lunes, 14 de febrero de 2011

Viajando de manera diferente por Paulo Coelho

Este fin de semana me disponía a  leer un viejo libro cuando apareció entre sus páginas y cuidadosamente doblado, un recorte de suplemento dominical que en su día guardé como un pequeño tesoro. No lleva fecha pero calculo que el escrito debe tener cinco o seis años.
Se trata de nueve puntos a modo de consejo, que el gran escritor carioca Paulo Coelho da a todo aquel viajero con alma de peregrino, como él mismo se autodefine.
Posiblemente, la mayoría de viajeros seguidores de este blog ya lo habréis leído en alguna otra parte, pero como a mí me ha gustado releerlo, lo quiero compartir con vosotros. 

Parque Nacional de Addo. Sudáfrica 




VIAJANDO DE MANERA DIFERENTE. Paulo Coelho

Desde muy joven descubrí que el viajar era, para mí, la mejor manera de aprender. Continúo hasta hoy con esta alma de peregrino, y decidí relatar en esta columna algunas de las lecciones que aprendí, esperando que puedan ser útiles a otros peregrinos como yo.

1) Evite los museos.
El consejo puede parecer absurdo, pero vamos a reflexionar un poco juntos: si usted está en una ciudad extranjera, ¿no es mucho más interesante ir en busca del presente que del pasado? Sucede que las personas se sienten obligadas a ir a museos porque aprendieron desde pequeñas que viajar es buscar ese tipo de cultura. Es claro que los museos son importantes, pero exigen tiempo y objetividad – tiene antes que saber qué desea ver allí, o va a salir con la impresión de que vio un montón de cosas fundamentales para su vida, pero que no recuerda cuáles son-.

2) Frecuente los bares.
Allí, al contrario de los museos, la vida de la ciudad se manifiesta. Bares no son discotecas, sino lugares adonde la gente va, toma algo, piensa en el tiempo y está siempre dispuesta a una conversación. Compre un diario y quédese contemplando el movimiento del local. Si alguien inicia un tema, por más bobo que sea, acepte la charla: no se puede juzgar la belleza de un camino mirando solamente su puerta.

3) Esté disponible.
El mejor guía de turismo es alguien que vive en el lugar, conoce todo, está orgulloso de su ciudad, pero no trabaja en una agencia. Salga por la calle, elija a la persona con quien desea conversar y pídale informaciones (¿dónde queda tal catedral?, ¿dónde está el Correo?). Si no resulta, pruebe con otra; le garantizo que al final del día habrá encontrado una excelente compañía.

4) Procure viajar solo o – si está casado- con su cónyuge.
Le dará más trabajo, nadie lo (o los) cuidará, pero sólo de esa manera podrá realmente salir de su país. Los viajes en grupo son una manera disfrazada de estar en una tierra extranjera, pero hablando su lengua natal, obedeciendo a lo que manda el jefe del rebaño, preocupándose más con las murmuraciones del grupo que con el lugar que se está visitando.

5) No compare.
No compare nada – ni precios, ni limpieza, ni calidad de vida, ni medios de transporte, ¡nada! Usted no está viajando para probar que vive mejor que los otros; su búsqueda, en verdad, es saber cómo los otros viven, lo que pueden enseñar, cómo se enfrentan a la realidad y con lo extraordinario de la vida.

6) Entienda que todo el mundo le entiende.
Aunque no hable el idioma, no tenga miedo: yo estuve en muchos lugares donde no había manera de comunicarme a través de las palabras y siempre terminé encontrando apoyo, orientación, sugerencias importantes, y hasta aventuras amorosas. Algunas personas creen que, si viajan solas, saldrán a la calle y se perderán para siempre. Basta tener la tarjeta del hotel en el bolsillo y – en una situación extrema – tomar un taxi y mostrarla al chófer.

7) No compre mucho.
Gaste su dinero en cosas que después no tendrá que cargar: buenas obras de teatro, restaurantes, paseos. Hoy en día, con el mercado global e Internet, puede tener todo sin necesidad de pagar exceso de equipaje.

8) No intente ver el mundo en un mes.
Más vale quedarse en una ciudad cuatro o cinco días, que visitar cinco ciudades en una semana. Una ciudad es una mujer caprichosa, necesita tiempo para ser seducida y mostrarse completamente.

9) Un viaje es una aventura.
Henry Miller decía que es mucho más importante descubrir una iglesia de la que nadie oyó hablar, que ir a Roma y sentirse obligado a visitar la Capilla Sixtina, con doscientos mil turistas gritando en sus oídos. Vaya a la Capilla Sixtina, sí, pero también déjese perder por las calles, intérnese en las callejuelas, sienta la libertad de estar buscando algo que no sabe lo que es pero que – con toda seguridad- encontrará, y cambiará su vida.

