sábado, 19 de marzo de 2016

La Muralla de Ston

En un istmo de la Península de Peljesac, se encuentra la Muralla de Ston, el segundo sistema de fortificación más largo del mundo tras la Gran Muralla China. A pesar de encontrarse tan sólo a unos 60 kilómetros de la turística ciudad croata de Dubrovnik, es un lugar que poca gente tiene en cuenta a la hora de incluirlo en su itinerario.

SU HISTORIA
Se empezó a construir en el siglo XIV y se completó en el siglo XV como primera línea de defensa de la ciudad de Dubrovnik contra los ataques otomanos, a pesar de que ésta ya estaba bien protegida con grandes muros de defensa.
A la vez servía para para proteger un bien muy preciado, la sal, cuya extracción sigue realizándose de forma manual desde la Edad Media.
Tras la caída de la República de Ragusa, la muralla se fue abandonando y parte de sus materiales fueron utilizados para construir edificios.


Las obras de restauración empezaron en 1960 gracias a los esfuerzos de una conservacionista croata, Luksa Beritic, pero no fue hasta 2003 cuando el proyecto se tomó en serio, en parte, gracias a los daños que había ocasionado el terremoto de 1996.
Se intentó llevar a cabo una restauración lo más fiel posible a la obra original, esculpiendo la piedra pieza a pieza como hacían los maestros medievales.
Finalmente se reabrió al público en 2009.

CUENTAN QUE…
…  cuando Marco Polo regresó del Lejano Oriente, explicó a las autoridades de Ragusa (nombre con que se conocía a Dubrovnik) cómo habían de construir una muralla para proteger la República, basándose en la Gran Muralla China que le había dejado maravillado.


CARACTERÍSTICAS DE LA MURALLA
Se trata de un muro de más de 5 kilómetros de largo que conecta los pueblos de Ston y Mali Ston (que significa Pequeño Ston). Sus paredes miden entre 5 y 10 metros de altura y llegó a tener 30 torres rectangulares y 10 circulares, de las que han sobrevivido un total de 20.
La base fue construida por dos maestros de obras locales, Zupan Bunic (1455) y Paskoje Milicevic (de 1488 a 1506) pero la construcción se atribuye al italiano Bernardin (1461) y al francés Olivier (de 1472 a 1478).




CÓMO VISITARLA
Para visitar esta Gran Muralla China europea, como se la conoce popularmente, podemos iniciar el recorrido en Ston o en Mali Ston, por lo que se puede hacer en ambos sentidos.
Nosotros empezamos por Mali Ston, donde aparcamos el coche. El tramo inicial es el más duro, con una fuerte pendiente e inacabables escalones, pero el esfuerzo se ve de sobras recompensado con las magníficas vistas desde el punto más alto, la Fortaleza de Pozvizd. Después sigue un tramo más o menos llano para acabar con una pronunciada cuesta abajo -también con varios escalones- hasta llegar a Ston, sin perder de vista la imagen del pueblo y sus salinas. En total es un recorrido de aproximadamente 1.5km que se hace en una media hora.


Desde Ston regresamos a Mali Ston por un camino habilitado junto a la carretera, lo que nos llevó poco menos de 10 minutos.
Para los aficionados a correr maratones, una buena manera de conocer la Muralla de Ston es participando en la maratón que se realiza cada mes de septiembre. El punto de salida y llegada está en Ston y la muralla se recorre al principio de la carrera.

INFORMACIÓN ÚTIL
Horarios
Del 1 de abril al 31 de mayo: de 8 a 18.30
Del 1 de junio al 31 de julio: de 8 a 19.30
Del 1 de agosto al 30 de septiembre: de 8 a 18.30
Del 1 de octubre al 31 de octubre: de 8 a 16
Del 1 noviembre al 31 de marzo: de 9 a 15
Precio
40 Kn (5.5 € aprox.): Entrada general
20 Kn (2.7 € aprox.): Entrada para niños, estudiantes y jóvenes de menos de 18 años
Cómo llegar
En nuestro caso llegamos en coche particular pero si se quiere viajar en transporte público, los autobuses que hacen la línea de Dubrovnik a Korcula paran en Ston y en Mali Ston.


STON
Tras Dubrovnik, Ston fue la segunda ciudad en importancia de la República de Ragusa. La ciudad está protegida con una muralla de 890 metros que se complementa con la fortificación fuera de la ciudad, un total de 5 kilómetros.




Sus salinas se encuentran entre las más antiguas y mejor conservadas de Europa.
Un buen momento para visitar Ston es durante los meses de julio y agosto cuando se recoge la sal, pilar económico de la zona desde la Edad Media.





MALI STON
En el extremo norte del istmo se fundó Mali Ston en 1335, parte también del sistema defensivo.  Se trata de un pequeño pueblo marinero que se dedica a los criaderos de ostras, las cuales se pueden degustar en cualquiera de sus restaurantes. Salvando las distancias, el puerto es parecido al de Dubrovnik, con tres arsenales, una torre redonda -llamada la Fortaleza de la Corona- y una puerta fortificada con la imagen de San Blas.





Así pues, no faltan motivos para alejarnos del bullicio de Dubrovnik y disfrutar de todos los atractivos que nos ofrece la Península de Peljesac.


6 comentarios:


  1. És normal que Marco Polo quedes meravellat de la Gran Muralla China, nosaltres també. Si havien de protegir la república, van fer bé de seguir els consells d'aquest gran viatger. En el trajecte vau fer unes fotos molt maques. Un magnífic reportatge.

    Una forta abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comparació amb la Gran Muralla es exagerada, principalment per les seves dimensions, però s'ha de dir que des d'alguns punts hi té una gran semblança. La llegenda sobre Marco Polo no sé si és certa, però ho podria ser ben bé.

      Una abraçada i a disfrutar de la mona amb els néts.

      Eliminar
  2. Pues gracias a ti tendré en cuenta estas excursiones, para hacerlas si es que al final consigo ir a Croacia. Es un destino que tengo en mente desde hace tiempo pero que voy postergando en favor de otras opciones. Cuanto más veo de Croacia, más me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros también nos costó ir a Croacia, no por falta de ganas sinó por el mismo motivo que tú. El verano pasado no pudimos planear el viaje con tiempo y el fue un recurso de última hora que salió súper bien.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Magnífica entrada, Teresa. Croàcia és un dels nostres països pendents. Pel que veig en les teves entrades és un país que ben bé val la pena. Gràcies per compartir-ho. Un petonàs.

    ResponderEliminar
  4. I tant si val la pena Elisenda... ja m'ho diràs quan hi vagis.

    Una abraçada i bons dies de Pàsqua

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.