miércoles, 14 de noviembre de 2012

Proyecto Skopje 2014: ¿Parque temático o recuperación de la identidad nacional?


Skopje es la capital de Macedonia, uno de los países más pequeños que forman el mosaico europeo, independizado de la República Federal Socialista de Yugoslavia en 1991.
Es una ciudad en la que viven alrededor de 600.000 personas de las poco más de dos millones que habitan el país balcánico.
Sus calles y plazas son un claro reflejo de lo que se va encontrando en el resto del país, un gran crisol cultural y étnico en el que se funden las llamadas a la oración desde los erguidos minaretes de las mezquitas con la cera de las velas que queman sin parar en las iglesias ortodoxas.
El río Vardar separa las dos comunidades étnicas principales: a un lado, los llamados macedonios o cristianos ortodoxos, que representan un 60% de la población y al otro lado los albaneses y turcos musulmanes que suman alrededor de un 35%. Cada comunidad vive de forma independiente y da la sensación de que practican lo del “vive y deja vivir” relacionándose lo justo entre ellos. El recuerdo de un pasado sangriento no muy lejano sigue palpitando y la situación vista desde fuera no es fácil de entender. Los macedonios consideran a los albaneses parte de su pueblo pero muchos albaneses parece que no tendrían demasiado reparo en separarse y unirse a Kosovo. El tiempo lo dirá, porqué la complejísima situación de los Balcanes está aun lejos de solucionarse a gusto de todos.
El caso de Macedonia es aun más complicado por las pésimas relaciones con Grecia que no reconoce ni su nombre, ni su bandera ni su Constitución, considerando que este nombre les pertenece y que corresponde exclusivamente a una provincia de su territorio.

Museo de la Lucha Macedonia


Poco esperábamos de Skopje, simplemente tenía que ser el punto de inicio y final de un recorrido por el país. Para ser sincera, tampoco me había informado demasiado sobre qué hacer o qué ver y la idea era ir improvisando sobre la marcha. Creía encontrar una ciudad gris con muy pocos atractivos y con grandes moles de cemento (que aún las hay) herencia de la época del Mariscal Tito. Pero su gran sentimiento nacionalista ha llevado al gobierno del conservador Nikola Gruevski a impulsar un ambicioso cambio de imagen de la ciudad bajo el nombre de Skopje 2014.
Quieren que el pueblo sea consciente de que son los descendientes de Alejandro el Grande (356 – 323 aC) y de los antiguos macedonios, construyendo con esta finalidad una serie de obras dedicadas al conquistador y a su dinastía.

Plaza Macedonia

Gran parte de este megaproyecto ya se ha visto materializado y los ciudadanos se dividen entre los que están a favor y los opositores.
Cuando el terremoto de 1963 dañó de forma importante el 80% de los edificios de la ciudad, gran parte de su patrimonio arquitectónico desapareció.
Como recuerdo, el reloj de la antigua estación de trenes, hoy Museo de la Ciudad, todavía marca las 5:15, hora en que el violento movimiento detuvo las agujas.

Museo de la Ciudad

Varios países occidentales como EEUU, Reino Unido, Alemania o Suiza realizaron importantes donaciones para la reconstrucción de la ciudad que se llevó a cabo al estilo sobrio y poco atractivo de la época comunista. Las ganas de  recuperar aquel patrimonio perdido y de dar un aire monumental a sus calles y plazas para atraer a una industria turística aún muy escasa y también, cómo no, de proclamar su identidad nacional a los cuatro vientos, es lo que llevó al gobierno a anunciar en 2010 este multimillonario proyecto. Esto, pero, es a costa de gastar muchos millones de euros en un país con más del 30% de la población desempleada, lo que hace difícil su justificación. Hablando con algunos ciudadanos nos comentaban que realmente durante estos dos últimos años el incremento de turistas se ha hecho muy evidente pero critican que el gobierno se dedique a construir tantos puentes, estatuas y leones en vez de invertir en la creación de empresas.
Otra polémica ha surgido por la poca transparencia en la adjudicación de las obras, presupuestadas inicialmente en 80 millones de euros pero que sobrepasan ya los 300 millones gastados. 


