lunes, 11 de febrero de 2013

Plovdiv, la ciudad de las siete colinas

Plovdiv fue una de las grandes sorpresas del  viaje a Bulgaria. Uno de esos lugares donde nos sentimos realmente a gusto desde el primer momento y donde no nos hubiera importado quedarnos unos cuantos días más.
Es una ciudad moderna, culta y con un pasado que ha dejado un digno patrimonio arquitectónico. Si a ello le sumamos una atractiva oferta gastronómica, turística y de entretenimiento, entenderéis por qué recomiendo dedicarle un mínimo de dos o tres días completos para conocer y saborear sus lugares más emblemáticos.
Ubicada a orillas del río Maritza, es la segunda ciudad en importancia del país y un punto de cruce de caminos, donde convergen las rutas de Asia Menor hacia Europa y del Centro de Asia hacia Grecia.





Es una ciudad muy antigua, habitada antes que Atenas, Roma, Cartago o Constantinopla, aunque no siempre se la ha conocido con el mismo nombre. En el siglo XII aC, los tracios la llamaron Evmolpia en honor al mitológico rey Evmolp a quien se le atribuye su fundación. Se asentaron en la colina de Nebet Tepe donde construyeron una fortificación que no impidió que en el año 342 aC fuera conquistada por los macedonios al mando del rey Felipe II, padre de Alejandro Magno, quien la bautizó con su propio nombre, Philippopolis o ciudad de Felipe y reforzó la fortificación anterior con gruesas murallas. Años más tarde fue recuperada por los tracios llamándola Pulpudeva (traducción de Philippopolis) hasta que en el siglo I la ciudad cayó bajo dominio del Imperio Romano. A los romanos les interesó el control sobre la ciudad ya que por ella pasaba la Via Diagonalis, un importante cruce de caminos de la región balcánica. La llamaron Trimontium, ciudad de las tres colinas, y la convirtieron en un importante centro regional llagando a ser la capital de la provincia de Tracia. Debido a su crecimiento, Trimontium se extendió más allá de las fortificaciones, ensanchándose hacia los pies de  las colinas.
Siguieron los eslavos que tomaron la ciudad en el siglo VI y la bautizaron con el nombre de Puldin, hasta que la conquistaron los búlgaros en el año 815, controlada a partir de entonces por Constantinopla. Los ejércitos otomanos entraron en 1365 y fue llamada Filibe. Durante ese período, gran parte fue destruida y la arquitectura bizantina fue substituida por edificaciones de estilo oriental, sin embargo, durante el Renacimiento Búlgaro (1762 - 1878), ganó de nuevo su importancia económica y su prosperidad. Cuando Rusia derrotó a Turquía en 1878, el nombre de la ciudad cambió de Filibe a Plovdiv, nombre que se ha mantenido hasta la actualidad.


Academia de Música, Danza y Bellas Artes

Después de ese rápido paseo por la historia ya nos podemos hacer una idea de todo lo que Plovdiv tiene para ofrecer al viajero ya que cada época, cada pueblo, dejó su huella.
Es una ciudad ideal para caminar, especialmente por las empinadas y estrechas calles adoquinadas de la Ciudad Antigua, un museo al aire libre.
La ciudad actual esté construida alrededor de siete colinas o Plovdivski tepeta, aunque algunas de ellas no son fáciles de localizar. La Ciudad Antigua  está sobre tres colinas, la Trimontium romana:
Dzambaz Tepe (colina del acróbata), la más alta y extensa, Taksim Tepe (colina del tanque) y Nebet Tepe (colina del mirador o de guardia). Al otro lado, al este de la transitada calle Aleksandrovska se encuentran las tres colinas restantes: Sahat Tepe (colina del reloj) una gran zona verde donde se extienden barrios residenciales, Bunardjik Tepe y Djendem Tepe.
No nos empeñemos en encontrar la séptima porqué ya no existe. Un siglo atrás, la colina Markovo Tepe, se dinamitó para facilitar la expansión de la ciudad.

Os propongo un recorrido por Plovdiv desde la parte alta de la ciudad, donde nació, e iremos avanzando en el tiempo:




Nebet Tepe:

En la parte superior de esta colina es donde se asentaron los tracios hacia el año 3000 aC y la fortificaron. Sin embargo, los restos de muralla que se conservan son de la época romana. Se trata de un descampado mal cuidado pero un buen mirador sobre la Ciudad Antigua y el mejor lugar para ver la sucesión de colinas sobre las que ha ido creciendo la ciudad.


