viernes, 31 de diciembre de 2010

Haciendo balance de 2010


Otro año vivido y uno menos que queda por vivir, esa es la realidad. Hablando en términos viajeros, empieza a angustiarme la idea de que no voy a tener tiempo de conocer todo aquello que me ilusiona. La lista es larga y aunque parezca una contradicción, en lugar de ir acortándose cada vez se alarga más. Supongo que os ocurre lo mismo a la mayoría de los que seguís este blog, un viaje lleva a otro, lees un artículo que te gusta, un reportaje en televisión, hablas con alguien que te cuenta su viaje y resulta que acabas añadiendo a la lista una infinidad de lugares que en un principio no tenías en mente, a lo mejor por pura ignorancia. Sin hablar de los lugares a los que me apetecería volver una y otra vez. ¡Necesitaría 30 largas vidas!. Como no sé lo que nos depara el futuro, intento aprovechar el presente, aunque siempre me persigue la duda de si vivo la vida que realmente quiero y como quiero. En fin, ha llegado el momento de hacer balance de los viajes que se han hecho realidad y de los que no han podido ser y de plantearse nuevos objetivos y nuevos retos para el próximo año. Esta es la ilusión con la que empezaré el 2011.
Del año que acaba no nos podemos quejar, a pesar de que algunas cosas no han salido como estaban previstas. Es uno de los inconvenientes de tener que programar los viajes con antelación, ya que cualquier contratiempo puede hacer cambiar los planes a última hora. El tema de los controladores aéreos se ha convertido en un problema real y muy a tener en cuenta a la hora de hacer planes de viajes. Este año 2010 lo he sufrido tres veces, dos cancelaciones de vuelos a última hora y un retraso importante. Cuando no son los controladores españoles, son los franceses y ya podemos afirmar que nuestro destino está en manos de este colectivo que, sin entrar en detalles, se siente a disgusto con sus condiciones laborales.  

Así pues, en febrero, los controladores franceses fastidiaron nuestra escapada a Cambridge, ya que se canceló nuestro vuelo de Easyjet a Londres Stansted pocas horas antes de partir. Perdimos una buena ocasión de pasar un fin de semana en compañía de amigos viajeros en una ciudad que me apetecía mucho conocer.

No pudo ser Cambridge pero en Semana Santa visitamos otras dos ciudades británicas, Liverpool y Chester y ambas me sorprendieron. Chester es una ciudad encantadora, con un conjunto histórico considerable y calles animadas que hacen muy agradable la visita. Liverpool, me dio mucho más de lo que esperaba y considero que es un claro ejemplo de que las ideas preconcebidas, para bien o para mal, en la mayoría de los casos no se ajustan a la realidad. La música y el espíritu Beatle se respira en todos los rincones pero Liverpool ofrece mucho más que eso.




jueves, 23 de diciembre de 2010

El románico andorrano

Andorra es conocida como un destino invernal, donde los aficionados al esquí tienen kilómetros de pistas a su disposición. Sin embargo, a mí me cautiva en verano, cuando el color verde cubre el paisaje, la temperatura es agradable, se pueden realizar infinidad de excursiones y algunas visitas excepcionales.
Durante los meses de julio y agosto se ofrecen una serie de visitas guiadas gratuitas a las iglesias románicas más significativas del patrimonio andorrano, un gran valor turístico para el pequeño Principado.





viernes, 26 de noviembre de 2010

Un paseo por Girona

No hay excusa que valga, es imperdonable no conocer algunos tesoros que se encuentran a cuatro pasos de casa. Nos atrae lo lejano y exótico y las buenas intenciones de conocer nuestro patrimonio natural o cultural acostumbran muchas veces a quedarse tan sólo en eso, intenciones. 
Me he propuesto hacer los deberes y dedicar algunos fines de semana a recorrer lugares que se van acumulando en mi interminable lista y uno de estos lugares era, sin duda, Girona.
Aunque hemos ido recorriendo bastantes rincones de la provincia, hacía muchos años que no visitaba la ciudad. A decir verdad, creo que desde que fuimos de excursión con el colegio no había vuelto a Girona y desde entonces ha llovido bastante. Alguna imagen difusa y las escaleras de la catedral con su imponente fachada al fondo era lo poco que recordaba.
El gran cambio que ha experimentado la ciudad en los últimos años es comentario habitual y me apetecía hacer una visita a esa nueva Girona tantas veces elogiada.
Aprovechando un pequeño respiro que nos dejó el pasado mes de agosto, decidimos ponernos en marcha y a poco más de las diez de la mañana de un relativamente fresco y soleado domingo ya nos encontrábamos saliendo de la oficina de turismo con un mapa en mano.
La mayoría de los lugares de interés se encuentran en el casco antiguo y concentrados en una reducida área, ideal para hacer el recorrido en un tranquilo paseo.
En vez de cruzar el río Onyar por el Pont de Sant Feliu, caminamos hasta el siguiente puente llamado Pont d’en Gómez. La vista de las casas de fachadas multicolores reflejadas en el río es una de las imágenes más pintorescas y a la vez más fotografiadas de Girona e inspiración de muchos artistas.





viernes, 19 de noviembre de 2010

Singa Pura, la ciudad del león


El nombre de Singapur proviene de "Singa Pura" o ciudad del león, denominación que surgió durante el siglo XI y que tiene origen en la leyenda que cuenta como un príncipe que visitaba la zona vio un animal al que confundió con un león.
Singapur es uno de esos destinos que gusta a casi todo el mundo. Por diversas razones y mire como se mire es una ciudad–estado atípica dentro del caos existente en otros países del Sudeste Asiático. Tanto es así, que en algunos momentos tenía la sensación de estar paseando por un parque temático. Ni en Little India, ni en Chinatown ni en Kampong Glam (barrio musulmán) me cuadraban la extrema limpieza, el orden o las correctas señalizaciones.





