sábado, 25 de febrero de 2012

Battambang y alrededores. Viaje fluvial hasta a Siem Reap

Poco antes de las 9 de la mañana pasa el autobús a recogernos en la misma puerta del hotel de Kompong Chhnang y tras 4 horas de viaje nos plantamos en Battambang. A diferencia de Kompong Chhnang aquí hay mucha oferta turística, con una infinidad de hoteles de todo tipo, buenos restaurantes y muchos taxis y tuk tuks. Con sus aproximados 150.000 habitantes, está considerada la segunda ciudad más importante del país, ya que su posición estratégica cerca de Tailandia, le aporta una gran actividad económica y comercial. De hecho, estuvo bajo influencia tailandesa cuando el Imperio jemer cayó en decadencia y no fue hasta que llegaron los franceses con el establecimiento del Protectorado, que Battambang volvió a manos camboyanas.
La mayoría de turistas hacen parada en Battambang, especialmente los que entran a Camboya por tierra desde la vecina Tailandia. Después de Siem Reap, Phnom Penh y Sihanoukville, diría que ocupa el cuarto lugar más visitado del país.
Además de los atractivos que se encuentran en sus alrededores, desde Battambang tenemos la posibilidad de viajar hasta Siem Reap en un agradable trayecto fluvial. El río Sangker que desemboca en el Tonle Sap pone en contacto ambas ciudades. Esta opción no es aconsejable – a veces imposible - durante la época seca debido al bajo caudal del río, que hace muy complicada la navegación.





Nos alojamos en el Hotel Pkha Villa, un pequeño establecimiento de gestión familiar que se caracteriza por una amabilidad extrema del personal. El lugar es muy agradable y dispone de diez bungalows alrededor de la piscina.

Hotel Phaka Villa

Comemos en el mismo hotel y después de una pequeña siesta ya estamos a punto de salir a conocer la ciudad. Cae un sol de justicia pero a las seis ya oscurece y como he comentado en alguna otra ocasión, las ciudades camboyanas tienen una iluminación muy escasa, por lo que hay que aprovechar bien las horas de luz.
Llegamos al gran mercado Psar Nat, muy parecido a todos los que ya hemos ido viendo en el país, pero con la gente menos simpática que en las poblaciones pequeñas. En el interior del edificio se distribuyen en gremios y nos asombra la cantidad de peluquerías, una al lado de otra, donde hacen también todo tipo de tratamientos de belleza, como depilaciones, manicuras o mascarillas. También costureras y sastres, puestos de ropa, droguerías y farmacias… vaya, lo de siempre pero en más cantidad.

Psar Nat

Psar Nat

Vamos caminando en plan tranquilo por las animadas calles intentando no perdernos ninguna de las fachadas de las antiguas casas coloniales bastante bien conservadas y algunas restauradas con muy buen gusto.





Siguiendo la orilla del río llegamos al llamado puente viejo de los franceses, presidido por dos grandes leones. El puente está muy destartalado, cuatro hierros oxidados por donde se permite únicamente la circulación de motocicletas y peatones. A pocos pasos, contrasta el elegante edificio del Gobernador, la que fuera casa del último gobernador de Tailandia. En su exterior, dos grandes cañones y esculturas de estilo jemer.


Exterior de la Casa del Gobernador

Puente viejo de los franceses

Cuando empieza a oscurecer regresamos hacia el centro pasando por los llamados food stalls o puestos de comida callejeros que hay a lo largo de la ribera y que a esta hora están ya muy animados.
Cenamos en el Gecko Café, un restaurante informal pero muy recomendable donde, como tantos otros en el país, están pensados para ayudar a la gente con pocos recursos. Junto con la carta dejan una extensa información sobre la labor que llevan a cabo y una lista con el nombre y edad de todo el personal así como el destino del dinero que gana cada uno. La mayoría son chicas jóvenes que destinan los ingresos a costearse los estudios universitarios y también ayudar a sus familias.
Conocer los lugares más interesantes de los alrededores de Battambang, se puede hacer en un día, aunque bastante apretado. En nuestro caso, contratamos un tuk tuk para toda la jornada, saliendo del hotel a las 8 de la mañana y regresando pasadas las 7 de la tarde.
La primera parada la hacemos a unos 4 km de la ciudad donde se encuentra el pequeño pueblo de O Dambong de donde parte el llamado tren bambú, conocido por los lugareños como lorry o norry. Evidentemente no hay estación ni taquilla y los 5$ (ida y vuelta) sin opción a regateo, nos los pide un policía (o al menos, así va vestido) que nos dice ser el responsable del cobro. Hace años que por la vía que construyeron los franceses no circula ningún tren debido al lamentable estado en que se encuentra. Los habitantes de esta zona ingeniaron una especie de artefacto para trasladarse de un pueblo a otro aprovechando esas vías en desuso. Consiste en una plataforma hecha con cañas de bambú y maderas donde se “acomodan” los pasajeros, sobre dos ejes que soportan las cuatro ruedas.