Vistas desde la colina Nebet Tepe

Restos de la muralla en Nebet Tepe

Época romana:

De Trimontium se conserva un buen legado que nos desvela la importancia que tuvo la ciudad en aquellos tiempos. Los lugares más interesantes son el Anfiteatro, el Estadio Romano o Circo, el Foro Antiguo y la casa residencial Irini.

Anfiteatro: Es una auténtica maravilla que no hay que perderse bajo ningún concepto si se viaja a Plovdiv. Edificado entre las colinas de Taksim y Dzambaz, domina parte de la ciudad. Se construyó en el siglo II dC bajo mandato del emperador Trajano y es la mejor muestra del arte romano en Plovdiv.
En el siglo IV parte del mismo se vio muy dañado por un terremoto y quedó sepultado durante siglos. En 1978, durante los trabajos en la colina Dzambaz se descubrió esta joya de mármol con capacidad para seis mil espectadores. está compuesto por 14 gradas en pronunciada pendiente y un escenario con interesante decoración. Un marco incomparable donde se celebran obras teatrales y conciertos.




 

Circo Romano: Se construyó en el siglo II dC bajo mandato del emperador Marco Aurelio y siguiendo el modelo del estadio de Delfos. Se encuentra en la parte baja, entre las colinas de Taksim y Sahat, lugar por donde la ciudad se fue expandiendo. Tiene 180 metros de largo y una capacidad para 30.000 espectadores que se reunían para presenciar los Juegos Alejandrinos (similares a los juegos Olímpicos). Formaba parte de un complejo mayor que incluía también las Termas y el tesoro. La mayor parte del Circo se encuentra bajo la calle Aleksandrovska por lo que sólo es posible verlo en uno de sus extremos. La calle Aleksandrovska es una calle peatonal, llena de comercios, cines, teatros y galerías de arte que se trazó sobre el mismo Estadio romano. Así pues, cuando paseamos por esta animada calle, sabemos que bajo nuestros pies se extiende el circo. La calle desemboca en la plaza Dzhumaya, donde sale a la luz parte de este gran complejo y es posible caminar por el nivel original. En abril de 2012 se inauguró el Antiguo Stadium de Philippopolis y es posible visitar parte de la pista, el espacio semicircular donde se situaban los espectadores, complementado con una buena información audiovisual que recrea el lugar original.


Parte visible del Estadio Romano

Maqueta del Circo romano, escondido bajo la calle Aleksandrovska 
Calle Aleksandrovska, bajo la cual se extiende el Circo en toda su longitud.
Murallas: La muralla romana tenía un perímetro de 2630 metros y lamentablemente fue destruida en el año 251dC por los godos. A pesar de ello, se pueden ver algunos fragmentos y una bien conservada puerta de acceso a la ciudad: la Hissar Kapiya, que se encuentra junto al Museo Etnográfico y a la Iglesia de San Constantino y Santa Elena.


Puerta Hissar Kapiya


Fragmento de muralla
Foro romano: Se encuentra en la Plaza central, a los pies de las tres colinas del lado sur, junto a la Oficina de Turismo. Es más antiguo que las anteriores construcciones ya que data del siglo I, edificado bajo mandato de Vespasiano. Fue el centro económico y político de Trimontium y actualmente se están realizando trabajos de recuperación. 



Casa Irini: Conserva un interesante mosaico (III-IV) con la imagen de una mujer que da nombre al edificio.

Época otomana:

Igual que en el resto del país, cuando los turcos conquistaron la ciudad a mitad del siglo XIV, construyeron mezquitas, baños y otros edificios que seguían el estilo oriental característico.
De aquella época se conserva la recién restaurada Mezquita Dzhumaya en la plaza del mismo nombre. Es una de las más antiguas de la zona de los balcanes y la más grande de las 50 que había en Plovdiv en época de dominio otomano. La otra mezquita que se conserva es la Mezquita Imaret, muy cerca del río.
Otros edificios de la época otomana son los baños Chifte Banya, que albergan una galería de arte contemporáneo y la Torre del reloj que se encuentra en lo alto de la colina Sahat.


