sábado, 25 de abril de 2015

Procida, la isla más pequeña del Golfo de Nápoles

Tiene tan sólo 3.75 kilómetros cuadrados y la habitan unos 11000 vecinos. Me refiero a Procida, la isla más pequeña del Golfo de Nápoles.
Su origen es volcánico y está separada de tierra firme por un estrecho canal de 3.4km, el Canal de Procida.
Si la comparamos con las otras islas, veremos que no tiene el glamour de Capri ni las playas de Ischia, y con mucha diferencia es la menos turística, pero si algún día tenéis la posibilidad de visitarla, no lo dudéis porqué seguro que os cautiva.
Se divide en ocho grancìe, un vocablo de origen griego que corresponde a los barrios que se distribuyen alrededor de un campanario, lo que vendría a ser una parroquia. Los grancìe son: Terra Murata, Madonna delle Grazie, San Leonardo, Marina Grande, S.S.Annunziata, San Antonio Abate, San Antonio di Padova y Chiaiolella.
Desde siempre, sus habitantes viven del mar y de la tierra y se dice que aquí se cultivan los mejores limones de la zona. Igual que en Capri, se elabora el típico limoncello.




UN POCO DE HISTORIA

Restos arqueológicos indican que en el siglo XV a.C. hubo una colonia micénica y los griegos se establecieron también en la isla en el VII a.C. En época romana fue lugar de descanso y recreo para los patricios.
A lo largo de su historia, ha sufrido devastaciones y saqueos por parte de vándalos, godos y corsarios. La isla vivió un aumento demográfico cuando se convirtió en el lugar de refugio para los habitantes del puerto de Miseno, destruido primero por los lombardos y posteriormente por los sarracenos.
Alrededor del año 500 d.C. la población se concentraba en la parte más elevada de la isla, la actual Tierra Murata.


Torre de vigilancia

En el siglo XI se estableció un monasterio benedictino, hecho que inició un período en el que la isla se llenó de iglesias y capillas, la mayoría aun en pie.



A finales del reinado normando, la isla se convirtió en un feudo de la familia da Procida, con Giovanni da Procida como su principal representante. Éste fue un importante médico, físico y político del siglo XIII, el héroe de las Vísperas Sicilianas de 1282, un hecho histórico que consistió en el levantamiento de la población de Palermo, contra los franceses y que se extendió posteriormente a otros puntos de la isla de Sicilia, provocando el fin al reinado de Carlos de Anjou y expulsión de los franceses para dar paso a la Corona de Aragón.

UNA CURIOSIDAD

Entre la nobleza valenciana hubo un descendiente de Giovanni da Procida, un tal Ulfo da Procida (Olf de Pròixida en valenciano). Vivió en el siglo XIV y estuvo al servicio del rey Pedro IV de Aragón, participando en la expedición de Cerdeña en 1354. En la ciudad de Valencia tiene una calle dedicada.


ISLA DE CINE

Grandes directores de cine la han utilizado como escenario para algunas de sus películas en las que muchos isleños han participado como extras, entre ellas “El cartero y Pablo Neruda”, “Il Postino”, “La isla de Arturo” o “El talentoso Señor Ripley”. Cada año se celebra un festival de arte y cine, Il Vento del Cinema, cinco atractivos días para los amantes del séptimo arte.


QUÉ VER Y QUÉ HACER EN LA ISLA


MARINA GRANDE

Es la primera imagen que tendremos de la isla si llegamos en traghetto o aliscafo. Se nos presenta como una gran paleta de colores que forman sus antiguas casas de pescadores bien alineadas.
En ese momento ya nos daremos cuenta de que venir a Procida ha sido todo un acierto.
Caminando por la Vía Roma se llega a la Plaza Santo Cattolico (Sènt’ Cò, en procidano) nombre con el que suelen llamar los isleños a Marina Grande. En el centro se encuentra la Iglesia de Santa María de la Piedad, construida en 1616 por los marineros.
Además de los muchos restaurantes, cafeterías y tiendas de recuerdos, en Marina Grande se encuentra la Escuela Naval, la más antigua de Europa. 








