miércoles, 25 de agosto de 2010

Kuching, la ciudad del gato

Nos despedimos de Kuala Lumpur y en apenas una hora y media de vuelo aterrizamos en Kuching, capital del estado de Sarawak, en la isla de Borneo.
Aunque el vuelo fue corto los minutos nunca me habían parecido tan infinitamente largos. Atravesamos una aparatosa tormenta eléctrica y daba la sensación de que íbamos esquivando los relámpagos hasta que una descarga provocó un fuerte coletazo al avión que dejó a todo el pasaje mudo de golpe. No tengo miedo a volar y acostumbro a viajar muy relajada pero en esas décimas de segundo pasaron mil cosas por mi cabeza y, a decir verdad, ninguna de buena. Cuando lo peor ya había pasado y el cielo empezó a despejar tímidamente, entre las nubes pudimos intuir la primera imagen de la isla.
El nombre de Borneo me evoca tierra de junglas interminables, ríos caudalosos, historias de cortadores de cabezas, bosques de manglares, islas de ensueño y zonas impenetrables, pero desgraciadamente la mano del hombre se ha dejado notar y de qué manera. La deforestación de la isla es un hecho y muchas hectáreas de selva se han convertido en muebles de maderas tropicales o, más recientemente, en plantaciones de palma aceitera. La primera sensación es de rabia contenida pero … ay que fácil es criticar y tener en la terraza una mesa de teka comprada por una miseria o maldecir mil veces a los que tienen poder, por permitir la tala indiscriminada cuando la palma aceitera es el único modus vivendi de una parte importante de la población. Y es que nosotros cuando viajamos queremos encontrarnos un Planeta virgen, salvaje, impoluto, de postal, porqué sólo tenemos derecho los occidentales a contaminar, arrasar nuestros bosques y a destrozar nuestro litoral.
Y por descontado que no apruebo esta política pero no me siento con ninguna autoridad moral para juzgar unos hechos que al fin y al cabo es lo que ha practicado a destajo el mal llamado mundo desarrollado durante décadas.
Paréntesis aparte y a pesar de esa realidad, Borneo tiene aun muchas cosas para mostrarnos y nosotros dispuestos a conocer algunas de ellas.





Kuching es la capital de Sarawak y creo que no me equivoco si digo que es la ciudad más agradable del Borneo malayo, por lo menos de las que visitamos. Tiene ese encanto de las ciudades no demasiado grandes, una buena oferta cultural y posibilidad de realizar diversas excursiones interesantes sin tener que hacer muchos kilómetros. El caudaloso Sungai Sarawak la divide en dos partes y es en la orilla sur donde se encuentran los principales puntos de interés turístico. El ambiente que se respira a orillas del río se presta a largos paseos, especialmente a última hora de la tarde para poder contemplar la puesta de sol mientras se escucha la llamada a la oración de las mezquitas y cenar luego en alguno de los múltiples puestos.
De los cinco día que estuvimos en Kuching dedicamos bastantes momentos al paseo y a callejear, alternando con visitas a museos, excursiones, mercados y asistir al Rainforest World Festival que tendrá capítulo propio.






Kuching en idioma malayo significa gato y en honor a tan admirado animal hay varias estatuas de gatos repartidas por la ciudad e incluso las tapas de las alcantarillas tienen el debido sello felino. Pero eso no es todo, se enorgullecen de tener un Museo del gato que sale incluso en el Libro Guiness de los Récords. Se encuentra en la orilla norte, en el Ayuntamiento o City Hall, un rocambolesco edificio en forma de ovni, porqué en Kuching cada orilla de río tiene un alcalde y por tanto un ayuntamiento. El Museo está dividido en diferentes secciones temáticas: el significado de los gatos para el pueblo de Malasia, el gato en el Antiguo Egipto, en la Edad Media… las supersticiones sobre los gatos, su comportamiento y hábitos, los gatos en el cine, gatos de personajes famosos, postales de gatos, sellos de gatos, fotos varias y muchas, muchas, muchísimas figuritas de aquellas tan horribles que en mi casa pasarían por el cajón del olvido como fase intermedia al cubo de la basura. No se puede negar que la idea es original pero no lo aconsejo a no ser que alguien sea un incondicional de los felinos o que le sobre mucho tiempo en Kuching, más que nada porqué cae lejos del centro y hacer el viaje hasta allí no merece demasiado la pena. Lo único a destacar es que me hicieron una entrevista para un canal de televisión en la cual solté alguna mentirijilla afirmando que el museo me parecía muy interesante. En fin, una mentira piadosa.







Los Museos que sí merecen una detenida visita, están concentrados alrededor de la plaza Merdeka o de la Independencia. Aquí se encuentra el magnífico Museo de Sarawak además del Museo de Historia Natural o el Museo de Arte, ubicados en encalados edificios coloniales que siguen todos ellos el mismo estilo arquitectónico. El Museo de Sarawak está dividido en dos secciones o edificios separados por un puente. Uno de ellos, el edificio más antiguo, es una bonita mansión colonial que contiene el Museo Etnológico inaugurado en 1891. Aquí se encuentra mucha información sobre las costumbres de los pueblos tribales de Borneo, resultando especialmente interesante todo lo que habla sobre los tatuajes de los iban que representan actualmente un 30% de la población de Sarawak. Cerámica, joyas, lanzas, métodos de caza y pesca y muchos utensilios cotidianos de estas tribus completan la sala superior. En la planta baja se exhibe una colección disecada de toda la fauna de la isla, esqueletos de algunas especies como orangutanes, proboscis o ballenas y una extensa muestra de todas las serpientes que rondan por estas selvas.
Atravesando el puente se llega a la nueva ala del Museo, el Tun Abdul Razak Hall con un aire más actual y moderno. Se habla de los importantes yacimientos arqueológicos de Sarawak, minerales y extracción petrolífera, cerámica y otras secciones que nos ocupan prácticamente toda una mañana.
Visitamos también el Museo Textil ubicado en otro bonito edificio colonial justo delante de la imponente oficina de correos de robustas columnas corintias blanco nuclear. Éste es mucho más pequeño pero no menos interesante. Podemos aprender acerca de la vestimenta y máscaras de todas las tribus de Sarawak, siendo especialmente interesantes los trajes que utilizan para las bodas, tanto por su colorido como por sus ricas ornamentaciones.









