viernes, 25 de enero de 2013

La Costa del Mar Negro (Bulgaria): Burgas, Nesebâr y Sozopol



Teníamos claro que queríamos pasar unos días en la costa búlgara, pero no fue fácil decidirnos entre Varna o Burgas, los dos centros turísticos más importantes del Mar Negro. Ambas tienen suficientes atractivos y aunque como ciudad parece ser que Varna tiene más interés, al final optamos por la segunda ya que queríamos visitar Nesebâr y Sozopol, dos pueblos que, a priori, prometían.
Burgas está muy bien comunicada con el resto del país y si no se dispone de coche es fácil llegar en autobús, en tren o en avión, ya que tiene aeropuerto. Después del de Sofía, es el aeropuerto más grande de Bulgaria, con un tráfico aéreo que va en aumento año tras año gracias a la potente industria turística que se está desarrollando en esa parte del país.
Decidimos hacer el trayecto Plovdiv–Burgas en tren. La ciudad de Burgas empezó a despegar económicamente cuando se inauguró esta línea de ferrocarril y era una buena ocasión para probar los trenes búlgaros. Es un trayecto largo - más de cinco horas – pero nos apetecía hacerlo así.
La experiencia nos alteró un poco los planes ya que el tren que teóricamente partía de Plovdiv a las 9:01am salió pasadas las 11am debido a una avería. Pero no acabó todo con el retraso sino que llegando a la estación de Stara Zagora se empezó a notar un olor a chamusquina y allí estuvimos un buen rato ya que tuvieron que desenganchar el vagón restaurante que por lo visto era el causante del problema. Continuamos el viaje y llegamos a las 18:15pm a Burgas tras más de 9 horas de viaje!!. 

Estación de Plovdiv


Estación de Burgas

Ese día ya poco pudimos hacer y nos limitamos a dar una vuelta por las calles principales de Burgas. La animación se concentra en las calles Aleksandrovska y Aleko Bogorid que llega hasta el paseo marítimo donde se encuentra el Maritim Park, un parque muy agradable con grandes árboles, parterres de flores, atracciones infantiles y muchas esculturas, la mayoría de ellas dedicadas a algunos de los héroes del país. La oferta de comercios y restaurantes es muy amplia y ya que no habíamos podido comer nos merecíamos una buena cena.

Burgas. Calle Aleksandrovska

Burgas. Plaza Troikata y monumento al Ejército Soviético

Burgas. Detalle del monumento dedicado al Ejército soviético

Burgas. Mirador desde el Paseo Marítimo

Burgas. Parque Marítimo

Desde Burgas es muy recomendable hacer una excursión a los encantadores pueblos de Nesebâr y Sozopol, el primero de ellos se encuentra en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad desde 1983. Nesebâr está a 37km al norte de Burgas mientras que Sozopol se encuentra aproximadamente a la misma distancia pero en dirección sur. Ambos están muy bien comunicados con la ciudad ya que la frecuencia de autobuses es elevada, por lo que visitar los dos en un solo día es posible.



NESEBÂR

La ciudad vieja de Nesebâr es una joya a orillas del Mar Negro, con una Historia y un Patrimonio tan ricos que es muy difícil resumirlos en pocas palabras. La ciudad vieja amurallada se encuentra en una pequeña isla unida al continente por un estrecho istmo artificial.


Nesebâr. Molino en el istmo artificial que conduce a la ciudad vieja

Muralla de Nesebâr

Los griegos ya se fijaron en este emplazamiento y fundaron una colonia para favorecer sus asuntos comerciales (512 aC) sobre un anterior asentamiento tracio llamado Menebria que data del 2000 aC.
Tras la subida del nivel de las aguas del Mar Negro hace unos 2000 años, todos los edificios de aquella época quedaron sumergidos bajo el mar. Después de los griegos, llegaron los romanos (72 aC) y posteriormente los bizantinos (395 dC) época de gloria gracias a su estratégica posición y a su importancia tanto comercial como religiosa. Durante los siglos V y VI se construyeron muchas iglesias a la vez que se ampliaron las fortificaciones. Tras la invasión búlgara en el año 812, fue cuando se empezó a utilizar el nombre actual, ya que los anteriores pobladores la conocían con el nombre de Mesembria. Con la entrada de los otomanos fue una de las últimas ciudades en caer, de hecho fue en 1453, el mismo año que Constantinopla.

Nesebâr. Ciudad vieja
Nesebâr

Durante la época del Renacimiento búlgaro (o Resurgimiento búlgaro) vivió una nueva época de esplendor, momento en que se construyeron las bonitas casas de madera que aún se conservan. 