viernes, 5 de noviembre de 2010

Sungai Kinabatangan, el regalo de Malasia a la Tierra

Nuestra siguiente etapa nos conducirá hasta la cuenca del Sungai Kinabatangan, que con sus 560 kilómetros es el río más largo de Sabah. Sus orillas esconden un santuario de vida salvaje que dibujan uno de los ecosistemas más ricos de la Tierra, motivo que le convierte en uno de los destinos más atractivos de la zona.
El viajero independiente no lo tiene demasiado fácil para moverse ya que los touroperadores tienen la exclusiva de algunos destinos. Sin embargo, a pesar de la escasa presencia de transporte público y la poca oferta de alojamientos que no estén ligados a alguna agencia, es posible organizarse para pasar unos días en la cuenca del río. 
Antes de emprender el viaje había intercambiado algunos correos con la oficina de turismo de Sabah y a pesar de que me confirman que hay un bus diario de Sandakan a Sukau, no me aclaran ni el horario ni el lugar de parada.
De buena mañana, llamo al Greenview Sukau B&B donde nos alojaremos las dos próximas noches y me comentan que han hablado con el conductor del bus y que nos pasará a recoger por el Sepilok Jungle Resort entre la 1pm y 1:30pm, evitando así tener que retroceder hasta Sandakan.
A las 12 ya estamos preparados pero a las 2 todavía no ha llegado nadie y empiezo a temer que algo falla. Al final todo ha sido un malentendido y aunque pueda parecer poco habitual el chofer pasó a recogernos pero se ve que esperaba encontrar a tres chicas y al no ser así emprendió el viaje sin nosotros. Por lo que deduzco no estarán acostumbrados a que sea una mujer quien negocie los alojamientos o los transportes y como dejé mi nombre para la reserva de una habitación triple, pensarían que éramos tres chicas. Vaya por Dios!  Después de unas cuantas llamadas, a las 3 de la tarde nos recoge una furgoneta pero a pesar de que nos arreglan el precio nos sale bastante más caro de lo que teníamos previsto. Lo único que nos importa ahora es llegar cuanto antes a Sukau.


lunes, 25 de octubre de 2010

Sandakan y orangutanes en Sepilok

Sandakan, esa pequeña ciudad con aires provincianos, fue un lugar próspero gracias a la industria de la madera y a otros productos considerados de lujo, como las perlas o los nidos de aves que se comerciaban desde Filipinas hasta la China.
Antes de la II Guerra Mundial, Sandakan era la capital del protectorado británico de Borneo del Norte, la actual Sabah, pero tras los intensos bombardeos tanto por parte de los aliados como por los japoneses, que la dejaron devastada por completo, la capital se trasladó a Kota Kinabalu -conocida entonces como Jefferson - a pesar de que había quedado también en un deplorable estado.
Tal como sucede con otras ciudades de Borneo como Miri o Kota Kinabalu, el interés turístico de Sandakan no radica en la ciudad por sí misma sino en sus alrededores y es que en la costa este de Sabah se concentran muchas de las riquezas naturales que la isla de Borneo nos puede ofrecer.



miércoles, 6 de octubre de 2010

Kota Kinabalu y Parque Nacional Tunku Abdul Rahman

Dejamos atrás Brunei para pisar de nuevo territorio malayo. Después de un corto vuelo de apenas media hora, aterrizamos en el aeropuerto de Kota Kinabalu (KK) la capital y ciudad más grande del Estado de Sabah, al norte de la isla de Borneo.
Es una ciudad donde orientarse no resulta difícil, y es alrededor de la calle Julan Tun Razak, paralela al muelle, donde se concentra la mayor actividad.
A pesar de que a KK no se le reconocen demasiados atractivos, tiene el privilegio de encontrarse a tan sólo 83 kilómetros del Monte Kinabalu, que con sus 4.095 metros de altitud es la montaña más alta del Sudeste Asiático, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO junto con el Parque Nacional de Kinabalu, del que forma parte. El ascenso no es fácil para quienes no están preparados físicamente, como es nuestro caso, y por ello descartamos la idea de desplazarnos hasta allí.




martes, 28 de septiembre de 2010

Tres días en Brunei

No recuerdo ningún profesor de geografía que me enseñara dónde se encuentra el pequeño sultanato de Brunei Darussalam o me hiciera aprender el nombre de su capital, Bandar Seri Begawan, BSB como se la conoce popularmente.
Reconozco que mis conocimientos en esa materia han mejorado significativamente desde que empecé a viajar que, como he dicho en varias ocasiones, considero el método más eficaz de aprendizaje. Así pues, la primera vez que me enteré de la existencia de un país llamado Brunéi, no fue consultando ningún atlas, sino hojeando una revista Hola que cayó en mis manos. Hablaban de un sultán inmensamente rico y la opulencia y el lujo se manifestaba en todas y cada una de las fotos del reportaje donde predominaba el oro, las sedas, el mármol y las maderas nobles. Situé entonces Brunei en el mapa pero jamás pensé que algún día podría viajar hasta allí y mucho menos que podría ver en persona a aquel personaje de cuento de hadas.
Situado en el noroeste de la isla de Borneo y enclavado entre los estados malayos de Sarawak y Sabah, está prácticamente cubierto por selva tropical y tiene un clima cálido y húmedo durante todo el año. La industria turística está muy poco desarrollada y son escasos los viajeros que le dedican unos días. A pesar de ello, parece que están empezando a promocionar el país y ya leí en algún sitio que han bautizado a Brunei como “la Venecia asiática” por la cantidad de ríos que la bañan. Yo no sé cuántas “Venecias” habrá en el mundo pero por lo visto, cualquier lugar que se precie turísticamente hablando, debe compararse con la ciudad de los canales.
Entre los siglos XIV y XVI fue un sultanato muy poderoso y su reino cubría toda la isla de Borneo y el sudoeste de las islas Filipinas. A la llegada de los europeos su poder se fue debilitando y en el siglo XIX perdió casi todo su territorio que pasó a manos de los rajás blancos de Sarawak. Desde el siglo XIV el sultán ha sido de la misma dinastía y es el cabeza de Estado y del gobierno. El Islam es la religión oficial de Brunei y el sultán es también el jefe religioso del país, o sea que recae sobre la misma figura el total y absoluto poder. Durante los años 60 tuvo lugar una pequeña rebelión contra la monarquía que fue controlada por el Reino Unido, del cual Brunéi era protectorado (de 1888 a 1984). Posteriormente, Brunei no aceptó participar en la Federación malaya y se ha mantenido hasta nuestros días como país independiente, sin tener que compartir con sus vecinos los beneficios de la explotación de sus abundantes recursos mineros: yacimientos petrolíferos, gas natural y carbón.
Pero no todo es tan bonito como parece porqué esa gran riqueza se concentra en manos del rey y sus allegados. El gobierno está formado por un Consejo privado, un Consejo de Ministros y un Consejo Legislativo de 20 miembros, cargos ocupados por familiares y amigos del sultán. De sus cerca de 400.000 habitantes, los bruneanos no llegan a 30.000. Esa minoría goza de un elevado nivel de vida mientras que el resto de la población, básicamente inmigrantes de origen malayo y chino, se gana la vida en el país pero sus privilegios son escasos. Sin embargo hay que decir que en Brunei no se pagan impuestos, la Seguridad Social es gratuita y la gasolina a precio de risa.
Se trata de una monarquía absoluta y a pesar de que el rey estudió en Londres y tiene mucha afinidad con ese país, el gobierno es poco tolerante en muchos aspectos. Es un país islámico donde sus habitantes están obligados a seguir el modelo más estricto de la religión. Está totalmente prohibido consumir alcohol y si un ciudadano de Brunei bebe fuera del país, se castiga con la cárcel a su regreso. También existe la pena de diez años de cárcel por mantener relaciones homosexuales y un largo etcétera.
Después de leer algunos comentarios bastante críticos y desalentadores sobre el país, estuvimos dudando si merecía la pena dedicarle unos días, pero cuando me di cuenta que por fechas teníamos la oportunidad de coincidir con las celebraciones del aniversario del sultán, la decisión fue fácil de tomar.


