miércoles, 13 de enero de 2016

Cremona y Piacenza, dos joyas en el norte de Italia

Cerramos 2015 con tres viajes a Italia y muy probablemente el primer viaje de 2016 sea también a algún rincón de este país. Y es que tiene todo lo que me gusta, ejerciendo sobre mí un irresistible poder de atracción.
Este post lo dedico a dos ciudades bellísimas aunque fuera de las rutas turísticas más habituales, se trata de Cremona y Piacenza.
Se encuentran a unos 70 km una de otra y ambas se asientan junto al río Po. El río Po nace en los Alpes, cerca de Turín y desemboca en el mar Adriático, fluyendo de oeste a este por el norte del país. La conocida como llanura padana es una de las zonas más ricas de Italia y de Europa, atravesando ciudades importantes como Turín (aquí), Pavía, Cremona, Piacenza y ya cerca de Ferrara (aquí) empieza a formar un amplio delta antes de llegar al mar.
De todas formas, a diferencia de Turín, ni en Cremona ni en Piacenza el río forma parte de sus barrios más céntricos, lo que hace que pase desapercibido cuando se visitan estas dos ciudades.





CREMONA

Se encuentra en el margen norte del río Po y pertenece a la región de Lombardía. Tiene unos 71.000 habitantes.
Llegamos a la ciudad por la tarde y nos atrapó enseguida el buen ambiente que se respira en las calles y plazas del casco antiguo, muy agradable para pasear como suele ser en la mayoría de ciudades italianas. Guiados por el campanile como si se tratara de un faro, fuimos acercándonos a la Piazza del Comune, caminando entre palazzos y muchos comercios decorados con el buen gusto que caracteriza a los italianos.









Predominan las tiendas de ropa y calzado pero también las tiendas que venden los productos típicos de Cremona, especialmente el torrone - parecido al turrón de Alicante- y otras delicias de la zona, como la mostaza, vinagre de Módena, quesos, embutidos, vinos, etc.



Sin embargo, tienen un especial interés las tiendas-talleres de los lutieres.


Según Wikipedia: Un luthier, lutier, laudero, lutero o violero es una persona que construye, ajusta o repara instrumentos de cuerda frotada y pulsada. Esto incluye violines, violas, violonchelos, contrabajos y violas da gamba y todo tipo de guitarras (acústica, eléctrica, electroacústica, clásica), cuatros, laúdes, archilaúdes, tiorbas, mandolinas, clavecines, timples, etc. La palabra francesa lutherie, usada en una gran variedad de idiomas, hace referencia al arte de construir instrumentos de cuerda.

La “Cremona  liutaria” es Patrimonio Inmaterial de la Unesco. La organización reconoció en 2012 la fabricación artesanal de violines en Cremona.
Ver aquí el comentario de la UNESCO.




En Cremona, nació (1644), trabajó y murió (1737) el más famoso creador de instrumentos musicales, el artesano de violines por los cuales se están pagando verdaderas fortunas aún hoy en día: Antonio Stradivari. Las dos generaciones de Stradivari fabricaron unas 2000 obras maestras. Otras de las familias de lutieres más importantes fueron los Guarnieri y Amati. 
Algunos de estos talleres se pueden visitar, en la Via Sicardo (calle que sale de la plaza de la catedral) hay algunos de ellos y si estamos interesados en el tema musical también podremos visitar el Museo del Violín. La tradición continúa y se siguen formando buenos profesionales en la escuela oficial de luthiers situada en la misma Piazza Marconi junto al museo.
En la Piazza Roma empieza la zona turística, de aquí sale una de las calles más comerciales y animadas, el Corso Giussepe Mazzini donde se concentran un gran número de palazzos. Muchas de las callejuelas estrechas que desembocan en el corso, empiezan con un arco y en concreto uno de ellos, el de la Via Lauretano es muy interesante, con la imagen de la Virgen rodeada de ángeles.





Cuando llegamos a la Piazza del Comune, quedamos maravillados ya que la bien lograda iluminación le de ese plus añadido de encanto. La Catedral es preciosa, de estilo gótico lombardo (aunque se empezó a construir en estilo románico) a semejanza de las de Ferrara o Mantova, con dos leones custodiando la entrada. El campanile y baptisterio están separados como es también habitual del estilo lombardo.
Al día siguiente completamos ya con más calma la visita de la ciudad.

