miércoles, 2 de julio de 2014

El Delta de Tigre

Antes de unirse al río Uruguay para formar el Río de la Plata, el Paraná dibuja un inmenso delta que se localiza fundamentalmente al sur-oeste de la provincia de Entre Ríos y al noreste en la provincia de Buenos Aires, de la cual Tigre forma parte.
Una D gigante con cientos de arroyos, ríos e islas que forman esa gran red que configura el delta del segundo río más importante de América del Sur, tras el Amazonas.


El Bajo Delta tiene tres secciones de islas, la primera es la más cercana al continente y la más habitada. La segunda es la más solitaria y la tercera casi deshabitada. El municipio de Tigre pertenece a la primera y abarca 220 kilómetros cuadrados de islas.
El eje central es el río Sarmiento, uno de los brazos principales de la desembocadura del río Paraná.

Su cercanía a la ciudad de Buenos Aires hace que sea un lugar muy popular entre los porteños, tanto para pasar las vacaciones como para desconectar durante los fines de semana. A pesar de ello, no ha recuperado aún el esplendor que tuvo el turismo en el Delta a mitad del siglo XX. En aquella época y paralelamente al desarrollo turístico, llegaron muchos inmigrantes, principalmente italianos, que impulsaron la producción de fruta, especialmente cítricos y duraznos (melocotones) que se comercializaban a través del Puerto de Frutos, en Tigre.

La ciudad de Tigre pertenece a la provincia de Buenos Aires y se puede considerar la puerta de entrada al Delta del Paraná.
Hasta el siglo pasado vivían en la zona muchos yaguaretés, el mayor felino de América, conocido también como jaguar, yaguar o tigre americano. De ahí procede el nombre de la población.

Mural que recuerda el origen de Tigre

 
Paseando por Tigre

CÓMO LLEGAR:

Es facilísimo llegar a Tigre desde Buenos Aires ya que tenemos varias opciones.

EN TREN. Hay dos posibilidades:

a) Tren directo con destino a Tigre (línea Mitre) desde la Estación de Retiro.
El trayecto dura entre 50 minutos y una hora para recorrer los aproximadamente 30km que separan ambas estaciones.
Frecuencia cada 10 minutos (cada 20 minutos los fines de semana).
Es muy económico, nos costó 3.75 pesos por trayecto.


b) Otra opción es tomar el TREN DE LA COSTA, un tren turístico inaugurado en 1995 que recorre 15.5km paralelos al Río de la Plata entre las estaciones Maipú (en la localidad de Olivos) y Delta (en Tigre).
Desde Buenos Aires se toma el tren en la Estación de Retiro con destino Mitre y una vez allí, hay que bajar del tren, cruzar el puente e ir a la Estación de Maipú donde se realiza la conexión con el Tren de la Costa.
Frecuencia cada 30 minutos.
Hay una modalidad de billete que permite ir bajando en las distintas estaciones del recorrido sin coste extra.

EN AUTOBÚS

Hay también diferentes líneas que hacen el recorrido pero la más directa es la Línea 60 desde Constitución. Trayecto de 90 minutos.

EN COCHE

Por la Autopista del Sol. Trayecto de unos 30 minutos (siempre y cuando no encontremos atascos).

EN LANCHA

Salen de Puerto Madero (Buenos Aires). Hay 4 servicios diarios, 2 de ida y 2 de vuelta a excepción de festivos. Trayecto de 90 minutos.
La compañía Sturla ofrece unos paquetes que incluyen el transporte fluvial desde Puerto Madero y una vez se llega a Tigre se combina con otras opciones.


Tigre es una ciudad activa con varios MUSEOS interesantes (de la Reconquista, Naval, del Mate, de Arte) y actividades por hacer. En nuestro caso, estuvimos sólo un día por lo que descartamos visitar museos.
En realidad, lo que tenía más interés para nosotros era ver como vive la población del delta.