Mezquita Dzhumaya


Mezquita Dzhumaya

Interior de la mezquita Dzhumaya


Mezquita Imaret

Baños Chifte Banya

Renacimiento búlgaro:

De este período, Plovdiv conserva más de 150 casas, unos magníficos ejemplos que evidencian la abundancia económica que vivía la ciudad. Los ricos comerciantes viajaban por toda Europa de donde traían las nuevas corientes culturales y arquitectónicas. Exteriormente son edificios con fachadas decoradas de forma muy vistosa en las que abunda la madera, Muchas de ellas guardan una simetría de tal manera que en el centro se encuentra el salón principal y las habitaciones familiares alrededor del mismo. Algunas de las más importantes son la casa Nedkovich, casa Stepan Hindlian, casa Balabanov o casa Kymyudzhievata. La mayoría se encuentran en buen estado de conservación, algunas siguen habitadas pero casi todas se han convertido en museos, galerías de arte o incluso hoteles. 
Recomiendo tomarse su tiempo para visitar la Ciudad Antigua de Plovdiv. Es una actividad para hacerla sin prisas, de lo contrario, seguro que nos perderemos muchos detalles.



























A lo largo de este recorrido vamos encontrando algunas de las iglesias más importantes de la ciudad:

Iglesia de Sveta Bogoroditsa (1844). Tras una larga escalinata se encuentra esta iglesia situada en la base de la Ciudad Antigua. Su campanario en tonos rosados es inconfundible.






Iglesia de San Constantino y Santa Elena (1832), construida sobre una antigua iglesia románica. Está dedicada al emperador Constantino y a su madre, Santa Elena. Interesantes frescos en el pórtico y un destacado iconoclasio.






Iglesia Sveta Marina. Aunque data de 1561, se reconstruyó en 1783 tras un incendio. Destaca por su original campanario de madera separado de la iglesia y por su magnífico iconoclasio de 170 años de antigüedad.










Iglesia Sveta Nedelya. Igual que la anterior, aunque se construyó en el siglo XVI (1578) se renovó en 1830. Su campanario está englobado en la muralla romana y su interior conserva un valioso icono de madera en bastante mal estado.






Si viajáis a Bulgaria, no os perdáis Plovdiv.


30 comentarios:

  1. Cada vez que publicas algo de Bulgaria o Macedonia nos dan mas ganas de que llegue nuestro ansiado viaje a esa zona.
    Que ciudad mas bonita!! y como siempre que fotos!!

    Saludos desde Las Palmas.

    Javier y Deborah

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa igual que a Javier y Deborah, cada entrada me gusta más que la anterior.
    Me estás descubriendo un país, precioso.
    Por cierto, ¿qué tal los desplazamientos y la comunicación con la gente de allí? No son muy dados a hablar inglés, ¿no?
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier/Deborah,
    Me alegro de que os esté animando en la preparación de vuestro viaje. Para cuando? Porqué todavía quedan bastantes cosas que contar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena,
    Referente a Bulgaria, nos desplazamos siempre en transporte público (tren y bus) a excepción de Veliko Tarnovo donde pactamos precio con un chaval que nos "paseó" por los alrededores, donde es complicado acceder en bus. Hay buena oferta de buses, públicos y privados, y los precios baratos. En Macedonia alquilamos coche pq queríamos movernos por zonas rurales y el transporte público es más deficiente.
    En cuanto al idioma, no te preocupes, al final te haces entender pero si viajas en bus es muy conveniente aprender como mínimo el significado del alfabeto cirílico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Impresionante ciudad !! menudas ruinas romanas . Saludos desde Mallorca !

    ResponderEliminar
  6. Pues estuve en Bulgaria en dos ocasiones pero no fui a PLovdiv y sabía que era muy pero que muy recomendable pero la agenda iba apretada y fue imposible encajarlo. Así que me lo apunto porque tus fotos son preciosas y me apetece irme ahora mismo...
    Un reportaje precioso.
    Un abrazo,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Hola fan

    A todos aquellos que les gusten "las piedras" PLovdiv no les defraudará.

    Dracias por tu comentario.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Bueno Trini, seguro que habrá una la tercera vez.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Bulgaria esa desconocida...

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, para mí era también un lugar del que tenía pocas referencias y la verdad es que nos gustó mucho.

