lunes, 4 de julio de 2016

Súzdal, la perla del Anillo de Oro

Tras el regreso de nuestro viaje a Rusia, dedico la primera entrada del bloc a la bellísima ciudad de Súzdal, conocida como la perla del Anillo de Oro o también como la ciudad museo.
Súzdal es una pequeña ciudad que pertenece a la provincia de Vladímir, a unos 234 kilómetros de Moscú. Junto con Vladímir, de la que la separan 35 kilómetros, forma parte de la Lista del Patrimonio de la UNESCO desde 1992 bajo el nombre de “Monumentos blancos de Vladímir y Súzdal”, que incluye ocho monumentos medievales en piedra caliza de Zalesie.



Sus aproximadamente 10.000 habitantes viven rodeados de iglesias y monasterios en un divino ambiente campestre surcado por el río Kamenka, ideal para que cualquier aficionado a la pintura despliegue su paleta de colores. Y esto es literalmente así, no sólo en Súzdal, sino en varios de los lugares que visitamos en Rusia. Me sorprendió la gran afición que hay al dibujo y a la pintura. En los parques, junto a un río, en un monasterio, en una plaza… son muchos los lugares en los que vimos, tanto a personas aisladas, como a grupos supervisados por un profesor, pintando un paisaje o un monumento.




Un poco de historia

Súzdal fue fundada por los eslavos en el siglo X. Los príncipes de Kiev pronto se interesaron por el lugar debido a la fertilidad de sus tierras. Vivió períodos de gran esplendor y fue la capital del principado de Vladímir-Súzdal. Cuando en el siglo XIV pasó a formar parte del principado de Moscú, perdió su importancia política pero en los siglos sucesivos, hasta el XVIII, se siguieron construyendo iglesias y monasterios, llegando a tener 40 iglesias!. Teniendo en cuenta que en aquella época, habitaban en Súzdal 400 familias, tocaba a iglesia para cada 10 familias.
Aquel inmenso patrimonio se ha conservado hasta nuestros días con mejor o peor suerte, por lo que es un privilegio poder disfrutarlo a través de un agradable paseo, ya que en Súzdal todo se puede recorrer a pie.






Qué visitar en Súzdal

Orientarse en Súzdal no es difícil porqué el río va marcando el camino y las cúpulas en cebolla de las diferentes iglesias y catedrales se divisan desde lejos. 
Os cuento el itinerario en el mismo orden que hicimos nosotros, de todas formas, el orden de las visitas no importa y, tal como he comentado, todo se puede recorrer a pie.
En el siguiente mapa turístico de la ciudad os podréis hacer una idea de los principales monumentos y quizás os podrá ayudar a organizar vuestra ruta.



  
Plaza del Mercado 

Iniciamos nuestro recorrido en la plaza del mercado (Torgovaia ploscad), punto donde el minibús que nos trajo de Vládimir, tiene parada. El mercado es un gran edificio blanco porticado de principios del siglo XIX y enfrente se encuentra la Iglesia de la Resurrección de Jesús (S. XVIII), la cual encontramos cerrada.
Hay varios puestos donde se puede degustar la medovuja, una bebida tradicional rusa de bajo grado alcohólico fermentada en base a la miel y muy típica en Súzdal.







Kremlin 

Siguiendo el curso del río Kamenka, nos dirigimos hacia el Kremlin, nuestro siguiente objetivo.
Se trata de la parte más antigua de Súzdal, con referencias escritas desde 1024, y es uno de los conjuntos más representativos de la ciudad. Está estratégicamente situado en una curva del río y desde lejos ya se distinguen las cúpulas azules con estrellas doradas de su catedral.




En el interior del recinto amurallado, además de la Catedral de la Natividad, destaca el Palacio del Arzobispo, algunos museos y la pequeña iglesia de madera de San Nicolás.



La Catedral de la Natividad fue construida por orden de Vladimiro II Monómaco entre finales del siglo XI y principios del XII. La sección inferior conserva los muros de piedra originales mientras que la parte superior se reconstruyó en ladrillo en 1530. En 1750 se añadieron las cúpulas en forma de cebolla. Su interior está decorado con frescos que van de los siglos XIII al XVII y un iconostasio también del XVII.





De gran importancia son las llamadas “puertas doradas” del siglo XIII, cuyas originales se encuentran en el museo. A diferencia de la mayoría de iglesias y catedrales, está autorizado sacar fotografías en su interior.








