jueves, 21 de enero de 2016

Zadar, la ciudad que me enamoró

Antes de viajar a Croacia, Zadar era la ciudad de la que menos me esperaba, 

consciente de que no encontraría el encanto de Dubrovnik, ni una joya arquitectónica como el Palacio de Diocleciano en Split, o la monumentalidad de Zagreb, la capital del país. Me pregunto si el hecho de esperar poco de ella fue la clave para disfrutarla al máximo, no sé, pero puedo asegurar que Zadar fue una total sorpresa.


Puerto de Zadar

Catedral de Santa Anastasia


Su Historia se remonta a 3000 años de antigüedad. El trazado de la ciudad es de la época romana y se organiza alrededor de las que fueron las dos principales vías romanas, el cardo maximus y decumanus, aunque no queda ningún monumento significativo de aquel período. En cambio, sí se nota su clara influencia veneciana ya que Zara, nombre como se conocía a Zadar, estuvo bajo la protección de Venecia durante siglos, siendo la capital de la provincia de Dalmacia, época de mayor florecimiento de la ciudad, tanto desde el punto de vista urbanístico como artístico y cultural, con la fundación de la Universidad (1396) siguiendo el modelo de otras universidades italianas. Lamentablemente, los bombardeos de la II Guerra Mundial se llevaron una gran parte del patrimonio de la ciudad antigua. Desde 1947 pasó a formar parte de la República de Yugoslavia hasta su desintegración a finales de los 90 pasando a formar parte de la República de Croacia

Su ciudad antigua se encuentra en una península fortificada unida a la parte nueva por un puente. La parte nueva de la ciudad no tiene ningún interés turístico pero merece la pena caminar por el puente y coger distancia para observar la fachada amurallada junto al puerto.
Puente que comunica la ciudad antigua con la parte nueva

Vista de la muralla desde el puente

Hay que aparcar el coche fuera de la muralla ya que toda la ciudad antigua es peatonal. No llevábamos ningún mapa ni planificación, no hace falta, porqué la visita es muy fácil. Se trata de una gran lengua que tiene a un lado el mar que entra formando una especie de lago (Luka Jazine) y el largo y ancho puente que la separa de la ciudad moderna, y por el otro lado, el Adriático , el mar abierto, con unas magníficas vistas.
Animada Calle Jurja Barakovica
Calle don Ive Prodana

LA MURALLA Y SUS PUERTAS

Gran parte de sus muros corresponden a la época veneciana, construidos para defender la ciudad de los ataques de los turcos. Sin embargo, en la parte oriental, junto al puente peatonal, quedan algunos vestigios de la antigua muralla medieval y restos romanos. Antiguamente llegó a tener hasta 30 puertas de entrada, de las cuales la mayoría fueron tapiadas y se conservan sólo seis.
PUERTA DE TIERRA:

También se conoce como Puerta del Continente, Puerta de Terraferma o Puerta de Zara. Construida en 1543, durante la época veneciana, es la más bonita y monumental de las que se conservan y fue la entrada principal de la ciudad. Se considera una de los mejores ejemplos del Renacimiento en Dalmacia.
Puerta de Terraferma


Con aspecto de arco triunfal, el pasaje central permite el paso de vehículos mientras que dos los laterales son para los peatones. Destaca el gran león en el centro, símbolo de San Marcos y sobre el arco central se puede ver a uno de los patrones de la ciudad, San Crisógono, montado a caballo. Esta puerta da a un pequeño y coqueto puerto deportivo llamado Foša.

Foša

Foša

PUERTA DEL MAR:

También llamada Puerta del Puerto, Puerta Marina o Puerta de San Crisógono por encontrarse cerca de la iglesia del mismo nombre. Se construyó también en el siglo XVI por los venecianos algunos años después de la anterior (1573), para celebrar la victoria de la flota cristiana sobre los turcos en la Batalla de Lepanto. Se aprovechó la apertura de un antiguo arco romano. De nuevo el siempre presente león de San Marcos -en la parte exterior la cual da al puerto- mientras que en la parte interior se puede ver a San Crisógono a caballo. 