sábado, 18 de septiembre de 2010

Por el Norte de Sarawak: Miri, Cuevas Niah y visita a una longhouse

Después de visitar Kuching y alrededores, la siguiente etapa del viaje nos llevará a la zona norte de la provincia de Sarawak.
Llegamos a Miri, la segunda ciudad de Sarawak, en un corto vuelo de Malaysia Airlines procedente de Kuching. En Miri se desarrolló a principios del siglo XX una importante industria petrolífera que sigue siendo la primera industria de la ciudad. La compañía Shell perforó en 1910 el primer pozo petrolífero, conocido como The Grand Old Lady, actualmente una de las escasas atracciones turísticas de Miri.
Sin embargo, la mayoría de turistas que llegan hasta aquí lo hacen para visitar las Cuevas de Gunung Mulu, declaradas Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Cerca de Miri se encuentran también las Cuevas de Niah que a pesar de no ser tan conocidas como las primeras tienen una gran importancia arqueológica.
Nos alojamos en el Hotel Eastwood Valley Golf & Country Club situado a 4 km del aeropuerto. Aunque apartado del centro de la ciudad, el entorno es magnífico y el hotel dispone de un servicio de transporte gratuito tanto al aeropuerto como al centro, con lo que la distancia no representa ningún inconveniente.
En Miri estaremos tres noches y nuestros planes iniciales consisten en visitar el Parque Nacional Lamber Hills y el Parque Nacional Niah donde se encuentran las Cuevas del mismo nombre. Las Cuevas de Gunung Mulu ya las descartamos de entrada, porque significa sumar otros dos vuelos a un total de once que tenemos previstos en todo el viaje, contando los intercontinentales.
Quedamos con la recepcionista del hotel en que mañana a las 8:30am nos dejarán en la ciudad, en el Centro Comercial Imperial Mall. Evidentemente nuestro interés no es ir de compras, y menos a esa hora de la mañana, pero por lo visto la gran distracción de los habitantes de Miri y de muchos de los turistas que allí acuden es pasar las horas en los múltiples y bien surtidos centros comerciales. Ese debe ser el motivo por el cual los únicos destinos de la minivan del hotel son los diferentes shopings malls. Poco importa, porque desde allí iremos a la estación de autobuses de donde sale el que nos llevará al Parque Nacional Lamber Hills en poco más de 40 minutos.




domingo, 12 de septiembre de 2010

Rainforest World Music Festival. Kuching

Uno de los eventos anuales más importantes que se celebran en Sarawak es el Rainforest World Music Festival. El festival cuenta con la presencia de músicos de todo el mundo, especialmente música indígena de Borneo y cada mes de julio durante tres días ofrece además de música, una buena muestra de actividades culturales, lúdicas y gastronómicas.
Y allí estábamos nosotros, dispuestos a conocer de primera mano este acontecimiento y dejarnos seducir por la cultura de Borneo.
La Aldea Cultural de Sarawak, lugar que acoge el evento, se encuentra en la turística península de Santubong a unos 35 km al norte de Kuching.




domingo, 5 de septiembre de 2010

Semenggoh y Parque Nacional de Bako




Desde Kuching realizamos dos agradables excursiones, fácilmente accesibles para hacer en un día y muy recomendables. Se trata del Centro de rehabilitación de orangutanes de Semenggoh y del Parque Nacional de Bako.