Desde principios del siglo XX fue perdiendo su importancia desde el punto de vista comercial cuando la actividad se desplazó a los grandes puertos de Varna y Burgas y puede decirse que hoy en día vive prácticamente del turismo.
Cuando uno atraviesa la puerta principal de la muralla y camina por la ciudad vieja le cuesta imaginar cómo en una superficie tan reducida de 850m por 300m pudieron llegar a caber 80 iglesias. De la mayoría de ellas ya no queda ni rastro pero afortunadamente permanecen aún muy buenos ejemplos. Los otomanos respetaron hasta cierto punto la religión ortodoxa y durante el período de la ocupación, la ciudad fue la sede del obispado griego. Incluso se siguieron construyendo algunas iglesias, pero siempre siguiendo la norma según la cual el edificio debía quedar en un nivel más bajo del suelo para no llamar la atención. Esto se ve claramente en la pequeña capilla Sveti Spas, situada junto a las ruinas de unos antiguos baños bizantinos del siglo VI. A pesar de que estos baños están en unas condiciones pésimas, en su día fueron unos de los mejores y más grandes de la región, reconocidos por las propiedades curativas de sus aguas, donde incluso acudió el mismo emperador Constantino.



Las empedradas calles están llenas de pequeñas tiendas de recuerdos, me imagino que en verano debe ser uno de los lugares más visitados por los turistas que llenan los resorts de los alrededores y buscan algo más que sol y playa. Las callejuelas son estrechas y forman un núcleo irregular con casas donde predomina la madera.

Nesebâr

Nesebâr


Nesebâr

Plano en mano, vamos siguiendo un itinerario para ver las diferentes iglesias que quedan en pie. Algunas de ellas están cerradas y otras se han reconvertido en galerías de arte. De hecho tan sólo una de ellas, Sveta Bogoroditsa, actúa como parroquia pero se trata de una iglesia más moderna (S. XIX) y no le encontramos demasiado interés. La primera que visitamos es la de Cristo Pantocrator construida a mitad del siglo XIV. Está decorada con piezas de cerámica de color verde y bonitas formas trabajadas con el propio ladrillo, como una cenefa hecha con cruces esvásticas, que lógicamente nada tiene que ver con el nazismo sino que se trata de un símbolo antiguo para representar al sol. En el interior se encuentra una galería de arte con una exposición de mapas antiguos pero lo que realmente merece la pena es entretenerse en la parte exterior del edificio.

Iglesia de Cristo Pantocrator (S. XIV)

Detalle de la decoración exterior de la Iglesia de Cristo Pantocrator
Iglesia de Cristo Pantocrator

En el centro del pueblo se encuentra la plaza Mitropolitska prácticamente ocupada por las ruinas de la gran basílica de tres naves Sveta Sophia, conocida como la antigua iglesia metropolitana. La primera iglesia que se construyó en ese lugar data del siglo V aunque se reconstruyó en el siglo IX como parte integrante del Palacio del Obispo. Fue saqueada por los venecianos en 1257 por lo que posiblemente y sin saberlo he podido admirar alguna de sus riquezas en cualquier rincón de la Basílica de San Marcos de Venecia.

Ruinas de la gran Basílica Sveta Sophia (S. V)

Con diferencia, la mejor conservada de todas es Sveti Stefan (siglo XI), visita que considero imprescindible. Consta de tres naves y su interior está completamente recubierto con pinturas al fresco (se permite sacar fotografías sin flash pagando un suplemento al precio de la entrada) con escenas de la vida de la Virgen María y de santos realizadas entre los siglos XVI al XVIII. El exterior es también de ladrillo con decoraciones cerámicas en verde.

Sveti Steffan (siglo XI)

Sveti Stefan

Sveti Stefan

Sveti Stefan

A pocos pasos de Sveti Stefan se encuentra San Juan Aliturgetos (s. XIV) prácticamente en ruinas tras el terremoto de 1913. Su situación de cara al mar, le da un encanto especial y durante los meses de verano se usa para organizar conciertos.

San Juan Aliturgetos

San Juan Aliturgetos

San Juan Aliturgetos

He resaltado las que más nos gustaron pero no son las únicas. Las que completan el itinerario son:


Iglesia de San Juan Bautista (s. X). Es una galería de arte.

San Juan Bautista

Ruinas de la Basílica de Merciful Virgen (s. VI y convertida en monasterio en el s. XIV). Se encuentra junto al mar y están trabajando en las excavaciones).

