domingo, 1 de mayo de 2016

Fin de semana en el Valle de Cardós

Estas escapadas de fin de semana me encantan. Dos o tres días me bastan para desconectar de la rutina y cualquier rincón de los Pirineos es un lugar ideal para ello.

En esta ocasión nos vamos al Valle de Cardós que se encuentra en la comarca del Pallars Sobirà (Lleida), en el Pirineo catalán.
Un cóctel en la justa medida de naturaleza en su estado más puro, historia, románico y gastronomía, una buena combinación para pasarlo genial.




Nos dedicamos a visitar sus pueblos, sus joyas románicas y a realizar algunas excursiones pero nos quedaron muchas cosas por ver y muchas ganas de regresar.







SUS PUEBLOS: 18 pueblos en 3 municipios

El Valle de Cardós está formado por 18 pueblos que se agrupan en tres municipios: Esterri de Cardós, Vall de Cardós y Lladorre, distribuidos de la siguiente manera:

El municipio de Esterri de Cardós comprende la localidad del mismo nombre además de Arrós de Cardós, Benante y Ginestarre. En total no llegan a los 80 habitantes.





El municipio de Vall de Cardós - con el mismo nombre que todo el valle - agrupa ocho localidades:
Ainet de Cardós,  Anàs, Bonestarre, Cassibrós, Estaon, Lladrós, Ribera de Cardós y Surri. El pueblo de Ribera de Cardós es el que ejerce de cabeza de municipio y entre las ocho localidades no llegan a los 400 habitantes.

El tercer municipio del valle es Lladorre, sin embargo, el núcleo más poblado no es Lladorre sinó Tavascan. Pertenecen también al municipio: Aineto, Boldís Jussà, Boldís Sobirà y Lleret, sumando aproximadamente unos 250 habitantes.





Poco más de 700 habitantes que se reparten entre las 18 localidades. De hecho, la comarca del Pallars Sobirà es la más despoblada de Catalunya con una densidad de población que no llega a los 5 habitantes por kilómetro cuadrado. Lo que no le falta sin embargo al Pallars Sobirà, es belleza y muchas actividades por hacer.





Ribera de Cardós y Tavascan son los que presentan una infraestructura turística algo más desarrollada y disponen de buenos servicios, pequeños hoteles, campings y casas de turismo rural, así como varias empresas de deportes de aventura.



Todos ellos son pueblos pintorescos, en los que abunda la pizarra y la piedra.
Algunos tienen restos de antiguos castillos, como el de Lladorre y Tavascan.





Tavascan, pueblo donde nos quedamos a dormir, está situado a más de 1100 metros de altitud y tiene dos núcleos diferenciados, ambos a la derecha del río de Lladorre y separados por el río Tavascan. 


EL ROMÁNICO: Iglesias y puentes medievales

Aunque las iglesias del Valle de Cardós no sean tan conocidas como las del Valle de Bohí (Declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000) o las andorranas, hay que destacar algunas de ellas por su gran valor, especialmente la Iglesia de Santa María de Ribera de Cardós, algo apartada del centro de la población. Su construcción empezó en el siglo XI y se consagró en 1145. A pesar de que en el siglo XVIII sufrió varias modificaciones, la parte central es la original. Su bello campanario de planta cuadrada y de tres pisos es de estilo lombardo.






En Ginestarre destaca la Iglesia de Santa María, que ya aparece en documentos del siglo XI (1069). Su decoración pictórica es de notable interés, especialmente la imagen de Cristo del ábside y las figuras de los apóstoles y la Virgen María. Es difícil predecir la época exacta de estas pinturas pero se ha encontrado una semejanza con las de Sant Pere de la Seu d’Urgell y también con las realizadas por los maestros de Pedret y de Taüll.





Su patrimonio está muy repartido, ya que para ver las pinturas originales deberíamos ir al Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona). En Ginestarre veremos una reproducción, gracias al Pla de Dinamització Turística (2001-2003). Un frontal del altar se guarda en el Metropolitan Museum (Nueva York) y el Museu Diocesà d’Urgell (Seu d’Urgell) conserva una imagen de madera de la Virgen, del siglo XIII, de la cual podremos ver también una reproducción.



El pueblo de Ginestarre está situado a 1364 metros de altitud y tiene unas vistas magníficas sobre el valle de Esterri de Cardós.



