jueves, 22 de abril de 2010

Chester, la antigua Deva Victrix

La ciudad de Chester es el resultado de la evolución del asentamiento romano conocido con el nombre de Deva Victrix. Ubicada en la provincia romana de Britania, nació en el año 79 a.C. como fortaleza defensiva contra los brigantes, la tribu que habitaba el norte de la isla, con la finalidad de proteger las fértiles tierras regadas por el río Dee. Alrededor de dicha fortaleza se fue levantando un asentamiento civil que disponía incluso de un anfiteatro con capacidad para 10000 personas. Junto con Londres y York fue una de las ciudades más importantes de la Britania romana. Tras la marcha de los romanos, el asentamiento militar siguió habitado y tras muchos amaneceres y atardeceres se fue convirtiendo en la actual Chester, capital del condado de Cheshire. La época de mayor esplendor fue durante los siglos XII al XIV gracias a la importante actividad de su puerto, mayor entonces que el de Liverpool. Debido a una exagerada acumulación de sedimentos que provocó un retroceso del mar, la actividad portuaria fue disminuyendo.
Parece ser que la mayor parte del suelo de Chester pertenece al Duque de Westminster y la familia Grosvenor que ostenta el título, reside en las afueras de la ciudad. Chester es una ciudad muy “posh” donde buena parte de sus habitantes tienen un saneado nivel económico, como algunos jugadores de fútbol tanto del Liverpool como del Manchester que han fijado aquí su residencia; un lugar sin duda mucho más tranquilo.
La visita a Chester es una excursión muy recomendable que se puede hacer perfectamente en un día desde Liverpool. De Lime Street Station salen trenes cada media hora y a pesar de que tan sólo 44 km separan ambas ciudades, el tren para en todas y cada una de las estaciones tardando 40 minutos en llegar a destino.
Al llegar a Chester hay un autobús gratuito, disponible para los pasajeros del tren, que conduce hasta el centro. De todas formas, aconsejo caminar, es un corto paseo que permite tomar un primer contacto con la ciudad e incluso descubrir algún lugar interesante como el Parque Grosvenor. Se trata de un agradable espacio público, el mayor de la ciudad, y como la mayoría de parques ingleses está bien cuidado y diseñado con gusto. Situado a orillas del río Dee se trata de un buen ejemplo de parque victoriano, con sus avenidas de árboles alineados, estatuas, grandes explanadas de césped, parterres floridos y donde tampoco faltan las pícaras ardillas que nos tienen un buen rato entretenidos




jueves, 15 de abril de 2010

Algunas impresiones sobre Liverpool

Liverpool y Chester fueron las ciudades que elegimos para escaparnos algunos días de la pasada Semana Santa. ¿Motivos? Quedaría bien decir que somos unos incondicionales de los Beatles y que siempre habíamos soñado conocer la ciudad que les vio nacer o que el fútbol es nuestra pasión y queríamos pisar el estadio del Anfield, hogar del Liverpool Football Club. Ni una cosa ni la otra. La razón es mucho más banal: vuelo desde Reus a Liverpool que encajaba con los días festivos. Es lo que tiene el fenómeno low cost, que te anima a visitar lugares que quizás nunca antes te habrías planteado. Aunque a decir verdad, por Semana Santa, puentes y otras fechas en que la densidad de viajeros se multiplica, de low cost no tienen demasiado pero la ventaja de poder volar desde casa es una razón de peso.
Pocos días, pero los suficientes para hacerse una idea de la ciudad, con posibilidad incluso de acercarnos a Chester.
No me había creado grandes expectativas sobre esta ciudad del condado de Merseyside, que, como el nombre indica, se halla a orillas del río Mersey. Cuando uno no se hace demasiadas ilusiones, el resultado acostumbra a ser un éxito, al menos en mi caso.
Liverpool no forma parte de la lista de ciudades más bonitas de Europa ni posiblemente del Reino Unido, pero tiene algunos atractivos por los cuales merece una oportunidad.
Bajo mi punto de vista sus puntos fuertes son:

1.-La zona de los muelles, declarada en 2004 Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento al papel que desempeñaron en la expansión del comercio y la influencia británica durante la época del Imperio.
2.-Unos estupendos museos, la mayoría de ellos gratuitos, y una interesante oferta cultural y de ocio.
3.-Los Beatles y lo que ello representa para la ciudad.