viernes, 7 de febrero de 2014

La Gran Mezquita de Abu Dhabi

Aprovechamos nuestro viaje a Dubai del pasado mes de diciembre para conocer un poco Abu Dhabi, la capital de los EAU y el más grande de los siete emiratos ocupando el 87% del territorio.
No sólo es el emirato más grande sino que también es el más rico, ya que concentra la mayor parte de los pozos petrolíferos con reservas previstas hasta el año 2100. Esto significa que si en el futuro seguimos siendo esclavos del petróleo como parece ser, pueden seguir echando la casa por la ventana.
Hace tan sólo 50 años, Abu Dhabi era un pequeño pueblo de pescadores y comerciantes de perlas, formado a partir de una familia de beduinos que se estableció en el lugar. Así pues, la ciudad es nueva, con edificios modernos y rascacielos de diseños extravagantes, aunque no ha apostado tan a fondo por el turismo como lo ha hecho Dubai.







Lo que nos motivó ir hasta Abu Dhabi fue la posibilidad de conocer la impresionante mezquita Sheikh Zayed bin Sultan al-Nahyan, nombre demasiado largo y complicado de memorizar. Se conoce también como la Gran Mezquita.
El nombre se debe al Sheikh Zayed, considerado el padre de los Emiratos Árabes Unidos. Cuando se encontró petróleo en 1958, no tardaron demasiado en darse cuenta que necesitaban un líder capaz de afrontar el reto de llevar el país a la modernidad y gestionar toda aquella riqueza, por lo que en 1966 y con la ayuda de los británicos, el Sheikh Zayed suplantó a su hermano. Tras casi 40 años de gobierno, tras su muerte en 2004 le substituyó su hijo mayor.




El Sheikh Zayed bin Sultan al-Nahyan convirtió un sueño en realidad al construir una mezquita de una belleza incomparable, a pesar de que no pudo verla finalizada. Se empezó a construir en 1998 y se acabó en 2007, tres años después de su muerte.
En el exterior de la Gran Sala de oración se encuentra su tumba, donde se recitan versos del Corán las 24 horas del día, todos los días del año.

Sin límite de presupuesto, el resultado final es una auténtica joya.
Algunos han osado a compararla con el Taj Mahal y en muchos aspectos no es descabellado pensar que le sirvió de inspiración. En el color blanco deslumbrante del mármol, símbolo de belleza, paz y grandiosidad. También en su perfección geométrica o en las incrustaciones de piedras preciosas como el lapislázuli, nácar o amatistas.




Está considerada la estructura de mármol más grande construida por el hombre y a pesar de su uniformidad aparente, se utilizaron 28 tipos diferentes de esta roca caliza.
En apariencia, su estilo arquitectónico es el tradicional islámico, pero esconde alta tecnología en su diseño ya que la soportan unos 6000 pilares de acero de 27 metros bajo tierra. La mezquita está construida sobre una plataforma, 9 metros sobre el nivel del suelo.

Lo que más nos impresionó fue la deslumbrante blancura del conjunto, con sus 82 cúpulas soportadas por más de 1000 columnas y los cuatro minaretes de 107 metros.





Como es habitual, bajo la cúpula mayor se encuentra la sala de oración. Para acceder a ella debe cruzarse el gran patio de 17.000 metros cuadrados, cubierto con losas de mármol adornadas con incrustaciones de flores de colores y rodeado de galerías con arcos en forma de herradura.






Es interesante fijarse en la expresión de las caras de los visitante cuando entran a  la sala de oración, una mezcla de incredulidad y asombro.
Lo más llamativo a primera vista, son las siete lámparas de cristal, la más grande tiene 10 metros de diámetro y un peso de 9000 kilos. Están fabricadas por Swarovski en plata y cobre y bañadas en oro.







