jueves, 29 de marzo de 2012

Una ruta por la Comarca de l'Urgell: Vallbona de les Monges, Guimerà, Vallfogona de Riucorb y Verdú

La comarca leridana de l’Urgell, cuya capital es la ciudad de Tàrrega, tiene una serie de pequeñas poblaciones con un notable patrimonio histórico y monumental, ideales para incluir en una ruta de fin de semana.
Debido a la relativa proximidad, nos resulta fácil hacer escapadas cortas, incluso de unas pocas horas, pero la zona es ideal para pasar un par o tres de días.
En octubre visitamos el Monasterio de Vallbona de les Monges y Guimerà pero en esa época el día es muy corto y nos quedamos con ganas de volver. El pasado domingo, un primaveral y caluroso día de finales de marzo, regresamos de nuevo a Guimerà y visitamos también Vallfogona de Riucorb y Verdú.

El Monasterio de Vallbona de les Monges forma parte, junto con los otros dos monasterios cistercienses de la zona, Poblet y Santes Creus, de la llamada Ruta del Cister que se promociona turísticamente desde hace bastantes años.
La Ruta del Cister identifica un territorio comprendido por las comarcas del Alt Camp (provincia de Tarragona con capital en Valls), la Conca de Barberá (provincia de Tarragona con capital en Montblanc) y el Urgell (provincia de Lleida con capital en Tàrrega).
Cada una de estas comarcas tiene un monasterio cisterciense, pero también unos pueblos cargados de historia y tradición, con unas costumbres y paisajes que las unen.

Vista general de Vallbona de les Monges, donde destaca su monasterio


Me voy a centrar en la comarca de l’Urgell, en su Monasterio de Vallbona y en algunos pueblos de interés.
Si comparamos Vallbona de les Monges con los Reales Monasterios de Poblet o Santes Creus, éste sería el más sencillo, por decirlo de alguna manera.
He tenido ocasión de visitar los tres varias veces y encuentro en el de Vallbona de les Monges un encanto especial. Quizás porqué es el más pequeño de los tres, lo que le da un aire más recogido o tal vez porqué es un monasterio que, tal como indica el nombre, está habitado por una pequeña comunidad de monjas y ese toque femenino se nota en todos sus rincones. Sea como sea, me gusta visitarlo de vez en cuando.

Entrada a Vallbona de les Monges

Vallbona de les Monges es una pequeña población que creció alrededor de una comunidad religiosa, una comunidad mixta de ermitaños que vivía bajo la tutela del eremita Ramón Vallbona, bajo la regla de San Benito. Los datos más antiguos datan de 1153, pero unos años después el grupo se disuelve y los monjes se ven obligados a desplazarse a la comarca del Priorat, quedando tan sólo en el lugar, un núcleo de religiosas que se incorporan a la Orden del Cister. La construcción del monasterio en un enclave aislado es posterior, aunque durante el concilio de Trento (1545-1563), la prohibición de que los conventos estuvieran apartados de los núcleos urbanos, obligó a las monjas a ceder parte de sus tierras a gentes venidas de otros lugares, principalmente habitantes del cercano pueblo Montesquiu, para que pudieran asentarse en su entorno y crear así el núcleo de población.

Calle de Vallbona de les Monges

El primer ayuntamiento de Vallbona de les Monges es de 1573 y con el tiempo, el monasterio acabó convirtiéndose en el cenobio femenino más importante de la Corona catalano-aragonesa y donde pasaron sus días y recibían formación muchas hijas de la nobleza catalana, cuyo destino era la vida monástica. La escuela monacal disponía del scriptorium, donde un grupo de monjas se dedicaba a copiar y ornamentar los códices. En sus aulas se enseñaba gramática, liturgia, caligrafía, miniatura, música y como no, a coser y a bordar. En el archivo, se conservan catorce de estos códices del siglo XIII, así como documentos antiguos de un gran interés.
Su farmacia también tuvo gran importancia ya que abastecía a todos los pueblos de los alrededores.
El monasterio ha conservado ininterrumpidamente la comunidad durante más de 850 años (salvo durante los tiempos de guerra), aunque en la actualidad el número de religiosas es muy reducido y la mayoría, de edad avanzada.
Aun así, con la ayuda de algunos voluntarios cuidan el huerto, trabajan en su pequeño taller de cerámica donde se reproducen antiguas piezas del monasterio y regentan la hospedería, la cual dispone de 20 habitaciones y ofrece una cocina basada esencialmente en los productos del huerto.
El Monasterio es precioso, con un conjunto de edificaciones compuesto por la iglesia, el claustro y las dependencias de clausura.

