martes, 18 de septiembre de 2012

Suzhou, la otra Venecia

El nombre de Venecia vende hasta tal punto que encontramos “venecias” debajo de las piedras, especialmente en el continente europeo. Cualquier ciudad que esté atravesada por canales o que se cruce más de un río ya se compara con la ciudad italiana, aunque para mí ésta última es única e incomparable. De “Venecias del Norte” me suenan como mínimo tres: Amsterdam, Brujas y Estocolmo, pero también hay una Venecia en Polonia (Wroclaw), una Venecia en Portugal (Aveiro), una Venecia en los Alpes (Annecy) e incluso una Venecia en China, la ciudad de Suzhou, conocida como la Venecia de Oriente y a la que va dedicado el post de hoy.






En el caso de Suzhou, fue el propio Marco Polo quien la bautizó con ese nombre cuando vio los canales que le recordaron a su ciudad. Aunque esto sucedió hace más de setecientos años, Suzhou ya tenía una larga historia detrás cuando llegó el explorador veneciano. Fue fundada a principios del siglo VII a.C. por el emperador He Lu del imperio Wu pero fue al finalizarse la construcción del Gran Canal cuando se convirtió en una importante ciudad gracias al tráfico comercial. Marco Polo destacó este hecho en sus crónicas y según sus palabras era  “una ciudad de comerciantes prudentes y hábiles en todas las artes. También se encuentran personas eruditas en las ciencias naturales, buenos médicos y filósofos capaces”.
Esta actividad comercial enriqueció a sus habitantes, se convirtió también en la principal productora de seda del país y fue un gran centro de moda para la gente rica durante la dinastía Ming (1368 – 1614) reconocida incluso por tener a las mujeres más bellas.





Muchos de aquellos adinerados comerciantes y artesanos se hicieron construir grandes y hermosos jardines que actualmente atraen a múltiples turistas.
Sus nombres son tan evocadores como: Jardín del Administrador Humilde, Jardín del Maestro de Redes, Jardín del Bosque del León, Jardín para Vagar o Jardín de las Parejas, entre los más conocidos.

Jardín del Administrador Humilde

A finales del siglo XIX cayó en decadencia después de varias rebeliones y posteriormente las tropas japonesas la arrasaron durante la II Guerra Mundial.
Como todas las ciudades chinas ha visto incrementada su población de forma importante y en la actualidad tiene unos dos millones de habitantes pero tras algunos trabajos de restauración, la zona antigua creo que consigue transmitir de una forma bastante fiel la Suzhou de siglos pasados.




Se encuentra muy cerca de Shanghai por lo que es relativamente cómodo hacer una excursión de un día desde esta ciudad teniendo en cuenta la gran frecuencia de trenes y autobuses, así como los muchos tours que organizan las agencias.

En nuestro caso, cogimos el tren G7048 de las 9:31 desde la enorme Estación Central de Shanghai y en apenas media hora ya nos encontrábamos en Suzhou. Amanecimos con lluvia que no nos abandonó en toda la mañana, una lluvia muy fina pero molesta y un día triste y gris que, con toda certeza, tuvo algo que ver en que la Venecia de Oriente me decepcionara un poco respecto a cómo la había imaginado.
Justo poner el pie en la terminal de la estación de Suzhou empezó la avalancha de gente ofreciendo de todo: tours, ricksaws, mapas, postales y los falsos taxistas que se encuentran en todas las estaciones y aeropuertos del país. Nuestra idea era llegar al centro caminando pero después de intentarlo un rato bajo la fastidiosa llovizna y sin estar del todo seguros de haber cogido la dirección correcta, decidimos dar la vuelta y desde la estación de tren coger un autobús ya que, como de costumbre, ningún taxista se dignó a pararnos.
El primer objetivo era visitar alguno de los jardines que dan fama a la ciudad y nos decidimos por el Jardín del Administrador Humilde.