PIAZZA DEL COMUNE (o PIAZZA DEL DUOMO)

Es un conjunto espléndido de arte lombardo con elementos románicos, góticos y renacentistas, un espacio que por sí solo justifica una visita a Cremona. A un lado, el poder religioso, el Duomo y Baptisterio, con el altísimo torrazzo y al otro, dos bellos ejemplos de arquitectura civil, el Palacio del Comune (Ayuntamiento) y la Loggia dei Militi




DUOMO:

Está dedicada a Santa María de la Asunción y se empezó a construir a principios del Siglo XII, durante una época de bienestar económico de la ciudad. El lugar escogido fue el punto más alto, donde quedara protegida de las posibles inundaciones del río Po. El aspecto actual es el resultado de varias modificaciones posteriores, mayoritariamente en el siglo XV.  La fachada principal está revestida de mármol blanco de Carrara sobrepuesto al típico ladrillo lombardo y su puerta de entrada está enmarcada por dos columnas sostenidas por leones. 










La logia renacentista es un atrio porticado que conecta la torre con la catedral.



En su interior destacan los frescos de diferentes autores y los tapices flamencos del siglo XVI.





No hay que conformarse admirando sólo la monumental fachada de la Piazza del Comune, sino que hay que dar la vuelta completa para valorar la obra en su conjunto.  Frente a una entrada lateral se encuentra el Palacio Episcopal.








BAPTISTERIO:

Es un edificio románico de planta octogonal pero su recubrimiento de mármol es renacentista. Su puerta es también de estilo lombardo.






TORRAZZO:

Es el símbolo de la ciudad. Se empezó a construir a finales del siglo XIII pero se fue completando por etapas. Su remate octogonal es del siglo XIV y el reloj astronómico del siglo XV. Con 8 metros de diámetro está considerado el reloj astronómico más grande del mundo. Muestra diferentes estrellas y las constelaciones del zodíaco.






Tiene ocho campanas, siete de ellas son de 1744, todas ellas afinadas en LA mayor. La más antigua (1581) es la que da las horas y ésta suena en RE bemol.
Su altura es de 112 metros y no hay que dudar en subir los 502 peldaños para disfrutar de unas interesantes vistas. Se puede salir a la terraza de la logia y a partir de aquí se va subiendo por una amplia escalera de mármol blanco y rosa muy erosionado.






En una de las pequeñas estancias que se encuentran a medio camino hay un audiovisual que explica el funcionamiento del reloj astronómico.  Lógicamente el camino se va estrechando y para salir a la parte más elevada el acceso es por una escalera de caracol metálica.
Las vistas sobre el casco antiguo de Cremona merecen el pequeño esfuerzo.











PALAZZO MUNICIPALE:

Se construyó en el siglo XIII pero fue también reformado durante el Renacimiento. En su Sala de los Violines se conservan cinco obras maestras de Stardivarius, Guarnieri y Amati, las tres familias de lutieres más importantes de Cremona. Los violines se tocan y ajustan cada día para mantenerlos siempre afinados.







Cada mes de julio, la ciudad acoge un Festival Internacional de Música Clásica y en el patio se celebran varios conciertos. Cruzando el patio, saldremos a la Plaza Stradivarius con una bonita estatua dedicada al famoso lutier entregando un violín a un niño. 






LOGGIA DEI MILITI:

La logia de los militares es de la misma época que el edificio del ayuntamiento, un buen ejemplo de arquitectura civil gótica lombarda.
Construido  de ladrillo, tiene un pórtico con grandes arcos ojivales por encima del cual hay tres ventanas decoradas con tres luces. Entre los arcos se puede ver una placa con la fecha de la fundación de la Logia y el escudo de la ciudad sostenido por Hércules quien, según la leyenda fue su fundador.




PIACENZA

Piacenza (Plasencia, en español), se encuentra en la orilla derecha del río Po y pertenece a la región de Emilia-Romaña. Tiene cerca de 103.000 habitantes.

Aunque no le encontramos el encanto de Cremona es una ciudad también interesante. ¿Conocéis alguna ciudad italiana que no lo sea?. Se hace difícil encontrar alguna.




PIAZZA DEI CAVALLI:

En esta céntrica plaza iniciamos nuestra ruta por la ciudad, nos encontramos en el corazón comercial y político de Piacenza. Debe su nombre a las dos ESTATUAS ECUESTRES que presiden el Palazzo Gottico, los duques Alessandro y Ranuccio I Farnese, obras barrocas de Francesco Moschi (S.XVII).



Si nos plantamos de cara al Palacio Gótico, a la derecha tenemos la estatua de Ranuccio (1620) representado con atuendo romano y un cetro en la mano. Los bajorrelieves de la base simbolizan la verdad, inteligencia y otras virtudes que debe poseer un buen gobernante. A la izquierda, la estatua de su padre, Alessandro (1625), con una expresión de movimiento en el crin y cola del caballo. En su base, bajorrelieves que representan los mejores momentos de su carrera militar, desarrollada principalmente en Flandes.



