viernes, 26 de noviembre de 2010

Un paseo por Girona

No hay excusa que valga, es imperdonable no conocer algunos tesoros que se encuentran a cuatro pasos de casa. Nos atrae lo lejano y exótico y las buenas intenciones de conocer nuestro patrimonio natural o cultural acostumbran muchas veces a quedarse tan sólo en eso, intenciones. 
Me he propuesto hacer los deberes y dedicar algunos fines de semana a recorrer lugares que se van acumulando en mi interminable lista y uno de estos lugares era, sin duda, Girona.
Aunque hemos ido recorriendo bastantes rincones de la provincia, hacía muchos años que no visitaba la ciudad. A decir verdad, creo que desde que fuimos de excursión con el colegio no había vuelto a Girona y desde entonces ha llovido bastante. Alguna imagen difusa y las escaleras de la catedral con su imponente fachada al fondo era lo poco que recordaba.
El gran cambio que ha experimentado la ciudad en los últimos años es comentario habitual y me apetecía hacer una visita a esa nueva Girona tantas veces elogiada.
Aprovechando un pequeño respiro que nos dejó el pasado mes de agosto, decidimos ponernos en marcha y a poco más de las diez de la mañana de un relativamente fresco y soleado domingo ya nos encontrábamos saliendo de la oficina de turismo con un mapa en mano.
La mayoría de los lugares de interés se encuentran en el casco antiguo y concentrados en una reducida área, ideal para hacer el recorrido en un tranquilo paseo.
En vez de cruzar el río Onyar por el Pont de Sant Feliu, caminamos hasta el siguiente puente llamado Pont d’en Gómez. La vista de las casas de fachadas multicolores reflejadas en el río es una de las imágenes más pintorescas y a la vez más fotografiadas de Girona e inspiración de muchos artistas.





viernes, 19 de noviembre de 2010

Singa Pura, la ciudad del león


El nombre de Singapur proviene de "Singa Pura" o ciudad del león, denominación que surgió durante el siglo XI y que tiene origen en la leyenda que cuenta como un príncipe que visitaba la zona vio un animal al que confundió con un león.
Singapur es uno de esos destinos que gusta a casi todo el mundo. Por diversas razones y mire como se mire es una ciudad–estado atípica dentro del caos existente en otros países del Sudeste Asiático. Tanto es así, que en algunos momentos tenía la sensación de estar paseando por un parque temático. Ni en Little India, ni en Chinatown ni en Kampong Glam (barrio musulmán) me cuadraban la extrema limpieza, el orden o las correctas señalizaciones.





viernes, 5 de noviembre de 2010

Sungai Kinabatangan, el regalo de Malasia a la Tierra

Nuestra siguiente etapa nos conducirá hasta la cuenca del Sungai Kinabatangan, que con sus 560 kilómetros es el río más largo de Sabah. Sus orillas esconden un santuario de vida salvaje que dibujan uno de los ecosistemas más ricos de la Tierra, motivo que le convierte en uno de los destinos más atractivos de la zona.
El viajero independiente no lo tiene demasiado fácil para moverse ya que los touroperadores tienen la exclusiva de algunos destinos. Sin embargo, a pesar de la escasa presencia de transporte público y la poca oferta de alojamientos que no estén ligados a alguna agencia, es posible organizarse para pasar unos días en la cuenca del río. 
Antes de emprender el viaje había intercambiado algunos correos con la oficina de turismo de Sabah y a pesar de que me confirman que hay un bus diario de Sandakan a Sukau, no me aclaran ni el horario ni el lugar de parada.
De buena mañana, llamo al Greenview Sukau B&B donde nos alojaremos las dos próximas noches y me comentan que han hablado con el conductor del bus y que nos pasará a recoger por el Sepilok Jungle Resort entre la 1pm y 1:30pm, evitando así tener que retroceder hasta Sandakan.
A las 12 ya estamos preparados pero a las 2 todavía no ha llegado nadie y empiezo a temer que algo falla. Al final todo ha sido un malentendido y aunque pueda parecer poco habitual el chofer pasó a recogernos pero se ve que esperaba encontrar a tres chicas y al no ser así emprendió el viaje sin nosotros. Por lo que deduzco no estarán acostumbrados a que sea una mujer quien negocie los alojamientos o los transportes y como dejé mi nombre para la reserva de una habitación triple, pensarían que éramos tres chicas. Vaya por Dios!  Después de unas cuantas llamadas, a las 3 de la tarde nos recoge una furgoneta pero a pesar de que nos arreglan el precio nos sale bastante más caro de lo que teníamos previsto. Lo único que nos importa ahora es llegar cuanto antes a Sukau.