Jardín del Administrador Humilde

Con sus más de cinco hectáreas, es uno de los más grandes y la visita nos ocupó prácticamente toda la mañana. Los que me seguís desde hace algún tiempo ya sabéis que me encantan los parques y jardines pero con un sólo día, si nos dedicábamos a ver alguno más, hubiéramos tenido poco tiempo para callejear.
Además, no hay que negar que los jardines chinos, aunque tienen un gran encanto, me atrevería a decir que visto uno, vistos todos. Quizás he exagerado un poco, pero siempre se repiten los mismos elementos decorativos: agua, peces de colores, puentes, rocas, pabellones y celosías.
Ante tanta oferta, no sabíamos muy bien por cual decidirnos y no sé si acertamos o no en la elección de acudir al Jardín del Administrador Humilde. Los jardines clásicos de Suzhou son Patrimonio de la Humanidad (1997,2000)








Lo que sí puedo decir es que había mucha afluencia de público y que el tiempo lluvioso y más bien fresco, no cambió los planes de muchas familias, que dedicaron el Día de la Barca del Dragón, festivo en todo el país, para hacer turismo.




A pocos pasos del Jardín del Administrador Humilde se encuentra el Museo de Suzhou y aunque según la guía merece mucho la pena, la larga cola para entrar nos hizo desistir.
Después de comer nos dedicamos a pasear y pasear por la parte antigua de Suzhou, especialmente por la calle Pingjiang Lu que transcurre junto a un canal.
La mayoría de casas son de madera y sus bajos se han reconvertido en tiendas o teterías caras con vistas al canal. Los sauces y los puentes de piedra junto con los farolillos rojos que cuelgan de algunas fachadas, le dan un aire de pintura china antigua.




En otras calles no tan turísticas se puede ver como vive la población en sus pequeñas casas, muchas de ellas descuidadas, todas con salida hacia los canales y que utilizan tanto para navegar como para pescar o lavar.








Cuando por fin cesó la lluvia, empezaron a aparecer las barcas de remos que ofrecen paseos por los canales, los ricksaws o los vendedores ambulantes.











En una de las calles perpendiculares a Pingjiang Lu se puede visitar el interesante Museo de la Ópera, dedicado especialmente al kunqu, una variedad de ópera regional. Y aunque parezca increíble, realizamos la visita completamente solos!. Me llamó la atención el patio interior con su gran escenario que, aún sin tener demasiadas cosas en común, me recordó al Corral de Comedias de Almagro. También se pueden ver trajes e instrumentos antiguos o varias maquetas de diferentes teatros de Suzhou de características similares. Muy interesante el papapeto de madera ricamente trabajada que correspondía a una casa particular y se utilizaba para hacer representaciones en la propia casa. Recomiendo la visita del Museo de la Ópera que además es gratuito.

Museo de la Ópera


Museo de la Ópera

Museo de la Ópera

Museo de la Ópera

Museo de la Ópera

Museo de la Ópera


Después de pasear entre callejones, puentes y canales regresamos a la estación para coger un tren de regreso a Shanghai.


23 comentarios:

  1. M. Teresa, si no lo escribo reviento. Aunque te leo desde el Reader habitualmente, ya sabes que soy más bien vaguete escribiendo.... este relato es !!LA OSTIA!! Además ya llevaba tiempo buscando alguién que escribiera sobre Suzhou.

    Ah, además las fotos son preciosas. Enhorabuena y un bicazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Isaac!
    Qué alegría tenerte por aquí! Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón en que no hay mucha cosa en los blogs sobre Suzhou, lo que me parece raro siendo un lugar tan visitado.

    Bueno, ya he ido siguiendo vuestras aventuras por los Mares del Sur. Esto sí que es un viajazo! Supongo que ya estaréis pensando en el próximo.

    Un abrazo muy fuerte para los dos

    ResponderEliminar
  3. M. Teresa, como nos ayudas a culturizarnos con tus post, mujer de mundos! De tus venecias conozco sólo la italiana, y no esta que mencionas enel post. Ojalá pueda conocerla algún día.

    Y vaya novedad para mí la venecia portuguesa. Con mi pasión por el país luso no me explico cómo demonios no he oido hablar de ella. Dónde queda?

    Gracias, nuevamente por compartir tus vivencias.

    Un abrqzo.

    ResponderEliminar
  4. Una interesante ciudad y excursión aunque, como dices, salen Venecias debajo de las piedras. Lástima que el tiempo no acompañara, porque los parques deben deslucir un poco con la lluvia. El Museo de la Ópera pinta de maravilla y encima gratuito, no se le puede pedir más.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  5. Que razón tienes con eso de las "venecias" se multiplican por el mundo. Quizá a ti te decepcionase un poco Suzhou por lo que apuntas del día gris, pero las fotos me sugieren que es un sitio para perderse un buen rato.