Ruinas de la Basílica de Merciful Virgen


Iglesia de los arcángeles Miguel y Gabriel (S. XIII y XIV). 

Arcángeles Miguel y Gabriel


Sveti Todor. Es una pequeña capilla y se desconoce su origen. Es una galería de arte.
Sveta Paraskeva (s. XIII). Es una galería de arte.

Sveta Paraskeva

Sveta Paraskeva

Parte del material encontrado en las excavaciones se puede ver en el Museo Arqueológico, tanto de las épocas tracia, helenística y romana como elementos de las iglesias de la época bizantina.


Puerto de Nesebâr


SOZOPOL

Tras la visita de Nesebâr, nuestro siguiente destino sería Sozopol.
Durante los meses de temporada alta, un ferry rápido tipo hydrofoil enlaza los dos pueblos por mar en tan sólo 30 minutos, lo que permite ganar mucho tiempo. Como en nuestro caso esta opción no la teníamos, tuvimos que regresar a Burgas (40 minutos) para coger otro autobús con destino a Sozopol (40 minutos más).
En Sozopol parece que la Historia se repite. Se trata del asentamiento más antiguo del Mar Negro. En el 611 aC, los griegos fundaron una colonia en un área poblada anteriormente por los tracios y la llamaron Apollonia Pontica en honor al dios Apolo.

Sozopol

Sozopol

Igual que en Nesebâr, tras los griegos dejaron su huella varios pueblos: romanos, bizantinos y turcos pero a diferencia de aquella, durante el período otomano perdió toda su importancia quedando reducido a un pequeño pueblo de pescadores.
Actualmente Sozopol es otro centro turístico aunque mucho menos desarrollado que Nesebâr o Sunny Beach. También predomina el estilo de casas de madera, típica construcción del siglo XIX en la costa del Mar Negro. Algunas están muy cuidadas y otras medio abandonadas, la misma tónica que vamos viendo en cualquier ciudad o pueblo de Bulgaria, donde se ven ejemplos magníficos junto a casas en ruinas.

Casas de madera de estilo Renacimiento búlgaro (S. XIX). Sozopol



Pasear por las tranquilas calles de la ciudad vieja es muy agradable. En esa época del año no hay apenas gente y a pesar de gozar de unas temperaturas más próximas al mes de julio que a octubre, nos encontramos prácticamente solos.
Comimos en un restaurante muy recomendable: Restaurante Casa di Mare. Se encuentra en un lugar precioso, con unas vistas espléndidas sobre el mar. La chica que lleva el restaurante es una italiana encantadora con la que pudimos mantener una conversación más o menos decente. El olor a mar, la brisa fresca, una deliciosa cerveza helada… ¡qué más se puede pedir! Además coincidía con el 25 aniversario de nuestra boda y os aseguro que mejor no lo podíamos celebrar.


Casa di Mare


Sozopol no tiene ni de lejos el Patrimonio de Nesebâr pero me cautivó su sencillez, me enamoraron la cantidad de higueras (mi árbol preferido) que hay en cualquier rincón del pueblo y ese aire tan rural.

Sozopol

Sozopol

Antes de regresar a Burgas dimos un buen paseo por su animado y colorido puerto.

Puerto de Sozopol

Puerto de Sozopol

En el puerto de Sozopol

  

21 comentarios:

  1. Ciudades muy interesantes pero nosotros hemos descartado de nuestra ruta por Bulgaria.
    Vamos un poco justo de días y queremos conocer Macedonia.
    Sera una pena no conocer la costa pero nos conformaremos en conocerla a través de tus relatos.
    Saludos desde Las Palmas.

    Javier y Deborah

    ResponderEliminar
  2. Hola pareja!

    Uf! A mi me cuesta un montón cuando organizo un viaje y toca descartar lugares que me apetecen. Pero es lo que hay cuando no se tiene todo el tiempo del mundo!. Siempre me quedo con la idea de que volveré algún día.

    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Pues yo hice esa ruta hace unos años y la verdad es que me encantó. Fue un viaje fascinante...
    Gracias por recordarmelo.

    como siempre una entrada magnífica.

    Un saludo desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

    Trini.

    ResponderEliminar
  4. Wow!, ... vaya rincón ... y lo catalogo como rincón porque no es un típico destino al que se suele ir ... la verdad que por ello yo personalmente agradezco post como éste para poder disfrutar de ello.

    las fotos magníficas y lo que más me ha gustado que me ha parece un lugar de cuento es Nesebar (era así no?) ... qué bonito!!!