Y es que Kuching, a diferencia de lo que comenté respecto a Kuala Lumpur, es una ciudad que se disfruta caminando. De su pasado colonial quedan unos sencillos aunque bellos edificios que se salvaron de la II Guerra Mundial y se mantienen limpios y bien cuidados dando un aire elegante a la ciudad del gato. Uno de tales edificios corresponde a los antiguos juzgados donde se halla la oficina de turismo, un centro cultural y un bar restaurante, ideal para tomar una cervecita fresca o un zumo de frutas.











Pero Kuching no sólo se viste de blanco, todo al contrario, porque el color da vida a sus calles y mercados: El color rojo de Chinatown o el color de las telas que se venden en los pequeños comercios de la peatonal Julan India. Los puestos del open market que se encuentra muy cerca de la Mezquita la cual destaca por sus grandes cúpulas doradas, como también lo son las del pequeño templo sij cercano.
Pasear por el llamado main bazaar tiene también su encanto. Una calle porticada de tiendas, básicamente de artesanía y recuerdos, paralela al paseo del río. Durante el día los porches protegen del sol de justicia y es también un buen lugar para cobijarse cuando los fuertes chaparrones hacen acto de presencia, prácticamente a diario.
El mercado dominical de Julan Satok es otro lugar que merece una visita. De hecho, el mercado empieza el sábado por la tarde cuando van llegando los campesinos con sus mercancías y van montando los puestos donde pasan la noche para tenerlo todo a punto para el domingo.









Para pasar al otro lado del río, la forma más rápida es utilizar una de las pequeñas barcas que van y vienen continuamente. Aquí se encuentra el palacio o Istana, que no está abierto al público, el Fuerte Margarita que se construyó para defensa de la ciudad de los piratas y se bautizó con el nombre de la esposa del virrey blanco, Jacques Brooke. Muy cerca del palacio hay un interesante jardín de orquídeas que tuvimos que visitar más deprisa de lo que nos hubiera gustado ya que estaban esperando la visita del Ministro de Turismo.



















Y no hay que olvidar la gastronomía: buenos restaurantes a un precio más que asequible ponen la guinda a unos perfectos días en la capital de Sarawak.




6 comentarios:

  1. Me ha encantado el relato y las fotos, especialmente esa preciosidad de cielo que sólo se ve en ciertos lugares.

    No te lo he dicho, pero estás haciendome vivir un viaje que nunca pudé lograr hacer (con vuelos y todo) y veo que ha merecido mucho la pena...

    Aquí tienes otro fiel seguidor ya, jejej

    Isaac (y Paula)
    www.chavetas.es

    ResponderEliminar
  2. Genial Post! La verdad es que no conozco de Kuching ni la mitad de cosas que habeis visto!Nosotros también nos sentimos muy a gusto allí. Es una ciudad tranquila y con buena gastronomía.
    Suscribo tus palabras en cuanto a la Deforestación de Borneo y el que esté libre de culpa que tire la primera piedra...es un tema demasiado controvertido y por más vueltas que le doy no acabo de encontrar una solución justa para todos...es muy triste.
    Un petonàs!

    ResponderEliminar
  3. Hola Isaac y Paula
    Me alegro que estos relatos te ayuden a viajar a Borneo, aunque es mejor que algún día lo puedas vivir en directo.
    Un abrazo

    M.Teresa

    ResponderEliminar
  4. Hola Belle,
    Cada vez que se habla de estos temas medioambientales, y en ese caso concreto la deforestación, me siento bastante hipócrita ya que desde nuestra situación privilegiada es muy cómodo acusar sin que nosotros queramos renunciar a ninguna de nuestras comodidades o caprichos que nos aporta el consumismo, llámese contaminación, nucleares, etc etc...
    Tal como tú bien dices, que tire la primera piedra el que esté libre de culpa.

    Una abraçada

    M.Teresa

    ResponderEliminar
  5. Hola María Teresa:

    Cuentas las cosas de tal manera que dan ganas de salir para allá, (a pesar de las tormentas) y de la mano del hombre que todo lo arrasa (totalmente de acuerdo en lo que comentas, siendo nosotros, los occidentales los que en cierta manera lo provocamos) . esta vez me llama la atención lo pulcro y aseadito que está todo ¿es así el país?.

    Las fotos espectaculares. se nota que sabes bastante de ello. En fin, que espero ya el siguiente post.

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Hola Fernando,
    A excepción de casos muy concretos he encontrado un país limpio donde te sientes a gusto. De todas formas, Kuching es una ciudad que está muy bien cuidada.
    En cuanto a las fotos, no entiendo nada de fotografía digital. Ya hace años hice un curso de fotografía y revelado que me fue muy útil entonces, pero ahora es otro mundo y soy una completa analfabeta. Lo que pasa es de las milea de fotos que sacamos en los viajes, por probabilidades algunas tendrán que salir bien!!!!
    Gracias de todas formas.
    Un abrazo y feliz y caluroso fin de semana. Dentro de un par de horas me voy para Andorra a ver si se respira un aire un poco más fresco.

    M.Teresa

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.