sábado, 8 de marzo de 2014

Kanazawa: Jardines, geishas, samuráis y artesanía


Hace ya algunos años que viajamos a Japón (2008) y a pesar de ser un destino que nos fascinó, he escrito poco sobre aquel viaje.
Hoy voy a dedicar la entrada a Kanazawa, una ciudad relativamente pequeña ya que no llega al medio millón de habitantes, poca cosa si la comparamos con las urbes superpobladas del país del sol naciente.

Kanazawa tiene suficientes atractivos para dedicarle una visita, ya que esta animada ciudad combina aspectos culturales, jardines y artesanía.

Distrito de los samuráis




Jardines Kenrokuen



Es la capital de la provincia de Ishikawa-Ken, en el extremo oeste de la Isla de Honsu. Llegamos cómodamente a Kanazawa desde Kyoto en tren, tras los 132 minutos exactos que tardó en recorrer los más de 650 kilómetros que separan ambas ciudades.

Estación de tren de Kanazawa


Durante tres siglos, desde finales del siglo XVI a finales del siglo XIX, el clan familiar Maeda gobernó Kaga, lo que actualmente es la prefectura de Ishikawa.

La elevada producción de arroz convirtió a la región en la más próspera del país. Aquella riqueza permitió a la familia Maeda ejercer de mecenas y financiar muchos proyectos culturales y artísticos, como lacados, cerámica, tintes, dorados… técnicas artesanas que han perdurado hasta nuestros días.


 
Distrito de las geishas


Cómo moverse:

A pesar de que las distancias no son demasiado grandes y se puede ir andando a muchos lugares de interés, existe un pintoresco y práctico bus turístico, el llamado “Loop bus”. Es un autobús pequeño con aire retro que tiene parada en los principales puntos turísticos. Se puede adquirir un billete para todo el día y facilitan unos mapas con indicaciones muy claras y las paradas perfectamente identificadas.


Kanazawa Loop bus

Qué visitar:


JARDINES KENROKUEN

Es quizás lo más conocido de Kanazawa y lo que atrae a más turistas.
Los japoneses los tienen catalogados como los terceros mejores del país y allí se encuentran todos los elementos característicos de los jardines japoneses: puentes, lagos, fuentes, cascadas, linternas de piedra, casas de té y carpas….muchas carpas. El nombre Kenroku significa “combinación de 6” y hace referencia al famoso jardín de la dinastía china Sung que exigía 6 atributos para la perfección: aislamiento, amplitud, artificialidad, antigüedad, agua abundante y vistas panorámicas.
Se construyó en el siglo XVII pero se abrió al público en 1871. No hay duda de que es un jardín precioso, pero tras haber visto otros jardines como el jardín Kokoen en Himeji, más recogido y delicado, me esperaba más de éste. También hay que reconocer que en verano no es la mejor época para visitar el jardín. Supongo que en primavera o en otoño con los rojizos de sus hojas debe ser más atractivo.


Entrada a los Jardines Kenrokuen


Jardines Kenrokuen


Jardines Kenrokuen


Jardines Kenrokuen


En el extremo sur de los jardines se puede visitar la Casa Seison-Kaku, que mandó construir un señor de la dinastía Maeda para su madre en 1863. Se trata de una casa tradicional japonesa aunque se nota el elevado poder adquisitivo del propietario, con unas habitaciones ricamente decoradas, especialmente el piso inferior, con pinturas sobre la madera. La sala de audiencias es espléndida.



Casa Seison-Kaku


Del Castillo de Kanazawa que se construyó en 1580 y albergó las 14 generaciones del clan Maeda poco queda de su estructura original. Visitamos únicamente los jardines que son continuación de los jardines Kenrokuen a los que se accede por la puerta Ishikawa.

Castillo de Kanazawa


Castillo de Kanazawa


Muro y  foso del castillo de Kanazawa


Castillo de Kanazawa


Sesión de fotos en los jardines del Castillo 


DISTRITO DE LAS GEISHAS, HIGASHI CHAYA

El barrio nos sorprendió muy gratamente, especialmente la calle Chagayai con sus preciosas casas de madera que te transportan a siglos pasados. A pesar de que no tiene tanto nombre como el barrio de Gion en Kyoto, nos gustó tanto o más que aquél.

Calle Chagayai


Visitamos la okiya o casa de té Shima, una casa muy lujosa para aquellos tiempos, ya que disponía de corriente eléctrica y toilettes y donde las geishas recibían a comerciantes de alto poder adquisitivo. Cuando visitamos la okiya, había acabado de leer “Memorias de una geisha” y era tal como me había imaginado una okiya. En la planta baja se encuentra la cocina con muchos utensilios, un almacén y la habitación de la dueña además de las habitaciones donde se vestían y arreglaban las geishas.


casa de té Shima


casa de té Shima


casa de té Shima


En una de las habitaciones se pueden ver varias vitrinas con diferentes ornamentos expuestos, como los adornos para el cabello de las maiko, algunos ábacos y diferentes instrumentos musicales que las geishas utilizaban para entretener a su digna clientela.
En el piso superior se encuentran tres habitaciones con sus correspondientes salas de espera, donde las geishas entretenían a sus clientes mientras bebían sake.