    Un saludo y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  5. Hola Trini

    Sé que estuviste por esa zona. Precisamante cuando estaba buscando información sobre Sozopol llegué a parar a tu blog que, por cierto, me resultó muy útil.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Alfonso

    No te creas! esa zona es muy turística aunque la mayoría de españoles que visitan Bulgaria se limitan a Sofía, Monasterio de Rila y Veliko Tarnovo. En la Costa del Mar Negro hay mucho turismo alemán, ruso y también ingleses, especialmente en verano cuando los vuelos chárter aterrizan en el aeropuerto de Burgas.

    Tanto Nesebar como Sozopol me gustaron mucho. La ciudad de Burgas está bien como campamento base para recorrer la zona, pero no es de las ciudades más bonitas de Bulgaria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Preciosas poblaciones! Me han encantado. La primera parece un lugar con mucha historia y patrimonio, de esas que me gustan a mí, pero la segunda no se queda atrás, un lugar con encanto, para pasear y relajarse.
    Además, no había leído nada de ellas hasta la fecha.
    Muy chulo.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  8. A mi me recuerda a Ucrania, creo que la Europa del Este tiene mucho de encanto, antes de que se fastidie con el turismo industrial de masas. Buena entrada

    ResponderEliminar
  9. Encantadores lugares con mucha historia. Idóneos para ir con tranquilidad y poder contemplar estos bellos rincones. Felicidades por el aniversario de boda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. @ Helena: Así es, Nesebâr tiene mucho más valor histórico que Sozopol pero ésta última también merece mucho la pena.

    @ Paco: ¿Le ves parecido con Ucrania? Ahí también tengo muchas ganas de perderme unos días ... pero en verano.

    @ cincuentones: Muchas gracias, el tiempo pasa volando. Por lo menos lo pudimos celebrar viajando.

    Muchas gracias a los tres

    ResponderEliminar
  11. Vuelvo a tu post y me paso hoy por tu blog para proponerte un reto: adivinar la ciudad...

    http://www.el-lobo-bobo.com/2013/02/adivina-adivinanza-2.html

    ResponderEliminar
  12. Menudo palizón 9 horas en el tren aunque por las fotos deduzco que mereció la pena, me encantan las casas de madera y las calles empedradas, tiene que ser una zona preciosa. Menudas fotazas has puesto!!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las 9 horas en tren se hubieran hecho más llevaderas con el estómago lleno. Lo peor fue quedarse sin vagón restaurante, jajaja

      Eliminar
  13. Gerardo A. Tocino Pérez31 de agosto de 2014, 14:08

    Al Real Madrid le ha tocado el Ludogorets, no he dudado un momento en organizar este desplazamiento, nunca nuestra Peña La Gran Familia ha estado en Bulgaria y dudaba en combinar el viaje con Rumanía, pero ya me has quitado todas las dudas y nos vamos a quedar toda la semana en Bulgaria. Muchas gracias por tus consejos. Un abrazo. Gerardo. pmlagranfamilia@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gerardo,

      Me alegro que las entradas sobre Bulgaria os hayan sido de utilidad. Creo que habéis hecho buena elección, ya habrá futuras ocasiones para conocer Rumanía.

      Un saludo

      Eliminar
  14. Muchas Gracias por esta info!!!! Saludoss!! Muy Bueno el Blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Celeste, comentarios así me alegran el día.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola! Me ha encantado tu post y m ha servido de muchisima ayuda. Aprovecho para hacerte una pregunta: quiero ir de polvdiv a burgas en tren nocturno coche-cama, llego a burgas sobre las 7 de la mañana y dispongo de todo el dia hasta la mañana siguiente k sale mi avion de regreso a sofia a las 10:00h. ¿me darà tiempo a ver bien Burgas y Nessebar? ¿quiza seria mejor aprovechar el dia en ver Nessebar y Sozopol y pasar de Burgas? Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes suficiente tiempo para verlo todo. Nessebar es el que tiene más miga pero Sozopol se visita más rápido porqué no tiene tanto por ver. En cuanto a Burgas, déjalo para el final, es una ciudad agradable para pasear y tiene un buen ambiente pero en cuanto a monumentos o lugares de interés, es prescindible. De todas formas, seguro que te da tiempo de dar un paseo por la calle principal. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo y buen viaje!

      Eliminar
  16. muchisimas gracias por el consejo¡ Creo que te haré caso y pasaré la mañana en Nessebar, tarde en Sozopol y noche en Burgas :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.