TIERRA MURATA

Procida es una isla más bien llana, con sus 91 metros sobre el nivel del mar, Tierra Murata es la parte más elevada.
Es el asentamiento más antiguo de la isla y durante siglos, la única parte habitada. El nombre original era Terra Casata y se trata de un típico burgo medieval que pasó a denominarse Terra Murata en el siglo XVI cuando el señor feudal de la isla, el cardenal Innico D’Avalos, mandó construir la muralla que debía defender a los habitantes de los continuos ataques de los bárbaros.
Cuando subimos por la Via Salita Castello llegamos a una explanada donde se conservan dos antiguos cañones.



Desde este punto es de donde obtendremos la mejor vista de la isla, la imagen característica de Marina Corricella como un anfiteatro de color pastel abierto al mar. Es simplemente espectacular.
Veremos también la iglesia de Santa Margarita Nueva con los restos del convento dominico anexo.





Iglesia de Santa Margarita y restos de convento

Tras cruzar el arco llegamos a la Plaza de Armas donde se encuentran los restos del Palacio Real o Castillo, construido en 1563 por el cardenal de Aragón Innico D’Avalos. Se utilizó durante dos siglos y medio como residencia real y posteriormente se convirtió en cárcel que funcionó como tal hasta los años 80.

Restos del castillo

Por la antigua puerta de Mezz’Omo se accede al burgo de Terra Murata cuyo principal edificio es la Abadía de San Miguel Arcángel, en la plaza Guarracino. Es el centro religioso y cultural de la isla, dedicada a su santo patrón. Se construyó sobre el antiguo monasterio benedictino del siglo XI y ha sufrido diferentes remodelaciones a lo largo del tiempo.


Puerta de Mezz'Omo

Tierra Murata

Abadía de San Miguel Arcángel. Tierra Murata

PIAZZA DEI MARTIRI

Una lápida conmemorativa recuerda la derrota de los isleños revolucionarios en 1799 en el lugar donde izaron la bandera roja, amarilla y azul de la recién nacida República Napolitana. La flota inglesa con el almirante Nelson en cabeza detuvo la revuelta enfrentándose a los buques de la República Napolitana y muchos de los rebeldes fueron colgados en esta plaza.
El monumento que se encuentra en el centro de la misma está dedicado a Antonio Scialoja, un escritor y político italiano del siglo XIX.


Piazza dei Martiri

Fuente con los productos de la tierra, la uva y los limones   

Sin embargo, lo que más destaca de la plaza es la Iglesia de la Madonna delle Grazie (siglo XVII) cuya cúpula es el elemento que aparece en toda imagen de Marina Corricella. La construcción de dicha cúpula estuvo obstaculizada durante largo tiempo por la familia De Iorio, propietaria del edificio situado detrás de la iglesia, para impedir que les bloquearan las vistas al mar. 



Desde esta céntrica plaza también tendremos una fabulosa vista de Marina Corricella


MARINA CORRICELLA

En este pequeño puerto de pescadores es donde más disfrutamos, un lugar de donde no me hubiera ido jamás.
La única forma de llegar a Marina Corricella es bajando escaleras, a no ser que se llegue en embarcación privada. La escalera más popular es la “escalera de Pennino”.








Las casas pintadas de colores le dan un aspecto casi irreal. Los pescadores pintaban la casa del mismo color que su barca con la finalidad de distinguirlos más fácilmente cuando llegaban a puerto de la misma manera que ellos reconocían su hogar desde lejos.






En el pequeño paseo las redes de los pescadores se amontonan y en los bajos de algunas casas se han abierto pequeños restaurantes. Es el momento de detenerse a comer y probar alguna de las especialidades de la isla acompañada con una copa del vino blanco local.









MARINA CHIAIOLELLA

Situada en el sur de la isla, es la parte que se pobló más tarde.  El nombre deriva de spiaggiolella, que significa pequeña playa. Tiene un puerto deportivo y algunos hoteles y restaurantes. En el extremo está el promontorio de Santa Margarita con las ruinas del monasterio benedictino del siglo VIII. Desde aquí se puede acceder al Islote di Vivaro, una reserva natural de 0.4km2, unido a Procida por un característico puente.



