viernes, 11 de octubre de 2013

Isla de Jeju e Isla de Udo (Corea del Sur) - Parte II


Tal como comenté en la entrada anterior, en el Sur de Jeju se concentran muchos de sus atractivos naturales, lo que no significa que el resto de la isla sea menos interesante, al contrario. 


CIUDAD DE JEJU, LA CAPITAL

Se encuentra en el Norte de la Isla y es su principal punto de entrada, ya que el aeropuerto está a tan sólo 4 km del centro.

Nos alojamos en Sinjeju (también escrito Shin-Jeju), la zona nueva de la capital donde se encuentra una gran oferta de hoteles, restaurantes y comercios. Tras un día de excursiones es agradable pasear por esa zona porqué hay muchísimo ambiente.

En la parte histórica visitamos el Jeju Mokgwana que fue el centro administrativo de la isla durante la Dinastía Joseon. Fue destruido durante mandato japonés y posteriormente se reconstruyó respetando la estructura original.
En el exterior y junto a la puerta principal se puede ver el pabellón Gwandeok-jeong del siglo XV, uno de los edificios más antiguos de la isla y que fue usado como lugar de entrenamiento de soldados. Su nombre significa algo así como “ un arquero debe esforzarse para tener una mentalidad sana y cultivar la virtud”.
Los cuatro abuelos de piedra o dolharubang son de los pocos originales que pudimos ver, ya que la mayoría de los que están repartidos por la isla son imitaciones modernas. 

Muy cerca se encuentra el mercado. Nos gustó especialmente la parte del pescado y los puestos de fruta donde las mandarinas y los productos elaborados con esta fruta (deliciosos los chocolates de mandarina) son los protagonistas.


Jeju Mokgwana, centro administrativo durante la Dinastía Joseon



Pabellón Gwandeok-jeong

Mercado de Ciudad de Jeju



Muchos puestos de mandarinas, la fruta típica de la isla 


NOROESTE DE JEJU (NW)

Muy cerca del aeropuerto y en dirección al mar, encontramos la roca Yongduam conocida como la roca de cabeza de dragón.

(Yong: dragón - Du: cabeza -  Am: roca)

Se trata de una gran roca de basalto de 10 metros de altura, resultado de una erupción de hace unos dos millones de años y que por la erosión del viento y de las olas ha ido tomando esa forma.
La leyenda cuenta que es un dragón que se quedó petrificado cuando quería ascender a los cielos.
Hace algunos años, tras una tormenta se rompió la cabeza, por lo que resulta difícil ver en la roca la forma del dragón.


Roca Yongduam

Siguiendo la costa hacia el Oeste, pasamos por una de las carreteras más bonitas de la isla, la que va de Hagwi-ri a Aewol-ri. Vamos viendo bonitos paisajes de playas volcánicas y el mar con toda la gama de tonalidades azules. En el puerto del pequeño pueblo de Gueom se encuentran unas originales salinas que aprovechan la piedra natural. Estas salinas se conocen con el nombre de Sogeumbille y la obtención de sal formó parte de la vida de los habitantes de Gueom desde la antigüedad hasta los años 50, produciendo unas 17 toneladas anuales. Esta tarea se llevaba a cabo durante todo el año menos en invierno, cuando las escasas horas de insolación y el fuerte viento del norte impedía el almacenamiento. A pesar de encontrarse en terreno público, eran explotadas por particulares, siendo habitual dejar el negocio en herencia a la hija mayor de la familia.

Salinas en el puerto de Gueom



El mayor centro pesquero de la costa oeste es Hallim y como tal tiene un interesante puerto.
En los alrededores de Hallim se encuentran algunas playas muy concurridas de fina arena dorada, como Gwakji, Geumneung y Hyeopjae frente a la isla Biyangdo.
Se puede también visitar Hyeopjaegul, una cueva de lava negra con estalactitas y estalagmitas, poco habitual en ese tipo de cuevas de origen volcánico.

Hallim, principal puerto pesquero del norte de la Isla

Playa Hyeopjae y delante la isla Biyangdo



NORESTE DE JEJU (NE)

Cuando salimos de Jeju ciudad hacia el Este, vamos encontrando distintas playas, muy populares durante los meses de julio y agosto, como Samyang o Gimnyeong.