La iglesia, construida entre los siglos XII y XIV, es un claro ejemplo de transición entre el románico y el gótico. De su exterior, destaca el pórtico principal que da a la Plaza Mayor. Es de estilo románico y tiene un tímpano esculpido con la imagen de la Virgen con Niño, rodeada de ángeles. Adosados al exterior de la nave central, se pueden ver una serie de sarcófagos románicos y góticos, donde se pueden apreciar símbolos heráldicos. El cimborio – campanario en forma de linterna octogonal acabada en pirámide es un ejemplar único y puede considerarse un atrevido elemento de la arquitectura medieval.

Pórtico románico y sarcófagos en la Plaza Mayor

Plaza Mayor. Vallbona de les Monges

Tímpano del pórtico principal
Campanario de la iglesia del monasterio

El interior del templo es una maravilla por su simplicidad y el juego de luces. La planta es de cruz latina, con una sola nave y tres ábsides.
El altar Mayor está presidido por la imagen de la Virgen y la tumba de los señores de Guimerà. A la derecha del altar, se conserva el sarcófago de la reina Violante de Hungría, esposa del rey Jaime I el Conquistador y quien por decisión propia quiso ser enterrada en Vallbona. Enfrente, la tumba de la princesa Sancha de Aragón, hija de ambos, fallecida en Tierra Santa.

Sarcófago de la Reina Violante de Hungría

Cimborio octogonal

Reja que separa el coro del altar
El coro, situado en la parte central, está pavimentado de lápidas sepulcrales.
El claustro es de pequeñas dimensiones y con una original forma trapezoidal. Los diferentes estilos le dan una gran singularidad y podríamos decir que resume cuatro siglos de Historia del Arte. El ala sur (siglo XII) es de estilo románico primitivo sin ningún tipo de decoración, construida conforme los austeros cánones cistercienses.

Galería sur (s. XII). Estilo románico

El ala este (siglo XIII) es también románica, adornada con pequeños rosetones de ocho radios que se unen en el centro con dibujos de carácter islámico y capiteles de gran belleza.

Galería este (S. XIII). Estilo románico

Galería este

El ala norte (siglo XIV) es la más corta y pertenece a la mejor escuela ojival y, finalmente, el ala oeste (siglo XV) es neorrománica, con elementos típicos renacentistas. Fue edificada por las abadesas de la familia Caldés y en los capiteles de las columnas se pueden observar las heráldicas de dichas abadesas.

Trabajos de restauración en la galería norte (S.XV). Estilo neorrománico


Galería oeste (s.XV). Estilo neorrománico






En torno al claustro se distribuyen otras dependencias, como la gran Sala Capitular de finales del siglo XIV que impresiona también por su austeridad. Destaca la imagen de Nuestra Señora de la Misericordia de cerámica policromada atribuida a Pere Joan, el famoso escultor de la fachada del Palau de la Generalitat de Barcelona, y una espléndida colección de losas sepulcrales de diferentes abadesas del monasterio.


Losas sepulcrales de diferentes abasesas en la Sala Capitular

Sala Capitular
Al fondo, Nuestra Sra de la Misericordia. Sala Capitular

La interesante visita es guiada y acaba en la pequeña tienda donde hay la posibilidad de adquirir objetos de cerámica realizados por la comunidad así como otros productos de la región.

A tan sólo trece kilómetros de Vallbona de les Monges se encuentra el pueblo de Guimerà. Antes de llegar se pueden ver a pie de carretera, las ruinas del Monasterio de Santa María de Vallsanta, otro antiguo cenobio cisterciense. Su construcción se inició en 1235 y después de una larga historia a la que siguió un período de profunda decadencia, en 1589 el abad de Poblet dictaminó que las tres últimas monjas que lo habitaban se trasladaran al cercano Monasterio de Santa María del Pedregal. Tras el abandono de la actividad religiosa, el edificio fue cayendo en ruinas.

