viernes, 15 de noviembre de 2013

El Priorato de Santa María Serrabona


Se trata de una de las joyas escultóricas del arte románico mejor guardadas, sin duda una obra maestra.
El priorato de Serrabona se encuentra a unos 7km de Bula d’Amunt, municipio francés al que pertenece, en la región de los Aspres, en el Rosselló (Catalunya Nord).
Está a una altitud de 600 metros y la carretera que conduce hasta allí es estrecha y empinada, rodeada de montañas cubiertas de espesos encinares.
Tras dejar el coche en el aparcamiento de la entrada, se deben caminar unos metros hasta la iglesia. Fuera hay un pequeño jardín con lavanda sobre la que revolotean mariposas y abejas. La paz es absoluta.




Jardín de hierbas aromáticas entre bosques de encinas


Situada en el Valle de Bolès, escondida entre los encinares, Santa María de Serrabona es una iglesia fundada probablemente en el siglo X aunque se encuentra documentada en los archivos a partir del 1069. En 1082 y bajo el patrocinio de los señores locales y el vizconde de Conflent se instaló una comunidad de monjes agustinos, los cuales daban servicio a la parroquia.

La puerta de la zona norte tiene dos columnas con capiteles en los que aparece la imagen de unos leones y la de Cristo en actitud de bendecir. Los de la galería sur son semejantes a los del Monasterio de Sant Miquel de Cuixà, decorados con temas de la naturaleza (del que ya escribiré en otra ocasión).

Puerta norte

Imagen de Cristo bendiciendo. Capitel de una de las columnas 

El claustro se construyó en la primera mitad del siglo XII, así como también el resto de estancias monásticas, como la sala capitular, el refectorio y el dormitorio, que ocupaban una veintena de monjes.
El priorato fue decayendo y en 1592 fue secularizado, pasando todos sus bienes a la diócesis de Solsona que los conservaría hasta 1896. La aplicación de esta decisión se hizo efectiva en el año 1612 cuando muere Jaume Serra, el último prior de Serrabona.






Durante los siguientes dos siglos, la iglesia se utilizó como parroquia del lugar y el claustro o la misma iglesia servían de refugio de los pastores y sus rebaños. En 1822, desaparece el municipio de Serrabona como tal y la iglesia se va degradando. Afortunadamente, en 1836 empiezan las primeras obras de recuperación que acabaron en el siglo XX.
El pequeño claustro consta de una única galería con ocho pares de columnas y capiteles de mármol rosa del Conflent y a través de sus arcos, la inmensidad de la naturaleza. Bajo el claustro y tal como vimos en Sant Martí del Canigó, un pequeño jardín con hierbas aromáticas.







La iglesia es muy simple, sin ninguna decoración, a excepción de un fragmento de fresco que representa el descendimiento de la cruz.
A la izquierda del ábside vemos una estrambótica obra de arte, se trata de una serie de micrófonos de color rojo encerrados dentro de jaulas. Es obra del artista Bernard Pourrière y forma parte de la exposición In Situ 2013 cuyas obras de diferentes artistas se exponen en varios monumentos del país, tal como vimos también en Sant Miquel de Cuixà.


Obra de arte de Bernard Pourrière. Qué opináis?

El mayor valor de Serrabona y el motivo principal de nuestra visita es la espléndida tribuna situada en el interior de la iglesia, realizada a finales de 1150. Su función era la de separar la parte sagrada de la parte donde se sentaba el pueblo.

Tribuna





Es una obra de una gran belleza, tanto por el trabajo de sus capiteles realizado por escultores anónimos como por el material de granito rosa que se encuentra en perfecto estado de conservación. Se cree que es obra del mismo escultor que llevó a cabo la construcción del Monasterio de San Miquel de Cuixà. 
Esta tribuna se considera el mejor ejemplo de escultura románica catalana.
Está formada por dos hileras de tres arcadas dominadas por una cornisa.
La fachada muestra en su decoración los símbolos cristianos descritos en el Apocalipsis. En el extremo, dos ángeles con las manos abiertas y las alas cubriendo su cuerpo.






