domingo, 10 de julio de 2016

Dos teatros, dos ciudades: Teatro Solís en Montevideo y Teatro Colón en Buenos Aires

Si viajáis a Buenos Aires o a Montevideo y sois de los que os gusta visitar los edificios emblemáticos de cada ciudad, os animo a dedicar unas horas a conocer el Teatro Solís (Montevideo) y el Teatro Colón (Buenos Aires), dos visitas en las que se pueden aprender muchos detalles sobre la sociedad de ambas ciudades, además de poder gozar de dos auténticas obras de arte.
El Teatro Solís no tiene ni las dimensiones ni la opulencia del teatro bonaerense, lógicamente se edificaron en función de las necesidades de la población y con una capacidad proporcional al número de habitantes. Por tanto, no vale hacer comparaciones. Nosotros los visitamos con pocos días de diferencia, por lo que en mi recuerdo siempre irán unidos y así lo he querido plasmar en el blog.


TEATRO SOLÍS – MONTEVIDEO

Inauguración: 25 de agosto de 1856 con la ópera Ernani de Giuseppe Verdi
Reapertura: 25 agosto de 2004
Estilo: neoclásico
El nombre es un homenaje a Juan Díaz de Solís, navegante español que “descubrió” el Río de la Plata en 1516.

El Teatro Solís se inauguró un año antes que el Teatro Colón de Buenos Aires, por lo que causó gran admiración incluso entre los porteños. Surgió como necesidad para una sociedad burguesa emergente en un país independizado hacía tan sólo diez años, que necesitaba un espacio para dejarse ver y relacionarse.
Su diseño tiene una gran influencia europea, y tanto su fachada como sus interiores, recuerdan a los grandes teatros italianos. Para asegurar que el nuevo edificio era sólido y seguro, antes de abrir puertas se hizo desfilar un batallón de infantería del ejército por las galerías y los palcos.



A lo largo de los años se han llevado a cabo varias modificaciones y reformas. Cuando se inauguró (1856) sólo estaba construida la parte central y no fue hasta 18 años más tarde cuando se terminaron las dos alas laterales.
En 1881 se sustituyó el techo de madera por uno de estructura metálica de estilo francés.
En 1998 y tras un incendio que empezó en el vestuario, se cerró para llevar a cabo una profunda restauración, reabriendo sus puertas en 2004.



El teatro actual se gestó como un proyecto cultural global, así pues, además de las funciones de teatro y danza, se organizan conciertos, seminarios, talleres y exposiciones, siendo el centro de las representaciones musicales y culturales de la ciudad de Montevideo.



Información sobre las visitas guiadas:

HORARIOS:
Martes y Jueves: 16 pm
Miércoles, Viernes y Domingo: 11 am, 12 pm y 16 pm (sujeto a cambios según disponibilidad).
Sábado: 11 am, 12 pm, 13 pm y 16 pm
Lunes: cerrado
PRECIO: (entrada general) $20 (pesos uruguayos). Los miércoles la visita es gratuita.





La visita:
Se encuentra en la céntrica Plaza de la Independencia. Iniciamos la visita guiada a las 11 de la mañana y, tras una breve introducción histórica, salimos al exterior donde nos explicaron las particularidades de la fachada del edificio.
Cuando se construyó, era el edificio más alto de la ciudad y el farol de la parte superior indicaba cuando había función con la luz de una vela encendida. La tradición se ha mantenido hasta la actualidad aunque, lógicamente, ya no es con la luz de una vela.



Ya en el interior, nos detuvimos en el Hall, con grandes columnas de mármol de Carrara y lámpara de cristal de Baccara (también lo son las del Foyer y de la Sala Principal).







Aquí nos recordaron que actualmente es un edificio que pertenece a la municipalidad, por ello permiten que los indigentes utilicen los servicios del teatro para lavarse y asearse.
Un actor de la Escuela de Teatro de Montevideo nos hizo una amena y muy bien lograda representación que nos transportó a aquellos días del siglo XIX. En la Sala Principal tuvimos otra representación. Las visitas que se realizan en horario de mañana cuentan con actores, un atractivo añadido a la visita.
La Sala Grande tiene forma de lira que le da una excelente acústica. Los colores empleados en la decoración son el rojo burdeos, el beige, marfil y dorado. Consta de la platea y cuatro anillos: tertulia baja, tertulia alta, cazuela y paraíso.





Visitamos también la polivalente Sala Zavala Muniz, moderna, muy acogedora, lo que permite una mayor proximidad con el artista y dotada con los últimos avances tecnológicos.
En el Foyer es donde finaliza la visita guiada. Se trata de la sala de entreactos y se utiliza también para diversos actos sociales. Se conoce como salón dorado, considerado uno de los más antiguos de América.
Para acabar y antes de despedirse del Teatro Solís, va bien ojear la tienda y descansar un rato en la cafetería, un lugar muy agradable, a pie de calle y con mucha luz natural.




