sábado, 24 de noviembre de 2012

Ciudad vieja de Skopje, un viaje al pasado


Tal como comenté en la anterior entrada, cruzar el Puente de Piedra o Kamen Most significa algo más que pasar a la orilla opuesta del río Vardar. Es el más antiguo de la ciudad y en sí mismo es todo un símbolo para los habitantes de Skopje. Sus orígenes se remontan al siglo VI, época del emperador Justiniano aunque desde entonces ha sufrido varias reconstrucciones, la más importante de las cuales tuvo lugar en el siglo XV por el sultán Murat II. Tiene una longitud de 214 metros y 6 metros de ancho con doce arcos de medio punto y es la vía más utilizada para entrar en el Caršija o antiguo bazar.

Calle del viejo bazar. Skopje



Kamen Most o Puente de Piedra

Río Vardar y Puente de Piedra

Pasamos de una parte de la ciudad con pretensiones de grandeza a un escenario totalmente opuesto, donde parece que el tiempo se ha detenido.
El primer día que visitamos el antiguo bazar, las tiendas ya habían cerrado y quedaban pocas almas por las calle. Es muy relajante pasear de noche, cuando la luz amarillenta y tenue de las farolas se refleja sobre el empedrado desgastado por los siglos y el silencio se ha adueñado de todos los rincones.







Durante el día, cuando el bazar se encuentra en plena efervescencia, el ambiente que se respira es totalmente opuesto. Aunque este bazar se creó entre los siglos XI y XII, no fue hasta finales del siglo XIV, cuando Skopje estaba bajo dominio otomano, que los turcos le dieron un importante empuje, tanto a nivel comercial como en la construcción de bellos edificios. El comercio se mantiene, aunque ha ido evolucionando con los años. La mayoría de artesanos y antiguos oficios de tradición familiar han desaparecido y algunos de los pequeños talleres se han substituido  por tiendas de baratijas de dudosa calidad con las que no se puede competir.
Por el contrario, las bellas construcciones otomanas allí siguen en pie, aguantando el paso del tiempo aunque, a excepción de las mezquitas, no tengan las funciones por las cuales fueron levantadas. Me refiero a los hamam (baños) y a los caravanserai (albergues o posadas).
El Caršija tiene suficientes atractivos para dedicarle un día entero que, a poder ser, no debería ser un lunes ya que todos los museos, galerías y demás edificios importantes están cerrados por ser el día de fiesta semanal.
Dedicamos las horas a visitar los lugares de interés, a comer, a curiosear por el mercado y a dejarnos llevar sin rumbo fijo, descansando de vez en cuando para tomar un té o un café mientras disfrutábamos del simple pero gran placer de observar.
El encanto está en ir descubriendo todos estos lugares sin prisas, sin importar demasiado el orden, pasar una y otra vez por las mismas calles y dejarse impregnar por la esencia de tiempos pasados.

Los Hamam

Tras cruzar el puente de piedra la vista se va indiscutiblemente hacia las cúpulas del hamam Daut Paša, los mayores baños turcos de los Balcanes construidos durante la segunda mitad del siglo XV por el gran visir de Rumelia que les dio su nombre y según cuenta la leyenda para satisfacer las necesidades de su harén. Actualmente es una galería de arte y sala de conciertos pero, guste o no el arte moderno, merece la pena entrar para admirar su bella arquitectura. Del total de sus trece cúpulas, las dos más grandes correspondían a los vestuarios que originalmente disponían de fuentes de mármol, hombres y mujeres por separado, mientras que bajo las otras cúpulas se hallaban los distintos baños.

Hamam Daut Pasa

Hamam Daut Pasa


Hamam Daut Pasa

En la ciudad antigua hay otros baños tan espectaculares como los anteriores. Se trata de Cifte Amam situados en el centro del bazar antiguo. Es de la misma época que Daut Pasha pero sus servicios iban destinados a otra clientela bien distinta ya que el general otomano Isa-Beg Isaković lo creó para las necesidades de la madrasa o escuela islámica que había en sus alrededores. Su nombre en turco significa “baño doble” y estaba dividido en dos alas casi idénticas (de ahí el nombre de baño doble), una para hombres y otra para mujeres, aunque utilizaban algunas estancias comunes. Había tres habitaciones separadas con baños calientes, una de las cuales se construyó con una piscina para que los judíos que vivían en Skopje pudieran celebrar allí sus baños rituales.
También se ha convertido en una galería de arte contemporáneo donde exponen sus obras tanto artistas locales como extranjeros.
Con su mar de cúpulas que se extienden sobre el viejo bazar, es uno de los más bellos ejemplos de arquitectura islámica de Macedonia.