14 comentarios:

  1. Hola María Teresa:

    Lo conocía, pero el recordarmelo me hace reafirmarme en un modo de viajar (ni mejor ni peor) con el que me siento identificado. Por discrepar un poco, si creo que merece la pena visitar algunos museos porque también son testimonios de la historia del lugar.
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  2. Exactamente lo que yo pienso. Creo que en un viaje hay tiempo para todo, incluso para ver museos que en muchos casos es un complemento indispensable si se quiere conocer más a fondo un país.
    De todas formas, estoy de acuerdo en casi todo lo que el autor aconseja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, confieso que no lo había leído así que gracias por compartilo. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, Bellotita, por asomarte por aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Coelho nos da muy buenos consejos, cuanta razón tiene. Gracias por comentar en el blog, por cierto, estuve en el Addo Park este octubre. Un abrazo Maria Teresa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Merche
    Ya he visto que hiciste un buen recorrido por Sudáfrica y por lo que transmites, me parece que te gustó tanto como a nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Genial !
    Mi mas sincera enorabuena ...
    Muchas gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  8. Lamento discrepar con el escritor brasileiro en varios de los puntos, fundamentalmente el primero.

    Para mi es infinitamente mas interesante el pasado de las ciudades que su presente. Es su pasado quien hace que se presenten ante nuestros ojos tal y como las vemos hoy. En mi opinion un viaje pierde mucho si no se tienen al menos unos conceptos basicos de la historia del sitio que se visita.

    Tambien creo que es un error relacionar museos con pasado. Hay museos de todo tipo, en concreto los que a mi me atraen, que son los centrados en lo artistico son completamente atemporales. El arte no tiene pasado ni presente, es invariable con el paso del tiempo.

    Muchas gracias por compartir la vision de Coelho, de todas formas.

    ResponderEliminar
  9. Hola Vik
    Gracias a ti por pasar por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola Floren
    Tal como comenté a Fernando López, yo tampoco estoy de acuerdo con Paulo Coelho en lo que se refiere a ese punto. Creo que tiene un concepto de museo muy poco actualizado. Además y tal como dije la visita a un museo es el complemento perfecto a cualquier viaje.
    De todas formas, creo que él le quiere dar un sentido diferente refiriéndose a que no nos debemos obsesionar por ver todos los museos. Recuerdo que uno de mis primeros viajes fue a Amsterdam y nos chupamos creo que todos los museos de la ciudad que no son pocos: Rijksmuseum, museo Van Gogh, museo -casa de Rembrant, casa de Ana Frank, museo marítimo, museo judío ... la mayoría de ellos muy, muy interesantes pero tampoco hay que comérselo todo la primera vez que luego uno se empacha.

    Gracias por dar tu punto de vista

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Ma.Teresa! estoy viajando por la web y disfrutando de blogs amigos, cuando he descubierto el tuyo, y vaya sorpresa que me llevé al leer ésta entrada:
    Sabes? estoy muy de acuerdo con Coelho, incluso con el tema de los museos, ya que creo que el se refiere a los turistas ( y no viajeros!), obsesionados con los museos, ya que hoy muchos de ellos forman parte de los sitios 'a visitar' en las grandes ciudades (como los Guggenheim en NYC, Bilbao o Berlin ... los grandes como el Louvre, Metropolitan, Prado, etc. etc.) y como mucha gente no se toma realmente varios dias para recorrer un sitio, es mejor dedicar ése tiempo a vibrar al ritmo del sitio visitado.

    No conocía éste texto, lo tendré de ahora en más muy presente, porque creo que refleja muy bien una situación actual: tenemos como nunca antes la posibilidad accesible de viajar, pero mucha gente continúa con los prejuicios y tópicos de siempre ... si lo sabré yo, que vivo en Paris y la gente no deja de repetir, generación tras generación, las mismas frases hechas (ciudad Luz, ciudad romántica, ciudad bella, etc. etc.) y créeme que ésta gran ciudad tiene diez mil facetas interesante que la gente desconoce por completo ...

    Muy bueno tú blog, lo he 'enlazado ' al mio, asi te leeré seguido, si tú me lo permites!

    ¡Un saludo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  12. Hola Gusplanet
    Me alegra que nos hayamos descubierto mutuamente! Yo también he enlazado tu blog al mio. Leyendo tu perfil veo que realmente te puedes sentir un ciudadano del mundo.
    Seguiré tus andanzas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gracias por postear este comentario, salió en una revista de Venezuela y queria compartirlo con mis amigos de Facebook.
    Lo unico que le corregiría a Coelho, es que si es importante visitar museos pero no perder mucho tiempo en ellos, seleccionar previamente que obras ver y no dedicar mas de una hora por que la mente se agota de tanto ver cosas.
    Respecto al idioma, saber ingles es lo mas util, es el idioma universal y es el que te puede servir mas en los bares.
    Saludos desde Venezuela!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Juan,

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Un abrazo a los venezolanos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.