miércoles, 24 de abril de 2013

Primavera en el Valle del Jerte


Mereció la pena recorrer 800km y atravesar la Península de punta a punta para presenciar una de las imágenes más extraordinarias que el Valle del Jerte nos ofrece: sus cerezos en flor.
El Valle del Jerte se encuentra en la provincia de Cáceres haciendo frontera con Castilla por las Sierras de Gredos y Béjar. Su paisaje es agreste y lo atraviesa el río que le da nombre. El microclima del que goza ha permitido el desarrollo del cultivo de la cereza en muchas de sus variedades, en un terreno dispuesto en forma de terrazas que se escalonan sobre el curso del río de aguas claras. De hecho, Jerte deriva de Xerete que en árabe significa limpidez de aguas.







Con la llegada de la primavera, los cerezos del Jerte - que se calculan en más de un millón - explotan cubriendo de blanco el paisaje, como una neblina que envuelve todo el valle.
Es difícil predecir los días de máxima floración y hay que considerar que se produce de forma escalonada según  las diferentes variedades. Tiene una duración de 10 a 15 días, empezando por la parte baja del valle y siguiendo a lo largo de unos cuarenta kilómetros, desde Plasencia hasta el Puerto de Tornavacas. También son más tempranos los de la solana, que crecen de la cuenca del río hasta Piornal, el pueblo más alto de todo el valle.





Este año y debido a las bajas temperaturas invernales, la floración ha empezado más tarde de lo habitual, por lo que sólo pudimos verlos en su máximo esplendor en la parte baja del valle. De todas formas, cogimos unos días muy soleados y la diferencia en el porcentaje de flores abiertas se hizo muy notable entre el primer y último día.
La blanca flor del cerezo es tan bella como efímera pero los lugareños dicen que una vez desaparece, el paisaje se va transformando sin perder encanto. La flor da paso al preciado fruto cuyas tonalidades de rojo – desde anaranjado hasta casi negro – contrastan con el verdor de las hojas. La recolección se lleva a cabo desde abril hasta mediados de julio, los pueblos se llenan de jornaleros y las cooperativas reciben millones de kilos donde se clasifican y comercializan.
Con la llegada del otoño, el valle vuelve a cambiar su tonalidad cromática y predominan los pardos y rojizos de castaños y robles.
Ese privilegio que la Naturaleza le ha dado se complementa con muchos otros atractivos que hacen de esa zona un lugar muy recomendable para ir a pasar unos días de vacaciones. 

¿Qué podemos hacer en el Valle del Jerte?

Disfrutar de la Naturaleza

Y en cualquier época del año. El valle tiene una infinidad de rincones preciosos, una buena red de senderos para hacer excursiones, abundante agua con piscinas naturales en el río donde poder refrescarse en verano y unas cascadas espectaculares...
Algunos de estos lugares son:

Reserva Natural Garganta de los Infiernos

Se encuentra entre los pueblos de Jerte y Cabezuela del Valle. A la entrada de la Reserva está el Centro de Interpretación de la Naturaleza y desde aquí se pueden seguir diferentes rutas. Una de las más concurridas es la de los pilones, unas pozas naturales que la erosión del río ha formado en la piedra granítica.

Garganta de Marta

De Cabrero sale un camino (justo a la derecha del monumento de la cabra, símbolo del pueblo) hacia Valdastillas. Entre campos de cerezos llegamos a la Garganta de Marta, un lugar con mucha vegetación y mucha agua. Desde un puente se ve el salto de agua a tus pies, impresiona un poco pero merece la pena.

Bienvenidos a Cabrero

En dirección a la cascada, Garganta de Marta


Cascada del Caozo y Garganta Bonal

A unos 3 km saliendo de Valdastillas hacia Piornal encontramos un desvío que tras unos 500 metros conduce a la Garganta Bonal. Se puede dejar el coche a pie de carretera y tras escasos 100 metros se llega a la espectacular Cascada del Caozo. Después de un invierno de nieve y lluvia la pudimos ver con una gran caída de agua, impresionante. Si nos guiamos por la afluencia de visitantes, parece un lugar mucho más turístico que el anterior.



Ya fuera del valle pero a muy pocos kilómetros se encuentran la comarca de La Vera, el Valle del Ambroz o el P.N de Monfragüe.