PUERTA DEL PUENTE:

Se abre frente al largo puente que separa la ciudad antigua de la parte moderna. Es la más nueva de todas ellas, construida por los italianos en estilo neo-renacentista en la década de 1930. Al cruzar la puerta nos encontramos en la animada calle Jurka Barakovica que desemboca en la Plaza del Pueblo.
Bridge Gate


Calle Jurka Barakovica

PUERTA DE SAN ROQUE:


Se trata de una pequeña puerta (1570) cerca de la Puerta del Mar. Tras cruzarla nos encontraremos con los colores de su mercado de frutas y verduras y otros productos gastronómicos de la zona.
Puerta de San Roque

Mercado

Hay otras dos puertas menos importantes y  muchas veces pasan por alto, la PUERTA DE SAN DEMETRIO, una antigua puerta medieval  que estuvo tapiada durante años reabriéndose en 1873. La más pequeña de todas ellas es la PUERTA DE LA CADENA, junto al viejo Arsenal, construida en 1877 en la época en que Zadar estaba bajo control de los austríacos, en el lugar donde hubo una abertura medieval.

SUS PRINCIPALES PLAZAS

PLAZA DEL PUEBLO:

La Plaza del Pueblo (Narodni Trg) fue el centro de la ciudad medieval y hoy continúa siendo un magnífico punto vital de Zadar. Además de los importantes edificios civiles que tiene, es uno de los mejores lugares para disfrutar del buen clima veraniego en alguna de sus terrazas, normalmente con algún grupo musical que anima la velada. 

El elemento más representativo de la plaza es su torre del reloj, construida en 1798 bajo administración austríaca sobre un antiguo edificio renacentista, el Palacio de Guardia de la Ciudad (1562). Actualmente es la sede del Museo Etnográfico.
Plaza del Pueblo

Justo enfrente, al otro lado de la plaza, se encuentra otro edificio renacentista (1565), la llamada Gradska Loza, o Logia de la ciudad. Antiguamente fue el Tribunal de Justicia y hoy en día es una sala de exposiciones.

Logia o antiguo Tribunal de Justicia


El edificio del Ayuntamiento ocupa casi toda la cara norte de la plaza y se construyó en 1934.

PLAZA DEL FORO:

De la Plaza del Ayuntamiento seguimos por la Calle Široka, una de las más concurridas de la ciudad, la popular Kalelarga como se conoce popularmente.

Kalelarga. A la derecha Palacio de Guardia y al fondo torre de la catedral


A pocos metros encontramos la espectacular y amplia Plaza del Foro. Como indica su nombre, en este emplazamiento se encontraba el Foro Romano, el lugar donde se desarrolló la vida pública de la ciudad romana desde el siglo I aC hasta el siglo III dC. Dicho foro era el más grande de esta parte del Adriático, tenía 90 metros de largo por 45 de ancho, con tres galerías porticadas y columnas de mármol. Lo único que queda son algunos sarcófagos y restos de las columnas. En la misma plaza se encuentra el Museo Arqueológico fundado en 1832 que conserva piezas de las diferentes épocas de la ciudad.
Restos romanos en la Plaza del Foro

Su edificio más representativo y posiblemente el más emblemático de Zadar, es la Iglesia de San Donato construida en el siglo IX y cuyo nombre corresponde al obispo que la ordenó construir. Se trata de un gran edificio cilíndrico pre-románico, la única iglesia que queda en Dalmacia de ese estilo.
Iglesia de San Donato junto a la torre de la catedral


La visita cuesta 20kn y aunque se encuentra muy reformada, considero que merece la pena. Para su construcción, tanto en el exterior como en su interior, se utilizaron algunos elementos romanos, como dos grandes columnas, parte del altar de los sacrificios o la base de una estatua donde se pueden ver inscripciones dedicadas al dios Júpiter y a la diosa Juno. Su interior de base circular está formado por seis pilares y dos columnas que separan el centro del anillo que rodea la nave. Imprescindible subir las empinadas escaleras para acceder al segundo piso, antiguamente reservado para las mujeres, desde donde se puede ver muy bien su estructura. Desde 1797 ya no actúa como iglesia y gracias a su excelente acústica, cada año se realizan conciertos dentro del marco del Festival Internacional de Música.
Iglesia de San Donato

Elementos romanos utilizados en la construcción de la iglesia

Al lado de la iglesia de San Donato destaca la elevada torre de la catedral de Santa Anastasia pero la entrada principal está en la anexa plaza de Santa Anastasia.

