viernes, 24 de mayo de 2013

Mercados del mundo: Bayt al-Faqih, Kaolack y Takayama

Tres países y tres de sus mercados. Se trata del mercado de Bayt al-Faqih (Yemen 1997), mercado de Kaolack (Senegal 2006) y mercado de Takayama (Japón 2008).

Mercado de Bayt al-Faqih (Yemen)

Es el más importante de todo el país y se celebra cada viernes desde el año 1700 cuando esta región tenía una gran importancia en el comercio del café. La variedad de café arábigo procede de esta zona de la Península Arábiga que le dio el nombre y muy cerca se encuentra la ciudad de Moka que también nos evoca al café.




 



No está demasiado claro, pero parece que el origen del café se encuentra en Etiopía y desde allí se propagó a Yemen donde se empezaron a tostar y moler los granos para consumirlo de una forma parecida a la que conocemos. Su cultivo se extendió a toda la Península Arábiga donde se popularizó, gracias en parte a la prohibición del consumo de alcohol por la ley islámica, aunque Yemen siguió siendo el centro de cultivo más importante. Los mercaderes venecianos lo introdujeron en Europa alrededor de 1600.




Curiosamente, los yemenitas son unos grandes consumidores de té y el café lo preparan muy de vez en cuando pero en forma de infusión.
Allí se reunían comerciantes de Persia, Egipto, Siria, Constantinopla, Túnez, Marruecos, India o Europa en busca del tan apreciado café arábigo, tras recorrer miles de kilómetros en sus caravanas.  
Actualmente el mercado no tiene nada que ver con lo que fue y se comercia con animales y productos del campo.








En el área donde se encuentran los animales es donde se concentra mayor actividad. Se compran y venden terneros, asnos, cabras, corderos pero especialmente muchos camellos.
Me gusta imaginar cómo sería en el siglo XVIII. Si pudiera viajar en la máquina del tiempo , sin duda escogería el mercado de Bayt al-Faqih. 


Mercado de Kaolack (Senegal)

Kaolack es una ciudad de unos 180.000 habitantes, centro comercial y administrativo de la región. Su población es de la etnia serer y mayoritariamente de religión musulmana. Esta zona es importante por la producción de cacahuete y anacardo y también por las salinas de Diorane.
La ciudad en sí poco tiene que ver, pero su mercado es el más grande de Senegal. Como en la mayoría de mercados africanos, la primera impresión es de un caos absoluto y mucha suciedad.
Aunque hay varios puestos en el exterior, la zona cubierta es quizás la más interesante. El edificio es de estilo sudanés, con una torre del reloj medio destartalada pero muy característica de este estilo arquitectónico.








Se venden telas, frutas, verduras, leche… pero lo que nos llamó más la atención fueron los fetiches. Se encuentran todos los ingredientes necesarios para preparar la receta del hechicero o el curandero animista, desde veneno de serpiente, pieles de animales, pelos, vísceras, huesos, dientes y todo tipo de sustancias a las que se les atribuyen propiedades curativas o de protección, ya que se considera que el hombre puede protegerse de las fuerzas de la naturaleza a través de los fetiches. Aunque la religión mayoritaria de Senegal es la musulmana, el fetichismo está presente en muchas regiones del país y se practican de forma conjunta.







Kaolack es un buen lugar para hacer un alto en el camino destino a Gambia.
No muy lejos se encuentra Touba, la ciudad sagrada del Muridismo y lugar donde se encuentra enterrado su fundador Shaikh Aamadu Bàmba Mbàkke. La gran mezquita se empezó a construir en 1963 y merece la pena visitarla. Algún día voy a dedicarle una entrada en el blog.

Mercado de Takayama (Japón)

El mercado de Takayama se conoce con el nombre de Asa-ichi o mercado matutino.
Empieza a las 6 de la mañana (a las 7 en invierno) hasta las 12 del mediodía.
En realidad hay dos, el de Miya-Gawa es el más grande y se encuentra a orillas del río, entre los puentes Kaki-bashi y Yayoi-bashi, mientras que el Jinja-mae está cerca de Takayama Jinja, un edificio histórico considerado monumento nacional.
Estos mercados empezaron hace unos 200 años durante el período Edo, básicamente como mercados de arroz. Posteriormente, a mediados del período Meiji, las mujeres de los agricultores de la zona empezaron a traer frutas y verduras.





Lo que más me llamó la atención fue su simplicidad. En un país donde la fiebre comercial se manifiesta de forma exagerada en las grandes ciudades como Tokio, Osaka, Nagoya o el mismo Kyoto, donde todo se compra y todo se vende, Takayama es todo lo contrario. La mayoría de puestos son diminutos y regentados por personas ya mayores, especialmente mujeres que venden los productos que les sobran de su propia cosecha, algunos pepinos, tomates, calabacines, flores … nada que ver con la mayoría de mercados asiáticos donde abunda el color y la variedad.
Hay que tener en cuenta que Takayama se encuentra en la montaña, en los Alpes japoneses, y agrícolamente es una zona muy pobre.






Antiguamente, la población japonesa debía pagar sus impuestos al shogun en quintales de arroz y debido a sus escasas cosechas, Takayama lo cubría con el trabajo de los carpinteros. Al ser una zona boscosa, abunda la madera y de aquí salieron grandes ebanistas y artesanos.
Es una ciudad con una rica historia y sus pintorescas calles con todos los edificios construidos en madera, son un reflejo de la abundancia de este material.








Takayama es también conocida por sus destilerías de sake o licor de arroz. Algunos de estos establecimientos se pueden visitar y degustar sus destilados. Se distinguen porqué en la fachada cuelga una gran bola de cedro.





