miércoles, 24 de agosto de 2016

El Convento de Novodevichi en Moscú

El Convento de Novodevichi es otra de las joyas menos conocidas con la que nos sorprendió Moscú. Igual que el Parque de Kolomenskoye del que escribí hace algunas semanas (aquí), Novodevichi nos gustó tanto por su patrimonio y su historia, como por el lugar en el que está situado.
En 2004, el Conjunto conventual de Novodévichi se inscribió como Bien Cultural en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, como el mejor ejemplo de barroco moscovita que tiene la ciudad de Moscú.





Basilio III, gran príncipe de Moscú, hizo edificar el monasterio en 1524 para conmemorar la victoria sobre los lituanos de 1514 y la recuperación de la ciudad de Smolensk. Era un hecho muy habitual agradecer las victorias y conquistas con la construcción de una iglesia o monasterio, por lo cual Basilio III donó los terrenos, más 3000 rublos para que se pudiera llevar a cabo el proyecto.
El primer edificio que se construyó fue la Catedral de Nuestra Señora de Smolensk, entre 1524 y 1525.


Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Todo el complejo se encuentra amurallado y, como tantos otros monasterios, formaba parte del sistema defensivo del Kremlin, en este caso para proteger el lado sur de la ciudad.


Muralla exterior del convento

Eudokia Lopukhina, la primera esposa de Pedro I el Grande, fue la encargada de promover las importantes obras de ampliación que se realizaron en el siglo XVII. Se construyeron otras iglesias y el campanario que, según parece es el más bonito de Moscú, aunque lamentablemente no lo pudimos comprobar porqué lo encontramos cubierto por restauración.
En el convento se recluyeron importantes mujeres de la aristocracia o incluso de la familia del zar.  Una de ellas fue la misma Eudokia Lopukhina cuando fue repudiada por el zar Pedro I o su hermanastra Sofía Alekseievna a quien el zar hizo encarcelar en el convento ya que planeaba conspiraciones contra él. Sus sepulturas se pueden ver en la Catedral de Nuestra Sra de Smolensk.
A lo largo de su larga historia ha tenido distintos usos, desde hospital militar, hasta orfanato o casa de beneficencia.





Cuando las tropas de Napoleón entraron en Moscú y quisieron dinamitar el convento, no se sabe bien cómo, las monjas lograron evitarlo.
Tras la Revolución Rusa, los bolcheviques cerraron el convento el cual se convirtió en museo. Las monjas regresaron en 1994, pero sigue habiendo una parte que se conserva como museo.
Se accede por la Puerta de la Transfiguración la cual tiene una pequeña iglesia en la parte superior, con la finalidad de proteger el recinto, no sólo con la muralla, sino también con fuerzas sobrenaturales.


Puerta de la Transfiguración

Puerta de entrada

Una vez en el interior del recinto, nos encontramos con un espacio ajardinado donde se pueden ver un gran número de tumbas y varios edificios de interés.
El más importante de ellos es la Catedral de Smolensk de paredes exteriores blancas y coronada por cinco cúpulas.


Catedral de Nuestra Señora de Smolensk
Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Su decoración interior fue llevada a cabo por los mejores artistas del siglo XVII los cuales pintaron los frescos que cubren completamente sus paredes y realizaron el rico iconostasio de cinco filas. A diferencia de la mayoría de iglesias rusas, está permitido sacar fotografías (previo pago de 100 rublos).


Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Catedral de Nuestra Señora de Smolensk

Catedral de Nuestra Señora de Smolensk


A continuación, visitamos el museo ya que la hora de cierre es a las 17:00 y para visitar luego el resto del convento ya no había ninguna prisa. Está situado en un edificio de la muralla en medio de dos torres. La torre cuadrada, a la derecha de la entrada, es la Torre de Lopukhina (1687-1688) y fue donde vivió la zarina Eudokia  Lopukhina entre 1727 y 1731, tras ser repudiada por su esposo, el zar Pedro I el Grande.


Torre Lopukhina y Torre Naprudnaya

La torre redonda, a la izquierda de la puerta de entrada al museo, se conoce como Torre Naprudnaya (S. XVII) y fue donde estuvo recluida la hermanastra del zar entre 1698 y 1704.
En el museo se expone una colección de iconos, material religioso y documentos de la historia del convento.


Torre Naprudnaya y puerta de entrada al museo

Otro edificio de interés es la Iglesia de la Asunción. Construida en estilo barroco moscovita (1685 – 1687) es el edificio más grande del complejo y exteriormente parece más un palacio que una iglesia. Varios fieles y algunas monjas del convento estaban rezando y encendiendo velas delante de los diferentes iconos.


Iglesia de la Asunción


Iglesia de la Asunción

Iglesia de la Asunción y Catedral

Iglesia de San Ambrosio de Milán


Capilla funeraria

El conjunto conventual de Novodevichi incluye el cementerio del mismo nombre al que se accede por otra puerta. En el interior del convento se pueden ver varias tumbas y monumentos funerarios, pero en 1898 se inauguró el gran cementerio en el que están enterrados varios personajes ilustres, como Boris Yeltsin o Raisa Gorbachov además de varios poetas, científicos y políticos, entre ellos Khrushchev, el único líder soviético que no está enterrado junto el mausoleo de Lenin en la Plaza Roja. También cierra a las 5 pm y cuando nos disponíamos a entrar ya no nos dejaron.


