viernes, 30 de mayo de 2014

La Costa de Rocha: La Paloma – La Pedrera – Cabo Polonio – Valizas – Punta del Diablo - Chuy


Esta es la primera entrada de varias que pienso dedicar a Uruguay, un país que, salvo puntos muy concretos es bastante desconocido por el turismo de masas.
Si no hubiera sido por circunstancias de la vida que nos han llevado hasta allí, quizás nunca habría tenido el grato placer de conocerle. Quizás sólo una fugaz escapada a Colonia de Sacramento o a Montevideo, lo único que a priori entraba en mis planes.
Visitar a nuestra hija que lleva viviendo unos meses en Montevideo fue lo que nos hizo plantear una ruta por el país. Uruguay no es un destino turístico de primer orden, no tiene grandes monumentos ni bellezas naturales icónicas que todo viajero desee conocer, apenas aparece en algún catálogo de viajes y los tour operadores lo dejan de lado. Situado entre dos enormes vecinos como son Argentina y Brasil, pasa medio desapercibido, pero allí está, y me alegro de que la casualidad me haya llevado hasta allí.

Rocha es un Departamento situado en el sureste del país que se extiende hasta la frontera con Brasil, con 170 kilómetros de costa bañada por las aguas del Atlántico.
Su litoral está formado por extensas playas de arena blanca, muchas de ellas con zonas rocosas y fuertes corrientes marinas, con un clima templado aunque bastante lluvioso.

Cabo Polonio


Valizas

Como el resto del país, Rocha basa su economía principalmente en la ganadería y durante los meses de verano el turismo atraído por sus salvajes playas, su riqueza en fauna y paisaje y su ambiente bohemio, está siendo una importante fuente de ingresos. Han aparecido infinidad de sencillos alojamientos tipo hostel y el cartel de se "alquilan habitaciones" se repite una y otra vez.
Rocha cuenta con importantes balnearios como son: La Paloma, La Pedrera, Valizas, Cabo Polonio, Punta del Diablo y algún otro que no visitamos. Hay que tener en cuenta que la palabra balneario tiene un significado distinto al que usamos en Europa. Para nosotros, un balneario es un lugar con baños públicos o privados, aguas termales, medicinales y una serie de servicios de spa y tratamientos en sus instalaciones. En Latinoamérica, un balneario es un pueblo o urbanización costera, un lugar de veraneo con playas que disponen de todos los servicios.  

En mayo ya ha entrado el otoño y la mayoría de locales se encuentran cerrados, aun así, no tuvimos ningún problema en encontrar alojamiento. A pesar de los buenos días que nos hizo, encontramos las playas desiertas y las calles con los pocos habitantes que quedan durante los meses de temporada baja.   

Lo que no me esperaba fue ver tantas y tantas palmeras en Uruguay. Me imaginaba el país completamente plano (lo es), verde (lo es) y con muchas vacas (las hay) pero nunca hubiera pintado palmeras en un imaginario paisaje uruguayo.
Se trata de la palmera butiá, la especie más austral de palmera del Planeta y de las pocas que crecen en climas más fríos. Es endémica del Sur de Brasil y del Este de Uruguay donde las hay a miles (unas 66000 hectáreas en el Departamento de Rocha y unas 1600 hectáreas en el Dep. de Treinta y Tres). Su crecimiento es lento (los ejemplares que vemos suelen tener más de un siglo) y el aumento de las explotaciones ganaderas y las plantaciones de arroz las ponen en peligro.
Su fruto es el butiá y de él se obtiene licor y se elaboran salsas y una especie de miel. También se aprovecha la semilla y sus hojas se utilizan para alimentar al ganado.   


Típico palmeral de Rocha

Paisaje de Rocha
  

Aquellos que busquen sol y playa, naturaleza, pueblos de pescadores, historia, deporte, pero alejándose de las masificaciones, lo encontrarán en Rocha. Además, el Departamento dispone de varias áreas protegidas como el Parque Nacional de Santa Teresa o el Parque Nacional Cabo Polonio.