La gran plaza Macedonia es el ejemplo más evidente de este cambio de imagen. En verano de 2011 se inauguró la fuente central con la enorme estatua ecuestre de Alejandro Magno lo que encolerizó más aun a los griegos, que reivindican al gran conquistador como propio. Ya anteriormente, los macedonios bautizaron con este nombre el aeropuerto de Skopje, lo que también causó enfrentamientos.
La estatua de Alejandro Magno tiene una altura de 22 metros, pesa 40 toneladas y ha costado nada menos que cerca de nueve millones de euros.
Para no enfadar a Atenas, el nombre oficial es “Guerrero a caballo” pero es evidente que se trata de Alejandro el Grande y los griegos están convencidos que la ex República Yugoslava quiere apropiarse de su historia así como impulsar el nacionalismo en la Macedonia griega.
La estatua llama la atención por su magnitud, por su monumentalidad y por el juego de agua y color de la fuente.

Varias fotos del monumento "Guerrero a caballo" representando a Alejandro Magno:













Su inauguración coincidió con los actos de celebración de los veinte años de independencia del país, entre los que también se llevó a cabo un desfile militar que pasó por debajo del recién construido Arco del Triunfo, conocido como la Puerta Macedonia. Los 21 metros del arco, simbolizan los años de independencia y su forma clásica se ha inspirado también en sus raíces helenas. Hay muchas opiniones en contra porqué se ve ridículo que en el siglo XXI se levanten arcos de triunfo, mientras que el arquitecto de la obra defiende que un estado de más de 20 siglos, que ha combatido en tantas guerras, necesita un arco triunfal para proclamar su victoria. 

Arco de Triunfo
 
Los representantes de la ideología ultranacionalista están empeñados en que Skopje debe parecerse a una verdadera ciudad europea. Por este motivo defienden la construcción de un nuevo Palacio de Justicia, un Teatro Nacional, un Museo Arqueológico y Archivo Nacional, Museo de la Lucha Nacional, Museo del Holocausto, Ministerio de Exteriores, puentes monumentales y decenas y decenas de estatuas para “completar la historia arquitectónica”. Quieren parecerse a París, Londres, Budapest, Praga… y tomar como modelo estas ciudades, convencidos de que no se trata de una escenografía ni de un parque temático, sino de reconstruir su verdadera historia.
Muchos edificios de los alrededores de la Plaza Macedonia también se han reformado, así como su fachada fluvial a ambos lados del río Vardar, tanto con edificios ampliados como los de nueva construcción, todos ellos siguiendo el estilo neoclásico de grandes cúpulas y columnatas un poco difícil de encajar en las tendencias arquitectónicas actuales.

Museo Arqueológico 

Museo de la Lucha Macedonia

Museo Arqueológico

Además de los edificios, más de cincuenta estatuas adornan el espacio público para acabar de darle ese toque monumental. Como ya he comentado, predominan sus héroes de la época clásica, ya sea Alejandro Magno o sus padres Felipe y Olimpia. Se está construyendo otro gran monumento en honor a Felipe II, de 15m de altura sobre un pedestal de 13m, presupuestado en dos millones de euros, justo al final del Puente de Piedra, en la plaza Rebelión de Karpos que sirve de entrada al barrio antiguo. (El estadio de fútbol también lleva su nombre).

Monumento de Felipe II en construcción

También se ensalzan figuras importantes del cristianismo del país, como son los santos Clemente, Naum, Metodio y Cirilo y otros personajes de origen macedonio como el emperador bizantino Justiniano I o el zar Samuel. Los principales representantes que lucharon para la libertad macedonia a lo largo de toda su historia tienen también su lugar.

Emperador Justiniano 

Zar Samuel

Monumento a los Barqueros de Tesalónica
No hay que olvidar que en todo este megaproyecto, una de las primeras obras que se realizaron fue la casa-memorial de la Madre Teresa de Calcuta. Poca gente conoce que Agnes Gonxha Bojaxhiu, nombre de pila de la misionera, nació un mes de agosto de 1910 en Skopje, que entonces formaba parte del Imperio Otomano bajo el nombre de Uskub. La familia de Agnes pertenecía a la minoría albanesa católica (la mayoría de albaneses profesan la religión musulmana).
Es un lugar muy agradable, lleno de recuerdos que ayudan a conocer mejor la vida de esta gran mujer.