Ruta de Carlos V

Empieza en Tornavacas y recorre el camino que siguió el emperador hasta el Monasterio de Yuste donde se retiró hasta el final de sus días. El camino entra en la Garganta de los Infiernos y empieza una dura subida por el Valle de La Vera para descender luego a Jarandilla. Son unos 30km que pueden hacerse en 8 horas.
Podemos aprovechar para comprar alguna lata del famoso pimentón de La Vera.

En el Valle del Ambroz tendremos la oportunidad de ver grandes dehesas y pueblos históricos, como Hervás, que mantiene un importante barrio judío.

Dejando atrás Plasencia en dirección a Trujillo, cruzamos el Parque Nacional de Monfragüe a través de unos magníficos paisajes. Se encuentran diferentes puntos a pie de carretera donde hay miradores de observación de aves, especialmente los buitres leonados que aquí vienen a nidificar. Pero también se puede ver el buitre negro, el águila imperial o el águila perdicera que nidifican en los árboles o en las mismas cumbres de las rocas.  Uno de los miradores más concurridos es el llamado Salto del Gitano, donde se pueden ver las aves planeando entre rocas de piedra multicolor.





Dejando atrás la sierra y siguiendo en dirección a Trujillo se ven extensas dehesas donde pace el ganado y los cerdos ibéricos se amontonan al sol bajo las encinas que producen las bellotas, fruto que los alimenta y transforma su grasa en un manjar de dioses.






Visitar los pueblos del Valle

El Valle del Jerte está compuesto por 11 pueblos:
Entrando por el Puerto de Tornavacas hacia el río, el primero que se encuentra es Tornavacas. Le siguen Jerte, Cabezuela del Valle y Navaconcejo, situado en el centro del valle y donde estuvimos alojados las tres noches en una preciosa casa rural entre cerezos.
Continuando por la N110 en dirección a Plasencia, encontramos Valdastillas, Piornal, Cabrero, Casas del Castañar y Barrado, a la izquierda, mientras que El Torno y Rebollar quedan a mano derecha.

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle
Navaconcejo

Las cerezas están presentes en todas partes. Navaconcejo

Casas del Castañar y El Torno a lo lejos

Navaconcejo
Vista desde la habitación. Navaconcejo

Visitamos varios de ellos y uno de los más interesantes es Cabezuela del Valle, donde se encuentra el Museo de la Cereza.
Se trata de un pequeño museo situado en una casa de arquitectura típica del valle. Es gratuito y la visita totalmente recomendable.
Aquí aprenderemos cuando empezó el cultivo de la cereza en el Valle del Jerte, qué tipos de variedades se cultivan y las características de cada una de ellas, qué tipo de suelo y de climatología es la más adecuada, los métodos de recolección, la selección por tamaños tal como se hacía en la antigüedad y tal como se lleva a cabo actualmente, la función de las cooperativas ... todo ello acompañado de excelentes fotografías, amenos textos, pantallas táctiles, muestra de utensilios del campo y un entrañable audiovisual en el que algunas personas mayores recuerdan como vivieron en su juventud el cultivo de la cereza y como se vive en la actualidad.
La zona antigua de Cabezuela del Valle se llama La Aldea, se encuentra en la parte más alta y está declarada conjunto Histórico – Artístico. Algunas casas conservan la arquitectura tradicional y constan de una gran puerta de entrada que da paso a la cuadra y en un segundo piso, la vivienda. Tienen balcones de madera con un secadero y tejado con voladizo.

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle

Tras el portal de la foto anterior. Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle

En los diferentes pueblos, algunas de estas casas de se han rehabilitado y se alquilan completas o por habitaciones, por lo que se encuentra una buena oferta de alojamiento con encanto, pero lamentablemente se encuentran otras bastante deterioradas.


Visitar PLASENCIA

Es conocida como “la perla del Jerte” y es el centro económico y social del norte de Cáceres.
Fue fundada en 1189 por el rey Alfonso VIII con la finalidad de dominar y defender
uno de los más importantes nudos de comunicación en la Ruta de la Plata, así como los valles que la unían con Castilla o las riberas del Tajo.

Muralla. Plasencia

Puerta de Trujillo. Plasencia

Conserva su muralla y cuatro de las ocho puertas de acceso y es dentro de ese recinto amurallado donde se encuentran la mayoría de atractivos de la ciudad.
Se puede empezar la visita por la Plaza Mayor, el centro de actividad social y económica donde cada martes se sigue realizando un tradicional mercado de productos agrícolas y artesanales. Es aquí donde se levanta el Palacio Municipal, con bonitas arcadas y un gran escudo de Carlos V. En la torre del reloj se encuentra el personaje más popular de la ciudad, el llamado abuelo Mayorga que es el encargado de tocar las horas.

