viernes, 4 de octubre de 2013

Isla de Jeju (Corea del Sur) - Parte I

La isla de Jeju es la más grande de Corea del Sur y junto con otras pequeñas islas e islotes forman la única provincia autónoma del país.
Se trata de una isla volcánica originada hace millones de años por diferentes erupciones, sus volcanes se apagaron pero dejaron un paisaje increíble de lava y basalto. Distribuidos en sus 1849 km2 de superficie se cuentan hasta 368 oreum, nombre con el que se conoce a los cráteres volcánicos secundarios, ahora con aspecto de gigantescas praderas verdes.

En el centro de la isla se encuentra el monte Hallasan, un volcán que con 1950 metros de altura es la montaña más alta de Corea.
Sus fértiles tierras ricas en hierro se cubren de flores, verdes prados y frondosos bosques.
Por otra parte, las erupciones volcánicas dejaron grandes cuevas subterráneas, columnas basálticas y otras formaciones que configuran una isla espectacular capaz de atraer a miles de visitantes año tras año.


Flores por todas partes. Camino al volcán Sangumburi



Pueblo de Seongeup

En Seongsan Ilchulbong

Isla Saeseom en Seogwipo

Jeju tiene el triple reconocimiento de la UNESCO: Patrimonio Natural de la Humanidad, Geoparque Global y Reserva de la Biosfera. Además, en 2011 fue elegida como una de las nuevas siete maravillas naturales del mundo.
Todo ello le ha dado una gran popularidad entre los propios surcoreanos que la escogen a menudo como destino de vacaciones. 

Tras 45 minutos de vuelo desde Busan, aterrizamos en una tierra muy distinta al resto de Corea, tanto en paisaje como en características culturales, consecuencia de su aislamiento del resto del país durante siglos.

Es inevitable mencionar a los abuelos dolharubang que se ven por todos los rincones de la isla. Se trata de estatuas de lava de diferentes tamaños que se han convertido en un auténtico símbolo de la isla y en el souvenir más popular. Se colocaban en la puerta de las casas para ahuyentar a los malos espíritus y por su forma fálica podrían considerarse también un símbolo de fertilidad. Las estatuas originales son de mitad del siglo XVIII pero sólo quedan 47, el resto son copias modernas.


Dolharubang, el souvenir más típico de Jeju

Hacia la cascada Cheonjiyeon

Antes de llegar a los acantilados de Jusangjeollidea

Abuelo de piedra en la Costa Norte

A lo largo de sus escarpadas costas se ven a menudo las mujeres buceadoras o haenyeo, un oficio muy, muy duro en vías de extinción ya que la mayoría de mujeres que salen diariamente a recoger algas y marisco son ya bastante mayores y sus hijas no quieren seguir ese trabajo. De las 30000 que había en los años 50 sólo quedan unas 5000 haenyeo. Varias estatuas a lo largo de Jeju homenajean a esas mujeres y a su centenario oficio.

En la Costa Norte, escultura homenaje a las mujeres buceadoras 

Haenyeo en la Costa Sur

Otra característica que nos llamó la atención fueron los mensajes que se dejan en las entradas de las casas, me explico: Se llaman jeongnang y el sistema consiste en dos pilares de piedra con tres agujeros donde se pueden sujetar tres postes de madera entre ambos.
El significado es el siguiente:

* Si están colocados los tres palos: no estamos en casa
* Si dos están sueltos y uno encajado entre pilares: no estamos en casa pero    volvemos pronto.
* Si los tres postes están en el suelo: nos encontramos en casa, adelante.


Según el lenguaje Jeongnang, se encuentran en casa

Aquí no lo tenemos claro... algo falla

En Jeju hay muchos lugares interesantes por visitar, muchísimas actividades por hacer, museos y parques de atracciones (algunos tan originales como el museo de los ositos de peluche o Loveland, un parque dedicado al sexo) que por kitsch que parezcan, todos tienen su público.

