sábado, 15 de marzo de 2014

El viejo Dubai


Se acostumbra a asociar Dubai con futuristas rascacielos, enormes centros comerciales y todo tipo de extravagancia, consecuencia de los petrodólares y de una apuesta por conseguir una oferta turística de primer orden.
Y es que en realidad, el petróleo sólo representa el 5% de su PIB, por lo que se potencia como centro de turismo, finanzas y comercio.
A pesar del colapso sufrido en septiembre de 2008, la construcción parece que no pone fin a su locura, al contrario, se siguen presentando descomunales promociones inmobiliarias con diseños a cuál más estrambótico.
Sin embargo, el 80% de la población de Dubai no es dubaití. La mayoría procede de India, Sudeste Asiático, África o China y son la mano de obra barata que necesita la construcción y el sector servicios. Los trabajos mejor pagados los consiguen personal cualificado, y de cada vez hay más europeos, australianos, sudafricanos o incluso latinoamericanos que intentan hacerse un hueco. Con un estilo de vida muy diferente a los dubaitíes, entre todos están convirtiendo el pequeño emirato en una torre de Babel con una interesante mezcla cultural.





A pesar de su apariencia, Dubai está fuertemente arraigado a la religión islámica y a la tradición beduina pero también es cierto que existe cierta tolerancia para los extranjeros.

Pero Dubai ya existía antes del boom, y aunque no se caracteriza por tener un rico pasado histórico, se sienten orgullosos y les gusta mostrarlo a los visitantes.




Se han encontrado restos que evidencian que estuvo habitado 8000 años antes de Cristo.
Por allí también pasaron los franceses, holandeses y británicos atraídos por su favorable situación desde donde gestionar sus operaciones comerciales con la India y el Lejano Oriente.

Sus habitantes eran beduinos, nómadas del desierto y en 1833 varios miembros de la tribu de Bani Yas se asentaron en ese lugar para dedicarse al negocio de las perlas que vendían a la India y al resto del Golfo.






Su puerto franco impulsó el comercio y la población aumentó significativamente.
El negocio de las perlas ya se acabó pero en Dubai Creek, sigue habiendo mucha actividad. Se pueden ver viejos dhows, algo desastrados aunque muy pintorescos, cargados hasta los topes con mercancías destino India, Irán y otros países del Golfo.






Si en general Dubai me pareció amorfo, descentralizado, demasiado extenso y poco agradable para caminar…. su parte histórica es como otra ciudad.
Los barrios de Deira y Bur Dubai se extienden a ambas orillas de Dubai Creek, el canal que cruza la ciudad. Por lo menos aquí existe vida en la calle ya que fuera del centro histórico parece que la vida transcurre en el interior de los macro centros comerciales. Eso sí, pocos dubaitíes veremos por Deira y Bur Dubai, barrios ocupados básicamente por los inmigrantes de menos recursos.



QUÉ VER EN OLD DUBAI


DUBAI CREEK

Se trata de un canal o ría natural que se adentra en tierra unos diez kilómetros y es el punto donde empezó a desarrollarse la ciudad. Separa Deira y Bur Dubai, los dos barrios históricos.
La forma más agradable de cruzar el canal es en abra, los barcos tradicionales de madera que van y vienen sin parar. Además son muy baratos, un viaje cuesta 1 Dirham, unos 20 céntimos de euro.










BUR DUBAI


MUSEO DE DUBAI

Es pequeño pero nos pareció muy interesante ya que muestra todos los aspectos culturales de la ciudad. Está ubicado en el que se considera el edificio más antiguo de Dubai, el fuerte Al-Fahidi construido en 1799. Fue sede del Gobierno y residencia de sus dirigentes.






Tras la entrada se encuentra un pequeño patio con antiguos barcos de madera.




Una especie de túnel del tiempo muestra la evolución de Dubai desde el pequeño puerto que fue en sus inicios a la gran megalópolis actual, así como los proyectos de futuro.
Diferentes escenas representan todos los aspectos de la vida, cultura y tradiciones de Dubai, tales como los mercaderes de perlas, la escuela coránica, los zocos o las costumbres de los beduinos entre muchas otras.





BARRIO HISTÓRICO DE BASTAKIYA

Es una zona residencial antigua donde se pueden ver algunas torres del viento restauradas que pertenecieron a viviendas de antiguos mercaderes persas adinerados. De hecho, el barrio toma el nombre de Bastak una región de Irán desde donde emigraron muchos de sus habitantes.


SHINDAGHA WATERFRONT

Es un agradable paseo junto al canal. Aquí se encuentra la casa de jeque Saeed al-Maktoum, así como el llamado Heritage village.


A lo lejos, el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo




CASA DEL JEQUE SAEED AL-MAKTOUM

Perteneció al abuelo del actuar emir, Sheikh Mohammed. Se construyó en 1896 y permite ver como era una casa tradicional de la época.
Consiste en un gran patio central alrededor del cual se reparten las diferentes habitaciones en dos pisos. Destacan las torres de ventilación, una construcción típica iraní que da ventilación natural a la casa y refresca las estancias.
Hay una amplia exposición de fotos familiares e históricas en las que se puede comparar el Dubai de los años 40 y 50 con el actual.













HERITAGE AND DIVING VILLAGES

Son recreaciones orientadas al turismo que muestran los aspectos de la vida y de la cultura del país tal como se puede ver también en el museo: vida en el desierto, beduinos, su comida, zocos, el cultivo de los dátiles y en la parte del Diving village, todo lo relacionado con el mar, como la construcción de dhows y especialmente los buceadores que recogían las ostras, ya que el comercio de perlas fue su actividad más importante hasta el descubrimiento del petróleo y su posterior apertura al turismo.













DEIRA


En Deira se encuentran la mayoría de los zocos.
Están bien organizados, demasiado para mi gusto porqué le restan el encanto que aporta el caos en cualquier mercado. Se encuentran en el interior de unas estructuras de madera pero los encontré descafeinados, poco creíbles y diseñados para agradar a los turistas.











Así pues, encontramos el zoco cubierto, el del oro, de las especias o de los perfumes.
El que llama más la atención es el mercado del oro, con decenas de tiendas que muestran llamativas piezas de oro y piedras preciosas de todos los tamaños, como los espectaculares collares que utilizan las novias indias el día de su boda.
Como dato curioso, en el escaparate de un tienda se expone un record Guiness, el anillo más grande del mundo que pesa casi 60 kg. Una pieza así sólo puede estar en Dubai, el paraíso del lujo.



4 comentarios:

  1. Hola M. Teresa, siempre me he preguntado qué es lo que queda del Dubai de antes de los rascacielos y centros comerciales y ya veo que algo hay, aunque sea poco y también esté un poco retocado ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Historia no tiene demasiado que contar sobre Dubai, pero como tú dices, algo hay. Y por lo visto, el emir, de origen beduino como todos los dubaitíes, está muy orgulloso de su pasado y de mostrarlo a los miles de turistas que cada año visitan la ciudad.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Nos has mostrado una Dubai desconocida para mí, siempre se habla de la zona hipermoderna que nunca me ha llamado la atención, esto es otra cosa, me mola mucho más. Unas fotos preciosas, enhorabuena :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad que tampoco me llamaba demasiado la atención y aprovechamos visitarla después de un viaje por Omán y me gustó más de lo que esperaba,

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.