martes, 28 de septiembre de 2010

Tres días en Brunei

No recuerdo ningún profesor de geografía que me enseñara dónde se encuentra el pequeño sultanato de Brunei Darussalam o me hiciera aprender el nombre de su capital, Bandar Seri Begawan, BSB como se la conoce popularmente.
Reconozco que mis conocimientos en esa materia han mejorado significativamente desde que empecé a viajar que, como he dicho en varias ocasiones, considero el método más eficaz de aprendizaje. Así pues, la primera vez que me enteré de la existencia de un país llamado Brunéi, no fue consultando ningún atlas, sino hojeando una revista Hola que cayó en mis manos. Hablaban de un sultán inmensamente rico y la opulencia y el lujo se manifestaba en todas y cada una de las fotos del reportaje donde predominaba el oro, las sedas, el mármol y las maderas nobles. Situé entonces Brunei en el mapa pero jamás pensé que algún día podría viajar hasta allí y mucho menos que podría ver en persona a aquel personaje de cuento de hadas.
Situado en el noroeste de la isla de Borneo y enclavado entre los estados malayos de Sarawak y Sabah, está prácticamente cubierto por selva tropical y tiene un clima cálido y húmedo durante todo el año. La industria turística está muy poco desarrollada y son escasos los viajeros que le dedican unos días. A pesar de ello, parece que están empezando a promocionar el país y ya leí en algún sitio que han bautizado a Brunei como “la Venecia asiática” por la cantidad de ríos que la bañan. Yo no sé cuántas “Venecias” habrá en el mundo pero por lo visto, cualquier lugar que se precie turísticamente hablando, debe compararse con la ciudad de los canales.
Entre los siglos XIV y XVI fue un sultanato muy poderoso y su reino cubría toda la isla de Borneo y el sudoeste de las islas Filipinas. A la llegada de los europeos su poder se fue debilitando y en el siglo XIX perdió casi todo su territorio que pasó a manos de los rajás blancos de Sarawak. Desde el siglo XIV el sultán ha sido de la misma dinastía y es el cabeza de Estado y del gobierno. El Islam es la religión oficial de Brunei y el sultán es también el jefe religioso del país, o sea que recae sobre la misma figura el total y absoluto poder. Durante los años 60 tuvo lugar una pequeña rebelión contra la monarquía que fue controlada por el Reino Unido, del cual Brunéi era protectorado (de 1888 a 1984). Posteriormente, Brunei no aceptó participar en la Federación malaya y se ha mantenido hasta nuestros días como país independiente, sin tener que compartir con sus vecinos los beneficios de la explotación de sus abundantes recursos mineros: yacimientos petrolíferos, gas natural y carbón.
Pero no todo es tan bonito como parece porqué esa gran riqueza se concentra en manos del rey y sus allegados. El gobierno está formado por un Consejo privado, un Consejo de Ministros y un Consejo Legislativo de 20 miembros, cargos ocupados por familiares y amigos del sultán. De sus cerca de 400.000 habitantes, los bruneanos no llegan a 30.000. Esa minoría goza de un elevado nivel de vida mientras que el resto de la población, básicamente inmigrantes de origen malayo y chino, se gana la vida en el país pero sus privilegios son escasos. Sin embargo hay que decir que en Brunei no se pagan impuestos, la Seguridad Social es gratuita y la gasolina a precio de risa.
Se trata de una monarquía absoluta y a pesar de que el rey estudió en Londres y tiene mucha afinidad con ese país, el gobierno es poco tolerante en muchos aspectos. Es un país islámico donde sus habitantes están obligados a seguir el modelo más estricto de la religión. Está totalmente prohibido consumir alcohol y si un ciudadano de Brunei bebe fuera del país, se castiga con la cárcel a su regreso. También existe la pena de diez años de cárcel por mantener relaciones homosexuales y un largo etcétera.
Después de leer algunos comentarios bastante críticos y desalentadores sobre el país, estuvimos dudando si merecía la pena dedicarle unos días, pero cuando me di cuenta que por fechas teníamos la oportunidad de coincidir con las celebraciones del aniversario del sultán, la decisión fue fácil de tomar.


sábado, 18 de septiembre de 2010

Por el Norte de Sarawak: Miri, Cuevas Niah y visita a una longhouse

Después de visitar Kuching y alrededores, la siguiente etapa del viaje nos llevará a la zona norte de la provincia de Sarawak.
Llegamos a Miri, la segunda ciudad de Sarawak, en un corto vuelo de Malaysia Airlines procedente de Kuching. En Miri se desarrolló a principios del siglo XX una importante industria petrolífera que sigue siendo la primera industria de la ciudad. La compañía Shell perforó en 1910 el primer pozo petrolífero, conocido como The Grand Old Lady, actualmente una de las escasas atracciones turísticas de Miri.
Sin embargo, la mayoría de turistas que llegan hasta aquí lo hacen para visitar las Cuevas de Gunung Mulu, declaradas Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Cerca de Miri se encuentran también las Cuevas de Niah que a pesar de no ser tan conocidas como las primeras tienen una gran importancia arqueológica.
Nos alojamos en el Hotel Eastwood Valley Golf & Country Club situado a 4 km del aeropuerto. Aunque apartado del centro de la ciudad, el entorno es magnífico y el hotel dispone de un servicio de transporte gratuito tanto al aeropuerto como al centro, con lo que la distancia no representa ningún inconveniente.
En Miri estaremos tres noches y nuestros planes iniciales consisten en visitar el Parque Nacional Lamber Hills y el Parque Nacional Niah donde se encuentran las Cuevas del mismo nombre. Las Cuevas de Gunung Mulu ya las descartamos de entrada, porque significa sumar otros dos vuelos a un total de once que tenemos previstos en todo el viaje, contando los intercontinentales.
Quedamos con la recepcionista del hotel en que mañana a las 8:30am nos dejarán en la ciudad, en el Centro Comercial Imperial Mall. Evidentemente nuestro interés no es ir de compras, y menos a esa hora de la mañana, pero por lo visto la gran distracción de los habitantes de Miri y de muchos de los turistas que allí acuden es pasar las horas en los múltiples y bien surtidos centros comerciales. Ese debe ser el motivo por el cual los únicos destinos de la minivan del hotel son los diferentes shopings malls. Poco importa, porque desde allí iremos a la estación de autobuses de donde sale el que nos llevará al Parque Nacional Lamber Hills en poco más de 40 minutos.




domingo, 12 de septiembre de 2010

Rainforest World Music Festival. Kuching

Uno de los eventos anuales más importantes que se celebran en Sarawak es el Rainforest World Music Festival. El festival cuenta con la presencia de músicos de todo el mundo, especialmente música indígena de Borneo y cada mes de julio durante tres días ofrece además de música, una buena muestra de actividades culturales, lúdicas y gastronómicas.
Y allí estábamos nosotros, dispuestos a conocer de primera mano este acontecimiento y dejarnos seducir por la cultura de Borneo.
La Aldea Cultural de Sarawak, lugar que acoge el evento, se encuentra en la turística península de Santubong a unos 35 km al norte de Kuching.




domingo, 5 de septiembre de 2010

Semenggoh y Parque Nacional de Bako




Desde Kuching realizamos dos agradables excursiones, fácilmente accesibles para hacer en un día y muy recomendables. Se trata del Centro de rehabilitación de orangutanes de Semenggoh y del Parque Nacional de Bako.