Pasada la playa de Gimnyeong tomamos un desvío de la carretera 1132 hacia el interior y a dos kilómetros y medio, llegaremos a la Cueva Manjanggul.
Se trata de la cueva de lava más larga del mundo pues tiene más de 13 kilómetroscon una altura de 30 metros en el punto más alto y 23 metros en el punto de máxima anchura.
Sólo un kilómetro está abierto al público y cuando se llega a la columna de lava de 7.6 metros se debe regresar al punto de entrada (45 minutos entre ida y vuelta). Recomiendo no olvidarse una chaqueta porqué en el interior la temperatura es de  unos 10 – 11ºC así como andar con precaución ya que el suelo es irregular y muy resbaladizo.
El río de lava que fluyó del cráter volcánico Geomunoreum dejó esta impresionante galería. Ocurrió hace miles de años, entre 300 mil a 100 mil y tiene un gran valor porqué la forma de la cueva y su microtopografía se han mantenido inalteradas.
Los carteles informativos que se van encontrando a lo largo del recorrido explican las distintas formaciones. En las paredes de la cueva se observan las líneas que indican los niveles que alcanzó el flujo de lava.

Precio: 2000 KRW (1000 KRW con carnet de estudiante)


Entrada a la Cueva Manjanggul

Enorme galería que formó el río de lava  

Líneas que muestran los distintos niveles que alcanzó la lava

Se van viendo distintas formaciones, ésta se conoce como la tortuga

Suelo de la cueva

Cuando se llega al pilar de lava hay que dar la vuelta

Si volvemos a la línea de costa y seguimos la ruta hacia el Este por la carretera 1132, llegamos al Pico Seongsan Ilchulbong.

Seongsan es un pequeño pueblo costero cuyo nombre significa “puerto fortificado de montaña” el cual describe un inusual cono volcánico de 182 metros que domina toda el área. El Pico Seongsan Ilchulbong o cumbre del sol naciente, es uno de los 360 volcanes parásitos que se encuentran en las isla de Jeju. En su origen era una isla pero la solidificación de parte de la lava que iba escupiendo el volcán hizo que quedara unido a tierra firme.

Para que os hagáis una mejor idea he copiado esta foto de korea.net


Jeju Volcán
Cráter Seongsan Ilchulbong . Foto de korea.net

Al llegar nos quedamos de piedra al ver la cantidad de gente que había y el aparcamiento lleno de autocares de grupos organizados.
Desde la base podíamos ver a la multitud como iba subiendo por la empinada pendiente.
Una interminable escalera conduce al mismo cráter del volcán. Las vistas deben ser magníficas, digo “deben” porqué la niebla y el día gris nos impidió ver el paisaje con nitidez. Durante el camino se van encontrando formaciones rocosas que la imaginación de los coreanos las asemejan a distintos animales. Una vez se llega arriba, el cráter se ve como un inmenso campo de futbol, lo ideal sería poderlo observar desde el aire pero como habíamos visto tantas fotos intentamos imaginarlo, qué remedio!.
Es un lugar que atrae a mucha gente para ver la salida del sol.

Precio: 2000 KRW (1000 KRW con carnet de estudiante)

Seongsan Ilchulbong tras la niebla

Mucha gente en Seongsan Ilchulbong 

Seongsan Ilchulbong

Subiendo al cráter Seongsan Ilchulbong

En la cumbre de Seongsan Ilchulbong, el cráter

Camino de descenso de Seongsan Ilchulbong

Varios reconocimientos de la Isla de Jeju


ISLA DE UDO

Desde el puerto de Seongsan se puede coger un ferry hasta la cercana Isla de Udo.
El carácter chino “U” significa vaca y es el nombre que tiene la isla porqué dicen que su forma se asemeja a una vaca acostada sobre la hierba. Es la más grande de las 62 isletas que rodean Jeju y sólo 3.5km (15 minutos en ferry) la separan de ésta. La frecuencia de ferries es bastante elevada y nos animamos a conocerla.
Udo es Parque Marítimo Provincial pero el precio del billete de ferry ya incluye la tarifa de entrada.

Precio: 41500 KRW (por tres personas más el coche)

Es habitual que una vez allí, se alquile una moto, bicicleta o quad para recorrerla pero nosotros decidimos embarcar el coche. De hecho, se podría recorrer caminando porqué tiene escasos 16km de perímetro.


Ferry a Udo

Dirección a Udo

Viven unos 1800 habitantes y el turismo ha ido desplazando la agricultura (cultivo del cacahuete principalmente) y ganadería como modus vivendi. Los campos son muy fértiles y los caballos y vacas pastan tranquilamente.







