viernes, 13 de diciembre de 2013

Eus y Castellnou des Aspres, dos pueblos con encanto

Supongo que la mayoría de vosotros ya habéis oído hablar de la asociación de Plus Beaux Villages de France (Pueblos más bonitos de Francia) que cuenta con 156 pueblos repartidos entre 21 regiones y 69 departamentos.
Se trata de pequeños municipios con un encanto especial que acostumbran a estar situados en emplazamientos pintorescos, rodeados de bellos paisajes y con un patrimonio que quieren preservar.
El criterio de selección es bastante exigente, sólo pueden optar los que tienen menos de 2000 habitantes y al menos deben tener dos monumentos clasificados, además de otros condicionantes. Quién ha escrito mucho sobre Les Plus Beaux Villages de France es el amigo Gus en su blog Glus Planet que podréis leer aquí

Caminar por sus calles es un placer y siempre que viajamos a Francia procuramos incluir alguno de estos pueblos en nuestra ruta.
En la última escapada visitamos Eus y Castellnou, ambos en el Departamento de los Pirineos Orientales.

EUS

Se cree que su escueto nombre proviene de la palabra encina (alzina en catalán). De Alzina a Elzin, Elz i Eus.
Se encuentra a 387 metros de altitud, escalonado sobre una colina granítica que se alza sobre el Valle del río Tet y a muy pocos kilómetros de Prada de Conflent.
Conserva un núcleo muy compacto, con una distribución característica de los pueblos del Conflent. Una de las mejores vistas del conjunto medieval la tendremos al llegar, desde la carretera, con las casas sobre las laderas de la colina y en la parte más elevada, la iglesia y los restos del castillo condal de Eus.

Vista general de Eus


Iglesia de San Vicente y castillo, perfectamente integrados. Eus

Sus callejones son estrechos y retorcidos y a cada paso hay algo que llama la atención.
Una vez se llega a la parte alta las vistas son impresionantes, siempre presente la imagen del Canigó y el verde Valle del Tet con la ciudad de Prada al fondo.

Vistas desde Eus sobre el Valle del Tet y Prada de Conflent a lo lejos  

Valle del Tet y Montañas del Canigó. Eus

La iglesia está dedicada a San Vicente y se construyó en la primera mitad del siglo XVIII en el lugar donde había una capilla que formaba parte del castillo. De hecho, la iglesia está unida a los restos del antiguo castillo formando un único conjunto y su estructura aprovechó algunas piedras del viejo castillo incorporando también parte de la muralla.

Iglesia de San Vicente. Eus

Castillo de Eus junto a la Iglesia. Eus

El interior es sencillo, tiene una única nave con capillas laterales y un interesante retablo barroco en el altar mayor, obra de Lluís Baixa y Pau Sunyer (1735-36)

Detalle del retablo barroco de la Iglesia de San Vicente. Eus

Detalle del retablo barroco de la Iglesia de San Vicente. Eus

Es un pueblo muy tranquilo, en él sólo viven 411 habitantes y apenas nos cruzamos con un par de vecinos. Algunas calles discurren a través de pasadizos abovedados y la vegetación típica mediterránea, cactus, higueras, vides, es prácticamente su única decoración.










CASTELLNOU DES ASPRES

Antes de llegar al pueblo hay un mirador desde donde se obtiene una panorámica general del pueblo amurallado, merece la pena pararse un par de minutos.

Conjunto de Castellnou des Aspres

Conjunto de Castellnou des Aspres

Situado en la región natural de Les Aspres, que aunque pertenece a la comarca del Rosselló, está relacionada histórica y culturalmente con el Vallespir ya que en la Edad Media junto con el Alto Vallespir habían formado el vizcondado de Castellnou de cuya época se conserva el imponente castillo, origen de la historia del pueblo.

Entrada al pueblo amurallado. Castellnou des Aspres



El castillo se construyó entre el 988 y el 990 por el Señor de Castelnou como centro militar y administrativo del vizcondado y es uno de los ejemplos más antiguos de fortaleza militar en la Región de los Pirineos Orientales. En el año 1003, Guillermo de Castelnou fundó el Vizcondado de Vallespir y en 1067 su hijo Guillermo II lo transforma en el Vizcondado de Castelnou, con un gran poder durante los siglos XI, XII y XIII hasta que en el siglo XIV, se vende a la familia de Fenolleda, sus antiguos enemigos.


