viernes, 20 de junio de 2014

La Quebrada de los Cuervos

Uno de los paisajes naturales más interesantes que podemos visitar en Uruguay es la Quebrada de los Cuervos, situada a pocos kilómetros de la ciudad de Treinta y Tres, capital del Departamento del mismo nombre.
Se trata de una profunda garganta de casi 300 metros de profundidad en los puntos de máximo desnivel, formada durante millones de años por el curso del arroyo Yerbal Chico y envuelta en un paisaje tan agreste y salvaje como verde y exuberante.






Enormes telas de araña entre la vegetación

Cañada del Aguaí rodeada de palmeras

Desde el año 1944 pertenece a la Intendencia de Treinta y Tres, ya que así lo dejó escrito en testamento su anterior propietario, el Dr. Francisco Nicasio Oliveres.
En septiembre de 2008 pasó a formar parte del SNAP (Sistema Nacional de Áreas Protegidas), no sólo la Quebrada en sí, sino las más de 4000 hectáreas que la rodean.
Debido a su difícil acceso fue un lugar prácticamente desconocido durante años salvo para algunos habitantes de la región o los bandidos que lo utilizaban para esconderse, por ello se la conoce también como Sierra de los Ladrones
Actualmente esto ya no es así, su acceso es fácil y se puede llegar en coche sin ningún problema. A pesar de ello no es todavía un lugar de masas.


Otra tela de araña ¿la véis?





Cómo llegar

En coche 

Se encuentra a 44 km de Treinta y Tres. Una vez llegamos a la ciudad, hay que seguir la Ruta 8 en dirección a Melo y a unos 20 km - exactamente en el kilómetro 306,7 - debemos tomar un desvío a la izquierda. Está muy bien indicado, no hay pérdida. A partir de aquí hay que recorrer 25 km por un camino sin asfaltar (de balasto, como llaman allá) hasta la Quebrada. El camino suele estar en muy buenas condiciones y no hay ningún problema para circular en coche.




Gauchos en la niebla camino a la Quebrada

El camino está en muy buen estado pero hay que circular despacio

En autobús

Desde Montevideo, varias compañías ofrecen servicio regular hasta Treinta y Tres (EGA, Núñez, Expreso Minuano, Rutas del Plata). El trayecto es de unas 4 horas.
Una vez en Treinta y Tres no existe la posibilidad de llegar en transporte público. Lo que recomiendo es quedarse a dormir en la Quebrada al menos una noche y contactar con el alojamiento para que os pasen a recoger en la misma estación de ómnibus. Otra posibilidad sería contratar una excursión guiada de un día en la misma Oficina de Turismo de la ciudad.


Servicios

A la entrada del parque hay una pequeña oficina desde donde se lleva la gestión y donde deberemos registrarnos. Allí facilitan toda la información necesaria y sobre un mapa indican la ruta. En ese punto se encuentra el resto de servicios, como lavabos o botiquín.
A partir de aquí se puede avanzar otros 700 metros en coche hasta la zona del aparcamiento donde empieza el sendero.

Precio: 50 pesos uruguayos (1.60€ aprox.)
Horario de visita: de 9 a 18





Ruta

Lo más recomendable es hacer el circuito completo por el sendero marcado pero no es la única opción, ya que si no se quiere andar demasiado, existe la posibilidad de llegar únicamente al mirador panorámico por una pasarela de madera de unos 500 metros la cual desemboca sobre la misma garganta. Desde el mirador es de donde se obtienen las mejores vistas, el sinuoso curso del arroyo Yerbal Chico y el curso de la Cañada del Aguaí rodeados de frondosos bosques donde abunda la palmera pindó.
La pasarela es ancha y está en buen estado, por lo que las personas que no puedan o no quieran caminar podrán disfrutar igualmente del magnífico paisaje de la Quebrada desde el mirador. 


Camino al mirador


Vistas desde el mirador. Arroyo Yerbal Chico



Arroyo Yerbal Chico (izquierda) y Cañada del Aguaí (derecha)

Nosotros hicimos el recorrido en el sentido de las agujas del reloj pero se puede hacer también en sentido inverso.
A partir del mirador fuimos bajando hasta el arroyo, hay tramos bastante complicados, piedra muy resbaladiza y con fuertes pendientes que conducen hasta el fondo de la garganta. Algunas cuerdas estratégicamente colocadas son de gran ayuda.