Udo tiene la playa Seo-Bin-Baek-Sa, una bonita playa coralina, la única en Corea de estas características, formada por fósiles carbonatados de algas rojas, un ejemplo difícil de encontrar en otras partes del mundo.


Playa Seo-Bin-Baek-Sa

Playa coralina

Fósiles carbonatados de algas rojas






Aprovechamos para comer en un restaurante a pie de la playa. Es muy difícil entenderse porqué casi nadie comprende una palabra en inglés y la mímica en este caso tampoco funcionó ya que les señalamos unas grandes peceras con calamares y nos sirvieron un plato de spaguettis con una especie de pescado crudo marinado sin identificar aunque con una textura parecida al bacalao. 


Seguimos hasta el punto donde se encuentran los faros, el pico Udobong, el más alto de la isla. La subida hasta la cima merece la pena tanto por las vistas como por lo bonito y verde que es el paisaje. 
Desde aquí hay una interesante panorámica sobre el Pico Seongsan Ilchulbong en la vecina Jeju.





Pico Udobong, el más alto de Udo

Vistas del Pico Seongsan Ilchulbong desde Udobong



Cráter de Seongsan Ilchulbong desde las isla de Udo

Otra parada interesante es la Cueva Dong-An-Gyeong-Gul a los pies de los acantilados donde se puede entrar cuando la marea está baja.
 






CENTRO DE LA ISLA DE JEJU

El centro de Jeju está dominado por el Monte Hallasan que se encuentra en el Parque Nacional del mismo nombre. Se trata también de un volcán extinguido y con sus 1950 metros sobre el nivel del mar es la montaña más alta de Corea, visible desde cualquier punto de la isla. En su pico se encuentra la boca del volcán cubierta con agua, Bekrokdam. Desde Ciudad de Jeju se puede tomar la carretera 1139 que recorre la isla de norte a sur y se llega a la entrada Eorimok, aunque no es el único punto de acceso.
La entrada es gratuita para los visitantes aunque los vehículos pagan por estacionar.
El parque abre a las 5, 5.30 ó 6 de la mañana según la época del año y se pueden hacer muchas excursiones de distintos niveles de dificultad.

Una bonita imagen del Mt Hallasan y su cráter. Es de la web jejuweekly.com


Monte Hallasan. Imagen de  jejuweekly.com 



El Monte Hallasan, visible de cualquier punto de la isla

Mt Hallasan cubierto de niebla desde el avión 

De todos los oreum que se encuentran en Jeju, los tres cráteres más grandes son Bekrokdam (Mt Hallasan), Sangumburi y el Pico Seongsan Ilchulbong.
Me falta por comentar el cráter Sangumburi, situado al este del Mt Hallasan.
Tiene un diámetro aproximado de 2km por lo que debido a sus grandes dimensiones tampoco se aprecia (si no es desde el aire) la forma de su cráter. El entorno natural es idílico de tan verde y bien cuidado, y alberga unas 420 especies de plantas. Un corto paseo de cinco minutos sin ningún tipo de dificultad conduce a la parte superior. Sangumburi se trata de un cráter sin cono y se formó por una única erupción corta y muy violenta y está lleno de una densa vegetación. Se pueden ver diferentes tipos de rocas de lava, algunas de ellas con formas muy curiosas, agujereadas, que son las que recubrían troncos o ramas de los árboles.

Precio: 6000 KRW


Sangumburi

Sangumburi



Cráter Sangumburi lleno de vegetación y Mt Hallasan al fondo

Agujeros que ocupaban troncos y ramas de los árboles cubiertos de lava 



Camino de Sangumburi

SEONGEUP FOLK VILLAGE

Si desde Sangumburi cogemos la carretera 97 llegamos a Seongeup Folk Village.
Con este nombre pensábamos que sería una especie de parque temático ya que aquí en Jeju de cualquier cosa hacen un museo o un parque: de las mandarinas, del arte africano, del sexo, de las miniaturas, de, de, de…
Pues nada más lejos de la realidad. Se trata de un pueblo precioso amurallado, con muros de piedra volcánica.
Tras atravesar la puerta principal de la muralla, Namoon o puerta sur, nos encontramos un pueblo de casas de adobe con el techo de paja, la mayoría construidas cuatro generaciones atrás por los bisabuelos de los actuales residentes. Cada vivienda consta de diferentes edificios, la cocina, las habitaciones, el molino, el establo, etc. Normalmente sólo uno de los edificios podía calentarse (con el sistema Ondol por debajo del suelo).
El gobierno de la isla animó a sus habitantes a arreglar las casas y mostrarlas al turismo.