Ruinas de Santa María de Vallsanta

Vista general de Guimerà

El pueblo de Guimerà se encuentra a 555 metros de altitud sobre el margen derecho del río Corb, que tras tantos meses de sequía no lleva ni una gota de agua. Su núcleo antiguo, se trata de un interesante entramado medieval que vamos descubriendo a través de un laberinto de calles cubiertas, arcos, escaleras… que ascienden hasta la parte más elevada. Calles estrechas e irregulares que se van inclinando para adaptarse a las pendientes del terreno.















Paseando por sus calles se pueden observar diferentes elementos decorativos en algunas de las fachadas de las casas, especialmente en las ventanas. Elementos muy de moda en épocas pasadas y que demostraban el rango de sus propietarios.






La evolución de la primitiva torre de defensa del castillo, cuyas murallas – de las que se conservan tres puertas de las cuatro iniciales – se ampliaron para dar cobijo a los habitantes que se habían establecido a su alrededor.
La Torre de vigilancia es lo único que queda del antiguo castillo del siglo XI, construido por los cristianos durante la Reconquista y destruido ocho siglos después durante la primera guerra Carlina.

Torre de vigilancia del castillo. Siglo XI. Guimerà

Una de las puertas de la muralla. Guimerà

Muralla y campanario de la iglesia de Santa María. Guimerà

El pueblo creció en sentido descendiente, alrededor del castillo y a los pies de la iglesia gótica de Santa María.
En plena Edad Media fue un núcleo muy importante pero actualmente la población no llega a los 400 habitantes. La villa fue el centro de una baronía, concedida a Francesc Alemany en 1359 y que pasaría posteriormente a la familia Castre-Pinós a quienes les concedieron el título de condes en 1599. Generaciones y generaciones de nobles que habitaron este pequeño núcleo y cuyos derechos se fueron perpetuando hasta principios del siglo XIX siendo Natalia de Silva y Cavero la última condesa de Guimerà. Tras su fallecimiento y a pesar de no tener ningún efecto práctico, el título ha sido codiciado por la aristocracia española. Desde el día 6 de septiembre de 2007 lo ostenta la mayor coleccionista de títulos de la Historia, María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, o sea, la Duquesa de Alba.










Fue a principios del siglo XIV a causa del crecimiento de la población, cuando se empezó la construcción de la iglesia, costeada por la familia Alemany de Cervelló, los señores del lugar.
En las dos veces que hemos visitado el pueblo no hemos tenido la oportunidad de ver su interior. De todas formas, la obra artística principal no se conserva aquí sino en el Museo Episcopal de Vic mientras que en la iglesia se muestra una copia de las mismas dimensiones. Se trata del gran retablo (7.3 metros de alto por 5.24 m de ancho) pintado por Ramón de Mur entre 1402-1412 con escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. Su interés radica en ser una obra clave en el estudio de la introducción del nuevo estilo internacional en la pintura gótica catalana, estilo definido por la elegancia de formas, desaparición del color dorado de fondo y utilización de abundante color.
Un buen sitio para comer es el restaurante del Hostal Sant Jordi, cocina catalana, platos abundantes y sabrosos elaborados con los buenos ingredientes de la zona.


