miércoles, 12 de octubre de 2011

Un domingo en el Priorat

Visitar la comarca del Priorat es recomendable en cualquier época del año pero nunca antes lo había sentido tan hermoso como el pasado fin de semana. Un domingo de octubre, relativamente fresco, pero con un cielo azul limpio y claro que embellecía especialmente el paisaje. Quedan ya pocos días para que finalice la vendimia, el campo está tranquilo pero no las bodegas, donde se concentra toda la actividad, incluso en domingo. Aquí es donde queda ahora el trabajo, un trabajo que consiste, no sólo en elaborar y vender buen vino, sino en el arte de saber vender una cultura, una tierra de características únicas y especialmente un amor a las raíces y a la tierra que transmite cualquier vecino del Priorat que después de muchos años de sentirse infravalorados respecto otras zonas vinícolas, han aprendido a recuperar su autoestima.
La visita de unos buenos amigos que no conocían la zona, nos sirvió de excusa para acompañarles y enseñarles algunos de los lugares más emblemáticos de la Comarca.

Vista desde Siurana