Palacio Municipal en la Plaza Mayor. Plasencia

Abuelo Mayorga 

De la Plaza Mayor sale la calle Zapatería donde se pueden ver algunas placas indicando las casas de las diferentes familias judías ya que Plasencia tuvo una de las comunidades sefardíes más grandes de Extremadura.



Plasencia es ciudad Episcopal y tiene dos catedrales: La Catedral Vieja es de los siglos XIII – XIV y conserva una puerta románica de arco de medio punto frente al Palacio Episcopal. Desde el claustro se puede acceder a la Capilla de San Pablo, antigua Sala Capitular, que alberga la imagen de la Virgen del Perdón. Sobre esta capilla se levanta la conocida Torre del Melón, cubierta completamente de escamas de piedra. El claustro es el punto de unión entre ambas catedrales y en alguno de sus rincones se puede observar como la nueva construcción se intercala con la antigua. Así pues, adosada a la primera, se encuentra la Catedral Nueva, construida en una mezcla de estilos renacentista, plateresco y barroco. En su interior tiene un interesante coro con escenas bíblicas y de diferentes animales.

Catedral Vieja. Plasencia

Detalle fachada Catedral Vieja. Plasencia

Una de las fachadas de la Catedral Nueva. Plasencia

Claustro en la Catedral Vieja. Plasencia 

En la misma Plaza de la Catedral destacan la Casa del Deán (s. XVII), la Casa del Doctor Trujillo y el Hospital Provincial de Santa María.



Plasencia tiene otras iglesias de interés, entre las que se encuentran la Iglesia de San Martín, la Iglesia de San Vicente Ferrer y la Iglesia de San Nicolás. Esta última tiene un fabuloso retablo y una pila bautismal original del siglo XIII.

Pila bautismal (siglo XIII). Iglesia San Nicolás, Plasencia

El Convento de San Vicente Ferrer está junto a la iglesia del mismo nombre. Fue fundado a mitad del siglo XV por los Duques de Plasencia Álvaro de Zúñiga e Isabel Pimentel junto a su propio palacio, como promesa por la recuperación de la salud de uno de sus hijos. Para su construcción se expropiaron los terrenos que ocupaban la sinagoga más grande de la ciudad y parte de la aljama judía. Actualmente es el  Parador Nacional de la ciudad y se permite visitar el antiguo claustro y algunas de las estancias comunes.

Claustro Convento San Vicente Ferrer, Plasencia

Claustro convento, actual Parador Nacional, Plasencia

Las piedras también hablan en Plasencia y los escudos y blasones que vemos en muchas de las fachadas nos recuerdan que fue una ciudad de nobles. Algún palacio se ha convertido en hotel de lujo pero muchos de ellos se encuentran en un pésimo estado de mantenimiento. Entre los más importantes cabe citar:
El Palacio Monroy o Casa de las dos Torres (el más antiguo de la ciudad y actualmente en venta), Palacio del Marqués de Mirabel (construido por los Duques de Plasencia), Palacio de los Carvajal-Girón (hotel) o Casa de las Infantas.

Palacio del Marqués de Mirabel en la Plaza de San Nicolás. Plasencia



Palacio Monroy. Plasencia

Puerta de entrada. Palacio Monroy, Plasencia

Palacio del Marqués de Mirabel. Plasencia

Palacio de los Carvajal - Girón. Plasencia

Fuera de la muralla pueden verse los 55 arcos que se conservan del acueducto medieval que conducía el agua a Plasencia desde El Torno y las sierras de Cabezabelloso.

 
Acueducto. Plasencia

No pasar por alto la gastronomía

La oferta gastronómica es rica y variada: Son muy conocidas las migas o las patatas revolcás pero me quedo con los deliciosos asados, la caldereta de cabrito, los quesos y los buenos embutidos ibéricos. Otro de los platos más típicos del valle es la trucha a la jerteña.
Con las cerezas se elaboran también mermeladas y el kirsch, el aguardiente obtenido por destilación del zumo fermentado.