Tren bambú






Cuando dos artefactos se encuentran de cara, la solución es tan sencilla como desmontar uno de ellos, apartarse para dejar pasar al que tiene preferencia (el que lleva más carga) para seguir con el viaje. Los 12 km de la línea de O Damnong a O Sra Lav se ha hecho muy popular entre los turistas y no es para menos, porque es toda una epopeya ferroviaria. Es realmente divertido, con una sensación extraña de ir de culo por la vía que, efectivamente está en muy mal estado y en algunos tramos incluso parece serpentear. Además, algunas juntas no encajan por lo que las sacudidas son intensas y constantes.







Tras esta experiencia única nos dirigimos a Aek Phnom, un wat que se encuentra a unos 12 km de Battambang. A lo largo del camino, vamos haciendo varias paradas interesantes. Primero, en una gran instalación donde preparan salazones, la única de la región. Cubren el pescado con sal y lo dejan tapado durante tres semanas, cuando se encuentra a punto para vender. También nos detenemos en un molino de arroz (ya hemos visitado uno en O Sra Lav) donde los payeses venden su cosecha que les pagan a unos 640$ la tonelada.
Justo enfrente del Wat Samrong Knong hay algunos puestos donde vemos como se elabora el krolan. Cortan las cañas de bambú en trozos de unos 25-30cm y los llenan con arroz y judías, lo salan y tapan con hojas. Se cuece en las brasas quedando el arroz con un aspecto gelatinoso.  Se elimina la primera capa que ha quedado totalmente ennegrecida y ya está listo para consumir.


Preparando el krolan
 
Lo que más nos ha gustado ha sido ver cómo elaboran los redondos papeles de arroz para los rollitos de primavera. En la pequeña población de Pheam Ek, muchas familias se dedican a esta actividad totalmente artesanal. Del agua de hervir la pasta de arroz, cogen una cucharada cuyo contenido reparten sobre una superficie bien caliente mantenida por un pequeño horno que funciona con la cáscara de arroz. Lo trabajan para conseguir una lámina extremadamente fina a la que dan una forma redondeada. Lo cuelgan sobre un soporte de bambú y a continuación se colocan las piezas sobre un soporte, hecho también con pequeñas cañas de bambú. Cuando está lleno, lo ponen a secar al sol y una vez secas ya van a una gran cesta a punto de ser vendidos. Este proceso lo hacen con una gran maestría y rapidez llegando a elaborar 2000 piezas cada día parando sólo un rato para comer. Por todo ese trabajo les pagan la mísera cantidad de 17$.

Elaboración de los papeles de arroz





Papeles de arroz a punto de vender

Papel de arroz secándose al sol

Láminas de plátano secándose al sol



Llegamos a nuestro destino, al Wat Ek Phnom donde destaca un buda gigante. Actualmente es un lugar muy popular entre los habitantes de Battambang, quienes acuden los fines de semana a hacer picnic, a celebrar fiestas como la entrada de año nuevo o las mujeres que desean tener hijos a hacer sus plegarias. El templo antiguo es del siglo XI y está prácticamente en ruinas, rodeado por restos de una muralla. El apacible lugar que es hoy en día fue también testigo de los crímenes de los jemeres rojos. Durante la época de la dictadura de Pol Pot (1975 – 1979), Battambang, al igual que todas las poblaciones importantes del país, fue vaciada y enviada su población al campo. Este lugar fue otro campo de exterminio y en el interior del santuario, cientos de personas fueron asesinadas.

Wat Ek Phnom





Por la tarde nos dirigimos a Phnom Banan. El trayecto es de unos 28km, un poco largo para hacer en tuk tuk pero muy entretenido. Al final de una empinada escalera de 359 escalones se llega a los templos, cinco torres semi derruidas que recuerdan al Templo de Angkor Wat. Corresponden al siglo XI y las mandó construir el rey Udayadityavarman II. Sobre las puertas de cada una de las torres se pueden apreciar bonitos bajorrelieves  pero da la sensación que de un momento a otro se va a desmoronar.  