Hacia el castillo. Castellnou des Aspres

Castillo de Castellnou

Fue perdiendo importancia y como en tantos otros casos, el castillo fue pasando de mano en mano hasta que estalló la Revolución Francesa cuando fue abandonado y cayendo en el deterioro. En 1875 se vendió a otro noble de la zona, el vizconde de Satgé. En 1981 sufrió un importante incendio y unos años más tarde, en 1987, se restauró y actualmente es explotado por una sociedad privada.

Su construcción es una ingeniosa adaptación al terreno de tal manera que su estructura externa tiene forma de pentágono irregular.
De la antigua muralla de defensa se conservan ocho torres.
A pesar de su posición elevada y de sus fortificaciones fue asaltado en distintas ocasiones, la más importante la llevada a cabo por los reyes de Mallorca y Aragón a finales del siglo XIII.


Torre de defensa

Otra torre de las ocho que quedan en pie

Es un pueblo de calles empedradas y muy empinadas. El suelo es resbaladizo, con fragmentos de mármol rosa de la zona muy erosionado. Se respira un ambiente bohemio, con galerías de arte, tiendas de artesanía y algunos restaurantes.









A diferencia de Eus, la iglesia no se encuentra junto al castillo, sino que está fuera de la zona amurallada. Se construyó a principios del siglo XII debido a las necesidades de un templo más grande por el aumento de población que vivió Castellnou.
La Iglesia de Santa María de Mercadal, es de estilo románico y de líneas muy simples, con una única nave y tres capillas. Se construyó junto al emplazamiento donde se celebraba el mercado, de ahí su nombre. Hay que tener en cuenta que Castellnou está situado en un importante cruce de caminos entre las comarcas del Vallespir, Conflent y Rosselló por lo que su mercado era de gran importancia en la zona, especialmente para el comercio de la lana.

Iglesia de Santa María de Mercadal. Castellnou des Aspres

Detalle de la puerta de la Iglesia de Santa María de Mercadal

Tras la visita del pueblo, aprovechamos para comer en uno de sus restaurantes.

Se trata del Restaurante D'Ici et d'Ailleurs, un local decorado con ambiente acorde a las características del pueblo.trata del pueblo. El chef es Paul Bourret y ofrece unos platos con productos de temporada, mezclando sabores y con una decoración vistosa y alegre.




Restaurante D'Ici et d'Ailleurs. Castellnou

















10 comentarios:

  1. He levantado a Deborah del sofa para que viera esta publicación, nos ha encantado!!
    No conocíamos esta asociación pero con solo ver estos dos pueblos, tenemos la obligación de conocer algunos mas. Bueno, y si vienen acompañados de una suculenta comida....mejor!!!
    http://www.siemprejuntosporelmundo.com

    ResponderEliminar
  2. Lo que me encanta de los vecinos del Norte es que saben valorar su patrimonio, no sólo los grandes monumentos y ciudades sino proteger también los pueblos más pequeños.
    Es un placer viajar por cualquier región francesa y encontrarte con esos pueblecitos tan bien cuidados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El segundo pueblo es espectacular, me gusta bastante más que el primero. la verdad es que en Francia tienen pueblos con encanto para dar y tomar, yo conozco sobre todo los de la Provenza pero supongo que en el resto de departamentos es lo mismo.

    PD: En cuanto a la comida francesa, para mí la mejor está en Lyon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he estado nunca en Lyon, tendremos que ir a comprobar lo que dices ;)

      Eliminar
  4. A mi me parecen fantásticos los dos. La verdad es que Francia tiene unos pueblos preciosos. y coincido contigo en que los franceses saben cuidar bien de su patrimonio. Gracias por compartirlo. Buen semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo bueno es que vayas donde vayas, siempre encuentras alguna de estas pequeñas joyas que complementan cualquier viaje.

      Eliminar
  5. ¡Qué bonitos! Me han gustado los dos, derrochan encanto y tranquilidad. Me arrepiento de no haber viajado más a Francia a lo largo de toda mi vida, siendo de Girona, ahora que vivo en Madrid me queda bastante más lejos, pero Francia tiene pueblos que merecen mucho la pena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, mira la parte positiva, desde Madrid lo tienes mejor para visitar otros lugares.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  7. Un lugar increíble Teresa
    La verdad es que es una zona muy bonita que me muero de ganas por visitar
    muchas gracias por compartirlo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es una zona con muchas cosas por ver y con la gran ventaja que nosotros lo tenemos cerca para hacer escapadas de fin de semana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.