Venta de productos típicos

Sin embargo, lo mejor de este viaje fue poder compartirlo en familia, un magnífico regalo y un gran recuerdo.






Cerezos y más cerezos .... es inevitable hacer muchas fotos



Escondida tras los cerezos está la casa rural donde nos alojamos





40 comentarios:

  1. Que bonito!! tanto los cerezos como los pueblos!
    Tengo entendido que vienen Japoneses a verlo! tan fans que son de los cerezos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que vengan japoneses porqué parece ser que viven la sakura intensamente. Gracias por tu comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola tieta!
    M'ha fet molta il·lusió que publiquessi aquesta entrada ja que l'he tornat a reviure el viatge a Extremadura; vam disfrutar molt!

    També m'ha agradat poguer-m veure a la foto amb la Patrícia, tots aquells poblets i racons que vam visitar tenien molt d'encant i em va agradar poguer conéixer i vistar una peça de puzzle més del món.
    Sort que tenim les fotos així mai se'ns oblidarà i quan volguem o podrem reocrdar!

    Fisn aviat!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola carinyo! Qué bé que ens ho vam passar! M'agrada escriure el blog perquè és una manera de reviure els bons moments.

      Mil petons i fins aviat

      Eliminar
  3. Que fotos y que paisajes mas bonitos.
    Una vez mas tengo que decir que España tiene unos rincones espectaculares,

    Ya estoy de vuelta después del bache que he pasado.

    Un abrazo desde Las Palmas.

    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Norte a Sur y de Este a Oeste, España tiene lugares maravillosos ...ah!!! y sin olvidar las islas. Por cierto, no conozco Las Palmas, a ver si alguna vez me decido y os paso a conocer.

      Muchos besos y me alegro de que estés ya más animado

      Eliminar
  4. ¡Qué bonito! Una zona que tengo pendiente desde hace mucho tiempo, pero está en la otra punta de España y nunca encuentro ocasión.
    Hace poco fui a Cáceres con mi hermana y sobrinos y pensábamos acercarnos por allí, pero hacía un tiempo horrible (diluviando sin parar, día y noche) y, al final, nos volvimos sin ver nada más que Cáceres.
    En fin, algún día caerá...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros aprovechamos también para visitar Trujillo pero nos quedó pendiente Cáceres...habrá que volver!!! Qué bonita es esa zona de Extremadura, pero como bien dices...son un porrón de kilómetros!

      Eliminar
  5. Un bon viatge, uns paissatges fabulosos, una casa rural entranyable... però com tu dius: el millor poder-ho compertir amb tots vosaltres. Encara que ens quedi per sempre a la memòria i al cor no està de més, al contrari, repassar el viatge amb text i fotos.
    FEL.LICITATS!
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies! i mentre hi hagi coses per celebrar, bona senyal!
      Un petó

      Eliminar
  6. Desde luego que merece la pena. Si además sale un día bonito, con sol y brisa templada, la experiencia es fantástica. He visitado la zona varias veces y es extremadamente bella (bueno, extremadura en general que es muy desconocida). Hoy pensaba que una de las cosas mejores que tiene este blog (fotografías y texto aparte) es que transmite la ilusión del viaje, el gusto por recorrer y descubrir nuevos caminos y la historia de los hombres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consigo transmitir mi ilusión, de verdad que me siento muy satisfecha.
      Buen fin de semana. Un abrazo

      Eliminar
  7. Son muchos kilómetros los que hicisteis pero os valió la pena porque esta zona es preciosa. Maravillosas fotos. La fuente de la Plaza de San Nicolás de Plasencia nos ha recordado la fuente de Prades.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a nosotros también nos recordó la fuente de Prades, tuvimos una sensación extraña.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hacer unas escapadas en este tiempo para descubrir estas maravillosas flores y monumentos no hay mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aunque este año estemos teniendo una primavera un poco atípica, nos gustó mucho. De todas formas y tal como comento, debe ser bonito en cada época del año.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Llevo muchos años queriendo ir allí, pero entre una cosa y otra nunca me animo a ver los cerezos en flor. Unas fotos realmente espectaculars, como siempre.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco encontraba el momento y mira ¡un regalo que nos hizo la familia por nuestros 25 años de casados! Además de que el lugar es precioso, todos juntos lo pasamos bomba.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Mª Teresa,

    ¡Siento contactarle de esta forma, pero no veo otra!