Iglesia de Santa María. Guimerà

Sepulcro en el exterior de la Iglesia de Santa María. Guimerà

Tan sólo 5 kilómetros separan Guimerà de Vallfogona de Riucorb cuyo nombre hace mención al río para diferenciarla de otras localidades llamadas también Vallfogona. Hay que matizar que este pueblo es parte de la comarca de la Conca de Barberà y no de l’Urgell.
También medieval, cuenta con un conjunto de plazas y rincones que recuerdan su origen histórico. Muchas de sus calles conservan nombres antiguos: del Portalet, de Orient, del Pou, de la Font. En la parte alta, se sitúa la iglesia dedicada también a Santa María, de varios estilos aunque destaca su pórtico románico.
Asociado al nombre de Vallfogona siempre va Francesc Vicent García i Torres, conocido como el rector de Vallfogona, poeta de estilo humorístico y burlesco, creador de un lenguaje propio abundante de cultismos y palabras de raíz castellana cuyo estilo fue imitado por muchos autores catalanes de los siglos XVII y XVIII. Aunque había nacido en Tortosa fue párroco de esta pequeña localidad desde 1607 al 1621. Su fama de hombre agudo le hizo enseguida muy popular y de él y de su monaguillo se cuentan muchas anécdotas, la mayoría inventadas.
Vallfogona fue repoblada por los condes de Queralt en el siglo XI y en 1190 éstos donaron el castillo a la Orden del Temple quienes mantuvieron su posesión hasta la disolución de la orden en 1312, pasando a manos de los caballeros de la Orden de Malta hasta el siglo XIX. El edificio fue transformado en una casa residencial y ha sufrido muchas reformas.
Igual que en Guimerà, muchas ventanas están adornadas con elementos renacentistas.

Puerta románica de la iglesia e imagen que recuerda a su conocido rector

Aunque excesivamente restaurado, se puede intuir como era el castillo

A las afueras de la población,  en un bonito entorno, se encuentra el Balneario de Vallfogona, construido en 1901 aprovechando las aguas medicinales que emanan de la Fuente Grande (o pudenta, que significa maloliente) y la Fuente Pequeña (o salada).
En sus alrededores se fueron construyendo muchas casas de veraneo, los llamados xalets (chalets) para veraneantes que querían disfrutar de las bondades de estas aguas.

Puente del Río Corb. Balneario de Vallfogona

Antiguo Balneario

Uno de los muchos chalets en la zona del Balneario 

Verdú es el último pueblo que visitamos. Igual que en las anteriores localidades, también destacan como edificios emblemáticos, el castillo que domina la población y la iglesia, de nuevo dedicada a Santa María.
Parece ser que en 1081 se mencionó el castillo por primera vez en algunos documentos. Para que Guillem IV de Cervera, apodado el Monje, pudiera costear los gastos de la Cuarta Cruzada a Tierra Santa, el castillo fue empeñado a los monjes de Poblet, pasando de ser una fortaleza militar a un palacio destinado a alojar a los abades de Poblet cuando visitaban Verdú. Esto fue así hasta que la Baronía de Poblet perdió la propiedad en 1835 con la desamortización de Mendizábal.
En 1988 el Ayuntamiento de Verdú compró parte del castillo y desde entonces se han estado llevando a cabo unas largas obras de rehabilitación.

Castillo de Verdú

Pórticos de la Plaza Mayor y torre del castillo. Verdú

En la misma plaza donde se levanta el castillo está también la iglesia parroquial con bonito pórtico románico.
En la Plaza Mayor se encuentra el Museo de Juguetes y Autómatas, formado por una colección en la que se exhiben más de mil ejemplares.

Plaza Mayor. Verdú

Iglesia de Santa María. Verdú

Pórtico románico en la iglesia de Santa María. Verdú







Museo de Juguetes y Autómatas. Verdú

Fuente en la Plaza Mayor

Verdú es conocido por su tradición alfarera. Cuenta con varios talleres donde se elaboran todo tipo de cántaros, cazuelas y demás objetos. Los que más fama tienen son los sillons (cántaros de tierra que se ahúman una vez finalizada su cocción), cuya principal característica es la de mantener bien fresco el líquido de su interior.

Tradición alfarera en Verdú

21 comentarios:

  1. La verdad es que Cataluña tiene una gran riqueza que espero explorar con calma pronto. Me ha gustado mucho.

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Conocía el Monasterio de Vallbona de les Monges pero no las otras poblaciones que visitastes así que cuando esté por allí ya tengo tarea!!! Me ha encantado el pueblo de Guimerà. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Hola Fernando:
    Cerca de casa todos tenemos lugares muy bonitos por conocer que tendemos a ir dejando para "otra ocasión". Estas cortas excursiones de sábado o domingo me encantan!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Babyboom

    Esta zona de Lérida, tanto la comarca de l'Urgell como la Segarra, tienen pueblos con mucho encanto. Ya sabes, cuando vengas a Reus, lo tienes a un tiro de piedra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. perfecta entrada de una zona fantastica de Catalunya llena de historia
    felicidades por el trabajo
    abrazos