Monumento dedicado a la Madre Teresa delante de la Casa-Memorial

Su casa natal, donde vivió hasta los 18 años antes de marcharse a Irlanda y posteriormente a la India, se encontraba en la misma Plaza Macedonia, muy cerca de la estatua de Alejandro Magno pero fue destruida por el terremoto de 1963. Un recordatorio en granito nos indica el lugar exacto de la ubicación y cuatro ángulos en el suelo delimitan la superficie que ocupaba.

Lugar donde se encontraba la casa natal de la familia Gonxha Bojaxhiu

Cuatro ángulos delimitan la superficie de la antigua casa 

Recuerdos de Skopje
La casa museo se levantó en el lugar donde se encontraba la iglesia en la cual fue bautizada Agnes Gonxha.
En la casa memorial se pueden ver muchas fotografías familiares, la maqueta de su casa natal construida con la ayuda de los ancianos que la recordaban, su certificado de bautismo, el Premio Nobel de la Paz, que le fue otorgado en 1979 y un sinfín de recuerdos y manuscritos de su larga trayectoria como Hermana de la Caridad en Calcuta. Vemos también representada una habitación y un comedor de una casa macedonia de la época.
Esta exposición se trasladó a Roma en 2003 cuando Santa Teresa fue beatificada por Juan Pablo II.

Casa-Memorial Madre Teresa

Recogiendo el Premio Nobel en 1979


Exposición

En el segundo piso se encuentra una luminosa capilla que los católicos macedonios utilizan para sus celebraciones religiosas más importantes.
Fue una de las visitas más enriquecedoras en la capital, no sólo por el material que allí se expone sino por la larga charla que mantuvimos con Jaquelina, una de las responsables de esta interesante casa-memorial. Con esta encantadora mujer estuvimos conversando casi dos horas y nos dio su punto de vista sobre la ciudad y sobre el país, sobre la mezcla étnica y religiosa, sobre la antigua Macedonia que formaba parte de la gran Yugoslavia y sobre la actual Macedonia independiente. Fue un auténtico placer.

Capilla

Así como el proyecto Skopje 2014 está financiado por el Gobierno del país, prácticamente en su totalidad, hay también mucha inversión privada extranjera, ya sea hoteles de cadenas internacionales o grandes centros comerciales que despiertan la locura compradora entre los locales abocados al consumismo.






La “esculturitis aguda” que padece Skopje se hace también evidente en todos los rincones del centro de la ciudad. Cualquier excusa es buena para levantar una estatua, algunas con más gracia y otras con bastante poca:

... a unos enamorados en la glorieta de la Plaza Macedonia

... a unos bañistas en el río Vardar

... a un mendigo

... a un Limpiabotas

... a un toro macedónico

... o a un roquero
Los macedonios nos parecieron personas extremadamente hospitalarias, amables y con ganas de vivir en paz. En Skopje, tanto los de la orilla derecha del río Vardar como los de la orilla izquierda, independientemente de su etnia o religión, se mostraron abiertos y dispuestos a ayudar en todo momento. Cierto es que el río separa pero más cierto es que los puentes unen.

Puente de Piedra

Río Vardar

Skopje nos gustó. Además, nos dio la oportunidad de viajar de Europa a Oriente con tan sólo cruzar un puente, el magnífico Puente de Piedra que conduce a la ciudad antigua o Čaršija, donde no se construyen monumentos ni edificios neoclásicos sino que los minaretes, los hammam, bazares y caravanserai son los que nos recuerdan su pasado histórico.
En la próxima entrada del blog, cruzaremos pues el Puente de Piedra para conocer ese otro mundo dentro de una misma ciudad. ¡Os espero!  


