ver con luz de día si el paisaje que había admirado en fotografías no sería un montaje publicitario. ¡Nada más lejos de la realidad!. No puedo describir la primera sensación que me causó aquella imagen de auténtica postal.




viernes, 23 de octubre de 2009

Torun, la ciudad de Copérnico

Para llegar hasta Torun desde Poznan nos decidimos de nuevo por el tren, un medio de transporte cómodo y barato (34 PLN). Torun queda al noreste de Poznan y comparte capitalidad de la provincia de Kuyavia-Pomerania con la ciudad de Bydgoszcz. Las 2 horas y cuarto de viaje transcurren sin casi enterarnos y nos apeamos en la estación de Torun Glowny.




domingo, 18 de octubre de 2009

Wroclaw: Resurgida de sus cenizas

Parece que ha llovido durante la noche y amanece un día triste y gris. Bajamos a desayunar y estamos solos en el comedor; nos cuestionamos si habrá alguien más en el hotel o si somos los más madrugadores. Queremos viajar en tren hasta Wroclaw, ciudad situada cerca de las fronteras con Alemania y República Checa y capital de la provincia de Baja Silesia. A pesar de que la distancia que separa Poznan de Wroclaw es tan sólo de 165 km, el tren tarda 2:30 horas en hacer el trayecto y si queremos visitar Wroclaw en un solo día hay que madrugar.




viernes, 16 de octubre de 2009

En el corazón de Europa: Poznan

Si pocos meses atrás me hubieran preguntado qué ciudad polaca sería la primera en visitar, hubiera afirmado sin dudarlo que ésta sería Cracovia. Cracovia forma parte de mi lista interminable de futuros destinos esperando que algún día llegue el momento oportuno. No me gusta sentirme manipulada y quiero ser dueña de mis propias decisiones pero a veces … dejarse llevar por determinadas circunstancias entra también dentro del juego de la improvisación. Así pues, los señores de Ryanair tuvieron la culpa de mi cambio de planes. No me pude resistir a tomar el avión que me llevaría desde Reus -a 5 escasos kilómetros de casa- hasta Poznan, ciudad poco o mejor dicho, nada conocida para mi hasta hace unos meses. Empecé a buscar información y todo lo que leí me acabó de convencer. Sería el destino ideal para una escapada de 4 días aprovechando la fiesta del 11 de septiembre que este año 2009 caía en viernes.
Aunque un poco justos de tiempo, pudimos combinar la estancia para conocer tres magníficas ciudades de la gran Polonia: Poznan, Wroclaw y Torun.
Dedicaré un capítulo del blog a cada una de estas ciudades, esperando poderlo completar algún día no demasiado lejano, con Cracovia.




martes, 6 de octubre de 2009

Fin de semana en Madrid - I Encuentro Foro Lonely Planet

El pasado fin de semana vivimos una de esas experiencias que ya han pasado a formar parte de mis más selectos recuerdos. Nos reunimos en Madrid un grupo de amigos virtuales. De la mayoría ni tan siquiera conocía el nombre y mucho menos su cara o su voz, sólo un nick que permitiría identificarnos y reconocernos unos a otros.
De todo el grupo sólo conocía a Sele. Tuvimos la ocasión de coincidir en un Templo de Nikko en el lejano Japón y la vitalidad que transmite no me dejó indiferente. Ahora he tenido el gusto de conocer a otras personas de diferentes lugares, de diferentes edades, de profesiones diversas, seguidores de equipos de fútbol rivales e ideologías varias. Pero todos con un fuerte nexo en común: una pasión por viajar que para muchos es difícil de comprender y que llega a rozar la adicción.
Hacía tiempo que se hablaba de un posible encuentro entre los miembros del foro de viajes Lonely Planet, y fue Sele, decidido como nadie, quien lanzó el anzuelo. Junto con Rebeca han organizado un fin de semana estupendo y nos han dado una buena lección de generosidad.
Hemos tenido la oportunidad de intercambiar experiencias con gente estupenda y todos sin excepción, personas abiertas, sencillas y francas, con los que desde el primer momento hemos compartido buen humor, simpatía y muchas ganas de hablar.
Un tiempo espléndido que nos ha permitido disfrutar de la monumentalidad de Madrid, de su Historia, de su gastronomía, del ambiente en el Parque del Retiro y sobretodo de unos amigos que han pasado a ser algo más que un simple nick detrás de una pantalla de ordenador.
Gracias a todos por hacerme sentir tan a gusto.