Cifte Amam



Cifte Amam

Los Caravanserai

Los caravanserai eran las posadas donde los mercaderes que hacían las rutas entre Asia, y Europa paraban a descansar y reponer provisiones. Solían tener planta cuadrada o rectangular con un gran patio central entorno al cual se disponían una o dos plantas destinadas a las habitaciones. Allí se encontraban también diferentes puestos de venta para que los mercaderes pudieran comprar todo aquello que les hacía falta para continuar el camino.
A partir del siglo XV, se abrieron nuevas rutas y se potenció el comercio naval por lo que los caravanserai empezaron a perder importancia. Algunos de ellos siguen en y Turquía, Siria o Uzbekistán conservan los más bellos ejemplos de estos emblemáticos complejos. En la ciudad vieja de Skopje podemos ver los restos de tres de ellos.

El más grande y bonito es el Kurshumli Han, construido en 1550 por Mula Musledin Hodza, hijo de Abdul Gani, que era un científico de la corte del Sultán Selikm II. Kurshumli significa plomo, ya que el tejado estaba cubierto con este material que desapareció durante la I Guerra Mundial. Tiene dos patios, en uno de los cuales se albergaban los animales y las mercancías y en los dos pisos alrededor del segundo patio se distribuían las habitaciones de mercaderes. Junto al caravanserai se encontraban una mezquita y un hamam, pero ambos sufrieron los daños del gran incendio de 1689 y posteriormente del terremoto de 1963, por lo que la mezquita ya no existe y de los antiguos baños sólo pueden verse las ruinas. Hoy en día, Kurshumli Han forma parte del Museo Nacional de Macedonia.



Kurshumli Han

Exterior del Kurshumli Han
También muy dañado por el terremoto quedó el caravanserai Suli Han, construido en la primera mitad del siglo XV por Isa-Beg Isakoviv. En 1972 acabó su reconstrucción y alberga la Facultad de Arte y el Museo del Viejo Bazar.
Probablemente el nombre procede de la palabra turca “su” que significa agua, y parece ser que un pequeño río corría cerca de allí.

Suli Han

El tercer caravanserai es el Kapan Han y se ha convertido en un agradable restaurante.


Kapan Han

Kapan Han


La fortaleza Kale

La antigua fortaleza, conocida como Kale, está situada en el punto más alto de la ciudad mirando al río Vardar. A pesar de estar muy reconstruida tras los destrozos del último gran terremoto de 1963, la muralla en sí es lo que merece más la pena.

Muralla de la Fortaleza Kale




Las mezquitas

Desde la parte más elevada se pueden contar un sinfín de minaretes. Hay varias mezquitas pero sólo visitamos algunas de ellas.
Muy cerca de la Fortaleza se encuentra una de las más bonitas de la ciudad. Se trata de la mezquita de Mustafa Pasha (1492) construida por este visir de la corte del sultán Selim I. Como en la mayoría de mezquitas, el jardín que la rodea está bien cuidado, con rosales aun en flor. Frente la entrada principal está la fuente de mármol para las abluciones y en la parte trasera se encuentra un pequeño cementerio donde destaca el mausoleo donde se encuentra enterrada la hija de Mustafa Pasha. Se nos acerca un buen hombre que muy amablemente nos invita a entrar. Nos comenta que el pórtico se conserva en su estado original y el interior, aunque sobrio, es elegante.

Mezquita Mustafa Pasha

Mustafa Pasha

Mustafa Pasha

A poca distancia del bazar descubierto Bit Pazar, se encuentra la mezquita del Sultán Murat, considerada la más grande de los Balcanes. Es una de las más importantes de la ciudad y se construyó sobre los cimientos del antiguo monasterio de San Jorge con las donaciones del propio sultán. La responsabilidad de su mantenimiento recaía sobre él mismo y posteriormente sobre sus sucesores que se hicieron cargo de las reparaciones tras los diferentes incendios. Conserva las tres naves de la basílica del antiguo monasterio y no dispone de cúpula como la mayoría de las mezquitas. Junto a la mezquita destaca la torre del reloj construida en 1566. Todos los bazares en Macedonia tenían una torre del reloj que indicaba a los musulmanes las horas en que debían cerrar sus comercios para cumplir con sus obligaciones religiosas. Esto se repetía cinco veces al día y nadie podía trabajar más que el vecino ni ganar más. Esta torre fue la primera que se construyó en todo el Imperio Otomano lo que demuestra la importancia comercial que tenía Skopje. El reloj original desapareció durante el caos posterior al terremoto de 1963 y se encuentra en un museo de Suiza.

Mezquita del Sultán Murat

Mezquita del Sultán Murat


Torre del Reloj

 Otras mezquitas interesantes son las de Isa beg y la de Ishak beg o Aladza.

Mezquita de Ishak beg


Los mercados

Destacan el Bezisten (Bedesten o Bedestan) que significa mercado cubierto. Aquí se vendían los más preciados artículos como las sedas, especias, joyas o perfumes ya que cuando se cerraban sus puertas por la noche estos valiosos artículos quedaban más protegidos. Desafortunadamente el gran bedesten original desapareció con el incendio de 1689 y posteriormente se construyó uno de pequeñas dimensiones ya que la ciudad de Skopje había perdido peso como centro de comercio.