Sin embargo, lo mejor es lo que nos muestra la naturaleza y es lo que nadie se quiere perder. En algún lugar nos dio la sensación de ir en procesión y eso que no estábamos aun en temporada alta. No quiero ni imaginar cómo debe estar en julio y agosto. La masificación de algunos lugares es el único inconveniente que le encontramos a Jeju, lo que no quiere decir que no haya lugares donde uno pueda sentarse sosegado frente al mar, sólo hace falta apartarse de los lugares más turísticos para encontrar un poco de tranquilidad.


Cheonjeyeon

Puente en las Cascadas Cheonjeyeon

Es también un lugar ideal para hacer senderismo. Existen diferentes rutas (Jeju Olle trail) que permiten recorrer casi toda la isla a pie. Está todo muy bien organizado, con abundante información y buenas señalizaciones. Olle es una palabra local que significa camino, en total son 21 rutas, la mayoría de ellas siguiendo la costa, con un promedio de 16km por ruta que suman 422km.

Después de esta introducción ya os podéis dar cuenta que se necesitan varios días para visitar Jeju medianamente bien. Nosotros estuvimos 4 días completos pero nos quedamos con ganas de más. Aunque en transporte público se puede llegar a la mayoría de los puntos de interés, la mejor opción es alquilar un coche. Es recomendable salir de las rutas principales y circular por carreteras secundarias, la mayoría de ellas con mucho encanto.


SUR DE LA ISLA DE JEJU

Hoy os contaré lo que visitamos en el sur de la isla, donde se concentran muchos de los paisajes naturales más bellos.
Administrativamente, la capital es Ciudad de Jeju que se halla en el norte y la segunda ciudad en importancia es Seogwipo, en el sur de la isla.

Hay que tener en cuenta que en Jeju se cobra por todo: para ver las cascadas, un acantilado, por cualquier cosa. No son tarifas desorbitadas y no sabe mal pagarlas porqué se invierte en el mantenimiento de los lugares. Todo está muy bien cuidado y limpio y en algunas ocasiones es tan bonito el entorno como lo que se va a visitar.

En los alrededores de Seogwipo se encuentran algunas de las cascadas más interesantes.

Cascadas de Cheonjeyeon

Se trata de tres cascadas que se suceden en medio de una densa vegetación. La primera estaba seca porqué justo había empezado la época de lluvias pero la laguna azul entre las rocas basálticas es muy bonita aun sin cascada.
El camino hasta la segunda y tercera cascada es a través de unas pasarelas de madera. Entre la segunda y la tercera se levanta un espectacular puente con unas ninfas que recuerdan la leyenda sobre el lugar según la cual por las noches, estos seres acudían a bañarse en la laguna.

Precio: 2500 KRW (1350 KRW con carnet de estudiante)


Entrada a las cascadas Cheonjeyeon

Cheonjeyeon

Segunda cascada en Cheonjeyeon



Puente de las ninfas

Cruzando el Puente de las ninfas. Cheonjeyeon

Hacia la tercera cascada

Tercera cascada. Cheonjeyeon

Cascada de Cheonjiyeon

Aunque el nombre suene igual al anterior, no se trata del mismo lugar. Aquí encontramos a bastante más gente, no sé si por estar más cerca de la ciudad o porqué las anteriores las visitamos a primera hora de la mañana. Justo donde se encuentran las taquillas, hay una zona con varios locales de comidas y tiendas de recuerdos, lo que nos da una idea del número de turistas que pasan por aquí.
Para llegar al salto de agua de 22 metros se debe caminar poco más de 10 minutos por la orilla de un río de aguas transparentes donde nadan los patos ajenos al gentío. El paseo es muy agradable y se van encontrando diferentes puentes rodeados de una vegetación exuberante, hortensias y otras especies.