miércoles, 25 de agosto de 2010

Kuching, la ciudad del gato

Nos despedimos de Kuala Lumpur y en apenas una hora y media de vuelo aterrizamos en Kuching, capital del estado de Sarawak, en la isla de Borneo.
Aunque el vuelo fue corto los minutos nunca me habían parecido tan infinitamente largos. Atravesamos una aparatosa tormenta eléctrica y daba la sensación de que íbamos esquivando los relámpagos hasta que una descarga provocó un fuerte coletazo al avión que dejó a todo el pasaje mudo de golpe. No tengo miedo a volar y acostumbro a viajar muy relajada pero en esas décimas de segundo pasaron mil cosas por mi cabeza y, a decir verdad, ninguna de buena. Cuando lo peor ya había pasado y el cielo empezó a despejar tímidamente, entre las nubes pudimos intuir la primera imagen de la isla.
El nombre de Borneo me evoca tierra de junglas interminables, ríos caudalosos, historias de cortadores de cabezas, bosques de manglares, islas de ensueño y zonas impenetrables, pero desgraciadamente la mano del hombre se ha dejado notar y de qué manera. La deforestación de la isla es un hecho y muchas hectáreas de selva se han convertido en muebles de maderas tropicales o, más recientemente, en plantaciones de palma aceitera. La primera sensación es de rabia contenida pero … ay que fácil es criticar y tener en la terraza una mesa de teka comprada por una miseria o maldecir mil veces a los que tienen poder, por permitir la tala indiscriminada cuando la palma aceitera es el único modus vivendi de una parte importante de la población. Y es que nosotros cuando viajamos queremos encontrarnos un Planeta virgen, salvaje, impoluto, de postal, porqué sólo tenemos derecho los occidentales a contaminar, arrasar nuestros bosques y a destrozar nuestro litoral.
Y por descontado que no apruebo esta política pero no me siento con ninguna autoridad moral para juzgar unos hechos que al fin y al cabo es lo que ha practicado a destajo el mal llamado mundo desarrollado durante décadas.
Paréntesis aparte y a pesar de esa realidad, Borneo tiene aun muchas cosas para mostrarnos y nosotros dispuestos a conocer algunas de ellas.




viernes, 20 de agosto de 2010

Kuala Lumpur y Cuevas Batu

Las 10 horas de vuelo de El Cairo a Kuala Lumpur pasan sin apenas enterarme. Últimamente, no sé por qué soporto bastante mejor los vuelos largos y, nunca mejor dicho, me pasan las horas volando. Y eso que el Airbus 330 de Egyptair que nos llevó hasta Kuala Lumpur tenía bastante que desear: Viejo, pantallas pésimas y el personal tampoco destacaba por su simpatía. La verdad es que poco me importa porqué me dejo caer en los brazos de Morfeo y cuando me despierto ya queda poco para el aterrizaje. Volar de noche tiene esa gran ventaja, al menos para mí.
El aeropuerto de Kuala Lumpur es impresionante, de diseño vanguardista, buenos servicios e instalaciones inmaculadas. Es bien cierto que un aeropuerto es la primera impresión de cualquier país y está claro que Malasia quiere gritar al mundo que está ahí, que es un país moderno, con un gran potencial y una capacidad de crecimiento enorme, en línea con sus vecinos del Sureste asiático. Después de pasar el tedioso control de pasaporte vamos en dirección al mostrador de reserva de taxis. Es una práctica común en Malasia, tanto en Malasia peninsular como en Borneo, que los taxis del aeropuerto cobren un precio fijo. Sólo hace falta acercarse al mostrador donde te preguntan el destino y el número de pasajeros y después de pagar la correspondiente tarifa te entregan un ticket con copia para el taxista. Hay varias opciones para desplazarse del aeropuerto al centro de la ciudad, tanto autobuses como el rápido, y también caro, KLIA Ekspres pero viajando tres personas el taxi sale a cuenta.
El trayecto del aeropuerto KLIA Internacional al centro de la ciudad tarda unos 45 minutos. Desde lejos ya se divisan las Torres Petronas, el emblema de la moderna Kuala Lumpur y seguramente la imagen más fotografiada.
Y hacia allí nos vamos sin entretenernos demasiado tiempo en el hotel. A pesar de que ya se ha puesto el sol, la primera sensación al salir a la calle es una bofetada de calor y humedad asfixiante que nos acompañará las próximas tres semanas. Pero ¡que bien aguanto el calor cuando estoy de vacaciones!. Desde el hotel hasta las Torres Petronas tenemos apenas 20 minutos andando y es muy fácil llegar hasta ellas porqué no las perdemos de vista en ningún momento.
Con sus 452 metros en 88 pisos fue el edificio más alto desde 1998 hasta finales de 2003, superado por el Taipei 101 en Taiwán, a pesar de que continúan siendo las torres gemelas más altas del mundo. Su increíble diseño es obra del arquitecto argentino César Pelli que supo evocar las tradiciones del arte islámico para rendir homenaje a la herencia musulmana del país. Entre los pisos 41 y 42 están unidas por una pasarela de doble altura conocida como Skybridge.