    Vi su página y la calidad del contenido me llamó la atención, por lo que decidí mandarle un e-mail.

    Estamos buscando a bloggers para extender nuestra red de escritores de viajes y para explorar las oportunidades de hacer guest posts. Nos interesa la calidad de su blog – ¿estaría dispuesto a hablar sobre la posibilidad de una colaboración?

    Podemos ofrecer acceso a nuestro equipo interno de redactores creativos, y crear contenido de acuerdo con sus especificaciones. También podemos hablar sobre otras formas de trabajar juntos, no sólo limitadas a posts.

    Me encantaría saber lo que usted opina. Si tiene alguna pregunta, por favor no dude en hacerla.

    Espero su respuesta,

    José
    joe.a.wareham@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José,

      Gracias por tu comentario y tus palabras. Te escribo un mail.

      Saludos

      Eliminar
  11. Qué bonito Extremadura y el valle del Jerte, nosotros vamos mucho al lado, a La Vera, te recomiendo un sitio que se llama el Calambuco...

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve leyendo sobre La Vera y el Valle de Ambroz y me quedaron muchas ganas de volver. Me encantó Extremadura.

      Eliminar
  12. Te felicito, el reportaje es precioso, muy bien documentado y con unas fotos estupendas.

    Sólo le pongo un pero a tu viaje y posterior reportaje, aunque estuviste muy cerquita, en el Caozo y en Cabrero, te perdiste mi pueblo, Piornal, "el mejor" del Valle... :D

    Víctor
    www.piornal.net


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Víctor;

      Muchas gracias por tu comentario. Es difícil valorar y comentar un lugar con tan pocos días pero es evidente que el Valle es precioso. Aunque no hay ninguna foto, sí que estuvimos en Piornal. Ya me comentó Lluís que tenía un amigo de allí y me hizo ilusión llegar hasta el pueblo.

      Un saludo

      Eliminar
  13. Un lugar realmente precioso por su naturaleza y sus pueblos. El artículo invita a hacer una escapada de inmediato y ver cada uno de los lugares que describes. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias. Nosotros nos quedamos con ganas de más, ya que fueron poquitos días y hay mucho por disfrutar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Yo soy del Valle y no cambio los colores del otoño por la floración del cerezo por muy espectacular que sea. Creo que con eso te puedes hacer una idea...

    ResponderEliminar
  16. Me lo imagino, los colores deben ser espectaculares. De todas formas, me encantan las flores y también nos gustó ver el Valle en primavera. De todas formas, la idea es hacer en un futuro una escapada al Valle del Jerte en otoño.
    Muchas gracias por tu comentario.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Respuestas
    1. Hi Jibie Jipp!

      I'm glad you like the pictures.

      Eliminar
  18. Viva la primavera y sus colores
    estrenamos nueva pagina www.volandovoyviajes.es
    nos gustaria te pasaras a ver que te parece y si tienes enlace a la antigua lo cambiaras a la nueva si no es mucha molestia

    ResponderEliminar
  19. La verddad es que la salida de la hoja del cerezo es una maravilla, ... mis padres fueros a propósito a verlo y de paso pasar un fin de semana por esos estupendos pueblos!!!.

    Genial entrada para ésta época del año.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde Madrid lo teneis fácil para ir un fin de semana pero nosotros echamos muchas horas de carretera ...¡valió la pena!

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me encanta esta entrada!!!
    Hace unos años organicé un viaje con los empresarios para ver el Valle del Jerte, y fue toda una experiencia. Un viaje inolvidable...
    Que entrada más bonita. Felicidades y gracias por compartirla, un saludo,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  21. Para nosotros también será un viaje inolvidable.
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  22. Unas fotos preciosas, hace tiempo que estuve por allí pero fue en pleno Agosto por lo que no quedaba ya rastro de ningún cerezo en flor, me quedó pendiente ir a verlos ya que debe ser un espectáculo precioso, me encantan tus fotos. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que en agosto tuvísteis la posibilidad de bañaros en las piscinas naturales del río... ¡qué aguas tan limpias!

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Llegamos un poquito tarde pero que entrada más bonita! El valle del Jerte es una auténtica preciosidad. Uno de los destinos obligatorios para hacerse una escapada en nuestro país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Totalmente de acuerdo con vosotros, lástima que me quede tan lejos porqué me gustaría volver en verano y en otoño, especialmente en otoño.

      Un saludo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.