Phnom Banan








Interior

El último destino del día es Phnom Sampeau. Está situado en la cima de una colina donde el tuk tuk no puede subir. El conductor nos sugiere que si queremos llegar a tiempo para ver la puesta de sol, lo mejor es contratar a unos chicos que nos suban en moto, lo que encontramos una buena idea. Aunque el lugar debería ser conocido por el monasterio que corona la cima de la colina, es más visitado por las llamadas “cuevas de la muerte”, usadas también por los jemeres rojos como campos de exterminio. Resulta estremecedor contemplar el agujero natural por el que, desde 10 metros de altura, despeñaban a los prisioneros. La gran cantidad de huesos humanos y cráneos que se han encontrado se guardan en unas urnas acristaladas y un Buda reclinado junto a un monumento conmemorativo que recuerda los hechos.




Agujero por donde despeñaban a los prisioneros

Llegamos a la parte más elevada de la colina, frente a la gran pagoda dorada, para ver la puesta de sol. No está mal, pero tras las de Kratie o Kampot, no me impresiona. Lo que sí merece la pena es el paisaje: inmensas llanuras cubiertas del verdor de los campos de arroz, atravesadas por los pequeños canales de regadío, obra de la era Pol Pot.


Vistas desde Phnom Sampeau



Vamos a reencontrarnos con el conductor y mientras tomamos un refresco esperamos la última sorpresa del día: Una vez ya ha oscurecido, de una de las cuevas empiezan a salir miles y miles de murciélagos en dirección a los campos de arroz. Es un espectáculo diario digno de ver.


Cueva donde se alojan miles de murciélagos

Salida de murciélagos al atardecer

A pesar de que ya ha acabado el período de lluvias, hace relativamente poco, por lo que el río tiene aun suficiente caudal para permitir un “rápido” viaje fluvial desde Battambang a Siem Reap. Y pongo lo de rápido entre comillas porqué se trata de más de siete horas.
Aunque el despertador suena a las cinco y media de la mañana, hace ya más de media hora que una animada música que llega del vecindario, no nos deja dormir. El chico del hotel nos comenta que a las cinco de la mañana han empezado las celebraciones de una boda y que la fiesta se prolonga durante todo el día. El atento personal del hotel nos prepara unos bocadillos y unas botellas de agua para el viaje en barco, lo que es todo un detalle.
La pequeña embarcación de madera va casi llena y prácticamente la mitad somos turistas. No me extraña, primero por el largo trayecto y segundo porqué el precio de 18$ es mucho más alto que los 6 ó 7$ que cuesta el billete de autobús.

Barca que realiza el transporte de Battambang a Siem Reap

La primera hora de recorrido al dejar Battambang es todo un espectáculo. Mujeres lavando la ropa o aseando a los niños. Centenares de pequeñas barcas pescando en el río, hombres, mujeres y niños recogiendo los peces atrapados en las redes. La superficie del agua se ve llena de botellas de plástico que hacen la función de boya y sostienen la infinidad de redes que tienen sumergidas… es increíble que el río pueda dar tanto de sí. Nuestra barca tiene que ir haciendo zigzags para esquivarlas y esquivar también las pequeñas embarcaciones de pescadores que no se apartan. Llega un punto en que el río se va estrechando y navegamos por una especie de canal entre manglares por donde justo pasa la barca de tal manera que si nos descuidamos, las ramas de los manglares nos dan algún que otro azote.








De pronto, se abre el espacio y vuelve la vida, las casas flotantes, las barcas y los pescadores. Hacemos una parada en un bar-restaurante-tienda flotante con disponibilidad también de WC. Muchos pasajeros aprovechan para comer y beber, a pesar de que a bordo llevamos también servicio de bebidas frescas: una pequeña nevera portátil llena de refrescos y cervezas en medio de una buena penca de hielo. Seguimos camino hacia Siem Reap.