viernes, 13 de agosto de 2010

Mercados de Borneo, mil sensaciones

Antes de meterme de lleno con el relato del viaje, me apetecía hacer un pequeño paréntesis y dedicar un capítulo a una actividad -si puede llamarse así- que me encanta hacer en cualquier parte del mundo y además no cuesta dinero: visitar mercados (que no es lo mismo que mercadear, sinónimo de comerciar).
Los mercados son libros abiertos, museos vivientes, que nos ofrecen la posibilidad de conocer infinitos detalles sobre la manera de vida en una determinada población. Sólo es cuestión de andar con los ojos abiertos y la mente receptiva y seguro que la experiencia será muy enriquecedora.
Casi cualquier tipo de mercado me resulta interesante. Digo casi, porqué en realidad, los mercados o mercadillos de ropa no me entusiasman y acostumbro a dejarlos de lado. Mis favoritos, con diferencia, son los de productos alimentarios, que es donde se acostumbran a ver menos turistas o como mínimo donde acuden los locales a hacer sus compras cotidianas. Bueno, en algunos casos, como en el magnífico mercado de la Boqueria de Barcelona y si tengo que juzgar por el número de cámaras fotográficas que allí se ven, creo que el número de turistas debe superar ya a los locales, por lo menos en los meses de más afluencia de visitantes que coinciden además con los meses en que la mayoría de barceloneses están de vacaciones.
Colores, olores, el griterío de la gente … la vida y el frenesí que se respira en un mercado es difícil de encontrar en cualquier otro lugar de la ciudad. Como es obvio todos ellos tienen muchos puntos en común, pero en cada rincón de mundo tienen personalidad propia.
Me enamoran especialmente los mercados de los países árabes … Marruecos, Yemen, Jordania o Turquía, donde el aroma de especias embriaga y cada puesto es una auténtica filigrana, una obra de arte.
Por vistosidad ganan los mercados de algunos países latinoamericanos donde el color de las mercancías se confunde con el colorido de los vestidos de la población indígenas: Chichicastenango, Sololá, Antigua, San Juan Chamula…entre otros
Los africanos se presentan más desorganizados, más caóticos, pero encontramos en ellos un sinfín de raros artículos y fetiches que despiertan todo tipo de sensaciones: cuernos o cabezas de animales, piel de serpiente o cualquier otro ingrediente necesario para elaborar el fetiche según receta del brujo.
Por supuesto también acostumbramos a pasear por los mercados de cualquier ciudad europea. Algunos están ubicados en preciosos edificios que sólo por ello merecen una visita. Me gusta entrar también en los supermercados o tiendas de barrio y ver qué tipo de productos se consumen, las frutas y verduras, los embutidos y quesos e intento descubrir en las estanterías aceites, vinos y cavas de mi región.
En fin, que me he ido por las ramas y lo que iba a ser un comentario sobre algunos de los mercados visitados durante éste viaje veo que da tema para varios relatos.
Los mercados de los países del Sudeste Asiático, quizás no brillen con los colores de los mercados de Guatemala o Chiapas ni huelan a incienso o mirra como los zocos del Yemen pero se pueden encontrar en ellos productos difíciles de ver en otros lugares. La mezcla de culturas que conviven tanto en Malasia como en Singapur ha dado lugar a una rica y variada gastronomía con influencias chinas, indias o incluso tailandesas. A los asiáticos en general y concretamente a los malayos les encanta comer. Cualquier hora es buena para comerse un plato de arroz, un dim-sum o unos fideos, los deliciosos mee. En Singapur acudimos a las Jornadas Gastronómicas que se celebran anualmente y de las que ya hablaré, una buena ocasión para degustar algunos de los distintos platos.
Para un occidental ciertas especialidades nos resultan un poco extrañas por llamarlo de alguna forma: rollizos gusanos (que al fin y al cabo no se diferencian tanto de las gambas), enormes sapos, pescado seco, huevos negros llamados también huevos centenarios, nidos de vencejo para la elaboración de sopas … en fin, todo un mundo por descubrir y por saborear, aunque para ser sincera, de entrada me quedo con los fideos.

Algunas fotos de distintos mercados y productos de la zona:




viernes, 6 de agosto de 2010

Viaje a Malasia (Borneo), Brunei y Singapur


Tras más de dos meses sin dar señales de vida, aquí estoy de nuevo, con muchas cosas que contar aunque no demasiadas ganas de ponerme al frente del teclado.
Después de tres intensas semanas de viaje, estamos ya inmersos en la rutina. Los primeros días siempre me resultan algo extraños, será porqué el cuerpo está aquí pero los pensamientos y el alma se encuentran a muchos kilómetros. Sin embargo, al regreso de cada viaje ya nada es igual que antes porqué hurgando un poco bajo esa rutina aparente se esconden muchas experiencias vividas, nuevos recuerdos y miles de imágenes que pasan a formar parte de uno mismo.




jueves, 27 de mayo de 2010

Palma de Mallorca, la perla del Mediterráneo

La Ciutat, como la llaman los mallorquines, aparece magnífica vista desde el puerto. La bien lograda iluminación del conjunto de la Catedral y el Palacio de la Almudaina compite con la infinidad de bombillas que adornan los barcos de cruceros turísticos que pernoctan en el puerto de Palma.
Llegamos de noche y sólo tuvimos una fugaz panorámica de la ciudad iluminada con la intención de dedicarle unas horas al día siguiente. También aquí mi memoria me traicionaba. Recordaba una ciudad sin demasiado atractivo aunque, para ser sincera, las pocas imágenes que me venían a la mente eran los locales y discotecas de la Plaza Gomila.
Y estaba muy equivocada. A primera vista quizás dé la impresión de una ciudad más pequeña pero Palma, donde viven prácticamente la mitad de los pobladores de la isla, ofrece muchas posibilidades, creando una armónica combinación de historia y modernidad, con el Mediterráneo de fondo siempre presente.
Palma de Mallorca fue fundada hacia el año 123 a.C. por el cónsul romano Quinto Cecilio Metelo, con el nombre de Palmaria. Su estratégica posición en el Mediterráneo occidental la convirtieron en una pieza muy codiciada por todos los pueblos y civilizaciones, desde los fenicios, griegos, cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, árabes y judíos. Después de un amplio período de dominación bizantina, las tropas del emirato de Córdoba lideraron la conquista árabe de la isla hacia el 903. Los musulmanes llamaron a la ciudad Medina Mayurka y aunque todos los pueblos dejaron huellas en su registro arqueológico y cultural, fue el musulmán el que tras más de 300 años dejó la huella más profunda, especialmente en lo que se refiere a las técnicas agrícolas.
En 1229, Jaume I de Aragón y su flota financiada por la nobleza, salieron desde las playas de Salou a la conquista de Mallorca. Reinaba entonces Abu Yahya que pronto cayó rendido ante la gran agresividad de los ataques empezando rápidamente la cristianización de la ciudad. En esa época comienza la construcción de la catedral además de otras iglesias, palacios y casas señoriales. Para prevenir el ataque de los piratas se edifican también atalayas y torres de vigilancia.





jueves, 20 de mayo de 2010

Serra de Tramuntana (II parte). De Valldemossa a Andratx

Amanece un día espléndido. Desde la pequeña terraza de la habitación nos deleitamos contemplando el paisaje en el que destaca la roca de Sa Foradada. Se encuentra en la finca de Son Masrroig, que en su día fue adquirida por el Archiduque Luís Salvador de Austria el cual afirmó que Sa Foradada valía más que todo lo que había pagado por sus propiedades en la isla. Realmente se intuye un lugar muy bello, pero la excursión hasta la roca la dejamos pendiente para un próximo viaje a la isla.