También es muy bonita la Iglesia de San Román de Aineto. El pueblo se encuentra a la derecha del río Lladorre y tiene unos 10 habitantes. Desde aquí se obtienen unas bonitas vistas sobre Tavascan y el pantano del mismo nombre el cual se construyó en la confluencia de los ríos Noguera de Lladorre y Tavascan. 


Su iglesia es del siglo XII, de una sola nave, con campanario en espadaña y en su interior se encontraron algunas tumbas antropomorfas. Las pinturas murales originales se conservan en el Museu Diocesà d’Urgell (Seu d’Urgell).





El Valle de Cardós conserva también algunos puentes románicos, como el puente de piedra de Tavascan, que une las casas de ambas orillas del río y que hasta el año 1960 era el único puente para cruzar el río Tavascan.
Cerca de Ribera de Cardós veremos el puente de Cassibrós sobre el Noguera de Cardós con un gran arco, aunque muy restaurado.





Ruta de los puentes medievales. 
Duración: 3h 15 minutos
Desnivel: 100 metros
Nivel de dificultad: Fácil
Trayecto: Ribera de Cardós – Cassibrós – Ainet de Cardós – Arrós.





Más información sobre La ruta, ver aquí.


RUTAS HISTÓRICAS : 

Ruta de los judíos y Línea de defensa de los Pirineos


La Ruta de los judíos

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, miles de judíos atravesaron los Pirineos huyendo de la persecución a la que estaban sometidos en la Europa ocupada por los nazis. Muchos cruzaron los pasos de montaña del Pirineo de Lleida y el Valle de Cardós fue una de las vías principales de entrada de refugiados procedentes del departamento francés de Ariège. A través del Coll de Guiló llegaron muchos judíos, la mayoría procedentes del pueblo francés de Aulus-les Bains y muchos vecinos de los valles de Garbet (Ariège) y Cardós (Catalunya) se implicaron en ayudarles. Algunos fueron deportados a Francia pero la mayoría fueron detenidos y llevados a Tavascan para ser trasladados posteriormente a la cárcel de Sort. Para todos ellos, el Pirineo de Lleida fue la penúltima frontera antes de conseguir su libertad.

Una placa conmemorativa recuerda estos hechos en Tavascan.



Se han marcado cuatro rutas que forman parte de la iniciativa “Perseguits i salvats” las cuales recuperan los pasos utilizados por los más de 20.000 judíos para huir del holocausto nazi a través de los Pirineos. 
La ruta del Pallars Sobirà (Puerto de Guiló – Sort) tiene 15 km señalizados.


Además de esta ruta por el Valle de Cardós el proyecto consta de tres rutas pirenaicas más:
Ruta del Valle de Arán – Alta Ribagorça (99.1km) con tres itinerarios: Pont del Rei – Pont de Suert, Viella – Montgarri y Viella – Bonaigua.
Ruta del Alt Urgell (coll de Pimés – la Seu d’urgell) con 17 km.
Ruta de la Cerdanya (Perafita – Martinet) con 20.5 km.
Las rutas del Valle de Aran se pueden hacer en coche, el resto son senderos para recorrer en bicicleta o a pie.

Un recuerdo para que nadie olvide la ayuda y apoyo anónimo que recibieron los miles de judíos por parte de aquellas familias de los pueblos del Pirineo.


Línea de Defensa de los Pirineos o la Gran Muralla de Franco

Antes de acabar la Guerra Civil, el general Franco empezó a elaborar un plan para fortificar los Pirineos. La Guerra evidenciaba la permeabilidad de la frontera y el inicio de la II Guerra Mundial convertía la península ibérica en un lugar estratégico. La construcción de una línea de defensa a lo largo del Pirineo pretendía evitar una hipotética invasión. Se proyectaron 169 centros de resistencia (CR) distribuidos desde Irún hasta el Cap de Creus, con más de 10.000 búnkers.
En 1948 se inició la construcción de los búnquers del Valle de Cardós los cuales forman parte del CR 74 y su objetivo era dificultar una invasión a través de los valles d’Estaon y de la Noguera de Cardós. El proyecto quedó inacabado, ya que en los años 50 se paralizó su construcción y de los 39 asentamientos previstos sólo se construyeron 6.


La ruta que se conserva alrededor de Ribera de Cardós propone recorrer los vestigios de esta línea fortificada, en la que se visitan 3 búnquers y los barracones donde se albergaban los soldados que los construyeron.