PLAYAS

Las mejores playas son las del Oeste: Ciracciello, Ciraccio y Cala del Pozzo Vecchio.
En Marina Corricella se encuentra la playa de Chiaia.


CÓMO LLEGAR

Desde Nápoles salen ferrys (traghettos) y hidrofoils (aliscafos) de las compañías SNAV y Caremar, con salidas más frecuentes en verano.
Los ferrys parten del Porto di Massa mientras que los hidrofoils salen de Molo Beverello. Ambos llegan a Marina Grande, el único puerto comercial de la isla.
El viaje en hidrofoil es más caro pero también más rápido. Desde Nápoles tarda unos 40 minutos.

PRECIO

En fecha 3 de abril de 2015.

Viaje de ida con aliscafo de SNVA: 14.9€
Vieje de vuelta con aliscafo de Caremar: 13.2€

CÓMO MOVERSE

Por sus reducidas dimensiones se puede recorrer a pie:

De Marina Grande a Marina Chiaiolella (Este a Oeste) – 3.2km – 39min
De Marina Grande a Marina Corricella – 950m – 12min
De Terra Murata a Marina Chiaiolella – 3.6km – 44min

También hay cuatro líneas de autobuses que llegan a los diferentes puntos de la isla:
L1, L2, C1 y C2.
La L1 va de Marina Grande a Marina Chiaiolella. Sale cada 20 minutos y en verano cada 10.
El resto, cada 40 minutos y en verano cada 20.


PUERTOS

Marina Grande (puerto de ferrys, mercancías y al lado, puerto turístico)
Marina Corricella (puerto de pescadores)
Marina Chiaiolella (puerto turístico)

Puerto de Marina Grande

Puerto de Marina Corricella

FIESTAS

La celebración más importante es la Procesión de los misterios (Processione dei misteri) que se celebra cada año desde hace siglos la mañana del Viernes Santo.
Uno de los motivos por los que fuimos a Procida fue para poder ver su procesión del Viernes Santo, una de las más antiguas que se conocen.
La procesión se inicia en la Abadía de San Miguel Arcángel en Tierra Murata para llegar a Marina Grande.







Es una de las tradiciones más antiguas de la isla, organizada por la Confraternita dei Turchini o dell’Immacolata Conzecione, fundada en 1629 por los jesuitas.
Los misterios son grupos escultóricos que representan escenas del Antiguo Testamento y del Evangelio realizados con varios materiales, principalmente estuco y cartón piedra pero también madera, espuma de poliestireno y otros.
La particularidad es que un gran número de estos misterios son nuevos cada año, lo que genera gran expectación entre los habitantes de Procida.








Todos los misterios se llevan en brazos y algunos de ellos son tan pesados que cada pocos pasos deben descansar.
Tras los misterios salen las imágenes de Cristo Muerto (S. XVIII) y la Virgen de los Dolores (S.XIX), que generan un gran respeto entre los asistentes. Les acompañan la banda de música y las autoridades religiosas, civiles y militares.





Acabada la procesión devuelven los misterios a Terra Murata

Acabada la procesión devuelven los misterios a Terra Murata. Il Cristo Morto

Participan unas 2000 personas, casi todos hombres. Las pocas mujeres y niñas van junto a la Dolorosa.
Los hombres visten un traje sencillo que consiste en una túnica con capucha de color blanco y una capa azul.





Ya se empieza desde bien niños. Los bebés son los únicos que visten diferente, representan ángeles y los llevan al cuello el padre o el abuelo. Su traje es similar al de la Virgen de los Dolores, de color negro bordado en oro y algunos de ellos un penacho de plumas en la cabeza.









Cuando son algo mayores, llevan pequeñas cruces o los misterios más ligeros y preparados por ellos mismos. Algunos que pudimos ver este año fueron, La multiplicación de los panes y los peces o El arca de Noé.




Los más pesados son las diferentes versiones de La Última Cena, misterio que requiere un gran esfuerzo. Las mesas puestas con abundante comida, pescado y carne (conejos, pollos o incluso un ternero), verduras y frutas.