Precio: 2000 KRW (1000 KRW con carnet de estudiante)














Cascada Cheonjiyeon

Cascada Jeongbang

Se encuentra en un lugar bien original. Quizás el entorno no es tan espectacular como en las anteriores pero se publicita como la única cascada de Asia que cae directamente al mar. Es divertido bajar hasta nivel del mar y caminar sobre las rocas erosionadas hasta los pies de la cascada. La leyenda cuenta que por los alrededores del año 219 aC, el chino Xu Fu (conocido como Seo Bok en Corea) visitó esta cascada mientras buscaba el elixir de la vida por encargo del Emperador que creía poderlo encontrar en el Monte Hallasan. En una roca se puede ver una inscripción donde por lo visto está escrito algo así como “Xu Fu estuvo aquí”, un graffiti de la época, vamos.
Después de haber visto algunas fotos nos decepcionó un poco. No niego que sea bonita pero esperaba otra cosa, supongo que después de las lluvias el salto es más espectacular y el día gris tampoco ayudó a encontrar la imagen de postal que nos imaginábamos. Por otro lado, tanta gente le restaba sin duda gran parte de su encanto.

Precio: 2000 KRW (1000 KRW con carnet de estudiante)






Cascada Jeongbang

Acantilados de Jusangjeollidea, en la Costa de Jisatgae

Antes de llegar a los acantilados pasamos por el Jungmun Resort, el resort turístico número uno de Corea. Dimos una vuelta por allí y ya nos hicimos la idea de la cantidad de turismo que Jeju está preparada para recibir. Está lleno de hoteles de lujo, casinos, centros comerciales, restaurantes, museos, un campo de golf… en fin, todo enfocado a un tipo de turismo muy concreto que busca relax y diversión casi sin salir de un recinto determinado.
Cerca del complejo se encuentra la playa de Jungmun, bastante concurrida especialmente por surfistas.


Hacia la playa de Jungmun

En los acantilados de Jusangjeollidea se pueden ver unas magníficas formaciones basálticas que recuerdan a la Calzada de los Gigantes de Irlanda del Norte. Se trata de 2 km de línea de costa que contienen columnas de rocas pentagonales y hexagonales casi perfectas como si hubieran estado talladas por un escultor. Son el resultado del rápido enfriamiento y contracción de la lava del volcán Nokhajiak al llegar al mar. 
Por aquí pasa la ruta número 8 (Jeju Olle Trail Route 8).
Hay algunos puestos de venta de mandarinas, un cultivo muy extendido en la isla. Gracias al clima suave de Jeju se obtienen mandarinas de gran calidad. De todas formas, si las queréis probar en cualquier mercado las encontraréis a mejor precio ya que aquí pagamos precio de turista.

Precio: 2000 KRW (1000 KRW con carnet de estudiante) + 1000 KRW por aparcar


En el recinto de Jusangjeollidea

Acantilados de Jusangjeollidea. Columnas erosionadas







Mandarinas de Jeju

Limpiando marisco

Oedolgae o Changgun Rock

En ese punto se unen las rutas número 6 y 7. Se trata de un pilar de basalto de 20 metros de altura y 10 metros de diámetro aislado dentro del mar con las vistas de la isleta de Beomseon al fondo. Esta roca también tiene una leyenda asociada la cual habla de un general coreano que vistió a la roca para atemorizar a los invasores mongoles los cuales al acercarse creyeron que se trataba de un soldado gigante y retrocedieron. Como ya es habitual, el entorno también precioso.
Otro atractivo para los coreanos es que se trata de un lugar donde se filmaron algunas escenas de la serie de TV Daejanggeum. Es una verdadera locura lo que sienten los coreanos por las series de TV y como no, por sus actores y por los lugares donde han sido rodadas, muchos de los cuales se encuentran en la isla de Jeju y provocan auténticas peregrinaciones de sus seguidores.

Precio: gratuito


Hacia Oedolgae con la isleta de Beomseon al fondo

Camino a Oedolgae

Isleta Beomseon


Pilar de basalto Oedolgae


Puerto de Seogwipo e isleta de Saeseom  

De Seogwipo visitamos poca cosa, únicamente su puerto y la pequeña isla de Saeseom o Bird.
De aquí salen los diferentes cruceros turísticos. También se pueden ver a varios locales buscando marisco entre las rocas que limpian y preparan allí mismo.
Es muy interesante prestar atención a las originales formaciones rocosas llenas de fósiles de conchas y corales que quedaron atrapados en la lava.