Nuestro paso por el Departamento de Rocha se limitó a la zona costera. La ruta fue la siguiente: La Paloma – La Pedrera – Cabo Polonio – Barra de Valizas – Punta del Diablo – Parque Nacional de Santa Teresa – Chuy





LA PALOMA

Está considerado el balneario más importante de Rocha y es muy popular entre la comunidad surfera. A pesar de ello es un pueblo tranquilo. En esta época, por supuesto, pero la inexistencia de edificios altos o grandes hoteles y sus casitas de una sola planta, hacen pensar que es así incluso en las épocas de máxima afluencia cuando su población se multiplica.
Tras un trágico naufragio, en 1874 se construyó el faro en el mismo Cabo de Santa María donde se ubica la población. 


Cabo de Santa María. La Paloma

La Paloma


Frente al Centro Marino Costero Interpretativo se puede ver un gran esqueleto de ballena franca austral ya que la costa uruguaya es zona de paso de esta especie en su largo camino hacia la Patagonia.

Tiene un pequeño puerto pero con una considerable actividad pesquera. Una parte es militar y pertenece a la Armada uruguaya.

Su principal atractivo son sus magníficas playas, algunas de aguas tranquilas y otras de grandes olas: la Playa de la Balconada, Anaconda, Bahía Chica, Bahía Grande, El Cabito o Los Botes.


La Paloma

Puerto de La Paloma


LA PEDRERA

Recorremos tan sólo 10 km y llegamos a La Pedrera, lugar muy popular entre artistas y mucho más pequeña que La Paloma. Está situada sobre una pequeña península llamada Punta Rubia, nombre que le dieron los marineros debido al color de su arena. Por otro lado, es fácil adivinar el por qué del nombre de La Pedrera viendo las formaciones rocosas en sus orillas.
Igual que su vecina La Paloma, las historias de naufragios se repiten desde el siglo XVIII, incluso la campana de la iglesia fue rescatada de un barco que naufragó en sus costas.
Al final de la calle principal se llega a la Playa del Desplayado, la preferida de las familias con niños pequeños. En la playa de Barco se encuentran los restos de un barco que naufragó en 1971.
Tiene una bonita Rambla con vistas a la playa y desde donde se pueden observar las ballenas francas en invierno o las espectaculares puestas de sol.

La Pedrera

CABO POLONIO

En el kilómetro 264.5 de la Ruta 10 se encuentra el acceso al Parque Nacional del Cabo Polonio. Está perfectamente indicado y no tiene pérdida. La oficina del parque es un complejo nuevo, inaugurado en 2013. Ofrece información y dispone de una cafetería y aparcamiento.
Cabo Polonio está integrado al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, lo que conlleva una preservación del entorno minimizando el impacto que produce el turismo.
El nombre se debe a Joseph Polloni, el capitán de un barco que naufragó en sus costas en 1752.
Al Cabo no se puede llegar en coche particular, por lo que unos vehículos autorizados ofrecen el servicio de traslado. Durante los meses de verano los viajes son muy frecuentes pero en temporada baja se reducen considerablemente porqué muy poca gente lo visita.
Para recorrer los 7 kilómetros que separan la puerta de entrada al parque hasta Cabo Polonio, se tarda unos 30 minutos. El trayecto se hace en unos camiones escalonados y en sí mismo es toda una aventura, especialmente si nos sentamos en la parte superior.  
También se puede llegar a caballo o caminando.


Camiones que hacen el traslado hasta Cabo Polonio

Hay una ruta desde Valizas a través de las grandes dunas, en un tramo de 8km bastante duro que lleva entre dos y tres horas y requiere un buen estado físico.


Dunas que separan Valizas y Cabo Polonio

La llegada a Cabo ya es un flechazo. En esta época, las gallinas, gallos, ocas y perros parece que son los únicos habitantes del lugar. Las calles no están asfaltadas y las pequeñas casetas de madera pintadas de colores están distribuidas de forma irregular. Años atrás no había ningún tipo de control, cualquiera podía apropiarse de un terreno y construirse una choza, pero ahora es Parque Nacional y está absolutamente controlado, aunque la sensación que se tiene cuando se llega no es ésta. No hay luz eléctrica, ni agua corriente, ni gas, pero precisamente ése es el gran atractivo de este pequeño rincón del Atlántico donde la desconexión con el mundo está asegurada.