casa de té Shima


casa de té Shima


casa de té Shima


Adornos de las maiko. Casa de té Shima


También visitamos la okiya Kaikaro. Hicimos la visita acompañados de una elegante guía vestida con un espléndido kimono y maquillada de una forma impecable y con una exquisita educación. Si la okiya Shima nos gustó, la okiya Kaikaro nos fascinó. Tiene una rica decoración y un buen mobiliario, empezando por una original escalera lacada de color rojo, que era tan solo el aperitivo de lo que nos iríamos encontrando. Pudimos ver también los instrumentos utilizados por las geishas y una espléndida colección de ricos kimonos antiguos. La distribución de la casa es muy similar a la anterior e igualmente en la parte superior se encuentran las habitaciones de los clientes con la “puerta falsa” por donde salían los clientes importantes que no querían ser vistos.

casa de té Kaikaro


casa de té Kaikaro


casa de té Kaikaro


casa de té Kaikaro


DISTRITO DE LOS SAMURÁIS, NAGAMACHI BUKI YASHIKI

Esta zona situada entre dos canales fue ocupada por los samuráis y se caracteriza por sus calles estrechas y sus muros de barro.






Visitamos la casa del samurai Nomura que destaca por una bonita habitación pintada pero sobretodo por su pequeño jardín.



Armadura de samurai. Casa del samurai Nomura


Casa del samurai Nomura


Casa del samurai Nomura


Casa del samurai Nomura


Casa del samurai Nomura


En la casa del samurai Saihitsu-an aprendimos en qué consiste el complejo procedimiento de elaboración y tinción de los kimonos y la gran experiencia que se necesita para conseguir aquellas obras de arte. Es interesante visitarla por la colección espléndida de kimonos.


Diseño y tinción de kimonos. Casa del samurai Saihitsu-an


Diseño y tinción de kimonos. Casa del samurai Saihitsu-an


Diseño y tinción de kimonos. Casa del samurai Saihitsu-an


Visitamos también la antigua farmacia Shinise Kinenkan que perteneció a un importante mercader. En la planta baja se encontraba la farmacia y tienda de medicina china (1579) que proveían a la familia Maeda. Es curioso observar las zonas destinadas a cada trabajador: master, encargado y dos aprendices, los cuales no empezaban a recibir un sueldo hasta los 18 años. En otra zona están los braseros y las pipas destinadas a los clientes mientras esperaban su turno. Como era habitual, en el piso superior vivía el comerciante.

 
Farmacia Shinise Kinenkan


Ramo de flores elaborado con azúcar. Farmacia Shinise Kinenkan


Farmacia Shinise Kinenkan


FÁBRICA DE PAN DE ORO SAKUDA


Tal como he comentado al principio, Kanazawa es un lugar ideal para disfrutar de diferentes tipos de artesanía, como es el caso de la fábrica de pan de oro Sakuda. La entrada es gratuita y se puede ver como se fabrica el pan de oro o kinpaku. En Kanazawa se fabrica el 98% del pan de oro de todo Japón. El proceso consiste en una serie de prensados de tal manera que de una pieza del tamaño de una moneda de 10 yenes se obtienen varias láminas de un espesor de 0.001 milímetros.
Pudimos probar el té con partículas de oro que dicen tiene propiedades curativas para el reuma. Elaboran cualquier objeto cubierto de pan de oro, objetos de regalo, pelotas de golf y actualmente están muy de moda los cosméticos. Incluso los lavabos del establecimiento tienen las paredes cubiertas de pan de oro.
En el piso superior hay una bonita exposición con diferentes objetos.

 
Objetos cubiertos con pan de oro


Dorados lavabos de la fábrica de pan de oro Sakuda


KATAMACHI

Barrio donde se concentran los comercios, negocios y restaurantes. Como en cualquier ciudad japonesa, abundan los carteles luminosos y pantallas gigantes. Las tiendas de ropa son espléndidas, con las marcas de los mejores diseñadores.
La Hyakumangoku Dore es una avenida muy animada. Nos sentamos en la terraza de un Starbucks y nos dedicamos a contemplar la fauna urbana que pasea sin ningún tipo de sentido del ridículo.


Avenida Hyakumangoku Dore. Katamachi



Entre el distrito de Katamachi y la estación de tren (merece también una visita) se encuentra el mercado de Omicho donde abundan los puestos de marisco.



Otros lugares:

Santuario Oyama (1599) y dedicado al primer señor del clan Maeda.
Templo Myoryuji, o templo de los ninjas.
Algunos de sus museos como el Museo de artesanía, Museo de Arte o Museo de Cerámica entre otros.


8 comentarios:

  1. Pues la verdad es que me ha encantado. Desde el bus (que es muy chulo) al barrio de las geishas y los samurais. Muy interesante el lugar.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. Sí que lo es, a nosotros nos gustó mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tengo en mente un segundo viaje a Japón, y desde luego esta ciudad es uno de los destinos que no faltarían, junto a Takayama y Shirakawago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me importaría volver a Japón, nos quedamos con ganas de más.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Sinceramente M. Teresa me ha encantado todo, el texto, las fotos... como siempre. Estás consiguiendo que sea uno de mis blogs de referencia. Me encanta todo lo que escribes, mujer. A ver si nos animamos en unos años a visitar el país.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito!
    las fotos son estupendas! es un lugar que me encantaría visitar pero que en cierto modo me parece tan lejano que es como que no me atrevo... pero con tus fotos y tu escrito me has atraido tanto que puede que empiece a pensarlo en serio!:) jeje

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues atrévete, de verdad, es un país fácil para el viajero a pesar del idioma. Me alegro que te haya gustado esta entrada sobre Kanazawa y que haya servido para plantearte Japón como posible futuro destino.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.