viernes, 22 de febrero de 2013

Tres restaurantes en Sofia


La gastronomía de un país es para mí uno más de los muchos atractivos que puede tener un viaje y aunque intento probar, curiosear, visitar mercados, investigar ingredientes … no va más allá. Con eso quiero decir que no dejaré de visitar algo que me interesa porqué sea la hora de comer o no haré un desplazamiento de varios kilómetros para ir a probar una carta. También entiendo a aquellos que se organizan los viajes en función de la gastronomía o a los más sibaritas que cuando aterrizan en una ciudad llevan referencias de los mejores lugares para ir a comer o incluso de las especialidades que hay que probar en cada restaurante.
Algunas veces seguimos las recomendaciones que leemos en las guías o preguntamos a los locales, pero la mayoría de veces, para que engañarnos, cuando entramos a un restaurante vamos totalmente a ciegas. Acertar más o menos es ya cuestión de suerte.
La cocina búlgara, como en la mayoría de países balcánicos, es muy rica pero generalmente poco sofisticada. Se caracteriza por la calidad de sus productos frescos, de sus carnes y por la preparación a fuego lento de muchas recetas tradicionales. Por su situación  geográfica entre Oriente y Occidente y por herencia histórica, es lógico encontrar influencias griegas, turcas o eslavas.
Uno de los productos estrella y quizás el más conocido fuera de sus fronteras es el yogurt, cremoso, delicioso y al que se le atribuyen muchas propiedades beneficiosas. Otro lácteo ampliamente consumido es el queso cirene, un queso blanco muy similar al feta griego. Estos dos ingredientes nunca faltan en una mesa búlgara como tampoco las ensaladas. La más popular es la shopska que lleva tomate, pepino, pimiento verde, cebolla y cirene, pero hay muchas más, con nombres tan complicados de recordar y pronunciar como zhetvasrska, kalugerska o dobrudzhanska.
El pepino es también un ingrediente básico y además de utilizarlo en las ensaladas se consume de muchas otras maneras, como en la sopa fría de pepino y yogurt llamada tarator, el gazpacho búlgaro.
Como plato fuerte, abunda más la carne que el pescado, a excepción de la Costa del Mar Negro. La carne se suele preparar al grill y es muy habitual en los restaurantes comer lo que nosotros llamamos las parrilladas, que llevan carne de cordero, ternera, cerdo y pollo. Además de servir la carne con las ensaladas, la patata también está siempre presente, ya sea frita o guisada.
En cuanto a las bebidas, Bulgaria produce vinos de calidad y buenas cervezas. Cada zona tiene sus marcas locales pero las que están más generalizadas son la Zagorka y Kamenitsa.
El rakia es una bebida alcohólica parecida a la grapa, un aguardiente fuerte como el demonio que se elabora generalmente a partir de uvas o ciruelas aunque en algunas regiones lo hacen con albaricoques, manzanas, peras, higos o incluso rosas (en el valle de las Rosas).
Una bebida refrescante que se consume en todo el país, especialmente en verano, es el ayran. Tiene un aspecto parecido a la horchata y se trata de yogurt líquido un poco ácido y ligeramente salado.
En las ciudades podemos encontrar restaurantes de todo tipo, tanto de cocina tradicional como internacional y tampoco faltan las pizzerías, restaurantes chinos (aunque muchos menos que en otros países europeos), fast food de las cadenas más conocidas y kebabs.
En la mayoría de localidades podemos encontrar las tabernas típicas llamadas mehanas. Estos establecimientos no son exclusivos de Bulgaria sino que se encuentran en toda la región de los Balcanes, Turquía o Irán. Según wikipedia, este nombre deriva de dos palabras persas: mey (vino) y hane (casa).
En Bulgaria, cuando nos referimos a una mehana estamos hablando de un restaurante donde se sirve comida tradicional, con una rústica decoración y habitualmente con actuaciones musicales.
Algunas de ellas son locales preciosos e inevitablemente un cebo para turistas aunque son frecuentadas también por locales.