La barca hace también el servicio de mensajería y reparte encargos por todos los pueblecitos flotantes. Cuando se acerca, una ensordecedora bocina avisa a los vecinos y éstos se acercan con sus barquitas a buscar los sacos de arroz, la fruta … que les envían de la ciudad. Algunos de los pasajeros se van quedando también por el camino y también los vienen a recoger en sus pequeñas barcas. Atravesamos de nuevo otra zona de manglares y da la sensación que navegamos sobre alfombras de plantas acuáticas que cubren gran parte de la superficie. Vemos también gran variedad de aves como pelícanos, patos o cormoranes.
Cuando nos encontramos con el Tonle Sap, nos damos cuenta de la inmensidad de este mar infinito de color plata y bosques inundados.
Es un trayecto precioso, una de las mejores experiencias del viaje y una buena ocasión para disfrutar de nuevo de la vida de la auténtica Camboya.














17 comentarios:

  1. Vaya viaje y que fotos más guapas.
    Asia es increible, su colorido, su gente, su gastronomía, sus templos y sus paisajes.
    Excelente post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo post y geniales fotografías como os tienes acostumbrados. Coincido contigo en que en el mercado y, en general, en Battambang, la gente es por decirlo de alguna manera más arisca.
    De Battanbang esperaba ago más, pero aun así merece la pena por los alrededores que tiene. Yo hice el viaje en barco en sentido inverso y es una experiencia muy recomendable por lo que ves aunque es un viaje de asiento duro que en el mejor de los casos no baja de las siete horas.

    Geniales fotos. Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  3. Oh gawd. Amazing how the use the rail to cater their things. Nice pics as always.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gildo: Muchas gracias por tu comentario. Totalmente de acuerdo con tu opinión acerca de Asia. ¡Hay tantísimo por ver!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando
    La ciudad de Battambang tampoco fue de lo que más nos gustó pero igual que tú, opino que por sus alrededores merece la pena.
    En cuanto al viaje en barco ...¡Y tan duro que es el asiento! Cuando llevas 4 horas ya no sabes cómo apoyar las posaderas. De todas formas, repetiría sin pensarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hi Jipp

    Thanks for your comment. Cambodia is a paradise for shooting!!!

    ResponderEliminar
  7. Hay que ver cuánta cultura oculta ... además parece que en esos escondidos lugares hay pocos visitantes lo que seguro fue un regalo para tu visita.

    Las fotos geniales !!,

    Gracias por compartir, un saludo.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
  8. Que grandes recuerdos de una de las mejores ciudades de Camboya .
    la verdad que disfrutamos mucho en Battambang y de sus gentes.
    debo decirte que las fotos me han dejado sin palabras y que son preciosas
    genial entrada

    abrazos

    ResponderEliminar
  9. Uno de mis retos pendientes es Camboya y esta etapa es muy interesante: Battambang, el tren, las cuevas, los templos... os cundió un montón y es que parece que los días tienen más horas cuando estás de viaje. Por cierto, las fotos también están geniales.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  10. @alfonso:
    Tienes razón, con menos visitantes se acostumbra a disfrutar más de los lugares. En Siem Reap y Angkor ya es otra historia.

    @Bleid:
    Muchas gracias por tu comentario. Es fácil hacer buenas fotos en Camboya, poco mérito tengo.

    @Carfot:
    Camboya es un país sorprendente. El día que viajes hasta allí no te sorprenderá. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  11. Unas fotos magníficas. Te agradecemos que nos enseñes este recorrido de Camboya. Viajar contigo es un placer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola María Teresa,

    Como siempre los relatos son de una calidad excepcional. Me llama mucho la atención el tren bambú, he leído que el gobierno quiere acabar con ello, una desgracia para las familias que basan su sustento en dicha actividad.

    Me gustaría conocer Camboya, pero sólo puedo ir en agosto... y me imagino que será mal mes por el monzón y el calor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Victor
    Pues no sé qué decirte. Nosotros tuvimos un tiempo espléndido, días soleados pero secos y no tuvimos demasiado calor. En agosto me imagino que debe ser bastante sofocante pero si es tu única opción, yo no la descartaría.

    Mil gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  14. te admiro ! si yo pudiera viajar tanto... :) Te dejo mi blog. Un saludo

    http://fotosdecarlosb.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias Carlos

    Enlazo tu blog al mío.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Muy bien contado! Estoy en Battambang y me he apuntado un par de tus propuestas
    Saludos. Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte estar ahora en Battambang. Guardo muy buen recuerdo de Camboya y, si todo va bien, posiblemente vuelva pronto. Me alegro de que esta entrada te haya sido útil. Pásalo muy bien. Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.