lunes, 11 de marzo de 2013

Palacio de Verano. Beijing


A pesar de ser un lugar muy frecuentado, el entorno natural donde se encuentra el Palacio de Verano de Pekín es ideal para desconectar durante unas horas del bullicio de la ciudad.
Lagos, puentes, jardines, pabellones ... todos los elementos que recrean en un gran espacio el paisaje chino de postal.
Se encuentra en el Distrito de Haidian, a unos 18 kilómetros del centro de Beijing y fue el lugar de veraneo de la Familia Imperial durante varias generaciones, donde acudían en busca de reposo pero sobretodo un poco de aire fresco.
Ocupa una extensión enorme, 290 hectáreas, de las cuáles tres cuartas partes están cubiertas de agua. Nosotros le dedicamos media jornada que nos permitió hacernos una idea bastante buena, aunque la visita completa requiere mucho más tiempo. El Palacio de verano y el jardín imperial de Pekín fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.












El Palacio de Verano tiene sus orígenes en 1750 cuando el emperador Qian Long de la Dinastía Qing mandó construir el llamado Jardín de Aguas Rizadas y Limpias en el lugar donde ya había unos anteriores jardines reales. Se dice que trabajaron cien mil obreros para llevar a cabo el proyecto de ampliación y dar más profundidad al Lago Kunming.
En 1860, durante la Segunda Guerra del Opio, las fuerzas aliadas anglo-francesas lo incendiaron pero unos años más tarde la emperatriz Ci Xi gastó una auténtica fortuna en su reconstrucción y fue entonces cuando se le dio el nombre Yi he Yuan, que significa Palacio de Verano. Sufrió otro incendio en 1900 al que siguieron posteriores restauraciones.
Todo el gran complejo gira alrededor del Lago Kunming y de la colina, llamada Colina de la Longevidad. Cada uno de los emperadores fue aportando algunas modificaciones y entre salas, templos, pabellones y galerías suman unos 3000 edificios.









Se puede hacer la visita organizando distintos recorridos, pero mi consejo es intentar seleccionar aquello que más nos interese sin pretender abarcarlo todo en pocas horas. 
Se divide en tres grandes secciones: La zona de edificios políticos o administrativos al Este, la zona residencial hacia el oeste y los edificios religiosos, al Sur de la Colina de la Longevidad. Los jardines se intercalan con los demás espacios para el descanso y disfrute de tan nobles residentes.







La entrada principal es la Puerta Este, junto a la que se encuentra la Sala de la Benevolencia y la Longevidad la cual está cerrada al público por lo que no podemos ver el gran trono de madera en su interior. El emperador Guangxu (1873 – 1908) cambió el nombre de esta sala al actual haciendo alusión a la frase de Confucio “el gobernante que reine con benevolencia tendrá larga vida”.
En esa parte es donde se concentran la mayoría de pabellones que tenían finalidades administrativas, los cuales conectan directamente con el área residencial formada por tres complejos de edificios.







Siguiendo la orilla del lago en dirección norte discurre el Gran Corredor, una magnífica galería cubierta de 728 metros de longitud formada por vigas de madera decoradas con pinturas que muestran motivos de la historia y mitología del país, paisajes, aves o símbolos de su caligrafía, un total de 14000 pinturas.
Es una maravilla y personalmente lo que más me gustó del Palacio de Verano. Allí nos sentamos un buen rato, contemplando las pinturas, el lago, el movimiento de la gente y disfrutando de un aire fresco muy agradable tal como seguramente harían en repetidas ocasiones los diferentes miembros de la Familia Imperial.




















Por detrás del Gran Corredor se accede a la Torre de la Fragancia de Buda que se encuentra en lo alto de la Colina de la Longevidad. Se trata de una colina artificial que se construyó con la tierra que sacaron para construir el lago y sus laderas están repletas de pequeños templos budistas. 
Hacia la puerta Norte se encuentra la calle Suzhou, nombre que recuerda la ciudad de los canales, con una gran oferta de restaurantes y tiendas.




También en la orilla norte del lago podemos ver el impresionante barco de mármol Qing Yan Fang que traducido significa Barco de la Claridad y el Confort. A pesar de que ya existía una estructura anterior, tal como lo vemos hoy en día es obra de la emperatriz Ci Xi que lo restauró en 1893. No es posible acercarse lo suficiente para comprobar si en realidad es de mármol o si se trata de madera pintada imitando la piedra, tal como leí en algunos lugares. Si es así, hay que reconocer que el efecto está muy bien logrado. Se considera un elemento irónico o en cierto modo un símbolo de corrupción ya que la fortuna que gastó la emperatriz Ci Xi en la remodelación del Palacio de Verano correspondía a unos fondos destinados a la construcción de la Armada Imperial.