Tal como se adivina por el título de la entrada, me gustaría recomendar tres restaurantes en Sofía. Y sí, dos de ellos son mehanas. ¿Lugares demasiado turísticos? No sé qué decir, al fin y al cabo turistas es lo que somos y nosotros comimos bien, nos trataron de maravilla, escuchamos música tradicional en vivo (sin hacerse demasiado pesados porqué de lo contrario pudo haber sido mortal) y los comedores muy bien decorados.

El primero de ellos es el Pri Yafata, recomendado en la guía Lonely Planet y muy popular.  Céntrico y fácil de encontrar, en ulitsa Solunska (ó Солунска en alfabeto cirílico), núm 28, a cuatro pasos del boulevard Vitosha, la calle más comercial y animada de la ciudad.

Actualización a julio de 2016: Como podréis leer en los comentarios, un lector del blog ha escrito que en esta dirección ahora se encuentra otro restaurante, el MoMA, y que el Pri Yafata que nosotros conocimos en 2012, está en otro emplazamiento. Por tanto, mi recomendación no sé si todavía tiene validez para el nuevo Pri Yafata en cuanto a la comida y encanto del local. 

  
Hace más de un siglo que Pri Yafata sirve comidas y se pueden degustar los platos típicos de la cocina búlgara, con buenas carnes y buen vino (o cerveza en nuestro caso).
Las paredes están decoradas con utensilios agrícolas, trajes típicos y objetos varios que te mantienen entretenido mientras esperas que te sirvan la comida. Aunque el restaurante es grande, el ambiente es acogedor ya que los diferentes comedores son reducidos y se reparten en tres pisos. Por la noche se aconseja reservar, aunque nosotros empezamos a cenar solos, eso sí, fuimos a las 8 de la tarde cuando el cuerpo ya nos pedía un poco de reposo.
















Hadjidraganovite Kashti es otra mehana que aconsejo conocer. No se encuentra tan bien situada como Pri Yafata pero se puede acceder fácilmente andando desde cualquier punto céntrico de la ciudad. Está cerca de la Estación Central de autobuses, en ulitsa Kozloduy (Козлодуй en cirílico), núm.75, tocando al boulevard Maria Luiza. Lo encontramos por casualidad ya que la fachada llama la atención y no pasa desapercibida ni de día ni de noche ya que está bien iluminada. El interior es una preciosidad, un verdadero museo etnográfico y sólo por verlo merece la pena entrar. La carta muy parecida a la de Pri Yafata, especializada en carnes de todo tipo que nos sirvieron en espadas (меч).

 












En la carpeta de los menús hay una hoja adicional donde se explica la leyenda sobre el origen de las diferentes casas Hadjidraganov:

"Hadji Dragan era un comerciante de lana y seda que vivió hace algunos siglos. Viajó por todo el país durante años recorriendo varias ciudades. La gente siempre lo acogía con gran hospitalidad y a menudo pasaba la noche en alguna posada. En invierno le encantaba sentarse junto a la chimenea observando las chispas de las llamas o como se iban cociendo a fuego lento los diferentes guisos en las ollas de barro. En verano, comía y bebía bajo las parras y es cuando más disfrutaba del paisaje. Le maravillaban las casas que iba viendo en las diferentes provincias búlgaras, cada una en su particular estilo. Una noche de invierno sentado junto al fuego y contemplando el pintoresco baile del fuego se preguntó cómo podía reunir todo aquello en Sofia. Pensó que cuando mejorara el tiempo llamaría a los mejores maestros de Koprivshtitsa, Serraban, Melnik y Banska. 
La primavera llegó, los árboles se llenaron de hojas y los colores cubrieron los campos. Hadji Dragan llamó a los maestros y organizó un concurso para ver quién construía la casa más bella. Empezaron a trabajar y muchos curiosos se acercaban a ver sus obras. Hadji Dragan iba siguiendo con gran entusiasmo el trabajo de los constructores y artesanos y pensó: "Lo mejor de Bulgaria se reunirá aquí y recibiré a todo el mundo con un vaso lleno y deliciosos platos de la gastronomía búlgara para que nunca olviden este lugar!". 
Pasó el verano, los constructores acabaron los edificios habiendo puesto en ellos todo su espíritu y corazón. Cada casa era única y distinta, pero todas ellas estaban ricamente decoradas. 
Hadji Dragan quedó muy satisfecho, les recompensó bien su trabajo y les dijo que ellos serían siempre los invitados de honor en sus tabernas. 
Abrieron las puertas y empezaron a entrar los primeros clientes, la gente más distinguida de Sofia llegaba en carruajes. 
El sueño de Hadji Dragan se había hecho realidad: Una gran puerta abierta que invitaba a los clientes a entrar y servir deliciosos platos en un ambiente de fiesta. 