Parte de uno de los misterios que representa la Última Cena

Es una procesión muy participativa y el factor sorpresa para ver los nuevos misterios hace que todo el mundo salga a la calle. El hecho de que participen tantos niños hace que se respire un ambiente festivo. Sólo se guarda silencio cuando pasa el Cristo muerto y la Virgen.






Nunca antes en ningún lugar había visto una procesión de Viernes Santo tan alegre y colorida.

21 comentarios:

  1. Menuda preciosidad de pueblecitos! Me recuerdan a las fotos de les Cinque Terre.Estuvimos 5 días en Nápoles pero no llegamos a ir a esta isla ni tampoco a Capri. Recuerdo que nos encantó la costa amalfitana, Paestum, Caserta, Pozzuelo o la Solfatarra. Además de Pompeya y Herculano, claro. Seguro que nos vas a dar cuenta de todo ello. No pensé en recomendarte un sitio para comer si ibas a Paestum, aix!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hemos estado en Cinque Terre pero tengo muchas ganas de ir por allí. A excepción de Pompeya y Herculano, no estuvimos en ningún sitio de los que citas, parece que hemos hecho un viaje bastante distinto. Los 7 días los distribuimos entre Nápoles, Herculano y Monte Vesubio, Isla de Procida, Isla de Capri, Pompeya y Costa Amalfitana (Sorrento, Positano, Amalfi y Ravello). Lo hicimos todo en transporte público y no pudimos abarcar tanto. Me dio mucha pena no visitar Paestum y la Isla de Ischia pero 7 días no nos dieron para más. Por tanto, recomiéndame ese lugar para comer en Paestum porqué volveremos por allí seguro.

      Buen domingo!

      Eliminar
    2. Si, nosotros tambien nos movimos en transporte público y por cierto, para volver de Positano y Amalfi tuvimos un pelín de problema con los buses.
      Pues resulta que de la zona de Paestum es la mejor mozzarella de Italia, con denominación de origen. Y se pueden visitar los Caseificio, que es donde tienen las búfalas, las ordeñan y elaboran el queso. En el Caseificio Barlotti se puede comer además, un menú a base de productos de la búfala. Fuimos en tren desde Nápoles a Paestum. Desde las ruinas al Caseificio hay unos 20 minutos de paseo a pie, pero vale la pena. Te dejo el post. Feliz domingo!
      http://milviatges.com/2014/paestum-entre-larqueologia-i-la-mozzarella

      Eliminar
    3. No me hables de los buses en Positano, Amalfi y toda la zona. Madre mía!!! 3 horas para hacer 33 kilómetros. Es una locura.

      Eliminar
  2. Pozzuoli, quise decir....donde visitamos un monumental anfiteatro.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuna por tu entrada, me has creado la neceisdad de visitar este bello lugar. La primera fotografía me parece simplemente preciosa, desde donde se puede sacar??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta foto está sacada desde donde están los dos cañones, antes de entrar a Tierra Murata. Aunque hay diferentes puntos con buenas vistas sobre Marina Corricella, creo que éste es el mejor.

      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Cuánto colorido, que buena pinta tiene la comida y cuánta tradición! Tengo pendiente un viaje a Nápoles y alrededores que espero hacer a corto/medio plazo, así que esta entrada me viene como anillo al dedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te sea útil, seguro que te gusta.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Cuantísimo color y cuánta vida para un sitio tan pequeñito! Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ameseros, Procida es una islita muy bonita y muy fotogénuca.

      Eliminar
  6. Admiro a todos aquellos que pueden realizar Viajes por el mundo; y agradezco que comaprtan con quiene sno tenemos la posibilidad, semejante experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maru, me alegro que el blog te resulte interesante.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Maravillosa entrada, maravillosas fotos.
    Yo me quedé en Nápoles, Sorrento y Pompeya, no me dio tiempo a más.
    Saludos viajeros,
    LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los alrededores de Nápoles tienen mucho por ver, a nosotros nos quedaron muchas cosas pendientes y seguro que dentro de unos años volvemos. Intentamos cada año hacer una escapada a Italia.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola, el mes que viene marcho a Nápoles, y quería dedicar uno de los días a las islas, dudaba entre Capri, Procida e Ischia... estoy casi decidida por Prócida, pero tengo una duda... podría hacer desde Nápoles Ischia y Prócida el mismo día? estoy cometiendo una locura por dejar de ver Capri? Gracias y enhorabuena por la entrada