Muralla del cementerio de Novodevichi

El convento está ubicado en un entorno tranquilo y precioso, junto al Lago Bolshoi Novodevichi. Se cuenta que en este lago se inspiró Tchaikovsky para componer el famoso Lago de los Cisnes, aunque no vimos ningún cisne, pero sí muchos patos. 


Lago Bolshoi Novodevichi 


Lago Bolshoi Novodevichi 

Lago Bolshoi Novodevichi 

Además, en el parque hay una bonita escultura de una mama pato con sus polluelos, regalo de Nancy Reagan a la ciudad de Moscú. 


Lago Bolshoi Novodevichi 


Rodeamos el lago, un lugar ideal donde los moscovitas van a hacer deporte o a pasear. Desde la orilla del lago conseguiremos las mejores fotos del conjunto, con sus edificios reflejándose en el agua.





Cómo llegar:

Está situado al suroeste de la ciudad de Moscú y la forma más fácil y rápida de llegar es en metro:
(Línea 1 – roja) - Estación Sportivnaya y caminar unos 5 minutos hasta el convento.





Horario:

De 9:00 a 17:00 (museo) 
Cerrado los martes y el primer lunes de cada mes

Precio adultos:

350 Rublos (4,7 € aprox) más 100 Rublos para poder sacar fotografías. 

15 comentarios:

  1. Hola M Teresa,
    Està clar que si anem a Moscú, no podrem deixar de visitar aquest convent. Fantàstiques les pintures i el retaule. M'ha agradat molt la foto dels ànecs en processó, m'ha fet dubtar molt de si són escultures o no. Una abraçada. Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs sí, Dani. Quan vagis a Moscou, no t'ho perdis. A més, si fa un bon dia, passejar per la vora del llac és un plus afegit.

      Salut!

      Eliminar
  2. Estuve en este lugar hace muchos años, tantos que casi ni me acuerdo. Gracias por hacérmelo recordar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya traído buenos recuerdos.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Fantàstic post, com ja ens tens acostumat!

    De fet és una de les visites que més em van agradar de tot Moscú i que no arriben masses turistes per visitar-la, i que m'has fet reviure amb un gran somriure gràcies a les teves meravelloses fotos i les respectives explicacions.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És cert, vam veure poquíssims turistes i Moscou és molt més que el Kremlin i la Plaça Roja.
      Gràcies per passar per aquí.

      Una abraçada

      Eliminar
  4. Me gusta todo, los edificios, la decoración, el colorido y las historias que encierran. Hasta esa luz del sol que se cuela entre las nubes. En San Petersburgo ra muy común poder sacar fotos previo pago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un lugar muy interesante donde se puede llegar fácilmente en metro. En cuanto al hecho de pagar para hacer fotos, tengo que decir que no te dan ningún tiquet que lo acredite y una vez en el interior todo el mundo hace fotos y nadie controla, tanto en Novodevichi como en muchos otros lugares que visitamos. Personalmente, si voy a "casa de otros" cumplo las normas, me gusten o no.
      Sé que a nadie le hace gracia pagar para sacar fotos, pero las cantidades son mínimas y quiero pensar que utilizan el dinero para la mejora del recinto. Ir de listo para ahorrarse poco más de 1€ lo encuentro de miserables, de todas formas, cada cual con su conciencia. No crees?

      Saludos

      Eliminar
  5. Que bonito reportage. Tanto el convento como el cementerio valen mucho la pena y que dejen hacer fotografías del interior es un alivio! Por lo que veo, lo han repintado bastante (por fuera) y ahora luce mucho más que hace unos años.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jordi, no es muy habitual en Rusia que autoricen a sacar fotos en los interiores de las iglesias. Todavía hay algún rincón en obras, pero en general está muy bonito.

      Saludos

      Eliminar
  6. El vaig trobar magnífic. Em van agradar molt les tombes de personatges famosos amb unes escultures fantàstiques. Gràcies Teresa per compartir-ho!

    ResponderEliminar
  7. Buenas! Acabo de encontrar tu blog y no me puede gustar más! Qué envidia haber recorrido taantos países... espero poder hacerlo yo algún día.
    Te quería hacer una pregunta.. ¿cómo has hecho las clasificaciones del lado izquierdo del blog (por continentes, por orden alfabético...)? es una manera magnífica de tener organizadas las entradas

    Yo acabo de empezar con mi blog, así que aún me queda mucho por aprender, pero siempre viene bien algún consejo de los veteranos en el tema: http://mytraveljournalrrm.blogspot.com.es

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel,

      Gracias por tu comentario. No soy una experta en blogs y menos en diseño del mismo ya que mi blog es de lo más simple que hay en cuanto a formato. Para crear las etiquetas que comentas, hay que ir a "Diseño" y seguidamente al apartado "+ Añadir Gadget". Una vez aquí, buscas la opción de "Gadget Etiquetas" y vas creando tantas como quieras. Verás que es muy intuitivo y fácil.
      En cuanto a consejos, no me gusta demasiado dar consejos, pero sí te diría que no te desanimes, que seas constante y, sobretodo, que disfrutes escribiendo el blog sin importarte demasiado el número de seguidores, visitas o comentarios. El día que dejes de pasarlo bien, mejor que dediques el tiempo a hacer otra cosa que te satisfaga más.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola, Teresa. Un gusto encontrar tu blog. Soy una persona que viaja seguido y me encanta compartir estas experiencias con la gente. Me encantó tu blog porque sentí lo mismo que cuando yo comparto mis viajes. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.