Sin embargo, una de sus piezas más valiosas se encuentra bajo nuestros pies: la impresionante alfombra persa, la más grande elaborada en una sola pieza. Tiene 5627 metros cuadrados, pesa 47 toneladas y está compuesta por más de 2200 millones de nudos ¡!!. Es de una gran belleza y pulcritud y mi admiración va dirigida a las 1200 mujeres iraníes anónimas que trabajaron durante dos años para acabarla.
Algunos días antes habíamos visitado la Gran Mezquita de Muscat en Omán de la cual comenté algunos aspectos en una entrada anterior. Ver aquí.
Ambas alfombras son preciosas, aquella en tonos azules mientras que en ésta predominan los colores verdes y tostados. Si seguimos comparando, la de Muscat tiene unas medidas de 60x70 metros, lo que significa una superficie de 4200 metros cuadrados, significativamente más pequeña.






Las columnas interiores tienen incrustaciones de nácar y en la alquibla (muro orientado hacia La Meca) la fina caligrafía muestra los 99 nombres de Allah y el mihrab decorado en mosaico dorado.








La visita merece mucho la pena ya que cada detalle es una obra de arte. Podemos discutir si tiene poco mérito construir una obra de tales características cuando no hay que ajustar el presupuesto, o si es indecente gastar 600 millones de dólares en un edificio.
Al fin y al cabo, si repasamos un poco la Historia de las distintas civilizaciones, la riqueza siempre se ha utilizado para inmortalizar el nombre del poder.







CÓMO LLEGAR DESDE DUBAI:

BusLos autobuses salen de la estación de Al-Ghubaiba (barrio de Bur Dubai), muy cerca de la estación de metro del mismo nombre. Salir por la Exit 1 y a dos pasos se encuentra la estación de autobuses.

Precio del billete: No se puede comprar billete de ida y vuelta.
El precio por trayecto es de 25AED (unos 5€), y cuesta lo mismo en Dubai que en Abu Dhabi al regreso. Total 50 Dirhams.

Frecuencia: Según la guía, los autobuses salen cada 40 minutos. De todas formas, nuestra experiencia fue que cuando llegamos a la estación acabaron de llenar uno y en menos de cinco minutos ya salió el siguiente.

Duración del trayecto: De estación a estación son unas 2 horas, pero hay que tener en cuenta que tardamos 45 minutos en salir de Dubai y desde que entramos en Abu Dhabi otros 30 minutos hasta llegar a la estación.

Desde la estación de bus cogimos un taxi hasta la Gran Mezquita.
Tardamos 20 minutos y nos costó 30AED (unos 6€), lo mismo que a la vuelta.


Otras opciones:

  • Tours desde Dubai: Varias empresas privadas organizan excursiones de un día, aunque resulta bastante más caro.
  • Para ver una opción de transporte realmente curiosa podéis ojear aquíNo sé si el proyecto ha tenido éxito, nosotros no vimos ninguno pero hay que tener en cuenta que allí todo es posible.   
  • Parece ser que en un futuro no demasiado lejano, ambas ciudades estarán unidas por tren de alta velocidad.


PRECIO VISITA: gratuita

CÓDIGO DE VESTIMENTA: 

Hay unas rigurosas normas de vestimenta para poder entrar, más estrictas para las mujeres que debemos ir totalmente cubiertas de pies a cabeza y con ropas holgadas.
Disponen de un servicio de préstamo de abaya (túnica negra). Se deja un depósito de 50AED (10€) que se recupera cuando se devuelve.



Resguardo préstamo abaya

HORARIO VISITA:

De sábado a jueves: de 9:00 a 22:00 
Viernes: de 4:30 a 23:00

TOURS GUIADOS:

Tours guiados gratuitos en inglés
De lunes a jueves y domingos: 10:00, 11:00 y 16:30
Viernes: 16:30 y 19:00
Sábados: 10:00, 11:00, 14:00, 16:30 y 19:00





  

25 comentarios:

  1. Que maravilla!! Estuve en otras mezquitas pero nunca en Abu Dhabi... que lujazo!
    Un besito,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez viajas a Dubai, no dudes en acercarte a Abu Dhabi porqué merece la pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Maravilloso, maravilloso y maravilloso!!!! me he quedado sin palabras!!! que belleza!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que cuando entras te quedas mudo.