Es indispensable dar una vuelta por el PUERTO DE FRUTOS:

Un panel informativo explica la Historia de ese lugar y tal cual la transcribo:

“El Puerto de Frutos a orillas del Río Luján, comenzó a funcionar en 1938 como punto de desembarco de las tradicionales “chatas” isleñas que transportaban la producción de frutas del Delta. Desde aquí se abastecía a la ciudad de Buenos Aires de naranjas, manzanas, ciruelas, limones, mandarinas y también de madera. En la actualidad, el Puerto de Frutos alberga un centro comercial donde se encuentra a la venta gran variedad de productos hechos con materiales propios de la región como mimbre, caña y madera que se entremezclan con artículos de decoración y diseño de vanguardia. También se encuentran aquí las barcas que transportan madera traída de las islas forestales, lanchas almaceneras que abastecen a quienes habitan en el Delta y otras tantas embarcaciones típicas de la zona.
El Puerto de Frutos abre sus puertas todos los días y la oferta gastronómica se encuentra a disposición también por la noche de viernes a domingo”.

Puerto de Frutos

Puerto de Frutos

Puerto de Frutos

El puerto tiene tres dársenas. Desde la primera, parten excursiones por el Delta en catamaranes, en la dársena central se concentran las lanchas-almacén que abastecen a los habitantes de las islas y en la última dársena se descargan los barcos fluviales madereros que cargan con troncos de sauce y álamo procedentes de las islas forestales del Delta.

Puerto de Frutos

Puerto de Frutos

Otro lugar de diversión es el PARQUE DE LA COSTA. Se trata de un parque de atracciones que se construyó en 1997 detrás de la Estación Delta en la confluencia de los ríos Tigre y Luján.

RECORRER LOS CANALES

En la misma Estación fluvial “Domingo Faustino Sarmiento” se encuentra la Oficina de Información donde nos facilitarán un mapa, indispensable para hacernos una idea de todo aquel entramado de ríos, canales y arroyos.


Hay diferentes maneras de recorrer los canales y podremos escoger la que más se ajuste a nuestros intereses:

Catamarán turístico ofrecido por varias compañías (Interisleña, Río Tur, Sturla&Cía, etc..) y hacer el recorrido de 1 ó 2 horas al precio de 90 pesos o 120 pesos respectivamente.

Lanchas taxi de paseo privadas para cinco o seis personas que cuesta 600 pesos por 1 hora (en este caso, no es por persona, sino por lancha).

La tercera opción es la más económica y, personalmente, la que más nos convenció: Tomar el transporte público, es decir, una de las lanchas colectivas que dan servicio a los diferentes núcleos del Delta. Tienen horarios regulares y paradas determinadas en un itinerario establecido y salen aproximadamente cada hora.
Al no ser un transporte turístico, se vive el ajetreo de la gente del Delta que lo utiliza para desplazarse. Me encantó ver cómo se las apañan los niños a la salida de la escuela para tomar las correspondientes lanchas de vuelta a sus casas.

Escuela
Podemos bajar en cualquiera de las islas donde la lancha colectiva tiene parada y realizar un paseo por allí.

Otra ventaje es el precio. A nosotros nos costó 52 pesos por persona, ida y vuelta (no llega a 5€), mucho más económico que los servicios turísticos.

Como transporte público que es, hacen una ruta definida y se limitan a navegar por las rutas fluviales principales como el Río Luján o el Río Sarmiento, lo que puede suponer un pequeño inconveniente si la idea era recorrer los diferentes brazos del Delta.

Los vecinos conocen todos los embarcaderos y lógicamente saben donde deben bajar. De todas formas, el capitán de la lancha suele avisar antes de llegar a cada una de las estaciones fluviales pero si no se está atento podemos quedarnos a bordo (como nos pasó a nosotros). Tuvimos que bajar en la siguiente y esperar un buen rato a que llegara una en sentido contrario.

En la lancha colectiva



Lancha colectiva de la Compañía Interisleña

Sobre el río hay una gran actividad, tanto de lanchas colectivas, lanchas de carga o catamaranes turísticos, a pesar de que en días laborables durante la temporada baja los servicios disminuyen considerablemente.