En el exterior de la Iglesia de San Donato veremos una elevada columna, se trata del llamado Pilar de la Vergüenza donde eran encadenados todos aquellos que cometían algún delito menor para ponerlos en evidencia delante de los vecinos.

Pilar de la Vergüenza

En la misma Plaza del Foro, otra de las muchas iglesias que hay en Zadar. Es la Iglesia de Santa María que pertenece a un monasterio benedictino. Es de 1066 pero reconstruida en estilo renacentista. El campanario románico es del 1105. Tiene un gran valor el tesoro que conserva, con varios objetos de la época bizantina. Durante la II Guerra Mundial la iglesia sufrió grandes daños pero las monjas se encargaron de custodiar bien los objetos de valor.

Iglesia de Santa María

PLAZA DE SANTA ANASTASIA:

Es la pequeña plaza (Trg Svete Stošije) donde se encuentra la fachada principal de la Catedral. Está dedicada a Santa Anastasia y en su interior se conservan sus reliquias. La fundaron los bizantinos en el siglo IX pero se reconstruyó entre los siglos XII y XIV, por tanto en un estilo que mezcla elementos románicos y góticos como se puede ver en los dos rosetones que decoran su fachada, románico el de mayor diámetro y gótico el más pequeño. 
Catedral de Santa Anastasia
En el timpano de la puerta principal se puede ver una imagen de la Virgen y el Niño, acompañada de los santos patrones de la ciudad, San Donato y Santa Anastasia.

Rosetones


Puerta principal de la Catedral

Interior de la Catedral

PLAZA DE LOS CINCO POZOS: 

Esta bonita plaza (Trg Pet Bunara) se sitúa detrás de la Iglesia de San Simón entre la muralla medieval y el bastión renacentista Grimani, que se convirtió en parque cuando acabó el asedio turco. Se conoce con el nombre de Parque de la reina Jelena Madije y fue el primer parque público de Croacia. En el siglo XVI, los venecianos construyeron una gran cisterna con cinco salidas de agua potable, los cinco pozos perfectamente alineados, con la finalidad de resistir el asedio de los turcos. Ya no están en uso y la plaza es un lugar popular de encuentro que se utiliza para varios tipos de eventos. La torre medieval es la única que queda de las diez torres que tenía la fortificación.
Plaza de los cinco pozos

Plaza de los cinco pozos

PLAZA PETAR ZORANIć:   

La plaza lleva el nombre de escritor croata renacentista Petar Zoranić y está entre la Plaza de los cinco pozos y la Iglesia de San Simón. Bajo un cristal se pueden observar algunas ruinas romanas y también veremos una columna romana que procede del foro y se colocó aquí a principios del siglo XVIII. En esta plaza empieza la famosa calle Kalelarga.
Plaza Petar Zoranic. Columna romana y torre de la Iglesia de San Simón
Plaza Petar Zoranic

PLAZA DE LOS TRES POZOS:

Es la hermana pequeña de la Plaza de los Cinco Pozos y es donde se levanta el Arsenal, un antiguo almacén que estuvo abandonado durante muchos años y que se ha rehabilitado en centro cultural.

OTROS EDIFICIOS RELIGIOSOS DE INTERÉS


Además de las que he nombrado, Zadar tiene muchas más iglesias. Dos de las más interesantes son la Iglesia de San Crisógono, con una fachada que recuerda la de la catedral, y la Iglesia monasterio de San Francisco, el templo gótico más antiguo de Dalmacia.

LA RIVA Y EL PUERTO

En el Paseo marítimo, es donde se encuentran dos de los “monumentos” más conocidos de Zadar y ambos son obras modernas.

Paseo marítimo


ÓRGANO DEL MAR:


En croata, Morske Orgulje, Se inauguró en 2005 y es obra del arquitecto Nikola Basic. Se trata de un instrumento muy especial el cual reproduce una melodía gracias a la entrada y salida de las olas del mar. La verdad es que antes de verlo me costaba imaginarlo pero una vez allí se entiende fácilmente su funcionamiento.