      Un beso

      Eliminar
  3. Quina passada!!! Realment, tal com diu la Verónica, m'he quedat sense paraules. I quina fila que feies, amb la túnica (estava neta???). See you.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Neus, sí, estava molt neta!!!
      A reveure!

      Eliminar
  4. Es impresionante! aunque no quiero pensar las condiciones de trabajo del personal…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé lo mismo cuando estuve allí, pero la verdad es que no puedo opinar porqué tampoco tengo la información.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues yo estoy de acuerdo en que las inscrustaciones en el mármol se parecen un poco al Taj Mahal, es lo que más me ha gustado. Pero esa lámpara de cristal de Swarovski no me gusta nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le veo un gran parecido. En cuanto a la lámpara...no sé que decir, es impresionante pero los colorines, no sé, me recuerdan un poco a las bolas de discoteca de los 70. Me gustó más la lámpara de la mezquita Sultán Qaboos de Muscat, también de Swarovski pero sin colores.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Teresa: ¿Es cierto que ante tanta pintura blanca la ceguera con el tiempo es inminente? Saludos desde Colombia, gracias por mostrarme la otra cara del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guiller! La gran blancura del mármol casi impedía abrir los ojos, es cierto, pero con unas buenas gafas de sol, problema solucionado.

      Un saludo y bienvenido al blog

      Eliminar
  7. Como tu dices se trata de una auténtica joya, qué preciosidad... y qué derroche! Si algún día viajo a Dubai no me pienso perder esta visita!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dices bien...y qué derroche! pero éstos atan los perros con longanizas :)
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Nunca había oído hablar antes de esta mezquita, impresionante! Bonitas fotos por cierto :)

    ResponderEliminar
  9. No se que pasaba que cuando ponía un comentario en el blog luego no se registraba. Hoy parece que he tenido suerte. Desde luego que es impresionante. Conozco muchas mezquitas, pero tan rica (es decir derroche de dinero) pocas como esta y como apuntas el poder siempre se manifiesta a través de la riqueza. (piramides, iglesias, mausoleos...etc) Impresionante. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Fernando, se ve que a los poderosos les interesa pasar a la Historia por lo que han construido a costa de lo que sea.

      Me alegro volver a verte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Ya de vuelta y sólo puedo decir q es tan magnífica como en tus preciosas fotos!!! Quitando la calor q pase con la Rebeca negra y el pañuelo en la cabeza...es uno de mis mejores recuerdos de ese viaje!! Gracias por descubrirmela antes de ir, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara, creo que no deja indiferente a nadie.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Que tal Teresa? te hago una pregunta la ropa que alquilaste para entrar era obligatoria para la mujer. Pero el hombre puede pedir en alquilar la tunica blanca para ponerse??? o solo para los que van con bermudas?
    muchsa gracias por la informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! No me fijé si alquilaban túnicas para los hombres, por el aspecto diría que los que la llevaban eran ciudadanos de los Emiratos o de los países que la visten habitualmente. De todas formas, me imagino que si un turista viste bermudas, alguna solución debe haber.

      Saludos

      Eliminar
  12. hola , en febrero estoy en abu dhabi , cuanto cuesta la entrada a la mezquita, lei q pusiste gratuita pero no entendi bien , gracias

    ResponderEliminar
  13. La entrada es gratuita. Si no llevas ropa adecuada, te la prestan allí mismo y debes dejar un depósito en efectivo, pero lo recuperas cuando devuelves la ropa

    ResponderEliminar
  14. La entrada es gratuita. Si no llevas ropa adecuada, te la prestan allí mismo y debes dejar un depósito en efectivo, pero lo recuperas cuando devuelves la ropa

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.