Es una buena ocasión para alojarse en un ryokan, una posada tradicional japonesa. Los auténticos son caros pero merece mucho la pena aunque sea sólo por una noche.






31 comentarios:

  1. En los mercados se ve mucho de la cultura de cada region :) me encantaron las fotos!! y que contraste entre un lugar y otro!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que viajamos a un país nos gusta ver los mercados, se aprende tanto o más que en los museos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Estuve en Takayama pero nos perdimos el mercado U.U no teníamos mas tiempo y decidimos ver Hida no sato...me hubiera gustado...
    muy bonitas las fotos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se puede ver todo y lo bueno de viajar por libre es eso, la libertad de poder escoger en cada momento lo que más apatece.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Fascinante ... los más bulliciosos y en los que mejores y más fascinantes imágenes se pueden tomar es de los mercadillos árabes sin lugar a dudas!!!...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, porqué los mercados asiáticos también tienen mucho jaleo y color. Las fotos de Yemen están escaneadas y pierden mucha calidad, pero bueno, por lo menos algo se puede ver.

      Saludos

      Eliminar
  4. Que combinación perfecta de mercados, la visita a los mercados en nuestros últimos viajes es obligatoria.
    Uno puede conocer lo auténtico del país.
    Yemen, un destino que quiero ir algún día.

    Un abrazo desde Las Palmas.
    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yemen es un país fascinante y su gente de la más amable y hospitalaria que hemos encontrado.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Buenas Teresa
    vaya mercados que nos traes hoy
    me ha impresionado especialmente del de Yemen, que pasada, debe ser un país increible
    muy buena entrada acercandonos mas , a la cultura de cada uno de estos paises
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Voy ha hacer entradas de vez en cuando sobre mercados del mundo, porqué es un tema que me encanta.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Interesante entrada, nos acercas a mundos que igual no tendremos oportunidad de descubrir nosotros. La comida no tiene mala pinta, la verdad. Saludos.
    http://humanidadesyalgomas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida japonesa en general es muy rica aunque en algunas ocasiones el no saber lo que me estoy metiendo en la boca no me hace mucha gracia.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Excelente. Los mercados siempre son un tema muy interesante.
    Aprendo mucho contigo Mª Teresa, gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gildo! Espero algún día poder hacer un post sobre mercados indonesios...deben ser una pasada.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. De los mercados que citas solo estuve en el de Takayama aunque cuando fui no había mucha cosa, quizás era porque estábamos en pleno Agosto, no sé. Cuando voy a las ciudades me encanta visitar los mercados porque aprendes muchas cosas sobre la cultura y la gastronomía del país. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, tal como he intentado transmitir es un mercado muy pobre, precisamente porqué es una región agrícolamente muy pobre.

      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Oh!!! m'encanta MªTeresa...
    mira que cada cop que trepitjo un mercat... no marxaria mai més. Jo també tinc algún post de mercats començat... i no acabat ;) (a veure si m'hi poso... jejejej)
    FELICITATS I sALUT!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies! Doncs a veure si t'animes a acabar aquest post que tens començat... de ben segur que m'agradarà llegir-lo perquè els mercats és també un dels aspectes que més m'agrada dels viatges i d'entrades com aquesta en penso anar fent més sovint.

      Una abraçada

      Eliminar
  10. Sabes que me encantan los mercados estoy convencido de que el de Yemen me fascinaría. Conozco el de Kaolack y lo recuerdo muy oscuro, muy caotico y con olores muy particulares, pero aún así, me gustó mucho. el de takayama , sencillamente entrañable.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que Yemen te gustaría y respecto a la definición del mercado de Takayama has encontrado el adjetivo justo: entrañable.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo adoro los mercados y las fotos de rostros de la gente... lo que más me gusta de los diferentes países son, además de sus paisajes, sus costumbres y las gentes. Tu lo muestras fenomenal en tus entradas. Ya me gustaría hacer este viaje tan especial...
    Ahora estoy en "sequía de viajes". Iré en Junio a Egipto con mi hija, pero no es la época, me toca esperar un poquito.
    Un beso,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os lo vais al pasar muy bien en Egipto. Disfruta del viaje y de tu hija.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Quina canya d'entrada!! però si quasi no us coneixia a les fotos del mercat del Yemen! han passat bastants anys, però les ganes de viatjar i de conèixer món no us han passat, i gràcies a això i a aquest blog nosaltres també en coneixem una mica més. M'ha encantat aquesta entrada de mercats. Xulíssima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fa uns quants anyets! Només et diré que després de pocs dies d'arribar del Yemen vam anar al teu casament.

      Un petó

      Eliminar
  13. Preciosa entrada. Los mercados tienen mucha vida, la diversidad de colores los hacen muy atractivos y la cotidianidad que respiran son admirables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias! Acudir a los mercados es un fijo en cualquier viaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Me encantan los mercados porque es donde uno puede encontrar autenticidad y mezclarse con la cultura del país.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Creo que a todos los que nos gusta viajar nos encanta ir a los mercados locales.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hola M. Teresa.

    Estuve en el mercado de Dakar, no en el de Kaolack, en el 2006, en marzo concretamente y la verdad es que le encuentro bastante parecido.

    Los mercados siempre nos dicen mucho acerca de la identidad de un pueblo, de sus productos locales y de sus costumbres gastronómicas. Me gusta visitarlos sobre todo para ver a sus habitantes en sus quehaceres cotidianos. Me encantan ver especialemnete los mercados africanos!!! Olores, colores...

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene bastante parecido con el de Dakar aunque cada uno de ellos tiene pequeñas particularidades que les dan un aire singular.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Me ha encantado el post, especialmente los mercados son para mi sitios preferentes a la hora de visitar una ciudad. Además Yemen parece hoy día casi imposible de visitar, una pena...

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.