Vistas desde la habitación del hotel


jueves, 13 de mayo de 2010

Serra de Tramuntana (I parte). De Deià a Cabo Formentor

A finales del mes pasado realizamos una fugaz escapada a la mayor de las Baleares. Había estado en Mallorca años atrás, en un viaje de fin de curso al acabar el bachillerato. Tendría entonces dieciséis o diecisiete años y muchos pajaritos en la cabeza y salvo una docena de fotos que han ido perdiendo el color, poca cosa más conservo de aquella descafeinada aventura de adolescente.
Posteriormente siguieron sus hermanas pequeñas: Menorca, Ibiza y Formentera, islas que fuimos rastreando cuando nuestra hija entró a formar parte de nuestras vidas y de nuestros viajes, pero nunca regresamos a Mallorca. Quizás por la idea errónea de pensar que Mallorca es sinónimo de turismo de masas, de macro hoteles o del todo incluido. O por creer que la totalidad de la isla había pasado a ser un estado más de la gran Alemania. Creo que incluso la fiestera Ibiza ha sabido ganarse una mejor reputación que Mallorca.
Después de estos tres escasos días en la isla, sólo puedo decir que nos han quedado muchas ganas de volver. Si bien es cierto que gran parte de su territorio ha pasado a manos privadas y el acceso a algunos lugares es prácticamente imposible, quedan aun muchos rincones preciosos que se muestran al visitante con toda su belleza.
Bien aconsejados por amigos mallorquines, decidimos repartir nuestro tiempo entre una visita a Palma y recorrer la Serra de Tramuntana. Con sus casi 90 kilómetros, la Serra de Tramuntana se alinea perfilando el noroeste de la isla, desde el Cap de Formentor hasta el Cap de Sa Mola en Andratx. Recientemente, la UNESCO ha confirmado la continuidad de la candidatura a Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural después de aceptar la documentación enviada por el Consell de Mallorca, como buen ejemplo de paisaje agrícola mediterráneo que combina los sistemas hidráulicos de origen islámico con sistemas de cultivo de olivo, haciendo énfasis en la relación entre el hombre y la naturaleza, la transformación del medio natural para aprovechar los recursos naturales con los medios y conocimientos de cada etapa histórica.

(Actualización: En 2011, el Paisaje cultural de la Serra de Tramuntana, fue declarado Patrimonio de la Humanidad).
Así pues, recién aterrizados en el aeropuerto de Son Sant Joan, recogimos el coche de alquiler y nos dirigimos hacia la Serra de Tramuntana donde nos alojamos las tres noches, concretamente entre los pueblos de Valldemosa y Deià.
Hay infinidad de excursiones interesantes por la zona y los aficionados al senderismo conocen bien el GR 221 llamado también la “Ruta de la Pedra en Sec” ya que transcurre por los antiguos caminos empedrados que comunicaban los pueblos y las posesiones, en medio de un paisaje de olivos cultivados en bancales de piedra en seco, sin cemento.
Con el tiempo más que limitado intentamos repartir la sierra en dos días, lo que nos daría una vaga idea de la zona, con la esperanza de poder profundizar en posteriores ocasiones.
El primer día recorrimos desde Deià hasta el Cap de Formentor, mientras que para el siguiente día hicimos de Valldemosa a Andratx, que dejaré para un segundo relato.




jueves, 22 de abril de 2010

Chester, la antigua Deva Victrix

La ciudad de Chester es el resultado de la evolución del asentamiento romano conocido con el nombre de Deva Victrix. Ubicada en la provincia romana de Britania, nació en el año 79 a.C. como fortaleza defensiva contra los brigantes, la tribu que habitaba el norte de la isla, con la finalidad de proteger las fértiles tierras regadas por el río Dee. Alrededor de dicha fortaleza se fue levantando un asentamiento civil que disponía incluso de un anfiteatro con capacidad para 10000 personas. Junto con Londres y York fue una de las ciudades más importantes de la Britania romana. Tras la marcha de los romanos, el asentamiento militar siguió habitado y tras muchos amaneceres y atardeceres se fue convirtiendo en la actual Chester, capital del condado de Cheshire. La época de mayor esplendor fue durante los siglos XII al XIV gracias a la importante actividad de su puerto, mayor entonces que el de Liverpool. Debido a una exagerada acumulación de sedimentos que provocó un retroceso del mar, la actividad portuaria fue disminuyendo.
Parece ser que la mayor parte del suelo de Chester pertenece al Duque de Westminster y la familia Grosvenor que ostenta el título, reside en las afueras de la ciudad. Chester es una ciudad muy “posh” donde buena parte de sus habitantes tienen un saneado nivel económico, como algunos jugadores de fútbol tanto del Liverpool como del Manchester que han fijado aquí su residencia; un lugar sin duda mucho más tranquilo.
La visita a Chester es una excursión muy recomendable que se puede hacer perfectamente en un día desde Liverpool. De Lime Street Station salen trenes cada media hora y a pesar de que tan sólo 44 km separan ambas ciudades, el tren para en todas y cada una de las estaciones tardando 40 minutos en llegar a destino.
Al llegar a Chester hay un autobús gratuito, disponible para los pasajeros del tren, que conduce hasta el centro. De todas formas, aconsejo caminar, es un corto paseo que permite tomar un primer contacto con la ciudad e incluso descubrir algún lugar interesante como el Parque Grosvenor. Se trata de un agradable espacio público, el mayor de la ciudad, y como la mayoría de parques ingleses está bien cuidado y diseñado con gusto. Situado a orillas del río Dee se trata de un buen ejemplo de parque victoriano, con sus avenidas de árboles alineados, estatuas, grandes explanadas de césped, parterres floridos y donde tampoco faltan las pícaras ardillas que nos tienen un buen rato entretenidos