El magnífico PALACIO GÓTICO que domina prácticamente todo un lateral de la plaza, es del siglo XIII y se trata del edificio del antiguo Ayuntamiento. En un estilo sobrio, es el mejor ejemplo de gótico lombardo que nos muestra la ciudad. Sobre una base de mármol, abierto por una galería con arcos góticos, se establece la planta superior revestida en ladrillo, combinación de materiales habitual en este estilo arquitectónico.
Entre la cuarta y la quinta ventana se puede ver una imagen de la Virgen con el Niño (la original del siglo XIII se conserva en el Museo Cívico) procedente de la cercana iglesia de San Francesco. En la torre central se encuentra la campana histórica, utilizada en el pasado para llamar a la población.




PALACIO DEL GOBERNADOR:

Es el otro gran palacio de la Piazza dei Cavalli, frente al Palacio Gótico y con fachada pintada de color rosado. Su nombre es debido a que durante un tiempo (desde el siglo XVIII hasta 1860) albergó las oficinas del gobernador. Actualmente es la sede de la Cámara de Comercio. En la fachada destaca una torre central con reloj y dos torres laterales. El balcón está decorado con varias estatuas mitológicas y jarrones.




BASÍLICA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS:

Es el tercer edificio a destacar en la Piazza dei Cavalli. En estilo gótico, se empezó a construir en 1278 y se acabó la obra en 1363. Como dato curioso, citar que en esta iglesia se proclamó la anexión de Piacenza al reino de Piamonte en 1848. En el lado derecho se conserva parte del antiguo claustro.
La estatua que se encuentra frente a la fachada principal corresponde a Gian Domenico Romagnosi, filósofo, jurista, economista, físico y político italiano quien mantuvo una estrecha relación con la ciudad de Piacenza.








El Palacio Gótico comunica con la Piazzeta Mercanti donde se encuentra el palacio del mismo nombre, el PALAZZO DEI MERCANTI, sede actual del Ayuntamiento o Administración Comunal.
Quizás hubiera tenido que empezar por aquí ya que es donde encontraremos la Oficina de Turismo donde nos facilitarán los mapas y la información necesaria para visitar la ciudad y alrededores. El edificio es la antigua sede de los comerciantes de la ciudad y el aspecto actual corresponde a una reconstrucción del siglo XVII.






PIAZZA DEL DUOMO:

Desde la PIAZZA DEI CAVALLI seguimos la calle XX Settembre, arteria comercial de la ciudad pero que está prácticamente desierta al ser domingo, y llegamos a la PIAZZA DEL DUOMO.





En la Piazza del Duomo se encuentra la Basílica Catedral de Santa María de la Asunción y Santa Justina (S. XII) de estilo románico lombardo, se muestra bastante más modesta que la de Cremona y otras catedrales de la región, pero es considerada uno de los monumentos más importantes del norte de Italia en su estilo. Las obras se iniciaron en 1122 sobre una iglesia antigua y se completaron en 1233. La fachada es de piedra arenisca y mármol rosa con un rosetón central y dos esbeltas columnas la dividen en tres partes, con sus correspondientes portales.





A la izquierda de la fachada principal se levanta el campanario de 71 metros (1333) que actualmente se encuentra parcialmente cubierto por restauración. El ángel de la parte superior, el Piacentini, se considera el símbolo de la ciudad. En la torre se distingue una ventana con rejas donde se encerraba a los presos para el escarnio público aunque parece ser que nunca fue utilizada.







Uno de los muchos tesoros que guarda su interior son los paneles de los gremios medievales. En la cripta -con sus 108 columnas románicas- se conservan las reliquias de Santa Justina, patrona de Piacenza.
A la izquierda de la catedral, el Palacio Episcopal, suntuoso edificio recién restaurado que alberga el Museo Diocesiano.
En el centro de la plaza se levanta una columna dedicada a la Virgen María.





PALAZZO FARNESE:

En la Piazza Cittadella se levanta este impresionante palacio inacabado. La familia Farnese ejerció su poder sobre la ciudad a partir de 1545 bajo el dominio de los españoles y el palacio que albergaba su corte muestra el esplendor de aquella época.
En sus grandes estancias se encuentran varios museos: Museo Arqueológico, Museo de los Carros, Museo del Renacimiento, Armería, Pinacoteca y los Archivos de Estado en el segundo piso.
Si tenemos la posibilidad de hacer una visita más completa a la ciudad, podremos visitar otras iglesias de gran interés:


BASÍLICA DE SAN ANTONIO:

Es una de las muestras más interesantes de la cultura arquitectónica Piacenza siglo XI. Se levantó sobre una antigua basílica paleocristiana (350 – 375) construida por San Vittore, el primer obispo de la ciudad y donde están sus reliquias Tras los daños producidos por las invasiones de los bárbaros, se reconstruyó en 1014 y ha sufrido varias remodelaciones a lo largo del tiempo. Es interesante su torre octogonal de 40 metros de altura. En su interior se pueden admirar varios frescos del siglo XI.