El tercer restaurante que recomiendo, es totalmente diferente a los anteriores. Se trata del restaurante del Hotel Favorit, (ulitsa Knyaz Boris, núm. 193) un hotel nuevo situado también cerca de la estación Central de autobuses y a pocos metros de Hadjidraganovite Kashti. Es bastante conocido en la ciudad y suelen ocupar las mesas comensales que no duermen en el hotel, principalmente los sábados por la noche. Es pequeño, con una decoración moderna pero acogedor. Nos dejamos aconsejar y nos comentó el chef que tenía la mejor ternera de Sofia. Supongo que exageraba pero es cierto que me comí un solomillo difícil de superar. Platos bien presentados y buen servicio, con unos postres deliciosos. Bastante más caro que el estándar búlgaro (con el vino se dispara) pero mereció la pena.  



Si habéis probado alguno de ellos o lo hacéis en un futuro, ya me comentaréis qué tal os han parecido.



27 comentarios:

  1. Por Dios, qué sitios tan bonitos y qué buena pinta tiene todo!! A mi tb me encanta probar lo típico de los países a donde voy...
    Por lo que dices, entre el yogur y el pepino me recuerda un poco a la comida griega...
    No sé en qué trabajas que viajas tanto, pero qué envidia me das!!! jejeje..Me encanta leer tus post :) Serán una buena guía en mis futuros viajes seguro!!
    Besitos guapaa y Feliz fin de
    www.laotracolumnadecarrie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, la comida búlgara tiene muchas similitudes con la griega aunque tiene también influencias turcas y árabes.
      Me alegro de que mis post te sirvan de ayuda!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Teresa cada vez que entro en tu blog me sale una ventana con un anuncio, imagino será spam.

    ¡qué buena pinta tiene el sitio me recuerda uno parecido por Katowice, en la Silesia polaca!
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! no me gusta esto de la ventana con el anuncio ...¿Sabes cómo puedo evitarlo?

      Las mehanas son lugares muy agradables para ir a comer, aunque este tipo de tabernas no se encuentran exclusivamente en Bulgaria. En Polonia no fuimos a ninguna pero si en Rumanía o Hungría...

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estas son las entradas que le encanta a mi mujer Deborah. Ella como buena cocinera le gusta probar y conocer
    la gastronomia del pais que visitamos.
    Muy buenas fotos como siempre.
    Por cierto te invito a que conozcas el blog de Deborah, a ver que parece?
    http://mitoqueenlacocina.blogspot.com.es

    Saludos.

    Javier y Deborah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Yo no soy buena cocinera pero me gusta comer y probarlo todo cuando vamos de viaje (a excepción de insectos y otras delicatesen que comen los asiáticos). En casa cocina siempre mi marido y es el que más disfruta con el tema gastronómico. Y claro que vamos a pasar por el blog de Deborah, seguro que encontramos alguna buena idea.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Hola M. Teresa!

    Totalmente de acuerdo contigo. La gastronomía de un país es uno más de los muchos atractivos que puede tener un viaje, aunque últimamente diría que casi el más importante.

    La verdad es que esa cocina que mencionas tiene muy buena pinta, que a mí me ha recordado un poco a la griega, no sé si es por el yogurt, el pepino... pero me ha parecido similar.

    De esos restaurantes que mencionas tiene un apinta excelente Hadjidraganovite Kash, y aunque queda peor situado merecería la pena visitarlo por la decoración (también, como no por su cocina y que recomiendas).