Junto al barco de mármol hay el muelle de donde salen barcas hacia la Isla del Lago Sur. Es muy recomendable hacer un recorrido por el Lago Kunming, ya sea en las típicas barcas dragón, en patines a pedales o en barcas de remos, oferta para todos los gustos. En invierno el Lago acostumbra a helarse por lo que esta actividad queda lógicamente descartada.






En la pequeña isla del Lago Sur vemos el Templo del Rey Dragón, donde acudía la emperatriz a rezar para pedir lluvia en tiempos de sequía. La isla está unida a tierra firme por el impresionante puente de 17 arcos que cubre los 150 metros que la separan. Tiene ocho metros de ancho y sobre su balustrada, 540 leones esculpidos en diferentes tamaños y posturas. 
Es el puente más largo pero no el único del Palacio. Otros puentes son el Puente del Sauce, del Cinturón de Jade, del Espejo o de Xiuyi.










Evidentemente no se puede visitar todo en unas horas pero, sin duda, lo más interesante del Palacio de Verano es disfrutar de los espacios abiertos.

Cómo llegar:

La manera más fácil y rápida de llegar hasta allí es en metro (Línea 4).
Hay dos opciones:

a) Bajar en la estación Beigongmen à cerca de la puerta Norte del Palacio.
b) Bajar en la estación Xiyuan (salida C2) à cerca de la puerta Este, la entrada principal.

Nosotros bajamos en Xiyuan desde donde hay unos 800 metros hasta la entrada que recorrimos en taxi bicicleta. A la salida del metro hay varios conductores de ricksaw que ofrecen su servicio por unos 20 yuanes (2.5€ aproximadamente).   

Y aquí, el mapa que servirá para orientarse:






14 comentarios:

  1. Qué maravilla de lugar. Un buen sitio para relajarse y dejarse llevar. China está siendo un gran descubrimiento.

    un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando,
      Exactamente es lo que he intentado transmitir ya que si te dejas llevar es un lugar
      muy relajante pero como pretendas ver todo en un par de horas puede ser una visita muy estresante. No lo recomiendo en absoluto.

      Eliminar
  2. Espectacular la publicación!!
    Había leído algo sobre el palacio pero no con tantos detalles y sobre todo con unas fotos
    que hablan por si sola.
    Nos encanta.
    Un abrazo.
    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por vuestro comentario. Como dice el refrán una imagen vale más que mil palabras!

      Buena semana

      Eliminar
  3. Es una auténtica pasada de lugar, ideal para caminar relajadamente y hacer centeneres de fotografías, muy chulas todas por cierto, dan ganas de pillar el primer vuelo hacia Pekín sin pensarlo :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piénsalo, piénsalo...y espera que mejore un poco el tiempo porqué ahora debe hacer un frrrríoooo!!!

      Eliminar
  4. Madre mía que preciosidad... Y tus fotos son fascinantes! me encantan... con las ganas que tengo de ir a Pekin y pisar la gran muralla china... y este palacio de verano... ainssss me has puesto los dientes largos. Haces que cada día tenga más ganas de viajar. Me encantan tus entradas...
    Un abrazo,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trini, a mí me pasa lo mismo cuando miro algunos blogs; si por mi fuera no pararía en casa.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Por lo que veo, ... tuviste un día de suerte!, veo pocos turistas ... cuando estuve yo, ... eso era peor que imposible, ... ni para fotos ni para andar ni para disfrutar ... ...
    En general Pekín me asfixió un poco en éste aspecto, ... pero bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que fue por la época en que viajamos, a principios de junio. Cuesta creerlo pero en Pekín vimos muy pocos turistas, casi todo era turismo interior.

      Me imagino que el Palacio de Verano con demasiadas aglomeraciones no me hubiera parecido igual de bonito o, mejor dicho, no lo hubiera disfrutado tanto.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tus fotos reflejan muy bien la belleza y la tranquilidad del parque. El Gran Corredor también encontramos que era precioso. Pasamos una tarde muy agradable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Espero que esta entrada os haya traído buenos recuerdos.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Guapa!
    Respecto a este post, qué te voy a decir que no sepas...Yo tb estuve ahí y es espectacular, eso sí, a vosotros os hizo mucho mejor día..yo fui en Octubre y había tanta niebla que el lago se distinguí a duras penas...pero aún así hacía el paisaje fantasmagórico y por tanto, tb increíble!!
    Preciosas las fotos de nuevo :)
    Besitos
    www.laotracolumnadecarrie.com

    ResponderEliminar
  8. Sí, tuvimos muy buen día pero me imagino que debe ser bonito en cada estación del año, porqué en invierno cuando el lago está helado y el cielo azul intenso es también precioso.

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.