jueves, 8 de marzo de 2012

Jardín Botánico de Singapur

Como he comentado en alguna ocasión, nos encanta visitar los jardines de las ciudades a las que viajamos. Es ideal para desconectar del tráfico y de los ruidos y relajarse en una isla de paz que aporta oxígeno y color. El año pasado cuando visitamos Singapur por primera vez, nos quedó pendiente visitar el Jardín Botánico y en esta ocasión no lo queríamos pasar por alto.
En el mismo corazón de la ciudad, a pocos pasos de la bulliciosa Orchard Road se encuentra este exuberante santuario.








Una de las entradas al jardín Botánico


La idea surgió en 1822 cuando Sir Stamford Raffles, el fundador de la ciudad moderna y un amante de la naturaleza, fundó el primer Jardín Botánico Experimental en Fort Canning, cerrando sus puertas siete años más tarde. No fue hasta treinta años después que se abrió el Jardín Botánico de Singapur en el emplazamiento actual. Siempre ha tenido un papel experimental con la idea de introducir en la región plantas de interés. Actualmente y tras sus 150 años de historia, las 63 hectáreas del jardín acogen una gran diversidad de plantas tropicales.
Grandes explanadas verdes, árboles gigantes que gracias al clima tropical de Singapur crecen sin límite, tres lagos artificiaes, interesantes esculturas, cascadas, jardines temáticos, mariposas, ardillas y una gran variedad de pájaros… todo dentro de una pulcritud inmaculada que caracteriza esta ciudad-estado.
De los tres lagos artificiales, el llamado Swan Lake o Lago de los Cisnes, es uno de los rincones más populares del jardín. Se construyó en 1866 y, tal como sugiere el nombre, algunos cisnes nadan en su superficie de 15.000 m2.



Swan Lake




El Symphony Lake tiene un gran escenario construido sobre una isla en medio del agua, el escenario donde la Orquesta Sinfónica de Singapur que da nombre al lago, ofrece sus conciertos al aire libre.
Una bonita escultura de Frédéric Chopin, regalo del pueblo polaco a la ciudad de Singapur, adorna la orilla del lago.



Escenario en el Symphony Lake

Escultura dedicada a Chopin

El tercer lago es el llamado Eco Lake y es un lugar tranquilo de aguas claras, donde nadan los peces y descansan algunas aves migratorias.
Como en la mayoría de jardines de la época no puede faltar el kiosco de música donde tocaba la banda militar, un recuerdo de la época victoriana y que presenta la forma original de 1860.



kiosko de música

El jardín es también una galería de arte al aire libre donde se pueden admirar un gran número de esculturas de diferentes artistas: “Girl on a bicycle”, “Girl on a swing”, “Lady on a hammock”, “Swing me mama” o la Fuente de granito suiza cuya gran bola de piedra rodando continuamente es un lugar de parada obligatoria, especialmente para los niños.












Otro de los rincones más encantadores es el llamado Ginger Garden, donde alrededor de la refrescante cascada crecen varios ejemplares de esta extensa familia. 


Ginger Garden
Nos encontramos con varios senderos del parque decorados con centenares de árboles de Navidad de todas formas y estilos que han ido aportando tanto instituciones públicas, como entidades bancarias, escuelas, comunidades de vecinos, aseguradoras, comercios, familias o todo aquel que ha querido participar. Es una sensación muy extraña vivir el ambiente navideño en Singapur con el insufrible calor pegajoso que te acompaña todo el día.







Dentro del Jardín Botánico se encuentra el Jardín Nacional de Orquídeas cuya entrada cuesta 5 SGD, lo que vienen a ser unos 3€. A pesar de no ser la época de floración para muchas de las especies, el jardín es una auténtica preciosidad.
Está dividido en diferentes áreas, todo muy bien estructurado y señalizado y alberga la mayor colección de orquídeas del planeta. Esta flor es el símbolo nacional de Singapur, hecho que se palpa con sólo llegar al aeropuerto de la ciudad. Concretamente, la flor nacional es desde 1981 la orquídea híbrida Vanda Miss Joaquim, descubierta por Miss Agnes Joaquim en su jardín en 1893.













Aeropuerto de Singapur

Aeropuerto de Singapur

Los rincones más evocadores del Jardín son:
Burkill Hall, un edificio colonial construido en 1866 como hogar de los directores del Jardín y que actualmente es usado para celebración de eventos y recepción de personajes importantes.












El llamado VIP Orchid Garden acoge una buena colección de especies híbridas gestadas en los laboratorios del Jardín Botánico y cada una de ellas lleva el nombre de un personaje célebre que ha visitado este lugar. Así pues, encontramos la orquídea Nelson Mandela, Princesa Masako o la Margaret Thatcher, con unas originales hojas en forma de espiral.


Orquídea Margaret Thatcher

En el Orquidario es donde se pueden admirar la mayoría de orquídeas silvestres que crecen en todos los rincones del Planeta. Quizás no son tan espectaculares como las híbridas, ni tan grandes, ni tan vistosas…pero forman imponentes racimos que cuelgan del tronco de los árboles que las alimentan, ya que la orquídea es una especie parásita.
En contrapartida, está el Heritage Orchid Display, donde se encuentran todas aquellas especies híbridas que han dejado huella, como parte de la herencia floral de Singapur.
En la Mist House, donde como indica el nombre se respira un ambiente de neblina, es donde encontramos las especies más raras del Jardín mientras que en la Cool House hay una extensa exposición de orquídeas y plantas carnívoras que crecen en las selvas tropicales.
Otro edificio alberga una colección de bromelias de unas 300 especies y 500 híbridos de esta exótica familia, la más común del Centro y Sur de América.























La visita del Jardín Botánico y el Jardín Nacional de Orquídeas es una experiencia muy gratificante que recomiendo a todo aquél que viaje a Singapur. 


5 comentarios:

  1. Para eso están las segundas visitas a los sitios, para descubrir nuevos lugares.
    Esta entrada (y el lugar) le encantará a mi hermana que es una apasionada de las flores...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. Aaarrrggg......he estado varias veces en Singapur y me he perdido esto, algún día ya espabilaré.
    Gran post y fotos sobresalientes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Un jardín espectacular y tus fotos son preciosas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. @Helena:
    Totalmente de acuerdo contigo. En este caso, las segundas oportunidades siempre fueron buenas ;-)

    @Gildo:
    Cuando vuelvas a Singapur, no te lo pierdas, especialmente si os gustan las flores y los espacios verdes porqué seguro que disfrutarás.

    @cincuentones:
    Muchas gracias. Fotografiar flores siempre resulta agradecido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues suscribo todos los comentarios, bello, muy bello.

    feliz semana

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.