Puerta  Namoon. Seongeup

Muralla Seongeup

Seongeup

Seongeup

Todo está muy bien cuidado y huele a tierra húmeda. El silencio es absoluto y sólo se escucha el canto de los pájaros y el ladrido de algún perro.
Fue el único lugar en toda la isla de Jeju donde caminamos por las calles del pueblo en absoluta soledad.


Seongeup

Seongeup

También se pueden ver algunos edificios con la estructura típica coreana con tejados de teja negra y maderas decoradas que corresponden a edificios antiguos administrativos.






Y aquí acaba nuestra ruta por Jeju. Tal como comenté al principio, para visitar bien la isla se necesitan más de 4 días, pero nos pudimos hacer una idea bastante buena de todo lo que su generosa naturaleza nos quiere mostrar.  


16 comentarios:

  1. Sigo anotando más lugares para visitar en Corea. Madre mía, en quince días no me va a dar tiempo a ver todo!!. Viendo las fotos hay algunos paisajes que me hacen recordar paisajes de Islandia con sus formaciones de basalto y sus volcanes. Precioso.

    ResponderEliminar
  2. En quince días está claro que no da tiempo a ver un país. Es difícil seleccionar porqué nos gustaría verlo todo pero yo he aprendido a no abarcar demasiado y disfrutar sin prisas donde me siento a gusto.
    Respecto a los paisajes de Jeju sois varios los que me comentáis su parecido con Islandia, espero algún día poder comprobarlo yo misma ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cada vez me gusta más Corea. No pensaba que tenía playas tan bonitas y desde luego es un país de contrastes, qué verde!! Algunas fotos parecen sacadas de Escocia! Espero conocerlo algún día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaba todo verdísimo y eso que aún no había empezado la época de lluvias.

      Gracias por tu comentario...yo espero ir a Escocia ;)

      Eliminar
  4. Hola de nuevo M. Teresa.

    Ya con este artículo rematas la faena para que nos guste la Isla de Jeju. Menudos contrastes y colores tiene la isla, M. Teresa.

    Ay si no llega a ser por lo caro que es el viaje...

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas Antonio, no es más caro que otros destinos asiáticos. Además hay mucha oferta de vuelos. Para ir con los niños es un país ideal.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Uauuuhhh!!! Qué paraíso! Qué verde! Qué templos....qué lugar más increíble! No conocía la isla de Jeju....y es preciosa!...Otro lugar interesante en Corea :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeju es un lugar muy, muy bonito por su exhuberante naturaleza aunque como es lógico eso atrae a mucha gente y la aleja de ser un lugar paradisíaco.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Nunca había visto las algas fosilizadas, qué bonitas.
    Y el verdor de los pastos, si viera la foto no pensaría que es Asia sino más bien Asturias.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me esperaba tanto verde en Corea, me la imaginaba más seca y gris.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Que paisajes más bonitos y que localizaciones más espectacuales. La verdad me quedo con la peculiar Seongsan Ilchulbong, una subida que tiene muy buena pinta, ahora que menuda cantidad de gente.

    Creo que te lo dejé hace unas semanas en un comentario anterior, pero es que cada vez me doy cuenta más que eso de visitar 7 días Corea para luego combinarlo con Japón, cada vez lo veo menos lógico, porque este país tiene mucho que ofrecer para dedicarle tan poco tiempo.

    Un saludote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, depende de lo que quieras ver. Si quieres moverte por varias regiones con 7 días es muy justo. Tanto Corea como Japón tienen tanto por ver!

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Como apunta algún comentarista en algún caso da la sensación de ser un paisaje de Europa. Curioso lo de los volcanes y los niveles de lava. La verdad es que es una pena que no tengamos más tiempo y oportunidades para recorrer el planeta y tengamos que eleigir o posponer destinos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además, yo no sé si a ti también te pasa, cuando viajo a un destino que me gusta (que son todos) siempre pienso que volveré porqué me quedo con la sensación de querer más. Hay un problema, por lo menos en mi caso, que para poder viajar tengo que trabajar y si trabajo no tengo tiempo de viajar. De momento intentamos torearlo lo mejor que podemos!

      Un abrazo

      Eliminar
  9. wow. I didn't expect Jeju was such a beautiful place to visit. I didn't even put it in my bucket list. after looking at those pics you posted, I think I should start considering going to this Korean island. Thanks for sharing. :-)

    ResponderEliminar
  10. I'm sure you'd enjoy, there are many trails to know the island by foot.Try to go in low season.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.