Órgano del mar


Consta de unas gradas de mármol de 70 metros de longitud bajo las cuales se esconden 35 tubos afinados en una cavidad resonante, con pequeñas salidas en forma de agujero sobre el paseo marítimo. Lógicamente el sonido es aleatorio en función del oleaje, no imaginemos una gran obra musical, es más bien una melodía mística, un sonido algo hipnotizante. Es el lugar ideal para sentarse en las gradas de cara al mar, relajarse y escuchar. Mucha gente lo hace, tanto los turistas como los locales.




SALUDO AL SOL: 


Al lado del órgano del mar, consiste en un gran círculo de 22 metros de diámetro y compuesto por 300 placas de vidrio que acumulan energía solar y energía de las olas y cuando oscurece se transforma en un espectáculo de luces de colores, una gran distracción para todo el mundo, especialmente para los niños.




La idea es realizar una comunicación simbólica con la naturaleza a través de la luz, de igual forma que con el órgano del mar es a través del sonido. En el perímetro hay una representación de los planetas y sus órbitas. Los nombres y números son parte del llamado calendario de San Crisógono de 1292, creado en Zadar y recuperado en 1964 en la Bodleian Library de Oxford (la de Harry Potter, ¿recordáis?). Es un documento muy antiguo, quizás el primero en el que los datos astronómicos están escritos con los números arábigos. Además de la parte del calendario con las fiestas y los nombres de los santos, tiene una parte astronómica.
Saludo al sol de noche

Según Alfred Hitchcock desde aquí se disfruta del mejor atardecer del mundo, cosa que no pudimos comprobar porqué el cielo se nubló. 





Es muy bonito pasear por esa zona al atardecer. De hecho, cada rincón de la ciudad antigua de Zadar invita a sentarse un rato, a escuchar música en vivo, cenar en una terracita, tomar un cóctel …. ummm, qué buenos momentos pasamos en Zadar. 



8 comentarios:

  1. Excel.lent. No coneixo la ciutat perquè tot i que vam estar a Croàcia uns 12 dies vam començar la costa Dàlmata desde Dubrvnik i vam arribar, només fins a Sibenik. I tot i que la penínunsula d'Ístria tampoc la coneixo, aquesta queda més a mà que Zadar, que ara m'ha quedat despenjat.
    I és una pena perquè és una autèntica joia. M'ha encantat aquesta església preromànica amb finestres de ferradura i, es clar, la preciosa catedral romànica. El terra del Carrer Jurja Barakovica em recorda el de l'Stradum de Dubrovnik. Quins records! I aquesta porta renaixentista és també excepcional. Gràcies pel post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tens raó, Istria queda més a mà,nosaltres la vam visitar quan vam estar a Eslovènia. Jo crec que Zadar em va agradar tant pel bon ambient que hi vam trobar, ens ho vam passar molt bé i també perquè va ser una mica la novetat, els primers dies de vacances, un vespre molt agradable, les terrassetes dels restaurants amb música a tot arreu...després ja ens vam anar acostumant a aquesta dolce vita, les ciutats de Dalmacia són totes molt semblants.

      Una abraçada

      Eliminar
  2. Meravellosa entrada, Teresa. És un de les meves destinacions pendents. Gràcies per compartir-ho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies a tu per comentar!!! Una abraçada

      Eliminar
  3. Croacia, destino pendiente ¡gran fallo por lo que veo! Habrá que ir.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente todos tenemos destinos pendientes, lo que es sinónimo de proyectos e ilusiones.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Pues sí que es una preciosidad, no me extraña que la disfrutarais. Le tengo muchas ganas a Croacia, pero con eso de que se ha puesto de moda, me da un poco de miedo las multitudes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las multitudes también me repelen un poco, la ventaja es que casi nunca viajamos en temporada alta. En la Costa de Dalmacia había turismo en general pero donde encontramos más gente fue en Dubrovnik. No se puede negar que es una ciudad preciosa pero me sentí un poco como en un parque temático.

      Saludos

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.