Bit Pazar o mercado descubierto, el más antiguo de la ciudad, donde se venden  productos alimenticios de todo tipo, como frutas y verduras, carne, especias...en una mezcla de colores, olores y todas las sensaciones.
Aquí se encuentra el comercio más tradicional donde el paso de los años parece no importar.











Entre las mezquitas hay algunas iglesias cristianas. No se debe pasar por alto el pequeño monasterio de Sveti Spas o de la Sagrada Salvación
Si no fuera por su campanario de madera con aspecto de torre de vigilancia, seguramente pasaría desapercibida ya que el muro de piedra exterior impide adivinar lo que se esconde allí dentro. Los otomanos no impidieron la construcción de iglesias pero éstas debían cumplir una serie reglas tales como un exterior sin decoración alguna o estar construidas como mínimo un metro bajo el nivel del suelo para no superar en altura a ninguna de las mezquitas.
La iglesia original quedó destruida por el incendio de 1689 y la estructura actual es del siglo XIX. En el pequeño y cuidado patio destaca el sarcófago donde está enterrado Goce Delchev, un héroe nacional que luchó por la liberación del pueblo macedonio. La iglesia es famosa por su iconostasio de 10 metros tallado en madera de nogal con escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento. Parece ser que en 1926 el Museo Británico ofreció un cheque en blanco pero los macedonios no quisieron desprenderse de tal joya.  

Sveti Spas 

Sveti Spas

Sveti Spas

La ciudad vieja está llena de bonitos restaurantes, cafeterías tradicionales y lugares de diseños más vanguardistas para satisfacer tanto a locales como visitantes. Cualquiera de ellos es un buen lugar para sentarse a descansar y ver pasar la vida.











18 comentarios:

  1. Últimamente he estado leyendo en bastantes sitios sobre Skopje y me está entrando mucha curiosidad por conocerla… pero me parece que nada de lo que he leído hasta ahora ha sido tan completo como tu entrada.
    La tendré en cuenta si en algún momento puedo ir…

    ResponderEliminar
  2. Gracias Elena,
    Me alegro de que encuentres útil la información. Macedonia es un destino poco conocido y a nosotros nos resultó muy interesante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha parecido una ciudad con mucho encanto.
    De esas en las que comenzar a pasear o sentarte a tomar un café/té y perder la noción del tiempo.
    Las fotografías nocturnas además tienen un algo especial.
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. Estupendas fotos (te salen siempre fenomenal) y reportaje. Me ha recordado bastante a Turquía. Las mezquitas, las edificaciones, los caravanserai. Desde luego que es un destino que ofrece más de lo que aparentemente pensamos. La verdad es que, insisto, ya quisieran muchos reportajes viajeros ser tan amenos y tan bien ilustrados como tus apuntes de viajes.
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  5. Macedonia es un destino al que le tengo muchas, muchas ganas.

    Espectacular artículo y fantásticas fotos M. Teresa.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  6. Me encantan tus post, buena información y fotos sobresalientes.
    Yo prefiero el calor más que el frio, por eso el norte....me da pereza:)
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Bonita ciudad que me recuerda mucho a Mostar : el puente , las mezquitas , las huellas de la guerra ...
    Saludos desde Mallorca !

    ResponderEliminar
  8. M. Teresa, una entrada muy bonita, y en especial el apartado del mercado con esas fotos tan increibles con colores llenos de vida.

    La mejor foto para mi gusto, la última, los dos señores sentados junto a la puerta del bar. Es realmente fantástica.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Helena,
    Para mí, la ciudad antigua sí que tiene mucho encanto, con diferencia lo mejor de Skopje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Fernando

    Realmente recuerda mucho a Turquía, de hecho, en aquella época pertenecían ambas ciudades al mismo imperio.
    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Carol,

    Anímate, seguro que Macedonia no te decepcionará, la gente es encantadora.

    Un petó

    ResponderEliminar
  12. Gracias Paco,

    Entre las miles que hago, algunas salen bastante bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Gildo

    Yo también prefiero el calor pero, no te creas, tuvimos un tiempo estupendo para ser octtubre. El invierno sí que debe ser duro ... que tampoco me busquen por allí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola fan,

    No he estado en Mostar pero este viaje me ha despertado las ganas de conocer todos los países balcánicos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Antonio,

    Ya sabes que las fotos de los mercados siempre son muy agradecidas ... lástima que no se puedan plasmar los olores en una foto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola!
    Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besoss!
    Emilia

    ResponderEliminar
  17. Muy chula Skopje aunque lo de los hamman que ahora sean galerías de arte no me hace mucha gracia, podrían haberlos dejado tal y como eran!!! Las fotos del mercado preciosas, me encantan este tipo de lugares!!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.