      Saludos

      Eliminar
  10. Que buenísimo lugar, ... la verdad es que nunca he pensado en un viaje por Bulgaria, pero ... ésta entrada me ha hecho definitivamente cambiar de idea!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bulgaria es un país muy interesante por varios motivos: varias civilizaciones han pasado por aquellas tierras y se conserva mucho patrimonio artístico y cultural, tiene mar y buenos resorts de playa, tiene parques nacionales, bellos monasterios ... no me importaría volver para conocer el resto del país.

      Un saludo

      Eliminar
  11. Hola M.Teresa
    Me he enganchado con tus narraciones y consejos...gracias
    Te voy a añadir en mis Links de esta página que tengo de viajes
    http://www.diariosdeunfotografodeviajes.com/

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Salvador,
      Muchas gracias. También voy a pasarme por tu blog.

      Un saludo

      Eliminar
  12. Un post genial!!!
    Adoro viajar!!!
    Nunca he estado en Bulgaria pero wow, tus fotos son geniales!! Qué bonito todo!!!
    te sigo desde ya!!
    Yo tb tengo un blog medio viajero si te apetece pasarte :)
    Besitos
    www.laotracolumnadecarrie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carrie,

      Muchas gracias por tu comentario. Claro que me apetece pasar por tu blog, cuando tenga un rato voy a ver qué nos cuentas.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Asombrado me he quedado con esta entrada. Esta ciudad tiene una pinta estupenda, uno de esos lugares que como dices merece la pena quedarse unos días más siempre. Gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plovdiv me gustó mucho más de lo que esperaba, en cambio otros lugares que nadie se pierde cuando viaja a Bulgaria, el caso de la turística Veliko Tarnovo, me decepcionó. No quiere decir que no me gustara, pero me esperaba mucho más.
      Eso es lo bueno de los viajes, romper esquemas y que cada uno se va haciendo su cliché en base a sensaciones, imágenes y recuerdos.

      Un saludo

      Eliminar
  14. Menuda mezcla cutlural e histórica M Teresa! Qué lugar tan bonito Plovdiv!! A mi también me estás haciendo descubrir un sitios preciosos de este país...

    Bulgaria y Macedonia son dos de los grandes lugares que tengo como pendientes en Europa, y leer artículos como este, no hace más que acrecentar mis ganas ;)Me ha encantado!

    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol,

      Me alegro de que te haya resultado interesante y de que te haya "abierto el apetito", jajaj

      Un petó

      Eliminar
  15. Una ciudad tan llena de historia no es de extrañar que tenga tantos rincones hermosos. Gracias a ti podemos admirarla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se viaja a algún lugar donde han pasado tantas civilizaciones, el éxito está casi siempre asegurado. Es difícil que tantos se equivoquen, no? Y si podemos ir descubriendo parte de ese pasado, mejor que mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Gracias a tus articulos estoy empezando a considerar seriamente a Bulgaria en mi lista de paises para visitar :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gaolga,
      Me alegro de que te resulten interesantes los lugares que comento.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Ma.Teresa!
    Aquí estoy de nuevo disfrutando de tús entradas y cuál grande ha sido mi sorpresa al descubrir semejante ciudad, muy, pero muy bella. También me encanta descubrir la y las historias detrás de ésos muros, y claro, hace unos años me planteé que debería conocer todos los sitios arqueológicos del Imperio Romano y he aquí que descubro tantas maravillas!!! Como dicen por allí: "una pasada"!
    Qué bueno también que un sitio nos sorprenda gratamente, no? Me pasó hace un par de años con Liubljana en Eslovenia y con Graz y Klagenfurt en Austria...

    Un saludo grande!

    ResponderEliminar
  18. Pasa muchas veces que de los sitios que menos te esperas te llevas una gran sorpresa ... es lo que nos sucedió con Plovdiv.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Que preciosidad de lugar, no conocía de su existencia pero sin lugar a dudas si algún día visito Bulgaria no pienso perdérmela. El anfiteatro me ha recordado al de Mérida y las murallas son impresionantes. Un auténtico descubrimiento sobre todo para mí!!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conozco Mérida pero he visto fotos del anfiteatro y parece espectacular.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. María Teresa, mil gracias por compartir tus experiencias, felicitaciones
    Virgilio Arango

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti Virgilio, porqué los comentarios me hacen muy feliz.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.