Llegamos al punto donde la Cañada del Aguaí desemboca en el Yerbal Chico y seguimos el sendero hasta la Laguna Natural, un buen punto para descansar.
En verano, darse un baño en las transparentes aguas del arroyo debe ser un placer. 








Todo lo que descendemos después toca subirlo, ayudados también por cuerdas en algunos tramos hasta llegar al Peñasco del Yerbal, otro punto panorámico.


Vista desde el Peñasco del Yerbal con la pasarela que lleva al mirador

Seguimos caminando hasta los puentecillos que cruzan la Cañada del Aguaí y de aquí al punto de origen.






Había leído que el recorrido se hace en aproximadamente 3 horas. Creo que es un poco exagerado teniendo en cuenta que son 3 km y medio; nosotros tardamos poco más de hora y media y a un ritmo normal. Eso sí, tras completar el recorrido, había levantado la niebla de primera hora y volvimos al mirador donde sin ninguna prisa disfrutamos un buen rato del paisaje y del vuelo de los buitres. 


El mirador, un lugar donde pasar un buen rato


Flora y Fauna

La Quebrada de los Cuervos tiene un microclima de tipo subtropical lo que le proporciona una gran riqueza de árboles y plantas.
De las 224 especies de flora arbórea autóctona, 87 se encuentran en la quebrada, además de 23 especies de helechos. Abundan las palmeras, arbustos, plantas trepadoras y helechos.










En cuanto a la fauna se han contabilizado 138 especies de aves, 29 de mamíferos como el tamanduá (oso hormiguero chico), el gato margay, armadillos, coatíes... aunque nosotros sólo vimos algunas cabras. Hay también varias especies de reptiles y de anfibios.








Alguna cabra fue la única especie de mamífero que vimos
Entre las aves destacan los buitres americanos que se les conoce popularmente como cuervos (y en la región urubús o jotes) por su aspecto similar y que dan el nombre a la Quebrada.  
Conviven tres especies, los de cabeza roja (Cathartes aura), cabeza amarilla (Cathartes burrovianus) y de cabeza negra (Coragypus atratus), éstos últimos en un preocupante retroceso.


Buitre desplegando sus enormes alas

Buitre 


Dónde dormir

Parque Municipal. Se pueden alquilar cabañas o reservar parcela para acampar a precios muy económicos. Reservas o consultas en la Oficina de Turismo de Treinta y Tres.

El Capricho. Establecimiento privado abierto todo el año.

La Cañada del Brujo, una antigua escuela rural. Aquí es donde nos alojamos nosotros.


Otras excursiones en la zona

Se pueden hacer excursiones a pie o a caballo y en los establecimientos citados las organizan. Las más populares son:

Cañada del Brujo: Salto de agua de unos 6 metros. 
Cascada de los Oliveira


Nos gustó mucho visitar la Quebrada de los Cuervos y nos sorprendió no encontrar a nadie en un lugar tan hermoso. De acuerdo que la visitamos en un día entre semana y estábamos en temporada baja, pero no vimos una sola alma. No debe ser igual en la Semana de Turismo (Semana Santa) cuando los uruguayos acostumbran a salir en masa.


Una típica imagen uruguaya paseando por los alrededores de la Quebrada 

Uruguay es un país muy llano, de suaves ondulaciones sobre las que destaca algún que otro cerro, por lo que la orografía de la Quebrada seguro que os sorprende.


6 comentarios:

  1. Que lugar tan bonito, seguro que lo de las tres horas lo han puesto por gente como yo,je je je je je. Menudas pedazo telarañas, no había visto nunca unas tan grandes! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va! Es un recorrido al alcance de casi todos, ningún problema.
      Las telarañas impresionantes!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Guauuu que maravilla de paisaje. La flora y fauna que diferentes de lo que suelo ver cuando salgo al monte. Me encantaría ir. Muchas gracias por tu entrada, ha sido estupendo ver esos preciosos parajes.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos encantó y me ha gustado compartirlo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Me ha dejado sin palabras la tela de araña de la segunda foto... No parece real! Y más que hilos podrían pasar por cuerdas. Es flipante.
    Un lugar muy interesante y si además se puede completar con otras excursiones por la zona, mejor que mejor.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco las había visto tan grandes, lo bueno es que había muchísimas...debe ser el paraíso de las arañas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.