Cabo Polonio

Cabo Polonio

Cabo Polonio

Es un lugar especialmente atractivo para la gente joven o no tan joven que busca tranquilidad. A pesar de que el turismo ha crecido estos últimos años, el tiempo sigue corriendo despacio en Cabo Polonio y aún más en invierno, cuando queda muy poca gente y casi todo cierra. Incluso el faro, que se encuentra cerrado por labores de mantenimiento.


Cabo Polonio

Cabo Polonio

Cabo Polonio

Muy cerca del faro y tomando el sol sobre unas rocas vemos un grupo de lobos marinos cuyos aullidos es lo único que rompe el silencio. Hemos estado un largo rato observándolos y disfrutado en soledad.
Frente a Cabo Polonio se encuentran tres pequeñas islas, La Encantada, El Islote y La Rasa donde residen colonias estables.
La población de lobos marinos de Uruguay es una de las más importantes del mundo. Conviven el lobo fino o de dos pelos que puede alcanzar los dos metros de longitud y 140 kilos de peso y el lobo de un pelo, que es el que se conoce como león marino ya que sus machos lucen una especie de peluca. Pueden pesar hasta 340kilos y medir unos 2 metros y medio. 
Tenía muchas ganas de conocer Cabo Polonio y no me ha decepcionado.


Cabo Polonio

Cabo Polonio

Cabo Polonio

Cabo Polonio

BARRA DE VALIZAS

Se encuentra entre enormes dunas y junto al arroyo del mismo nombre. La mezcla de agua dulce y agua salada favorece la pesca del camarón y otras especies, de una forma totalmente artesanal.


Valizas

Valizas

Valizas

Las calles son todas de arena y sus pintorescas casas de madera le dan también un aire hippie. Su principal atractivo son las grandes dunas que llegan al mar y que permiten la práctica del sandboard.


Valizas

Valizas

Para llegar a las dunas hay que cruzar el arroyo y una barca hace el servicio por 40 pesos (1.3€ aprox).
Las dunas ocupan actualmente unos 40km2 pero hace 4000 años cubrían toda la costa. Desde la parte superior hay unas espléndidas vistas y nos lo pasamos en grande caminando por su cresta o corriendo hasta llegar al mar.

Cerca de Valizas se encuentra el bosque de ombúes, un conjunto de más de 3000 árboles centenarios de esta especie.


Valizas

Valizas

Valizas

Valizas

Valizas


PUNTA DEL DIABLO

Es un tradicional pueblo de pescadores que nació gracias a la pesca del tiburón del cual se extraía el aceite que se exportaba para los ejércitos en la Segunda Guerra Mundial.
Su peculiar arquitectura con sus casas de colores de techos inclinados hace que sea un pueblo muy atractivo y de cada vez más conocido. La gran oferta de alojamiento es una muestra de ello.


Punta del Diablo

Punta del Diablo

Punta del Diablo

Como el resto de lugares visitados en Rocha, los naufragios forman parte de su historia y de ahí viene el nombre de Punta del Diablo, como si el espíritu del mal fuera el culpable de tantas tragedias.
No tiene puerto, pero en la Playa de los Pescadores se encuentran las barcas amarradas en la misma playa y se practica únicamente la pesca artesanal.


Punta del Diablo

Punta del Diablo

Punta del Diablo

La Playa de La Viuda es ideal para la práctica del surf. Se la conoce con este nombre debido a una viuda alemana que se hizo construir una casa cuando el pueblo ni existía. La casa aún existe y hay varias leyendas a su alrededor sobre los motivos que la llevaron a este lugar.
Punta del Diablo tiene también una playa brava y una mansa, y así se llaman: La Brava y La Mansa. En la primera se reúnen los aficionados al surf mientras que la segunda es más frecuentada por familias o los que prefieren el mar tranquilo.