13 comentarios:

  1. Hola Maria Teresa:

    Me ha gustado mucho el post porque no solo hablas del destino sino también de la sociedad y apuntas cosas muy interesantes como el eterno conflicto de la identidad de los pueblos. la situación en los balcanes es complejísima como dices porque allí se mezcla religión, historia y fronteras y etnias, y es complicado ponerlas de acuerdo. Lo de las estautas, como lo del arco del triunfo, me parece una aberración gastar dinero en eso cuando hay otras necesidades. Curiosamente es muy habitual en paises en los que el gobierno quiere tener un control sobre los ciudadanos (recuerda la que hay en Dakar)

    No sabía lo del museo de la Madre teres, pero debe ser un sitio muy interesante.

    Espero ansioso el próximo post. Un abrazo y buen fin de

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha resultado muy interesante todo lo que has comentado en el post. Me veo yéndome a trabajar allí a hacer puentes y estatuas, jejeje...
    No sabía que la Madre Teresa era originaria de allí.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Fernando,

    La verdad es que desde mi punto de vista tampoco tiene sentido gastar tantos millones en obras inútiles pero es bueno escuchar las opiniones de los propios ciudadanos, tanto los que las defienden como los que se oponen. La razón absoluta no la tiene nadie.
    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena,

    Poca gente sabe el origen de la madre Teresa. Yo pensaba que era de Albania, y aunque su familia perteneciera a la minoria albanesa católica, era macedonia.

    Gracias por pasar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un interesante reportaje. Es curioso que quieran dar esa imagen de grandeza con el número de parados que hay. Comprendemos a los que están en contra de este despilfarro y de la poca transparencia del gobierno. Tampoco sabíamos que la Madre Teresa era de Macedonia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola cincuentones,
    Es complicado opinar sobre estos temas vistos desde fuera pero creo que se podría haber mejorado el aspecto de la ciudad sin llegar a estos extremos de desenfreno. De todas formas, el tiempo dirá si recuperan la inversión.
    Gracias por comentar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado ésta entrada y visualmente he puesto cara a Macedonia ... tengo un compañero de trabajo que es de macedonia (de los pocos que hay en Madrid) ... y por mucho que habla ... no me hago mucho a la idea ...

    Lo he comentado con él y me ha dicho que ésto de lo que hablas (como macedonio) es una verguenza, que nadie quiere éstas cosas allí, porque no tienen metro, ni tren ni nada ... y cada vez que él va tarda 12 horas en llegar a Sofia en vez de 2 ... pero bueno, ... como yo le he dicho, al menos se habla de ésto fuera de Macedonia.

    Gracias por la entrada! un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, me acabo de enterar de que la Madre Teresa nació allí, qué curioso!!! La verdad es que sí que han hecho una gran transformación de la ciudad, me gustan mucho algunas de las estatuas que han puesto, por lo menos le han lavado la cara a la ciudad!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  9. Gracias Alfonso,
    Antes de viajar a Macedonia tampoco tenía demasiada idea de qué "cara" ponerle, hay muy poca información del país y la que se encuentra (guías y tal) poco actualizada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Babyboom

    El cambio que están viendo los habitantes de Skopje es espectacular y no se puede negar que un lavado de cara sí que están haciendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Maria Teresa:

    Si te pasas por el blog he dejado un pequeño regalo para ti...espero que te guste!

    Un saludo!
    Elisabet

    ResponderEliminar
  12. Es curiós pequè un amic macedoni m'explica que en realitat ells son els menys nacionalistes dels ex-iuguslaus, i reconeix, que de història i identitat pròpia en tenen poc. Però és evident que sembla que les autoritats volen fer un mix entre la realitat i la llegenda, per crear una història oficial i la plaça on hi ha font d'Alexandre n'és un exemple de la megalomania en aquest exemple.
    Per cert, jo hi vaig estar a l'estiu del 2012, gairebé deviem coincidir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja m'ho va semblar que la majoria dels ciutadans no hi estan massa d'acord, ho veuen com una bogeria dels mandataris. Una ciutat estranya Skopje, però jo la vaig trobar força interessant.

      Una abraçada

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.