Aparece también la simbología relacionada con los cuatro evangelistas: El león, símbolo de Marcos, se encuentra junto al águila de Juan. En el otro lado, el toro, símbolo de Lucas, cerca del hombre alado de Mateo. Estas cuatro representaciones rodean la imagen de Cristo que se representa como un cordero dispuesto en una mandarla. Alrededor de este mensaje, un variado decorado vegetal ocupa toda la superficie.



León y águila que simbolizan a los evangelistas Marcos y Juan, respectivamente


A excepción de un capitel donde se puede ver a San Miguel matando el dragón, la escultura de Serrabona no se considera narrativa sino simbólica.
Los ángulos de los capiteles están ocupados por leones, águilas, monos y otros animales fantásticos que completan el bestiario.
Podemos ver una interesante tabla de equivalencias:

león – Marcos – Resurrección – tierra
águila – Juan – Ascensión – aire
toro – Lucas – Sacrificio – fuego
hombre – Mateo – Encarnación - agua

A todos aquellos que os guste el arte románico y queráis conocer más detalles sobre esta magnífica tribuna podéis consultar aquí.

Precio: 2€. (Es tarifa reducida).

Para visitar la mayoría de monumentos de la Région Languedoc Roussillon existe una especie de pase gratuito llamado pass inter-sites.
En la primera visita se paga la tarifa completa y se recoge el pase que permite beneficiarse de una tarifa reducida desde el segundo lugar que se visita.
Es una iniciativa del "Réseau Culturel Terre Catalane".  










12 comentarios:

  1. Si bien el reportaje está muy bien, hoy algunas fotos me han gustado menos porque las veo un poco forzadas, un poco saturadas de color, especialmente en las que aparece el ciprés o las plantas. Aún así son bonitas.

    Un abrazo y buen fin de

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y especialmente por tu aportación.

    Igualmente un buen fin de semana para ti. A ver si hará tanto frío como anuncian ;(

    ResponderEliminar
  3. Uf! Més records encara. Vam "trobar-nos" el Priorat quasi per casualitat i vam quedar-ne encantats tot i que el vam veure sense l'espígol ;) ;) ;)
    En podríem continuar parlant divendres, could we?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La veritat es que vam fer aquesta visita per recomanació del propietari de la gîte on ens vam quedar a dormir. Va ser una decisió molt encertada perquè ens va encantar.
      Thanks for your comment, see you on friday!

      Eliminar
  4. A mí las iglesias románicas me gustan mucho, así que anotada queda. Sobre todo la tribuna, me ha gustado mucho.
    Lo de la obra esa de arte como que desentone, ¿no? No me van nada esas cosas, ¿se nota?...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, el arte romànico me tiene fascinada y la tribuna de Serrabona es un ejemplo espléndido en un entorno encantador.
      Por cierto, la obra de arte moderna tampoco me gustó, será que entiendo poco de arte.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Fascinante lugar, que desconocía por completo. Gracias por compartirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que también te gusta el románico, si tienes ocasión no dejes de visitar esta joya.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Que maravilla! No había oido hablar de ella. Queda anotada, gracias:
    Un saludo

    Carmen (http://deviajeyrutas.blogspot.com.es/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen, tal como dices es una maravilla.

      Un saludo

      Eliminar
  7. No sabia que havieu anat a aquell lloc tan preciós! es que el romànic és tan místic i simbòlic, que només de veure les fotos ja respires tranquil.litat. Per cert, l'obra d'aquest tal Bernard, penso que hi desentona molt, pensava que eran unes gàbies i que hi tenien els micros per sentir el cant dels muixons, es que no la dec entendre.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mai aneu per aquella zona, no us ho perdeu perquè és un lloc molt maco, tant el priorat com l'entorn on es troba.

      Petons

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.