TEATRO COLÓN – BUENOS AIRES

Inauguración: 25 de mayo de 1908 con la ópera Aida de Verdi.
Reapertura: 24 de mayo de 2010 con una función especial que incluyó el acto II de la ópera La Bohème y el acto III del Lago de los Cisnes.
Estilo: Mezcla de neorenacimiento italiano y barroco francés




El Teatro Colón no siempre estuvo en el emplazamiento actual. Cuando se inauguró el primer Teatro Colón 1857, se encontraba en la Plaza de Mayo. Allí se mantuvo durante 30 años, pero sus 80 palcos distribuidos en dos pisos (la platea reservada para hombres y la cazuela para las mujeres) pronto fueron insuficientes. Los porteños, grandes aficionados a la ópera, pronto necesitaron un teatro más grande, moderno y presuntuoso y en 1888 cerró sus puertas tras la última representación de Otelo. El edificio fue expropiado y pasó a ser el Banco Nacional.

La primera piedra del nuevo Teatro Colón, se colocó el 25 de mayo de 1890 y supuso 20 años de trabajos y una importante inversión. Fue el primer edificio de Buenos Aires en el que se utilizó el hierro en su estructura y su cúpula de 80 metros de diámetro, fue en su momento la más grande de Latinoamérica.
Se trata de un ostentoso edificio declarado Monumento Histórico Nacional en 1989. Es un teatro de grandes dimensiones, con una superficie de 8202 metros cuadrados y capacidad para 2478 espectadores. Pero no sólo imponen sus dimensiones sino su rica decoración.






En el año 2006 cerró sus puertas para iniciar un profundo proceso de restauración con el reto de conservar la excelente acústica del que se considera uno de los mejores teatros de ópera del mundo.



Información sobre las visitas guiadas:

HORARIOS:
Cada día de 9 am a 17 pm
Cerrado los días: 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre, 1 de enero.
Las visitas se inician cada 15 minutos.
PRECIO: (entrada general) $250 (pesos argentinos)



La visita:
Posiblemente, la fachada que antes descubriremos es la que da a la Avenida 9 de Julio, pero no es ésta la entrada principal, que se encuentra en la Calle Libertad.
La visita guiada resulta muy interesante. Se empieza por el vestíbulo donde destaca la gran escalinata de mármol de Carrara flanqueada por dos cabezas de león, la cúpula con vitrales de París y la gran araña que tiene 450 bombillas.





Quería competir con los grandes teatros europeos y se pueden ver elementos inspirados en muchos de ellos.





La restauración fue muy laboriosa y con bisturí se eliminaron varias capas de pintura para recuperar el color original de paredes y ornamentos. Después del intenso proceso, sus dorados vuelven a brillan con todo su esplendor. En algunos rincones, tanto en las paredes como en las molduras, se han dejado pequeñas muestras sin restaurar para poder apreciar el gran cambio entre el antes y el después.

Pasamos a la Galería de los Bustos decorada con los bustos de diferentes personalidades del mundo de la música y del teatro como Mozart, Beethoven, Wagner o Bizet entre otros.




En la gran Sala Dorada, donde, tal como indica el nombre, abunda la decoración en pan de oro, es el lugar donde se reunía la alta sociedad bonaerense y que actualmente se utiliza para conciertos y otros eventos.





En el Foyer es donde se relacionaba la alta sociedad porteña durante los entreactos.
La Sala Principal es espectacular. Tiene forma de herradura, al estilo de los teatros clásicos italianos y franceses. Tal como he comentado anteriormente, tiene capacidad para 2478 espectadores. 




Está formada por la platea y 6+1 palcos. Este último palco tiene una barandilla superior que casi no se aprecia.



Alrededor de las pinturas del techo, obra de Soldi, hay una balconada donde se podía “esconder” una segunda orquesta o cantantes para simular el efecto de canto de ángeles desde las alturas. Una enorme araña dorada de siete metros de diámetro contiene 7000 bombillas.
Y aunque no lo aparente, el escenario es más grande que la propia sala, con un foso de orquesta que tiene una capacidad para 120 músicos. 



Primeras figuras del mundo de la composición y de la danza, cantantes y las principales orquestas del mundo han actuado en el Teatro Colón, un lugar emblemático de la capital argentina.

6 comentarios:

  1. Grandiosos edificios, testigos de una época y del deseo de estas ciudades americanas de parecerse a sus hermanas mayores de Europa. Ganan, sin duda, al presentarlos juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo importante es que no se trata tan sólo de bellos edificios, sino que el éxito de sus funciones les auguran una larga vida.

      Saludos

      Eliminar
  2. Magnífic reportatge dels dos teatres. Nosaltres tan sols vam visitar per dintre el teatre Solis de Montevideo i ens va agradar. El teatre Colón és preciós, gràcies a les teves fotos, podem contemplar tota la seva esplendor.

    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Els dos ens van agradar molt, unes visites guiades molt interessants.

      Una abraçada

      Eliminar
  3. Que maravillosos edificios, la verdad es que a veces nos conformamos con ver el exterior de los edificios sin imaginarnos ni por asomo la maravilla que encierran. Tomo nota por si algún día me animo a cruzar el charco. Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, seguro que algún día te decides a cruzar el charco!.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.