Punta del Diablo

Desde la Playa del Rivero se puede llegar al PN de Santa Teresa pero nosotros fuimos por carretera y accedimos por la entrada principal.
El PN de Santa Teresa, tiene una superficie de unas 1000 hectáreas con una gran variedad de flora y fauna. Está gestionado por los militares y aunque la entrada es gratuita, hay que registrarse a la entrada.


Entrada al PN de Santa Teresa

Debido a sus grandes dimensiones, lo mejor es desplazarse en coche por sus bien cuidados y señalizados caminos e ir bajando para visitar los puntos de interés que son muchos.


Parque Nacional de Santa Teresa

Parque Nacional de Santa Teresa

Dentro de sus límites tiene playas de gran belleza, bosques exóticos y diferentes construcciones como la Capatacía, el invernáculo, el sombráculo, el museo, la pajarera, y especialmente interesante es el Fuerte de Santa Teresa.
La fortaleza es una gran edificación con historias de españoles, portugueses, ingleses o piratas. Su construcción fue iniciada por los portugueses en 1762 y la acabaron los españoles que lo tomaron como botín de guerra. En 1928 fue reconstruido tras años de abandono.


Fuerte de Santa Teresa


CHUY

Esta localidad se encuentra al final de la Ruta 9 en la frontera con Brasil. Al ser zona franca hay una gran actividad comercial aunque la ciudad en sí no tenga demasiados atractivos. Fue creciendo sobre la Avenida Internacional que separa ambos países, siendo un lado de la calle uruguayo y el otro brasileño. Aquí todo el mundo habla el español y el portugués, o mejor dicho, el portuñol, una divertida mezcla de ambos idiomas.
La zona de playas es la Barra de Chuy pero no estuvimos porqué nos dirigimos directamente al Fuerte de San Miguel. Fue construido por los portugueses en 1737 en el Cerro de San Miguel. Es de menores dimensiones que el Fuerte de Santa Teresa pero tienen en común su color anaranjado debido a que la piedra está totalmente recubierta por líquenes.


Chuy

Fuerte de San Miguel

Fuerte de San Miguel

De aquí ya nos fuimos hacia el interior, dirección al Departamento de Treinta y Tres, con el objetivo de visitar la Quebrada de los Cuervos que os contaré en otra entrada.


7 comentarios:

  1. Me quedé con las ganas de cruzar a Uruguay desde Buenos Aires, pero la verdad es que pensaba que solo valía la pena por Colonia de Sacramento y Montevideo. Ya veo que me equivocaba. Pues nada...otro a la lista de pendientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, es lo que pasa por leer tantos blogs, la lista de pendientes siempre aumenta. Y el mayor problema es que a la mayoría de los lugares que viajo quiero volver!

      Eliminar
  2. Es cierto, siempre nos fijamos en los países vecinos ( Argentina y Brasil) y no tenemos en cuenta Uruguay. Deborah tenia un vecino, Hugo un ser mayor que ya nos dejo pero que Deborah pasaba largas horas hablando de su Uruguay. Con estos post seguro que nos dejaremos caer por ahí, tenemos en mente para dentro de unos años pasar tres semanas por Argentina y podíamos dedicarle unos días a Uruguay.
    Bueno Teresa, el sábado volvemos a USA morderemos por segunda vez la gran manzana.

    Seguimos en contacto.
    Un abrazo desde Las Palmas.

    Javier y Deborah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como digo, iré dedicando más entradas a Uruguay y ya verás como os animáis a conocer el "paisito". Que os vaya muy bien por New York, me gustaría conocer la ciudad en primavera ya que hemos estado en pleno verano y en pleno invierno y a pesar de que siempre es atractiva, me han comentado que la primavera es la mejor época para visitarla. Buen viaje y hasta pronto!

      Eliminar
  3. Que bonic és Uruguay i quina visita més bonica que vaig rebre! muuuuuuuuuuuuuuuuuuak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crec que sé de qui ve aquest comentari, jajaja. Aprofita que ja queda poc.

      Eliminar
  4. Es muy cierto, es un país poco visitado y salvo puntos de mucho tráfico como los Hoteles en Punta del Este, Uruguay, la gente no conoce aún las maravillas de este país que todos deberíamos visitar por lo menos una vez en la vida.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.