El Palacio del Arzobispo (siglos XV- XVIII) alberga la gran Cámara de la Cruz que se ha utilizado como vivienda, iglesia, para recepciones o local de servicios públicos. Alberga la Exposición de la Historia de Súzdal. El edificio de la torre de la campana es de 1635 y acoge también una exposición.




La pequeña Iglesia de San Nicolás (1766) se trasladó a este lugar desde el pueblo de Glotovo en 1960. Se trata de una iglesia típica rural formada por dos cuerpos de diferentes alturas rodeadas por una galería. Fue el edificio con el que se inició el Museo de Arquitectura de Madera que visitaríamos a continuación. 
Desde aquí se puede disfrutar de una bonita imagen campestre de los alrededores.





Precio: Entrar al recinto del Kremlin es libre, sólo se paga para visitar los diferentes monumentos y museos.
Hay una entrada conjunta de 700 rublos y si se quiere visitar únicamente la Catedral de la Natividad, la entrada cuesta 100 rublos.

Horario: de 10 a 17. Cierra los martes.

Museo de la arquitectura de madera

Desde el Kremlin, en dirección Sur, al otro lado del río, observamos una iglesia de madera. Se trata de la Iglesia de la Transfiguración y forma parte del Museo de la arquitectura de madera que bien merece una visita.
Para llegar hasta allí hay que cruzar el río por un pequeño puente de madera.






Antes de entrar al museo nos detuvimos a degustar un vaso fresco de medovuja y unas fresitas silvestres.
Los cuentos infantiles rusos no acaban con la frase “… y fueron felices y comieron perdices sino que terminan diciendo “ Y yo estaba allí bebiendo cerveza de miel”. Pues bien, allí estábamos nosotros bebiendo cerveza de miel.



Se trata de un museo al aire libre que permite ver cómo era la vida rural en la Rusia de los  siglos XVIII y XIX. En el siguiente plano, se pueden ver los diferentes elementos del museo. 

Precio: 250 rublos




Destacan dos iglesias, la de la Transfiguración y la de la Resurrección. La primera es magnífica mientras que de la segunda podemos visitar su interior.





También podremos ver varios ejemplos de viviendas rurales de diferentes clases sociales, cómo se distribuían sus habitaciones y los utensilios cotidianos que se utilizaban tanto para la casa como para el campo.






Más fotos del museo.








Cuando acabamos de visitar el museo, volvimos a cruzar el río y nos dirigimos de nuevo hacia el mercado. El resto de monumentos de interés se encuentran en dirección Norte a lo largo de Lenina ulitsa, la carretera y avenida principal.
Dejamos atrás el Convento Alexandrovski y la Iglesia de San Lázaro (S. XVII), con sus características cinco cúpulas y a escasos metros encontramos otro recinto amurallado, se trata del Monasterio del Despojamiento de la Sagrada Escritura.




Monasterio del Despojamiento de la Sagrada Escritura

Su muralla le da un aire más defensivo que religioso. El monasterio se fundó a principios del siglo XIII en el punto más elevado de Súzdal. Atravesamos la puerta sagrada formada por dos arcos asimétricos con una torre sobre cada uno de ellos. La catedral es de 1535 y está en obras de restauración. El campanario Prepodobenskaia se construyó posteriormente (entre 1813-1819) con motivo de la victoria sobre las tropas de Napoleón.





Aquí no fuimos demasiado bien recibidos. Una monja cascarrabias estaba echando serpientes por la boca y nos dio a entender que nada se nos había perdido por allí, por lo que dimos media vuelta y seguimos nuestro camino hasta llegar al magnífico Monasterio del Salvador y San Eufemio.

Monasterio del Salvador y S. Eutimio Redentor 

Junto con el Kremlin, es Patrimonio de la Humanidad.
Se encuentra al final de la calle Lenina, junto al río y está rodeado por una impresionante muralla color arena que, con sus doce torres le dan un aspecto de fortaleza. Se fundó en el siglo XIV para proteger la parte norte de la ciudad y se fue ampliando progresivamente gracias a la financiación de Basilio III, Iván el Terrible y la familia noble Pozharsky.





En su interior encontraremos la Catedral de la Transfiguración del Salvador, la iglesia de la Asunción, el campanario, los dormitorios y el refectorio.
El monasterio tiene también una antigua prisión que se construyó para disidentes religiosos y que siguió utilizándose durante el período soviético. Actualmente es un museo sobre la historia militar del monasterio.





