viernes, 31 de enero de 2014

Copenhague, sobre dos ruedas ... o tres


Que Copenhague es una ciudad ideal para los ciclistas es conocido por todos, pero cuando viajas hasta allí te das cuenta de la dimensión que esto realmente alcanza y empiezas a asumir que las cifras que se publican seguramente son ciertas por exageradas que parezcan.






Hablando de cifras…

  • Casi el 40% de la población de Copenhague utiliza la bicicleta diariamente para desplazarse.
  • Un 35% de la gente que trabaja en Copenhague (incluso los que viven en poblaciones vecinas) van al trabajo en bicicleta.
  • La ciudad tiene unos 350 kilómetros de carril bici que facilitan la movilidad tanto por el centro como por los barrios periféricos y alrededores.
  • En 1910 se inauguró el primer carril bici, aunque la mayoría de ellos se han ido construyendo en los últimos 25 años.
  • Tiene el carril bici más utilizado del mundo, usado por casi 40.000 ciclistas al día, se trata de Dronning Louises bro.





  • En el centro de Copenhague hay más bicicletas que habitantes, 520.000 habitantes frente a 560.000 bicicletas.
  • La mayoría de políticos también utilizan la bicicleta como medio de transporte habitual. El 63% de los miembros del Parlamento danés acuden a su trabajo en el Castillo de Christiansborg en ese medio de transporte.
  • Un 25% de familias con hijos utilizan la bici para llevar a los niños a la guardería o al colegio.
  • Los ciudadanos de Copenhague recorren al año 1.2 millones de kilómetros en bici, es decir, dos viajes de ida y vuelta a la Luna. Son muchos más que los que se recorren anualmente en metro, que son 660.000 km.
  • Nueve de cada 10 daneses tienen una bicicleta.
  • Cada año se venden en el país medio millón de bicis.








En Copenhague el uso de la bici no depende de la clase social ni de la edad ni del destino. Podemos ver a muchos padres que acompañan a sus hijos al colegio mientras algunos pequeños aprovechan para leer o algún rezagado para incluso acabar los deberes y estudiantes de todas las edades que acuden al Instituto o a la Universidad. Todos los perfiles de trabajadores, desde operarios con mono de trabajo a hombres con traje y corbata o mujeres con medias y zapatos de tacón.
Se utiliza para salir de fiesta o para ir de paseo... y sin que el frío o la lluvia de su crudo invierno les asuste.
Curiosamente, lo que menos se ve son ciclistas con indumentaria deportiva y aun menos el uso de cascos, prácticamente nadie lo usa. Y es que la bicicleta se considera básicamente un medio de transporte, no una forma de hacer deporte.









Resumiendo un poco la historia, su uso viene ya de lejos aunque esta gran popularidad es cosa de los diez últimos años. En 1890 había 2500 bicis en Copenhague y 17 años más tarde alcanzaban las 80000 unidades.
Hacia los años 50 y con el aumento del bienestar económico, disminuyó algo su popularidad a favor de los coches de motor o ciclomotores. En los años 70, la crisis del petróleo volvió a incrementar el número de usuarios de las dos ruedas.









Pero no caigamos en el error de pensar que son mejores personas que nosotros, que tienen una mayor conciencia medioambiental, que lo hacen para llevar una vida más saludable… habrá unos cuantos que sí, pero cuando se les pregunta los motivos por los cuáles se desplazan en bicicleta, las principales razones son la rapidez, evitar atascos, facilidad de aparcamiento y lógicamente el factor económico, ya que mantener un coche en Copenhague no está al alcance de cualquiera, empezando por su compra ya que un 75% del precio son impuestos.
Si a esto le sumamos que es una ciudad que ofrece condiciones favorables, distancias relativamente cortas y sobretodo una superficie muy plana, hace que pedalear no suponga demasiado esfuerzo para nadie.












Las autoridades municipales se han ido animando a potenciar más y más su uso, poniendo todos los medios para hacerlo atractivo.

  • Los carriles bici son unidireccionales con un carril en cada lado de la calle en el mismo sentido que los coches. Son anchos, el mínimo debe ser de 1.7 metros pero hay carriles de 3 ó 4 metros si son muy concurridos.
  • Es fácil transportar la bici en metro o en tren y si uno prefiere hay grandes aparcamientos junto a las distintas estaciones. En los trenes–S llevar la bici es gratis, mientras que para los trenes regionales o metro se debe comprar un billete especial para la bici.
  • Las rutas son seguras y se interconectan carriles bici con vías verdes para facilitar el viaje seguro entre la capital y su periferia.
  • Hay señalizaciones especiales, aparcamientos por todos lados e infladores de ruedas en las calles.
  • Se han colocado cubos de basura inclinados en los carriles bici para facilitar la protección del medio ambiente.
  • También hay bici-taxis y se impulsa el sistema público de bike-sharing o compartir bicicletas.