Recorrido: 2.2km 
Desnivel: 113 metros
Nivel de dificultad: Fácil


En la oficina de turismo de Ribera de Cardós visitamos una pequeña exposición sobre la Guerra Civil y la Línea de Defensa de los Pirineos y sobre la II Guerra Mundial, cuando los republicanos y judíos respectivamente cruzaban los Pirineos.

SENDERISMO: Parc Natural de l' Alt Pirineu

El senderismo es una de las principales actividades para hacer en el Valle de Cardós, el cual forma parte del Parque Natural del Alto Pirineo. En invierno, los deportes de nieve se pueden practicar en la estación de esquí alpino de Tavascan o en las vecinas de Espot y Port-Ainé.

Nuestra primera idea era hacer la ruta de l’Estany del Port pero cuando llegamos a la estación de esquí de Tavascan nos decidimos por otra ruta, la de l’Estany de Mascarida.

Ruta de Mascarida:



Es una ruta de dificultad media que nos lleva a los lagos de origen glacial de Mascarida y del Diable.
El camino asciende por el lado opuesto a las pistas de esquí, siguiendo el torrente y sin perder de vista el telesilla, hasta el Pla de Meli.






Seguimos por el valle de la derecha pasando por la Pleta de Gavàs donde se pueden ver varios caballos pastando y algunas barracas de piedra (las pletas) donde los pastores guardaban sus rebaños durante las noches de verano.









Llegamos a l'Estany de Mascarida y a tres minutos se encuentra l'Estany del Diable, más pequeño pero de aguas azules y cristalinas.








Dice la leyenda que en sus aguas de 11 metros de profundidad, el diablo se tragó un rebaño entero de ovejas.







De l'Estany de Mascarida siguen dos senderos señalizados, el que asciende en dirección norte, hacia el pico de la Coma del Forn y da acceso a los tres lagos (Vall d’Unarre) y el que asciende hacia el sur hasta el Campirme dando acceso a los lagos de Soliguera (Vall d’Estaon).

Ruta de Mascarida. 
Duración: 4h
Desnivel: 610 metros (de 1720 a 2330m)
Nivel de dificultad: Media

Y después de una buena caminata, a disfrutar de la gastronomía de la zona. 







Cómo llegar:

Lo ideal es ir en coche pero no hay demasiados problemas para llegar al Valle de Cardós en transporte público.

Bus: Hasta Sort (empresa ALSA) y desde allí otro autobús a Ribera de Cardós. 
Tren: Hasta Pobla de Segur, bus a Sort y bus a Ribera de Cardós.

Hay también un servicio de transporte entre los diferentes pueblos del valle. Hay que llamar previamente pero el precio es asequible. Consultar aquí.

9 comentarios:

  1. Hola, m'encanta la Vall de Cardós, igual que la seva veïna Vall Ferrera, 2 indrets que encara són relativament poc massificats. llegint el teu article m'ha fet recordar que fa molts anys - més de 10 - que no anem a la Vall de Cardós, i m'han vingut ganes de tornar-hi ja. Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realment molt poc massificat, i això que hi vam anar en ple mes d'agost. No conec la Vall Ferrera però ara mateix vaig a xaferdejar a veure què m'ensenya el senyor google.

      Una abraçada

      Eliminar
  2. Una zona preciosa y que no tengo el placer de conocer. Sí que hemos estado en el Valle de Boí o en Aigüestortes, pero no en el Valle de Cardós. Ya veo que permite combinar una naturaleza súblime con un patrimonio excepcional (la Iglesia de Santa María de Ribera de Cardós me ha parecido bellísima, pero los puentes medievales nos encantan igualmente) con una gastronomía de primera. Nos lo apuntamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El valle es relativamente pequeño pero hay muchísimas rutas por hacer. Nos quedaron ganas de volver.

      Una abraçada

      Eliminar
  3. Meravellós post!. Quina zona més bonica, oi?
    Un petó

    ResponderEliminar
  4. Un lugar precioso que podemos disfrutar en cualquier época del año, pero especialmente con la llegada del buen tiempo. Durante una larga temporada iba a los Pirineos al menos una vez al año, pero ahora me pilla un poco más lejos. No obstante, la combinación de paisaje, arquitectura y gastronomía me sigue atrayendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pilla lejos los Pirineos pero imagino que podrás disfrutar a menudo de los magníficos Alpes.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Te pilla lejos los Pirineos pero imagino que podrás disfrutar a menudo de los magníficos Alpes.

      Un saludo.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.