lunes, 24 de diciembre de 2012

Món Sant Benet, mil años de Historia


Hacía tiempo que teníamos ganas de conocer el complejo de Món Sant Benet y aprovechamos una ocasión muy especial para disfrutarlo durante un fin de semana cultural y gastronómico.
Món Sant Benet pertenece al municipio de Sant Fruitós de Bages, a 10km de Manresa y a unos 70km de Barcelona, en el corazón de Catalunya.
El nombre no puede ser más acertado ya que se trata de todo un mundo (món, en catalán) que gira alrededor del antiguo Monasterio de Sant Benet. Un espléndido hotel, una oferta gastronómica de primera línea, dos visitas culturales muy interesantes y algunas actividades relacionadas con la Fundación Alícia, que se define como un centro de investigación sobre alimentación y ciencia, donde además de la visita, se pueden realizar talleres de cocina y alimentación.

Monasterio de Sant Benet  desde la habitación


La antigua abadía benedictina de Sant Benet fue fundada hacia el año 960 por el Conde Sala y su esposa Ricarda, quienes emprendieron un largo viaje hasta la Santa Sede para solicitar la tutela papal. Del viaje trajeron consigo las reliquias de San Valentín que ya era muy venerado en la zona y esto dio mucho prestigio a la abadía donde los creyentes acudían en peregrinación, dejando unos buenos ingresos. Se construyó una gran iglesia que se consagró en 972 con la presencia de los obispos de Vic, Urgell y Barcelona.
En el año 1002 la comarca del Bages y su capital, Manresa, sufrieron los ataques de las tropas de Almanzor, que dañaron de forma importante los edificios de la abadía y quemaron la iglesia.
A principios del siglo XII una segunda incursión islámica dejó el lugar devastado y se vieron obligados a construir una nueva iglesia que se finalizó hacia 1212 y es la que podemos ver hoy en día. Durante los siglos XIV y XV, se levantaron nuevas dependencias, pero no alrededor del claustro como se hizo en sus inicios, sino alrededor del patio de entrada.



En el año 1348 sufrió un nuevo ataque, pero en esta ocasión fue la bacteria Yersinia pestis, el microorganismo causante de la llamada peste negra que fulminó entre 1347 y 1353 a un tercio de la población del continente europeo, unos 25 millones de personas. En el Monasterio quedaron tan sólo dos monjes y las instalaciones fueron cayendo en un progresivo deterioro hasta que en 1593 perdió su independencia y se unió a Montserrat. Para los monjes de Montserrat fue un centro de formación artística y también una residencia de retiro para los más ancianos.
Durante la desamortización, se suprimieron todas las órdenes religiosas y en 1835 los monjes abandonaron definitivamente el Monasterio.


Sant Benet quedó abandonado hasta que en 1908 lo adquirió en subasta Elisa Carbó, madre del pintor modernista Ramon Casas quienes lo rehabilitaron y adaptaron algunas estancias como residencia de verano. La restauración fue llevada a cabo por el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch quien también era socio de la industria textil de la familia Casas.
En el año 2000, los descendientes de Ramon Casas vendieron todo el conjunto a Caixa de Manresa que se hizo cargo de la restauración del conjunto monumental y lo abrió al público en 2007, como un gran proyecto turístico y cultural de primer orden.
Estos mil años de historia del Monasterio que he resumido en pocas palabras, se pueden saborear con más detenimiento gracias a las dos visitas guiadas, ambas de gran interés.
En la primera de ellas, viajamos al medievo y  se visitan las estancias más antiguas del Monasterio. El recorrido empieza en la iglesia donde, gracias a la ayuda de diferentes proyecciones, luz y sonido te transportan a inicios del siglo XII. Se sigue hacia el claustro, un ejemplo del románico de gran interés con elementos de la arquitectura gótica. Tiene cuatro galerías con columnas dobles que suman un total de sesenta y cuatro, con capiteles ricamente decorados. De aquí seguimos hasta la bodega y las galerías de mediodía donde los monjes de Montserrat habilitaron sus celdas.