Con todo ello, el objetivo es convertir la ciudad en la primera capital del mundo en emisiones neutras de dióxido de carbono y está previsto conseguirlo en 2025.

La ciudad promociona un movimiento cycle chic, potenciando el uso de la bici como una tendencia glamorosa. Les encantan sus bicis, sus diseños, sus accesorios, lo que ha desembocado en un gran negocio tanto para el sector privado como para el sector público. No sólo hay que tener en cuenta lo que aportan las más de 300 tiendas de bicicletas, empresas de diseño, marcas de lujo, bicicletas de alquiler, tours en bicicleta de cara al turismo, tiendas de segunda mano … sino los beneficios indirectos. Se calcula que cada kilómetro recorrido en bicicleta retorna una ganancia neta de 1.22DKK (0.16€), tanto por los beneficios en el sector privado como el ahorro en el sector público, especialmente en costes sanitarios o en ahorro de mantenimiento en infraestructuras.







A pesar de ello no todo es idílico. La policía recoge cada año más de 2000 bicicletas abandonadas por las calles de Copenhague que posteriormente las sacan a subasta.
Y también existen robos, por lo que hay que utilizar el candado. Aún así los factores favorables superan en mucho a estos pequeños inconvenientes.


14 comentarios:

  1. Hola M. Teresa.

    Me ha encantado el post. ¿Tal vez por ser amante y apasionado del carril bici? ¿Tal vez por rocirdar con cariño mi paso por Copenhague? Puede ser una mezcla de las dos cosas. En cualquier caso enhorabuena por lo bien documentado que está el artículo. Gracias por darnos esas cifras tan extraordinarias que nos hace pensar a todos.

    Yo sí creo que tiene algo más de sensibilización y formación medioambiental que nosotros, además de loo motivos que expones, para llevar una bici, pues por ejemplo, un 75% de impuestos es realmente una pasada. ¿O no lo es? Depende del punto de vista con el que se mire. En cualquier caso, sí que creo que en muchos aspectos de la vida (en otros no) son un modelo a seguir. En el pago de impuestos seguro que sí.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es un cúmulo de factores...con la gran ventaja que el terreno es muy plano. Lo tienen todo a favor!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encanta moverme en bici por la ciudad! En la mía por desgracia no puedo hacerlo por el tráfico y tal, no está habilitada para ello. Pero siempre que veo fotos de este tipo de Dinamarca, Holanda o Alemania muero de envidia! Es genial como todo el mundo la utiliza, viví con una familia alemana un tiempo y el padre iba en bici al trabajo, con traje y corbata! :)
    Muy buena entrada!

    recorramoseuropa.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un placer recorrer esos países. Aquí no estamos acostumbrados a usar la bici como forma de transporte habitual y tampoco lo tienen nada fácil los que les gustaría hacerlo.

      No hay que perder las esperanzas.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ah pues resulta que no son más sensibles con el medio ambiente, son más listos!!!! Realmente aquí valoramos poco las ventajas que nos puede suponer ir en bicicleta y nos quedamos con la comodidad del coche. Podríamos aprender de los países nórdicos que encima tienen peor climatología que aquí y no lo ven un problema.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no basta con la sensibilidad y las buenas intenciones. Estoy segura que por muy sensibilizados que estuvieran, sin unas condiciones favorables, las cifras serían otras.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola M. Teresa
    Genial entrada y creo que todavía nos queda mucho por aprender sobre como desplazarnos en nuestras ciudades de manera ecológica como ocurre en el norte de Europa.
    Por otro lado agradecerte esta entrada , porque has acabado de convencernos para visitar Copenhage
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena decisión! A ver si os gusta tanto como a mí. Supongo que también influyó en ello los excelentes días soleados que tuvimos, ideales para pasear y disfrutar al aire libre.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. En Amsterdam es el único sitio que me han atropellado pasando un semáforo en verde para mí… y fue una bicicleta. Está bien pero creo que hay que respetar a los peatones por encima de cualquier transporte rodado.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo Paco, el respeto debe ser mútuo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. En todos los viajes intento hacer un pequeño recorrido en bicicleta. Las ciudades españolas están muy poco preparadas para circular con bici y es extremadamente peligroso. En el norte de Europa parece que hay más respeto a este medio de transporte, aunque me han comentado que en Amsterdam también es algo problemático.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por las ciudades no me atrevo ni aquí ni fuera...supongo que circular entre tantas bicis tampoco debe ser fácil.

      Buen fin de semana

      Eliminar
  8. Madre mía!!! Que maravilla de entrada. Me ha parecido una gozada, porque aunque había mucha gente en bicicleta se veía tranquilo y respuetuoso para todos. A mí me gusta alquilar una bici y recorrer lugares, siempre y cuando lo vea seguro, y me ha encantado tu entrada. Por cierto tus fotos son fantásticas, siempre me gustan.

    Un abrazo,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trini. Un abrazo y buen fin de semana

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.