jueves, 15 de abril de 2010

Algunas impresiones sobre Liverpool

Liverpool y Chester fueron las ciudades que elegimos para escaparnos algunos días de la pasada Semana Santa. ¿Motivos? Quedaría bien decir que somos unos incondicionales de los Beatles y que siempre habíamos soñado conocer la ciudad que les vio nacer o que el fútbol es nuestra pasión y queríamos pisar el estadio del Anfield, hogar del Liverpool Football Club. Ni una cosa ni la otra. La razón es mucho más banal: vuelo desde Reus a Liverpool que encajaba con los días festivos. Es lo que tiene el fenómeno low cost, que te anima a visitar lugares que quizás nunca antes te habrías planteado. Aunque a decir verdad, por Semana Santa, puentes y otras fechas en que la densidad de viajeros se multiplica, de low cost no tienen demasiado pero la ventaja de poder volar desde casa es una razón de peso.
Pocos días, pero los suficientes para hacerse una idea de la ciudad, con posibilidad incluso de acercarnos a Chester.
No me había creado grandes expectativas sobre esta ciudad del condado de Merseyside, que, como el nombre indica, se halla a orillas del río Mersey. Cuando uno no se hace demasiadas ilusiones, el resultado acostumbra a ser un éxito, al menos en mi caso.
Liverpool no forma parte de la lista de ciudades más bonitas de Europa ni posiblemente del Reino Unido, pero tiene algunos atractivos por los cuales merece una oportunidad.
Bajo mi punto de vista sus puntos fuertes son:

1.-La zona de los muelles, declarada en 2004 Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento al papel que desempeñaron en la expansión del comercio y la influencia británica durante la época del Imperio.
2.-Unos estupendos museos, la mayoría de ellos gratuitos, y una interesante oferta cultural y de ocio.
3.-Los Beatles y lo que ello representa para la ciudad.




martes, 16 de marzo de 2010

Mercado Tsukiji de Tokio y el futuro del atún rojo

Desde el pasado sábado día 13 se está celebrando en Qatar la reunión de la Convención CITES, que trata sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. Una de las especies amenazadas que se está debatiendo es el atún rojo, en vías de desaparición debido a su captura descontrolada.
Los científicos y ecologistas defienden que esta especie sea incluida en el llamado Apéndice I del Convenio CITES, lo que prohibiría el comercio internacional, mejorando así su supervivencia. España es el país comunitario que tiene más cuota de capturas, siendo el Mediterráneo balear una de las zonas de reproducción de la especie más importantes del mundo. Allí acuden los barcos en plena temporada de desove para optimizar las capturas en el menor tiempo posible.
El futuro del atún rojo se discutirá el próximo jueves, aunque es difícil que se llegue a un acuerdo que satisfaga a todas las partes. El mayor enemigo de la decisión de prohibir el comercio internacional del atún rojo es Japón, país que consume el 80% de las capturas europeas para elaborar el sushi y el sashimi.
Para cualquier persona que haya visitado el mercado de pescado de Tsukiji en Tokio es fácil imaginar lo que esto significa. Allí uno ve claro que los recursos de la Tierra no pueden ser inagotables, que la generosidad de los mares no puede ser infinita.




jueves, 11 de marzo de 2010

Almagro, un viaje al Siglo de Oro

El galán y la dama, el mozo y la criada, nobles y villanos, estudiantes, mercaderes, labradores, comendadores y artesanos. Los personajes que habitualmente tenían un papel más o menos relevante en las representaciones teatrales del Siglo de Oro, se iban haciendo un hueco dentro de mi imaginación. Aquel escenario me estaba invitando a un fascinante viaje en el tiempo y en pocos minutos me situaba a finales del Siglo XVI.
Me encontraba en el Corral de Comedias de la muy interesante ciudad manchega de Almagro. Fue una visita del todo improvisada que hicimos durante un alto en el camino en un viaje de Cuenca a Córdoba.
A pesar de ser una de las villas más turísticas de Ciudad Real, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1972, sólo había oído hablar de Almagro en relación a la larga tradición de encajes de bolillos, pero no conocía que en la magnífica Plaza Mayor se escondía ese pequeño tesoro. Afortunadamente, en la oficina de turismo conseguimos un buen mapa de la ciudad y la suficiente información para sacarle jugo a la visita.





domingo, 28 de febrero de 2010

Orcas

Esta semana aparecía en los medios de comunicación, una noticia poco habitual: “Una orca mata a su entrenadora durante un show en un parque acuático de Florida”.
Diferentes personas del público dieron la misma versión de los hechos y, por lo visto, una vez acabado el espectáculo, el animal salió rápidamente del tanque y, dando un salto en el aire, agarró a la entrenadora por la cintura empezando a sacudirla de manera muy violenta.
Hace ya algunos años visitamos varios de los parques de Orlando, entre ellos el parque acuático Sea World donde tuvo lugar el accidente. No hace falta decir que una de las principales atracciones es la actuación de las orcas, llamadas también ballenas asesinas.


domingo, 21 de febrero de 2010

El Valle de Kiso

Los viajeros que llegan Japón acostumbran a pasar de largo por la ciudad de Nagoya, situada en el centro de la isla de Honshu. Está claro que no tiene la chispa de Tokyo ni mucho menos el encanto de Kyoto pero tampoco me disgustó dedicarle un par de tardes y conocer de cerca la cuarta ciudad más grande del país y centro de la industria automovilística japonesa. La ciudad fue totalmente arrasada durante los bombardeos de 1945 en la 2ª Guerra Mundial, por lo que no hay que ir a buscar allí ni edificios históricos ni huellas del pasado sólo el trepidante día a día de una sociedad con un gran afán de superación.
Sin embargo desde Nagoya se pueden hacer algunas excursiones interesantes. Una de ellas es acercarse a Gifu, que se encuentra a tan sólo 20 minutos en tren, para ver la ancestral técnica de pesca con cormorán de la cual ya hablé en un anterior post

Otra excursión muy interesante y de fácil acceso desde Nagoya es el Valle de Kiso.