Entrada a la iglesia del Monasterio

Claustro

Claustro

Representación de una celda

Monje en su celda

Galería de mediodía

La segunda visita transcurre por las estancias del sobreclaustro y con el nombre de
Un día en la vida de Ramon Casas nos adentramos en las habitaciones de una familia burguesa de principios de siglo XX. El recorrido está organizado como si se tratara de una visita a la familia Casas, un día cualquiera del verano de 1924.
También con un juego de imágenes y sonidos, escuchamos los relatos de diferentes personajes como el maestro de obras que llevaba a cabo la restauración de los edificios, de la mayordoma o de Julia Peraire, una vendedora de lotería de Barcelona, 22 años más joven que Casas quien se convirtió en su musa y amante y con la que se llegó a casar a pesar de la desaprobación de su familia. Además de muchas obras originales del pintor se pueden admirar diferentes objetos de la familia, unos grandes coleccionistas y amantes de las antigüedades. Las habitaciones están decoradas con rico mobiliario adecuado al rango social de la familia y muchos de los muebles son fragmentos del gran retablo barroco procedente de la iglesia del Monasterio.

Entrada al edificio ocupado por la familia Casas - Carbó 
Mueble de la sacristía en el comedor de la residencia



El Hotel Món es un hotel de cuatro estrellas, de diseño moderno y buen gusto y con todas las habitaciones orientadas al Monasterio y al Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i la serra de l’Obac

Exterior del Hotel Món


Edificio del Hotel

Terraza de la habitación

En el edificio se encuentran dos restaurantes: el Restaurante Món y el excelente Restaurante L’Angle, gestionado por el chef Jordi Cruz y que cuenta con una estrella Michelin. (*).
El menú degustación nos encantó, fue una experiencia tan sabrosa como divertida y cada plato que nos presentaban era una pequeña obra de arte que escondía una investigación gastronómica y científica.

(*) NOTA IMPORTANTE a día 20/11/13: A raíz de la edición premios Michelin de este año, me acabo de enterar que desde el pasado verano el Restaurant L'Angle de Jordi Cruz ya no está en Sant Benet, se ha trasladado al Hotel Cram de Barcelona.
Sin embargo, en Sant Benet se sigue apostando por una buena oferta gastronómica. El Restaurant L'Ó que ocupa el lugar del anterior se ha estrenado con una estrella.












A pocos pasos del Hotel Món y dentro del mismo recinto, se encuentra la Fundación Alícia, Ali-mentación y cien-cia, que tal como comentaba al inicio, es un centro de investigación dedicado a la innovación tecnológica en cocina, a la mejora de los hábitos alimentarios y a la valoración del patrimonio agroalimentario y gastronómico. Se trata de una fundación privada sin ánimo de lucro, liderada por Ferran Adrià y cuenta también con la colaboración de otros grandes chef y destacados científicos como el cardiólogo Valentí Fuster.


Fundación Alícia

Se pueden realizar visitas guiadas durante las cuales se tiene la posibilidad de experimentar distintas sensaciones. Algunas de estas sensaciones las comprobamos in situ durante la cena degustación, por ejemplo la "sterificación", una técnica de alta cocina que consigue una textura difícil de explicar. Con esta técnica probamos unos ñoquis de salmón con infusión de Tennesse o una falsa yema de huevo con ibéricos. Al lado de la Fundación Alícia, se encuentra el edificio conocido como La Fábrica, con el Restaurante La Fonda que ofrece cocina tradicional catalana y una espléndida tienda especializada en productos gastronómicos de alta calidad, principalmente de la comarca catalana del Bages.

La Fábrica

Tienda 

Después de comer, una de dos: una siesta o un paseo. En este caso optamos por la segunda opción.
Del Monasterio parte el llamado Camino Paisajístico de Sant Benet, un itinerario histórico que conduce a Sant Fruitós. Con sus aproximadamente 3 kilómetros es el camino que se utilizaba para acceder a Sant Benet y muy frecuentado aún por los payeses y vecinos de la zona.
El camino tiene puntos de gran interés como el mirador de Sant Benet, con una espléndida vista sobre el Monasterio y todo el complejo de edificios.



Durante el recorrido se van encontrando diferentes barracas de piedra bien conservadas con las montañas de Montserrat de fondo. Estas cabañas, construidas con piedra seca, son especialmente características de esta zona del Bages. Su finalidad era principalmente cobijar a los payeses o para guardar los utensilios del campo, pero antes de que la filoxera acabara con el cultivo de la viña, también se utilizaban para elaborar vino en su interior.

