viernes, 25 de octubre de 2013

Torre Bellesguard, el Gaudí menos conocido (Barcelona)

Desde el pasado mes de septiembre, todos aquellos a quienes nos gusta el Modernismo y en particular la arquitectura de Gaudí, tenemos la oportunidad de visitar en Barcelona una obra del gran genio que hasta ahora había estado cerrada al público. Se trata de la Casa Figueras más conocida como Torre Bellesguard.
Está situada en la parte alta de Barcelona, en el barrio de Sant Gervasi, junto al edificio de la Universidad Abad Oliba, a los pies del Tibidabo y de Collserola y con unas vistas espléndidas sobre la ciudad y el Mediterráneo.

Es un edificio bastante singular que sólo se entiende haciendo referencia al pasado histórico del emplazamiento donde se encuentra. Cuando se entra a la finca de la Torre Bellesguard no sólo visitaremos una obra de Antoni Gaudí sino un lugar donde algunas de las piedras se remontan a la Edad Media.

Torre Bellesguard o Casa Figueras


viernes, 18 de octubre de 2013

Monasterios de Bachkovo y Preobrazhenski


Hace justo un año nos encontrábamos viajando por tierras búlgaras. Desde entonces he dedicado bastantes entradas a diferentes partes del país pero todavía quedan cosas por contar. Bulgaria es un país muy rico en Historia, arquitectura, cultura, gastronomía y generalmente sorprende al viajero que quizás se espera menos que cuando visita otros destinos.
Si tuviera que definir a Bulgaria con una sola palabra, ésta sería monasterio. Además de tratarse de verdaderas joyas arquitectónicas, los monasterios búlgaros jugaron un papel decisivo en la conservación de la cultura cuando el país estaba bajo dominio otomano.

Monasterio Bachkovo

viernes, 11 de octubre de 2013

Isla de Jeju e Isla de Udo (Corea del Sur) - Parte II


Tal como comenté en la entrada anterior, en el Sur de Jeju se concentran muchos de sus atractivos naturales, lo que no significa que el resto de la isla sea menos interesante, al contrario. 


CIUDAD DE JEJU, LA CAPITAL

Se encuentra en el Norte de la Isla y es su principal punto de entrada, ya que el aeropuerto está a tan sólo 4 km del centro.

Nos alojamos en Sinjeju (también escrito Shin-Jeju), la zona nueva de la capital donde se encuentra una gran oferta de hoteles, restaurantes y comercios. Tras un día de excursiones es agradable pasear por esa zona porqué hay muchísimo ambiente.

En la parte histórica visitamos el Jeju Mokgwana que fue el centro administrativo de la isla durante la Dinastía Joseon. Fue destruido durante mandato japonés y posteriormente se reconstruyó respetando la estructura original.
En el exterior y junto a la puerta principal se puede ver el pabellón Gwandeok-jeong del siglo XV, uno de los edificios más antiguos de la isla y que fue usado como lugar de entrenamiento de soldados. Su nombre significa algo así como “ un arquero debe esforzarse para tener una mentalidad sana y cultivar la virtud”.
Los cuatro abuelos de piedra o dolharubang son de los pocos originales que pudimos ver, ya que la mayoría de los que están repartidos por la isla son imitaciones modernas. 

Muy cerca se encuentra el mercado. Nos gustó especialmente la parte del pescado y los puestos de fruta donde las mandarinas y los productos elaborados con esta fruta (deliciosos los chocolates de mandarina) son los protagonistas.


Jeju Mokgwana, centro administrativo durante la Dinastía Joseon

viernes, 4 de octubre de 2013

Isla de Jeju (Corea del Sur) - Parte I

La isla de Jeju es la más grande de Corea del Sur y junto con otras pequeñas islas e islotes forman la única provincia autónoma del país.
Se trata de una isla volcánica originada hace millones de años por diferentes erupciones, sus volcanes se apagaron pero dejaron un paisaje increíble de lava y basalto. Distribuidos en sus 1849 km2 de superficie se cuentan hasta 368 oreum, nombre con el que se conoce a los cráteres volcánicos secundarios, ahora con aspecto de gigantescas praderas verdes.

En el centro de la isla se encuentra el monte Hallasan, un volcán que con 1950 metros de altura es la montaña más alta de Corea.
Sus fértiles tierras ricas en hierro se cubren de flores, verdes prados y frondosos bosques.
Por otra parte, las erupciones volcánicas dejaron grandes cuevas subterráneas, columnas basálticas y otras formaciones que configuran una isla espectacular capaz de atraer a miles de visitantes año tras año.


Flores por todas partes. Camino al volcán Sangumburi