Las aguas de los diferentes ríos y canales no son precisamente transparentes sino de un color marronoso, pero aún así el trayecto tiene mucho encanto. En los márgenes del río se ven las típicas casas sobre palafitos de madera, algunas son diminutas cabañas, mientras que otras son verdaderas mansiones.






Cada núcleo de casas tiene su embarcadero, sencillas estructuras donde los vecinos esperan la lancha colectiva o embarcaderos privados.









No hace falta decir que es un lugar ideal para los deportes náuticos, ya sea piragüismo o practicar remo en plan relajado. 

Club de Regatas La Marina


Pasamos por el Museo Sarmiento, una casa del siglo XIX actualmente un museo, con objetos, recuerdos y mobiliario del presidente Domingo Faustino Sarmiento que tanto hizo por la cultura de su país durante sus años de gobierno (1868 a 1874). Llegó a la zona en 1855, se enamoró del lugar y allí se construyó la casita. Para proteger su estructura se encuentra dentro de una caja transparente, sus pequeñas dimensiones lo permiten.
La entrada es gratuita.

Museo Sarmiento

Andábamos distraídos y nos pasamos la parada de Tres Bocas donde teníamos intención de bajar. Seguimos hasta Muelle Nuevo y allí tuvimos que esperar la lancha en sentido contrario. En el embarcadero nos llamó la atención un cartel con el nombre de todos los vecinos que no son más de treinta. Durante el rato de espera tuvimos la oportunidad de hablar con un chico de Madrid que vive en Tigre desde hace dos años y nos contó como es la vida allí.

 
Embarcadero de Muelle Nuevo





Tranquilidad absoluta. Esperando la lancha en Muelle Nuevo



TRES BOCAS

Bajamos en el muelle de Santa Rosa y llegamos a Tres Bocas, la zona del Delta que concentra más servicios y ofrece más actividades enfocadas al turismo. Hay disponibilidad de varios tipos de alojamiento como también algunos restaurantes, por ello decidimos quedarnos a comer allí.
Es una islita delimitada por el Río Sarmiento y los arroyos Carancho y Marchini y atravesada por el arroyo Santa Rosa.


Tres Bocas

Gasolinera en Tres Bocas 

Tres Bocas

Para los que dispongan de más tiempo existe la posibilidad de recorrer el llamado CAMINO DEL BIGUÁ (El biguá es un ave de hábitat acuático parecida a un pelícano). Se trata de un sendero de unos 10 kilómetros que se hace entre dos y tres horas, ideal para observar la flora, las aves y las costumbres de los habitantes del Delta.


Tres Bocas

Si viajáis a Buenos Aires, os animo a que os acerquéis a Tigre, un lugar ideal para desconectar de los atascos de la gran ciudad.


8 comentarios:

  1. Pues no conocía esta zona tan cercana a BBAA. Me lo apunto, por si repito. Y no sería de extrañar porque de Argentina me quedo demasiado por descubrir y además me quedé con muchas ganas de cruzar a Colonia de Sacramento. Ya se sabe, la falta de tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que me despido de un lugar pienso que algún día repetiré. Hemos repetido algunos destinos, pero empiezo a darme cuenta de que el tiempo pasa demasiado deprisa.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Woww que maravilla, me ha encantado la entrada, muy completa y bien explicada como siempre. Y las fotos una pasada.

    Un beso
    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carmen, me alegro de que te haya gustado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola M. Teresa!

    Menuda entrada , como sismpre, tan completa y seguro que precisa de información. Tomamos nota para cuando cruce de nuevo el charco y me decida visitar la zona.

    Un abrazo enorme x 1000, que hacía tiempo que no te visitaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vas a Buenos Aires te digo que merece la pena acercarse a Tigre.

      Un abrazo también enorme x 1000, jajaja

      Eliminar
  5. Me ha encantado el colorido y la entrada se os ve muy felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, ¿cómo no íbamos a estar felices si estábamos de vacaciones y además pudimos ver a nuestra hija después de tres meses fuera de casa?.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.