BASÍLICA DE SAN SAVINO, una joya románica que se empezó a construir en el año 903dC y se consagró en 1107.

IGLESIA DE SAN SIXTO y IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE CAMPAGNA, ambas renacentistas, obras de Alessio Tramello, hijo de la ciudad.




Pero no todo es arquitectura religiosa. Museos, galerías de arte y, sobretodo, dejarse llevar sin rumbo fijo, admirando las fachadas de los bellos palazzos y – cuando se pueda – echar un ojo a sus patios o jardines interiores. Algunos de estos son el Palazzo Costa Trettenero o el Palazzo Angissola di Grazzano.  






Dos ciudades que bien merecen un alto en el camino.

16 comentarios:

  1. Hola,
    A nosaltres també ens encanta a Itàlia, tot i que ho coneixem menys que vosaltres. Quina meravella el Duomo de Cremona, que em recorda el Duomo de Lucca, ciutat que hem visitat fa uns pocs mesos. Salutacions. Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veus, doncs Lucca no la coneixem i sé que és preciosa. Tot arribarà...piano piano.

      Una abraçada

      Eliminar
  2. Qué maravilla. No conozco ninguna de las dos, pero me gustaría visitarlas, claro está. Italia juega en otra liga, es un país que nunca te defrauda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una expresión muy acertada, definitivamente Italia juega en otra liga, así es.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que lugares tan preciosos, no conocía ninguno de los dos y me los apunto porque me han encantado. Además he de decirte, que me has metido ganas de ir a Italia en el siguiente viaje...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan gustado y de que te hayan entrado ganas de ir a Italia, a nosotros siempre nos apetece.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Al 90% de las veces que me paso por tu blog le sigue una visita al google maps para saber exactamente donde se encuentra el destino y como lo puedo visitar. Ya veo que está cerquita de Milan. Es decir, a 80 km de la final de la Champions de 2016. Ahora solo falta que el Barça llegue, conseguir entradas e ir un par de días antes...Por cierto, el color rojo de Cremona me ha recordado mucho al de Bolonia. Y, por cierto también, este reloj astronómico, tengo que verlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Jordi, cualquier excusa es buena para organizar un viajecito y si es para ver la final de la Champions y al Barça levantando la copa, mejor que mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Dues ciutats precioses per visitar. El fet de no ser a la llista de les rutes turístiques els hi dóna un valor afegit.

    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja fa molts anys, una recepcionista d'un hotel de Milà ens va parlar de Cremona i des de llavors que tenia ganes d'anar-hi. Ha costat, però tot arriba un dia o altre.

      Una abraçada

      Eliminar
  6. La Bella Italia!!! Qualsevol indret és un tresor. A mí em té captivada i enamorada perdudament.
    Gràcies, Teresa pel magnífic post.
    Tindré les dues ciutats pendents per una propera visita.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalment d'acord amb tu, Elisenda. Itàlia és una font inesgotable per tots a qui ens agraden els viatges, l'art, la cultura, el bon gust i el bon menjar.

      Una abraçada

      Eliminar
  7. Hola Mª Teresa. Muy buenas ideas. Estoy pensando en ir con mi novia en enero a Milán y Cremona. ¿Sería suficiente un día para Cremona? llegando tempranito desde Milán y volviendo a última hora, cuando cierre todo. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! El centro histórico de Cremona es pequeño, se puede recorrer perfectamente en un día.

      Espero que disfrutéis mucho del viaje. Un abrazo

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la respuesta Mª Teresa. En mi humilde opinión, una visita al año a Italia es obligatoria!! En cuanto a Cremona, me parece visitable en un día. Como músico, el museo Stradivari es un plus y desconozco si hay algún museo de arte en la ciudad -aunque creo que está en el mismo museo municipale?-, además del duomo y las varias basilicas o iglesias que supongo habrá, como ciudad italiana.
      Si hay alguna recomendación para llenar el estómago, también te lo agradecería!
      Un saludo

      Eliminar
    3. Muy de acuerdo y solemos cumplirlo, cada año hacemos una escapada a Italia aunque sólo sea por 4 o 5 días. En cuanto a lugares para comer, no te preocupes en absoluto, nosotros comimos en pequeñas trattorias del centro. No recuerdo el nombre pero todas excelentes.

      Un abrazo y a disfrutar!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.