    En cuanto a lo de los jardines que comentas, es cierto que a veces vemos cosas que una vez vista una, vistas todas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. simplemente precioso
    tengo un amigo viviendo en China que me habla maravillas de este lugar y ahora veo popr que

    genial

    ResponderEliminar
  7. @ Antonio: Yo tampoco conozco todas las venecias y concretamente en la portuguesa no he tenido ocasión de visitarla. Está cerca de Coimbra y si buscando imágenes en el Google parece un lugar precioso. Habrá que ir! ;)

    @ Helena: La lluvia siempre desluce aunque luego las fotos salen mejor, sin las molestas sombras dando la lata.

    @ Fernando: Sin duda es un sitio para perderse y quizás con un sólo día no tuvimos tiempo de saborearlo.

    @ Bleid: Es un sitio muy bonito, no me extraña que a tu amigo le guste escaparse a Suzhou que, comparando con las grandes urbes chinas, le parecerá un pueblecito.

    Muchas gracias a todos!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola M. Teresa,
    Me gustan mucho tus post, pero sobre todo tus fotografías... Eres realmente buena!! Tus fotos son geniales. Me encanta ver tus artículos una y otra vez por disfrutar de las fotos.
    Gracias por compartir.
    Saludos,
    Trini.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Trini. Intento captar con la cámara no sólo lo que ven los ojos sinó también lo que observa el corazón!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. El recorrido con estas típicas barcas por los canales de Suzhou es uno de los mejores recuerdos del viaje a China. Como siempre, unas fotos preciosas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Cincuentones: Muchas gracias por vuestro comentario y por seguirme.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Desde luego es verdaderamente bonito.
    Parece que uno viaja a la china de aquellos años.
    Bellas fotos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola Gildo,

    El problema de estas ciudades es que han crecido de forma descontrolada y, desde mi punto de vista, con un diseño bastante feo la mayoría de ellas, como es el caso de Suzhou.
    Por fortuna, todavía hay rincones que con un poco de imaginación te transportan a la época de las grandes dinastías chinas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. A mí al contrario que a ti, Suzhou no me decepcionó, más bien me sorprendió aunque tengo que decir que no había leído ni visto fotos antes de ir aunque como bien dices: Venecia sólo hay una!!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  15. Hola Babyboom,

    Supongo que el día lluvioso tuvo mucho que ver. Además, creo que con un día no tuvimos tiempo de saborearlo bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. tus fotos son geniales... Apetece irse ahora mismo a China para disfrutar de esos lugares que nos describes tan bien.

    Saludos,

    Trini.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Trini, me alegro que mis fotos te animen a viajar a Suzhou. Un abrazo desde Sofia .....y en parte tu eres un poco "culpable" de que estemos en Bulgaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gracias Trini, me alegro que mis fotos te animen a viajar a Suzhou. Un abrazo desde Sofia .....y en parte tu eres un poco "culpable" de que estemos en Bulgaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola de nuevo María Teresa!
    Te he dejado una nominación en mi blog a una nueva variante de los premios Liebster por si te apetece hacerlo...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  20. hola Helena,
    muchísimas gracias. Estoy un poco en off rodando por tierras bulgaras pero cuando llegue a casa me pongo en ello !!!!

    ResponderEliminar
  21. Buenísimas fotos de la vida cotidiana de Shanghai ... ciertamente, cuando llegué a Shanghai por primera vez, me quedé alucinado al ver el Pu Dong de noche iluminado ... futurista ... como ninguna otra ciudad, ...

    Pero cierto es que al tiempo y al explorar descubres que hay otro Shanghai ... más rural, ... más social, ... más humano, y es lo que me ha gustado ver en tus estupendísimas imágenes!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Maria Teresa

    me ha gustado mucho el post. Acabo de volver de Suzhou (estuve hace apenas 3 dias) y me gusto mucho. Mas que a Venecia, como dices, me recordo a sitios como Amsterdam o Brujas por el tipo de canales, aunque con arquitectura bastante menos homogenea por las veces que ha sido destruida.

    Visite 3 jardines: el del humilde administrador, el del bosque del leon y el de las redes del pescador. Todos exquisitos, pero los dos ultimos mucho mas tranquilos y recogidos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegro de que te haya gustado el post. Veo que aprovechaste bien el día, Suzhou tiene mucho encanto.

      Un abrazo y gracias por el comentario.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.