Desde aquí hay unas vistas espléndidas sobre el río y los monasterios que se encuentran en la orilla opuesta. Tras cruzar de nuevo el río Kamenka nos dirigimos al Monasterio de la Intercesión.





Monasterio de la Intercesión

Se trata de un convento de monjas y se fundó en el siglo XIV con la finalidad de dar refugio a las mujeres de origen noble que habían caído en desgracia o habían sido repudiadas por cualquier motivo, entre ellas Solomonia Saburova, la primera esposa del zar Basilio III.
Como es habitual, sus edificios están también protegidos por una muralla. Una vez se cruza la puerta, el lugar transmite mucha paz. Está muy bien cuidado con flores por todas partes. Su edificio más importante es la catedral de la Intercesión (siglo XVI), que se encuentra también en restauración.








Tras visitar el monasterio, nos vamos a tomar una cerveza a un bar con vistas, situado junto al Monasterio de San Salvador y San Eutimio, donde acabamos de pasar la tarde disfrutando de un bello paisaje.



Capítulo especial merece la arquitectura de Súzdal. Tanto en la calle Lenina como de camino a la estación de autobuses, hay interesantes ejemplos de las típicas casas de madera, a cual más bonita. 






   


Hice decenas de fotos porqué a todas les encontraba  su encanto, todas parecidas pero ninguna igual. Algunas fotos más: 








Cómo llegar a Súzdal en transporte público:

Aunque hay algunos autobuses que hacen el trayecto directo de Moscú a Súzdal, los horarios son muy restringidos y el trayecto es largo, por lo que nosotros optamos por viajar en tren de Moscú a Vladímir y desde allí coger un autobús a Súzdal.

Tren Moscú – Vladímir: Los trenes parten de la estación de Kurskaia a la que se puede llegar en metro.
Resulta un poco complicado comprar los billetes de tren en taquilla, primero por la dificultad de comunicación, ya que prácticamente ninguna estación tiene personal que hable inglés y, segundo, por las colas que se forman en las taquillas con los consecuentes ratos de espera. Si de todas formas optáis por comprarlos en la estación, mejor llevar escrito los nombres en cirílico, que ayudará mucho en caso de dificultad.
Lo más sencillo es comprarlos por internet ya que la página de los ferrocarriles rusos está también disponible en inglés.


Duración del trayecto: 1h45min

Precio: ida 700RUB – vuelta (día siguiente) 619RUB (Los precios corresponden a junio de 2016).





Bus Vladímir - Súzdal: Una vez en Vladímir nos dirigimos a la estación central de autobuses (автовокзал)  que se encuentra justo enfrente de la estación de tren. Antes de pedir el billete para Súzdal, la mujer de la taquilla me indicaba que no con la cabeza pero cuando le mostré el nombre escrito (Суздаль) todo se solucionó. En el billete está anotado el destino, la hora de salida, el número de asiento y la plataforma (nº 10).

Frecuencia: cada 30 minutos. Salen con elevada frecuencia pero se trata de minibuses (o marshrutka), por lo que se llenan rápidamente. Los asientos están numerados aunque también viajan pasajeros de pie.

Duración del trayecto: unos 45 minutos

Precio: 86.5 RUB

La estación de autobús de Súzdal se encuentra un poco alejada del centro, a unos 20 minutos. Algunas marshrutkas siguen hasta el centro, por lo que hay que pagar al conductor unas monedas más, 60 céntimos de rublo, si se quiere añadir ese recorrido extra.

15 comentarios:

  1. Que auténtica preciosidad! No se si quedarme con las iglesias de madera, con las casitas típicas o con estas preciosas catedrales ortodoxas (la Catedral de la Natividad me recuerda un poco la de Sergei Posad, pero igual no estoy en lo cierto). No tuve la posibilidad de visitar el Anillo de Oro (solo Sergei Posad) de manera que espero volver algún día a este país. Estaré al quite de tus relatos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jordi, en Sergiev Posad hay también una catedral con las cúpulas azules y estrellitas doradas, es bastante habitual, las vimos en bastantes sitios. Dedicaré un post a Sergiev Posad que también nos gustó mucho.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola, uauu, és fantàstic. M'encantaria visitar algun dia l'Anell d'Or i per descomptat Moscú. Llàstima que el tràmit del visat no sigui "bufar i fer ampolles". Una abraçada. Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosaltres també ens feia molta mandra viatjar a Rússia pel tema visat, però quan t'hi poses és senzill. I creu-me que val molt la pena.