    ResponderEliminar
  9. Hola! Hacer Ischia y Prócida el mismo día es posible aunque no sé si las disfrutarás. De hecho es lo que teníamos pensado hacer nosotros pero al final dejamos correr Ischia y nos quedamos sólo en Prócida. La isla es muy pequeñita y se ve rápido pero nosotros dedicamos bastantes horas a ver la procesión de Viernes Santo tal como explico en esta entrada.
    La idea inicial era hacer Nápoles - Prócida, pasar unas horas en la isla y desde allí ir directamente a Ischia para regresar a Nápoles desde ésta última. El problema es que en noviembre oscurece muy temprano y al ser temporada baja la frecuencia de ferrys y aliscafos disminuye. Consulta las webs de Caremar y SNAV a ver qué horarios tienen y si puedes combinarlo.
    Si te decides por las dos, de Ischia podrás hacerte sólo una idea ya que la isla es más grande. Podrías visitar Ischia Porto y el Castello Aragonese. Hay varias líneas de bus (EAVBUS) que llegan a todos los puntos de la isla, dos de ellas son circulares (una sentido agujas del reloj y la otra al revés). Otros lugares para ver en Ischia: Barano,Serrara Fontana, Forio (jardines La Mortella),Ischia in Casamicciola, Lacco Ameno.... pero imposible verlo todo en un día.
    En cuanto a dejarte Capri, no sé qué decirte.... pero no lo consideres una locura. En los viajes siempre debemos sacrificar alguna cosa a no ser que se vaya muy sobrado de tiempo, al fin y al cabo te quedará una excusa para volver.

    Espero que disfrutes y ya me contarás si al final vas a Ischia qué tal te ha parecido.

    Un abrazo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, muchas gracias por tu respuesta, ya me queda menos en dos días marcho para Nápoles, qué ganas! finalmente analizando las circunstancias me he decidido por Prócida, ya tengo excusa para volver y conocer Ischia y Capri, prefiero disfrutarla tranquilamente que ir agobiada y con prisas....

      Tengo otra idea en mente, os parece mucha paliza hacer Pompeya y Positano el mismo día? creo que aunque lo vea la mayor del tiempo de noche, podría merecer la pena no? ya me decís, muchas gracias y un saludito :)

      Eliminar
    2. Hola de nuevo! Precisamente el último post lo he dedicado a Pompeya y, tal como comento, estuvimos 6 horas visitando las ruinas. Evidentemente si no quieres entretenerte tanto, puedes adaptar la visita a tu gusto y ver lo más importante. Creo que si vas temprano, puedes dedicar la mañana a Pompeya y luego irte a Positano. De todas formas, no sé si vas en transporte público o en coche de alquiler, lo que puede cambiar un poco las cosas. Supongo que ya lo habrás mirado pero de Pompeya puedes coger la línea circumvesuviana hasta Sorrento y de la misma estación sale el bus de Sita Sud que hace los pueblos de la Costa Amalfitana.

      Pásalo muy bien. Saludos

      Eliminar
  10. Hola Teresa, aquí estoy recién llegada de Nápoles y aún impresionada, la verdad es que Nápoles me ha impactado, la primera impresión no fue la major... pero después me fué conquistando... Es una ciudad distinta a todo lo demás, única, hay que estar allí para vivirla, disfrutarla... no dejará indiferente a nadie!
    Finalmente fuimos a Prócida, y no me arrepiento para nada, me encantó, me pareció preciosa y auténtica, la disfrutamos muchísimo! Y finalmente el día de Pompeya no pudimos ir por tiempo a Positano y decidimos pasar la tarde / noche en Sorrento, que las disfrutamos con un paseo para ver las vistas de los acantilados, vimos el Claustro de San Francesco, una pequeña joya.... y cenamos en un restaurante muy recommendable: "El León Rojo", no me enrollo más, pero como resumen ha sido un viaje de 10, saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, veo que lo habéis pasado en grande y que habéis aprovechado un montón. Me alegro mucho y gracias por comentarlo.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.