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí... se parece mucho a la griega, sobretodo en cuanto a los ingredientes.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues cualquiera de ellos tiene una pinta estupenda, asi que cuando vaya a sofia probaré los tres. Gracias por la info. Me encanta cuando haces reseñas de restaurantes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando, no acostumbro a hacer demasiadas recomendaciones de ese tipo porqué los gustos de cada uno son muy particulares, pero en ese caso, independientemente de la comida los vi sitios muy agradables.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Me encanta la decoración rústica de los restaurantes que nos aconsejas . La ternera de Sofía debía estar deliciosa . Saludos desde Mallorca !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que me encanta todo lo que está decorado en ambiente rústico ...la madera y la piedra me encantan!

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Que buenísima pinta, ... se ven super auténticos ... rústicos, acogedores ... se tiene que comer genial!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de auténticos quiero pensar que sí ... porqué aunque había extranjeros también comían allí familias o grupos de amigos que se veían del país.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Los dos restaurantes se ven muy típicos y la comida que ofrecían tenía que estar muy apetitosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La carne a la brasa y las verduras no tienen demasiado secreto ... sólo que la materia prima sea fresca y de primera calidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola Ma.Teresa!
    Tú siempre ofreciéndonos reportajes tan interesantes y claro que he disfrutado muchísimo conociendo algo de la gastronomía local. De todos me quedo, obviamente, con el Hadjidraganovite Kashti, el cual se ve realmente muy bien. Sinceramente me encantan ése tipo de establecimientos!

    Un gran saludo desde una muy soleada Provence! (al menos en éste rincón de la Provence)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los tres se come bien pero el Hadjidraganovite Kashti es precioso.
      Disfruta del sol provenzal!

      Eliminar
  10. Nosotros hacemos más o menos lo que vosotros, nos metemos en el primer sitio que vemos, a veces acertamos y otros no, algunas veces también llevamos recomendaciones pero lo que tenemos claro es que lo primero es ver las cosas y si no nos da tiempo pues no pasa nada. Muchas veces los sitios turísticos están bien, por lo menos comes lo típico, ves la cultura tradicional y generalmente lo pagas, jejejeje. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
  11. Hola Teresa: Acabamos de volver de Bulgaria. Nos fue de gran ayuda tus recomendaciones y en especial este post sobre los restaurantes en Sofia.
    Te dejo el enlace al blog http://viajararatos.blogspot.com.es/2015/09/un-dia-en-sofia-bulgaria.html
    Muchas gracias por compartir tus viajes.
    Un abrazo Luis y Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! No sabes cuánto me alegra que las recomendacions os sirvieran de ayuda. Veo que hicísteis un buen recorrido por la bonita ciudad de Sofia.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Saludos Teresa. Soy el otro autor del blog viajararatos.
      Se me ha ocurrido avisarte porque estoy preparando un diario de viaje por Bulgaria en base a nuestro viaje del año pasado. Con ese fin inento documentar todos los sitios por los que pasamos y hoy he descubierto por qué cuando fuimos a cenar al restaurante Pri Yafata no lo encontramos donde creíamos que estaba. El restaurante que ocupa el número 28 de la calle Solunska se llama MoMA, y fue en él donde cenamos porque era tarde y no queríamos buscar más. Es un restaurante bastante bueno, de hecho en tripadvisor tiene la misma valoración que el Pri Yafata. Este último se encuentra en otra calle algo alejada; lo sorprendente es que en la guía LP también figura esa dirección equivocada; la correcta se puede encontrar en tripadvisor.
      Un saludo y felicidades por tu maravilloso blog.

      Eliminar
    3. Pues se agradece mucho la información. De todas formas, comparando las fotos de tripadvisor del MoMA con las que hice yo del Pri Yafata, me da la sensación de que es el mismo edificio, aunque ahora con la fachada pintada de blanco.... Posiblemente han cambiado el Pri Yafata de local y en el antiguo han abierto el MoMA. A ver si alguien lo confirma.

      Un abrazo y gracias de nuevo

      Eliminar
    4. Sí, repasando de nuevo tus fotos veo que tienes razón. Cuando vosotros estuvísteis allí el Pri Yafata ocupaba esa casa, he reconocido la calle por el hotel Best Western que hay al lado.

      Eliminar
    5. Gracias por tus investigaciones, buena referencia la del hotel Best Western. De todas formas, escribiré una nota para que no cree confusión a futuros viajeros.

      Saludos

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Buen provecho! y sobretodo pasadlo muy bien.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.