      Una abraçada

      Eliminar
  3. Tus artículos sobre Rusia van afectar a los posibles destinos de 2017...me ha encantado el pueblo, las imágenes bucólicas, la tranquilidad que destilan tus fotos...estaba deseando ver Rusia bajo tu objetivo y el pueblo de Suzdal me ha parecido sencillamente delicioso! Que tal estaba la cerveza de miel? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estoy más de dos días seguidos en una ciudad, necesito airearme y Súzdal nos sentó de maravilla. El adjetivo adecuado es el que tú utilizas: delicioso!.
      En cuanto a la cerveza de miel... para probar cosas nuevas no está mal, pero me quedo con la de toda la vida.

      Un beso



      Eliminar
  4. Una ciutat plena d'esglésies i monestirs preciosos. Nosaltres no el vam visitar però després de llegir el teu magnífic reportatge i poder contemplar les teves fotos ens donem per conformats.
    La setmana passada vam estar uns dies per Islàndia. Ja ho explicarem

    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Què dius???? a Islàndia!! Me n'alegro molt, això ens ho heu d'explicar perquè tenim moltes ganes d'anar-hi. A veure si passades les calors quedem un dia.

      Bon estiu i a gaudir dels néts!

      Eliminar
    2. Quan vulgueu podem quedar per veure'ns i fer-la petar.

      Bon estiu i fins aviat

      Eliminar
  5. Qué bonito y bucólico todo. Me recuerda mucho a Ucrania.
    Saludos viajeros
    LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces, seguro que Ucrania me encantaría. Otro destino pendiente.

      Saludos

      Eliminar
  6. Siendo un país tan grande, y desconociéndolo tanto, la verdad es que después de San Petersburgo apenas sabría por dónde continuar. Después de esta entrada tuya ya tengo alguna pista más, así que poco a poco iré añadiendo posibles destinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te pueda aportar alguna idea. A pesar de ser un país enorme, en pocos días bien aprovechados pudimos visitar bastantes lugares que ya iré contando en el blog.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Hola, me encantó tu post sobre Suzdal. Estoy preparando mi viaje a Moscú para el otro mes y me gustaría preguntarte si hacer este trayecto por el día sería muy matador? O recomiendas algún pueblo más cercano a Moscú?, estando ahí quisiera conocer algo del anillo de oro.
    Yo estaré 6 días en Moscú. Espero tu recomendación...
    Fue muy complicado para llegar?, dado a los inconvenientes del idioma?
    Un abrazo y gracias por compartir tu viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sé que hay gente que lo ha hecho en un día. Saliendo bien pronto por la mañana y cogiendo el último tren se puede hacer, pero opino que es una lástima que estando allí no visites Vladimir que también es muy interesante. Para las dos ciudades es demasiado justo hacerlo en el día. Si no quieres dormir fuera de Moscú, otra opción del Anillo de Oro que te queda más cerca es Sergiev Posad. Todavía no he comentado en el blog sobre este destino, pero también merece la pena y en 6 días tienes suficiente.
      En cuanto al idioma... es algo complicadillo comunicarse en otro idioma que no sea el ruso. Según como, en las taquillas de las estaciones de ciudades grandes como Moscú o San Petersburgo puedes encontrar a alguien que te entienda un poco, pero no siempre es así. Nosotros compramos el billete por internet tal como cuento en esta entrada y luego, enseñando el papel a cualquier persona de la estación ya nos indicaron el andén.
      Si prefieres comprar los billetes en la misma estación, es muy recomendable que lleves escritos todos los nombres en ruso y todas aquellas frases o expresiones que tú creas que vas a necesitar. Por ejemplo: ida y vuelta, sólo ida, etc.... Aunque creas que estas cosas tan simples las puedes solucionar haciendo gestos, según a quien te encuentras, no pone nada de su parte y se cierra en banda. Si es así y ves que empieza a hacer que no con la cabeza, le enseñas el papel escrito que lo facilita todo. Otro consejo es que no te tomes el tiempo demasiado justo, a veces hay larguísimas colas para sacar un billete. Y recuerda llevar siempre el pasaporte, según en qué tipo de trenes, si los asientos van numerados, tienes que mostrar la identificación.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que lo pases muy bien. Ah!, estoy preparando una nueva entrada sobre las "playas" de Moscú, ya verás que lugares tan bonitos. Si hace buen tiempo tienes que ir, hay un ambiente impresionante y comprobarás qué bien se lo pasan los moscovitas.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.