    ResponderEliminar
  6. Conocemos estos pueblos y son muy bellos. Tus fotos hacen resaltar un más su belleza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Bleid
    Estas escapadas cerca de casa sirven también para conocer nuestra Historia ya que nunca estudié la Historia de Catalunya en el colegio.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. La Duquesa d'Alba, comtessa de Guimerà?? el que s'aprén en aquest blog, i... quines fotos!!
    Fa temps que vàrem visitar aquella zona, però no ho vàrem fer de la manera que ho he fet ara davant de la pantalla.
    No et cansis d'explicar-nos les teves sortides, volem participar d'aquestes experiències.
    Petons

    ResponderEliminar
  9. Hola Gore

    Es veu que aquesta dona encara no en té prou de títols. M'imagino que no deu saber ni on és Guimerà.

    Un petonet

    ResponderEliminar
  10. M. Teresa, m'has tocat amb aquest post. M'has fet ficar-me nostàlgica tocant la meva Lleida... aixxx

    Encara que he estat decenes de vegades en aquests llocs dels que has parlat, fa molt i mooooolt de temps que no hi torno. Quan vaig per Lleida, exprimeixo les hores i els dies amb la meva gent i em falta temps per tornar a tants i tants racons macos com aquests. A vegades m'agafen ganes de marxar cap allà un mes de vacances i tornar a visitar tots els meus llocs especials.

    Jo també penso que Vallbona de les Monges té un encant especial i Guimerà és un poble que m'encanta!

    Gràcies per fer-me retornar per una estona a la meva terra,M.Teresa!

    Per cert, les fotos són magnífiques!

    Una forta abraçada!

    ResponderEliminar
  11. Hola María Teresa,

    Qué bonita es la comarca del Urgell. Gracias a ti, hemos conocido y paseado por el impresionante monasterio de Vallbona de les Monges, Guimerà con sus calles medievales y la Iglesia de Santa María, el pueblo Vallfogona de Riucorb con sus bellas plazas y Verdú con su hermosa plaza mayor y el castillo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Ma.Teresa:
    Que preciosa es la comarca del Urgell, realmente tus imágenes así lo reflejan y qué lindo que es recorrer ésas rutas, tan antiguas, ésas iglesias románicas, observar los detalles, recrearse con las vistas de los paisajes... conozco muy bien de qué hablas porque también me gusta salir a la ruta y recorrer sitios así.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Hola Carol,

    M'encanta que hagi despertat les teves emocions. La terra sempre tira i suposo que quan es viu fora de casa, encara més.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  14. Hola victor

    No sólo disfruto viajando a miles de kilómetros, sino que también me encanta hacer excursiones por las comarcas cercanas. Me alegro que os haya gustado. A ver si algún día nos descubres algún rincón de Asturias que seguro tiene muchísimos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Gusplanet

    Muchas gracias por tu comentario. Las iglesias románicas y especialmente los claustros son mi debilidad, me encantan. Yo creo que en otra vida debía ser monja de clausura!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Un lugar fantástico, además por lo que veo en tus geniales fotos, lleno de detalles en todos los rincones.

    Gracias por compartirlo.
    Alfonso (thewotme.com)

    ResponderEliminar
  17. Es un ejemplo de cómo se encuentran maravillas más cerca de lo que crees.
    Saludos viajeros

    ResponderEliminar
  18. He recorrido un poco la zona pero Guimerá todavía no lo conozco, habrá que remediarlo pronto porque es precioso.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  19. Hola alfonso, Paco, carfot:

    Cerca de casa tenemos lugares preciosos que muchas veces no apreciamos o simplemente los vamos dejando para otra ocasión. Normalmente es en primavera y en otoño cuando más me apetece hacer estas excursiones de sábado o domingo por los alrededores. Sin hacer demasiados kilómetros nos lo pasamos en grande.

    Gracias por pasar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Yo me apunto.
    Treinta y pico de años viviendo en Barcelona y la verdad, que lo poco que he conocido me ha encantado.
    Desde luego la zona que explicas en tu artículo tiene que estar sobresaliente. A ver si un día de estos me animo (en verano, claro).
    Tremendo post y fotos....sobresalientes.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.