Camino paisajístico de Sant Benet a Sant Fruitós

Mirador sobre el  Río Llobregat

Pueblo de Navarcles desde el mirador

Monasterio de Sant Benet desde el mirador



Si nos desviamos un poco del camino, se pueden ver las ruinas de la ermita de Sant Valentí, documentada desde 1110. Se trata de un edificio gótico con elementos románicos y campanario en espadaña del cual sólo quedan las paredes exteriores.

Ermita de Sant Valentí


Ruinas de la Ermita de Sant Valentí

Món Sant Benet es un lugar que merece mucho la pena y me pregunto cómo hemos tardado tanto en ir a conocerlo teniéndolo a poco más de una hora de casa.






19 comentarios:

  1. Conozco el lugar y es un muy hermoso y tranquilo. Me he alojado en el hotel y me gustó mucho. Buen reportaje como siempre.

    Un abrazo y feliz año

    ResponderEliminar
  2. Pues parece un lugar idílico. Las fotografías de los paisajes son espectaculares (además os hizo un clima magnífico, ¿en qué época fuisteis?) .
    Se ve un buen lugar al que dedicar un fin de semana completo: estancia en el hotel, visitas culturales y naturaleza. ¡Perfecto!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Fernando,
    El entorno es muy bonito y un lugar ideal para relajarse.

    Feliz año!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena
    Estuvimos el pasado fin de semana, bueno el del 15-16 y para estar en diciembre tuvimos un tiempo espléndido.

    Un abrazo y feliz año

    ResponderEliminar
  5. Magnifica comida y encantador claustro y monasterio . Felices fiestas ! Un saludo desde Mallorca !

    ResponderEliminar
  6. Precioso el románico. Buena escapada !!!

    ResponderEliminar
  7. Que lugar más fantástico M.Teresa! Me ha encantado y lo desconocía por completo.Que razón tienes cuando dices, "cómo hemos tardado tanto tiempo en ir, teniendo tan cerca". A veces tenemos lugares maravillosos cerca y los dejamos medio olvidados.

    Además la combinación del fin de semana, con la experiencia gastronómica y el entorno natural, lo hacen super apetecible.

    Molt bon any nou M.Teresa! Una abraçada!

    ResponderEliminar
  8. Wow!, me he quedado impregnado y fascinado con ... el entorno, la historia, ... el ayer (1000 años) y el hoy (un hotelazo) ... y la cena y comida parecen de primera ...

    Vamos, que es un lugar para ir, conocer, relajarse ... y fascinarse.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Hola M Teresa
    me lo apunto porque me queda cerquita de casa y me encantan este tipo de lugares
    un abrazo y gracias por compartirlo
    feliz 2013

    ResponderEliminar
  10. Hola fan
    Sólo por la comida merece la pena ir. L'Angle es un restaurante excelente.

    Feliz año!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Paco
    Tal como dices fue una buena escapada

    Feliz año!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Carol
    Aunque nos encanta viajar a países lejanos (¡qué te voy a contar!) conocer lugares preciosos que nos caen más cerca es también una de mis prioridades.

    Feliz año y pasadlo muy bien en Malta.

    Un petó molt fort

    ResponderEliminar
  13. Venga Alfonso!!
    La próxima vez que viajéis a Catalunya es una buena idea ir a pasar un par de días a Món Sant Benet.

    Un abrazo y Feliz año

    ResponderEliminar
  14. Hola Bleid

    Gracias a ti por tu comentario. Compartir las experiencias es la finalidad de nuestros blogs, no?

    Un abrazo y Feliz 2013!!!

    ResponderEliminar
  15. Solo decir tres cosas:
    1º. Excelentes fotos (típico tópico quizá, pero es así) de un guapo lugar.
    2º. Lo de tirarse al monte (principio del post) y abandonar el mundanal ruido, me parece una idea que me la voy a pensar.
    3º. Y me dices a mi que soy un bon vivant por lo de posts de comidas que edito en mi blog ¿y tu?...jejeje
    Feliz año 2013 M. Teresa, que los dioses te acompañen.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Gildo,

    En 2013 haremos lo que se pueda ... y si los dioses nos acompañan, nos daremos algún que otro caprichito gastronómico ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. enhorabuena por un logradísimo blog. Esperamos mas viajes !!!

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias Carlos.
    Eso espero, poder compartir muchos viajes.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.