domingo, 14 de febrero de 2010

Los Jardines Butchart

Como si de una cita obligada se tratara, me gusta visitar los parques y jardines de cualquier rincón del Planeta. No hay nada tan gratificante como descansar bajo la sombra de un árbol, impregnarse del perfume de las flores o del olor a tierra mojada, mimar a nuestra retina con la belleza de una flor o, simplemente pasear y dejarse sorprender.
Ya se trate de grandes parques o pequeños jardines, públicos o privados, de sofisticados diseños o más bien salvajes… siempre encontraremos un modelo acorde a nuestra manera de ser y a nuestros gustos.
De todos los que he tenido oportunidad de conocer, sin duda los jardines que más me han cautivado han sido los japoneses, donde cada detalle, cada planta o cada piedra tienen una razón de ser. Pero no voy a hablar de los jardines japoneses sino de los magníficos Jardines Butchart, visita imprescindible en cualquier viaje a Isla Vancouver en la provincia canadiense de British Columbia. Dichos jardines se localizan en Brentwood Bay, pequeño pueblo cerca de la interesante ciudad de Victoria.



martes, 26 de enero de 2010

Los peul, anclados en el tiempo

Y continuando en Senegal …
Una de sus mayores riquezas es el mosaico de las diferentes etnias que se distribuyen a lo largo y ancho de su territorio, la mayoría de las cuales se encuentran también presentes en los países vecinos. En Senegal, la etnia mayoritaria (un 45% aproximadamente) es la wolof que dentro de sus 196.192 km2 convive, o mejor dicho, cohabita con los lebu, serer, diola, tukulor, mandinga y peul entre otros.
Por diferentes motivos fue con algunos diola con quienes tuvimos más relación y con los que compartimos largas sobremesas, risas, algún que otro apuro pero, en definitiva, los mejores momentos vividos en el país.
Sin embargo, hoy no voy a hablar de los diola, sino de los peul, con los que nos cruzamos en un efímero aunque gratificante encuentro.




jueves, 21 de enero de 2010

La Lengua de Barbarie

A pesar de que hace ya más de tres años que viajamos a Senegal, tengo muy vivo el recuerdo del par de días que pasamos en un pequeño campamento de la Lengua de Barbarie. Tal como su nombre indica, la Lengua de Barbarie se trata de una larga y estrecha lengua de tierra de 2000 hectáreas que separa el río Senegal del Océano Atlántico.
No voy a discutir que el sur del país, verde y frondoso, tiene para la mayoría más atractivo turístico que el seco y polvoriento norte. Pero a tan sólo 25 km de Saint Louis se esconde este verdadero tesoro natural. En 1976 se declaró Parque Nacional y dos terceras partes del mismo son humedales donde anidan y se alimentan miles de aves migratorias. En realidad, el Parque abarca una parte de la superficie continental, parte del río y los últimos kilómetros de la Lengua de Barbarie.
Allí no hay que ir a buscar mucho más aparte de desiertas playas, dunas, extensos manglares y un paisaje único ligado simultáneamente al río y al mar.
El río Senegal nace en Guinea y dirige su curso hacia el noroeste pasando por Malí y penetrando en Senegal donde traza frontera con Mauritania. Después de recorrer 1420 km desemboca en el Océano Atlántico, muy cerca de Saint Louis, configurando un irregular delta. En el lado sur de la salida del río al mar se extiende esta particular barrera arenosa paralela a la costa, con 300 metros de ancho y 30 kilómetros de longitud.
Gran parte de su atractivo se debe a que es un destino poco concurrido. Las infraestructuras son escasas y el acceso es únicamente en piragua, navegando por el río en un corto trayecto de unos 15 minutos.




jueves, 14 de enero de 2010

El arpa celta

Irlanda es un país de símbolos. Tres de los más representativos son sin duda, el trébol, el simpático duendecillo de la mitología irlandesa llamado Leprechaun y el arpa irlandesa o el arpa celta (cláirseach en gaélico). De todos ellos, creo que el arpa es el que mejor representa a Irlanda y su imagen se asocia con este país desde el siglo XIII a pesar de que ya se encuentran indicios de su existencia desde el siglo VIII.


Antiguas civilizaciones como Mesopotamia y Egipto introdujeron el arpa, hace alrededor de 5000 años. En la antigua Tebas se han hallado arpas esculpidas en diferentes monumentos y en una de las tumbas del Valle de los Nobles se encontró un arpa de madera entre el material funerario. Parece ser que el arpa acompañaba fiestas religiosas, funerales o procesiones.
Irlanda es el único país del mundo que tiene un instrumento musical como símbolo nacional.


viernes, 8 de enero de 2010

Macao en un día

Viajar a Macao (o Macau en portugués) desde Hong Kong es tan accesible que se ha convertido en una de las visitas casi imprescindibles para todo aquel que viaja a la gran metrópoli china.
Al igual que Hong Kong, Macao se trata de una región administrativa especial de la República Popular China. Después de nada menos que 450 años bajo administración portuguesa, el día 20 de diciembre de 1999 pasó de nuevo a manos chinas. Eso sí, garantizando al menos 50 años de autonomía y continuidad del sistema capitalista.

Cogemos el metro hasta Sheung Wan, la última parada de la línea Central, desde donde parten los ferrys hasta Macao. Diferentes compañías operan ese trayecto y nos ponemos a hacer cola delante de la primera taquilla que corresponde a la compañía TurboJet. Sabía que Macao era un destino popular entre los chinos, pero no me había imaginado encontrar tanta gente en la terminal de los ferrys. Su economía se basa en el juego y es el único lugar de China en el que es legal, lo que atrae a cientos de visitantes de la vecina Hong Kong y de la China continental donde los casinos están totalmente prohibidos.


Antes de pasar el control de pasaportes tenemos que hacer de nuevo una larga cola. El barco es un jet rápido que nos dejará en Macao en aproximadamente una hora, el tiempo suficiente para relajarnos, llenar los papeles del visado y los impresos declarando que no hemos estado en contacto con la gripe A. Toda la documentación está escrita en cantonés, inglés y portugués. El dialecto chino más hablado es el cantonés a pesar de que cada vez se escucha más el chino mandarín, mientras que la segunda lengua más hablada es el inglés y no el portugués como se podría suponer. La comunidad de los macaenses (personas de ascendencia mixta portuguesa y asiática) es tan sólo de un 2% pero el portugués se ha mantenido como idioma oficial junto con el cantonés.