Puerto Seogwipo

Abundantes fósiles en las rocas

Seogwipo

Limpiando el marisco

Destaca el puente de Saeyongyo en forma de vela que desde 2009 une a tierra firme la isleta de Saeseom conocida también como isla de los pájaros.
Está inspirado en una embarcación tradicional de la isla.
Desde el puente se pueden ver unas magníficas puestas de sol aunque debido al día nublado no tuvimos la ocasión de comprobarlo.
Lo que sí pudimos hacer es rodear toda la isla y disfrutar de su ecosistema. Es un paseo al alcance de todos ya que se trata de tan sólo 1.2km de perímetro.


Puente de Saeyongyo

Puente de Saeyongyo

Buscando marisco entre las rocas

Cruzando el puente que desemboca en la pequeña isla

En la isleta de Saeseom

Flores en Saeseom

Vista faro desde Saeseom


16 comentarios:

  1. Unos paisajes preciosos!!! que color mas bonito el de las aguas en las cascadas ^_^

    Tengo curiosidad por leer mas de Corea, por que no descarto visitarla algún día ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica,

      Tengo aun muchas cosas por contar sobre Corea del Sur porqué aunque es un país pequeño, da para mucho.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Llegar a casa y encontrarte esta publicación, no tiene precio.
    De verdad Teresa que gracias a ti, Corea del Sur la tenemos muy presente para visitarla en un futuro.
    No conocía el significado de oreum, la fotos como siempre espectaculares.

    Un abrazo desde Las Palmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues me alegraría ser la culpable de animaros a viajar a Corea del Sur en un fututo, señal de que he logrado transmitir mis buenas sensaciones.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Madre mía, cuánta belleza: las cascadas, el puente, esos acantilados tan impresionantes y encima rodeadas de flores y con olor a mandarina... Las fotos son una maravilla y lo explicas todo tan bien... Un placer leerte.

    Un abrazo,

    trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini. No sólo la Isla de Jeju, sinó todo el país me sorprendió por su belleza natural.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Desde luego que es un sitio que merece la pena. Me ha llamado la atención lo del sistema para saber si estás en casa o no. Algo impensable por estos lares. Bonito sitio y los acantilados recuerdan a la calzada de los gigantes. Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me llamó mucho la atención ese sistema... aquí los ladrones de pisos lo agradecerían enormemente, jajaja.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Buff! Impresionante todo lo que tiene para mostrar la isla. Como te dije por facebook, muchas de las formaciones rocosas me recuerdan a otras de Islandia, imagino que el proceso de formación será el mismo. Me ha gustado mucho y, aunque cobren por visitar los sitios, si ves que el dinero se invierte en su mantenimiento y conservación no sabe mal.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo, pago con mucho gusto si el dinero revierte en el mantenimiento de los lugares. Al final, todos salimos beneficiados.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Increible entrada . Creo que Jeju fue escogida una de las 7 maravillas naturales de nuestro planeta . Tiene una diversidad de paisajes increibles y no es extraño que sea uno de los destinos favoritos de los turistas asiáticos . Un saludo desde Mallorca !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, realmente es una maravilla. El problema de estos reconocimientos a nivel internacional es que empiezan a conocerse demasiado y en algunos lugares hay mucha gente, demasiada. Pero es el precio que hay que pagar, todos tenemos derecho a disfrutarlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Wowww que maravilla!! Muchasgracias por compartir vuestras fotos.
    Un saludo

    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar el comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola M. Teresa.

    Con esta entrada ya seguro que una visita a Korea pasa por la cabeza de más de uno, y más a quienes nos gusta los viajes de naturaleza. Esas cascadas, puentes, paisajes, formaciones rocosas... Muy buen artículo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Antonio. Corea tiene muchísimos atractivos naturales y en cambio, cuando nos hablan del país, lo primero que nos viene a la cabeza son los rascacielos de Seúl. Un país que nos ha sorprendido mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.